Parejas bendecidas

Por Bernardo Stamateas

Romanos 16:3-5 “Saluden a Priscila y Aquila, mis compañeros de trabajo en Cristo Jesús. Por salvarme la vida, ellos arriesgaron la suya. Tanto yo como todas las iglesias de los gentiles les estamos agradecidos. Saluden igualmente a la iglesia que se reúne en la casa de ellos”.

Job 8:7 “Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu postrer estado será muy grande”.

 

Todos los matrimonios y los que quieran tener un matrimonio, seremos bendecidos, lo declaramos en este mes de familias bendecidas, amén.

 

Lo más lindo que a una persona le puede pasar es tener un matrimonio y lo más feo que a una persona le puede pasar es tener un mal matrimonio.

Quiero hablar sobre tipos de parejas que funcionan mal y quiero que pienses especialmente, qué tipo de pareja fueron tus papás, porque luego vamos a orar y a cortar todo modelo que hayamos reproducido de nuestros papás.

 

El primer modelo, disfuncional o equivocado de pareja, es el modelo “activo-pasivo”, es un modelo que no funciona. El activo-pasivo es que hay una mamá y un nene, o un papá y una nena. Hay un activo y un pasivo,

- uno que sabe y el otro que aprende

- uno que dirige y el otro que obedece

- uno que gana el dinero y la otra que limpia la casa

- uno que enseña y el otro que es un alumno

- él que es el rígido y ella que es la loca

- él que vive contando chistes y ella con cara seria, retándolo

Hay un activo y un pasivo. ¿Qué pasa? esta pareja dice: conmigo vos vas a tener todo, yo te voy a dar todo, o sea hay uno que da, que asume un rol activo y hay otro que asume un rol pasivo. Se llama un “modelo complementario”. pero este modelo fracasa porque hay un momento que funciona bien, y hay un momento donde se polariza tanto, que el activo cada vez es más activo y el pasivo cada vez es más pasivo. El que dirige cada vez dirige más, y el que obedece cada vez obedece más, y termina quebrándose, destruyéndose.

 

Segundo modelo que no funciona es el que le puse: “juguemos al escondite”. Yo te persigo y vos te alejas. Es el otro modelo de tantas parejas donde hay uno que persigue, ella le dice yo quiero hablar, él se va a tomar vino con los amigos.

-ella le dice yo quiero que estés más conmigo y él aprovecha y se va cada vez más.

-hay un perseguidor y uno distante: ella quiere hablar, él se calla.

-ella quiere salir y él se queda durmiendo

-ella le dice: siempre tenés algo que hacer, siempre estás ocupado en algo, parece que tuvieras otra relación.

El aislado le dice: cada vez que estoy solo pensás que estoy haciendo algo malo. Sólo quiero un poco de paz. Hay parejas que durante toda la vida uno persigue y el otro se escapa y cuanto más se escapa, el otro más lo persigue y cuanto más lo persigue: mirá que tenemos que hablar, mirá que tenemos …, sí está bien ya lo vamos a hablar y entonces el otro más se escapa y el otro más persigue.

 

Tercer modelo que no funciona es el de los buenos amigos.

Parejas que son buenos amigos, su vida es tranquila, sin pasión, rutinaria, son los dos aburridos, él siempre lo mismo, de la misma manera, de la misma forma, no se llevan mal, pero tampoco se llevan muy bien.

Falta la pasión, falta el combustible, se han vuelto monótonos, hasta que el desgaste cada vez es mayor y la pareja se quiebra.

 

El cuarto modelo. La pareja psicoanalista, es cuando se psicoanaliza el uno con el otro. Vos hacés esto porque en el fondo vos lo que está haciendo es reproducir la conducta de tu papá sobre mí, porque vos me ves como tu mamá.

Son esas parejas que ya saben todo del otro: yo ya lo sé; yo lo escaneo, cuando viene yo ya sé lo que opina; no hay lugar para descubrimientos, porque ya se conocen todo.

Ella ya sabe por qué hace lo que hace, por qué no hace lo que no hace, y en general interpreta con mala intención todo lo que el otro hace, ya se conocen, ya viven interpretándose, no preguntan nada porque ya saben; adivinan todo del otro y así les va.

 

Quinto modelo de pareja que fracasa. Es el modelo ping-pong. Son esas parejas que pelean a ver quién tiene el poder. Yo voy a salir con mis amigas, y si vos salís con tus amigas yo voy a salir con mis amigos; claro vos podés pero yo no. Viven peleando, discutiendo, son esas parejas simétricas que discuten a ver quién afloja primero, como la guerra de los roses, la película, que la pareja se conoce compitiendo a ver quién ganaba en una subasta y así se murieron, compitiendo.

Son esas parejas que tienen miedo a ser aplastados por el otro, entonces se imponen, ninguno de los dos puede aflojar, viven discutiendo permanentemente y lo más maravilloso, es que pueden pasarse años discutiendo, discutiendo; sin que ninguno afloje.

 

Al sexto modelo de pareja que fracasa, le puse: de nombre: “vos sos el problema de mi vida”. Esas personas que creen que el compañero le amargó la vida: vos me arruinaste la vida; vos me hiciste sufrir. Decí: el tango se baila de a dos.

En la pareja no hay culpables ni inocentes, porque el tango se baila de a dos. Vos no me dejas ser feliz, porque miren lo que le pasa a las mujeres, ellas se cuidan, bajan de peso; están hermosas, están flaquitas, se cuidan, una cerecita, se ponen de novia, se cuidan más, estudian, trabajan, sueñan, se casan y entran a comer, ya en la luna de miel, dejan de estudiar, de trabajar con los años se quedan en la casa y dicen: quiero un hijo, lo tienen, se abandonan más todavía, siguen engordando siguen descuidándose, siguen abandonándose y se vuelven complementarios. Él trabaja, gana, y ella pasiva en la casa mirando la novela de la tarde, hasta que la pareja se quiebra, entonces se separan y ella vuelve a bajar, vuelve al edén, vuelve al estado original, empieza a bajar mucho, se vuelve a arreglar, se cambia el peinado y la ves y parece que rejuveneció: es que quiero hacer mi vida, dicen, porque me di cuenta que éste me amargó la vida, me abandoné por él, él me hizo sufrir y vuelven a bajar, se vuelven a arreglar, vuelven a soñar, vuelven a estudiar, hasta que consiguen una nueva pareja. Cuando la consiguen, vuelven a engordar, vuelven a separarse, se separan, vuelven a adelgazar, vuelven a levantarse etc.

 

Después está la pareja “probamos” la pareja líquida, probemos: cómo estás, bien, ¿vos estás separada?, si y ahí ando, vamos a tomar un café, ¿vivís lejos?, no, ¿querés venir al departamento? Yo no sé cómo hay gente que es tan tonta, porque van a comprar un coche y lo revisan durante tres meses, pero para formar una pareja dicen: le vi los ojitos. Hay personas que van a comprar un departamento, investigan todo del departamento pero para formar una pareja no investigan nada: es que me late que es para mí, dicen.

Las familias múltiples, son esas parejas que también se van a quebrar porque viven con los papás, con los tíos, sobrinos, con los suegros, nietos, vecinos y viven todos juntos. Ella vive adelante, los papás más al fondo, la habitación de al lado los tíos, parece que está todo en armonía pero en un momento empiezan los problemas y se tiene que quebrar y se quiebra.

Tenemos que entender que Dios va a levantar en los próximos años y meses, matrimonios bendecidos. Cuando me puse a investigar, le dije: Señor, ¿dónde hay en la Biblia un matrimonio que nos puede enseñar algunos principios? y descubrí a este maravilloso matrimonio llamados Aquila y Priscila. Este matrimonio aparece seis veces en la Biblia y siempre están juntos. Dios va a levantar matrimonios unidos, están juntos y lo que más me gusta es que siempre se la nombra a ella primero es Priscila y Aquila, siempre se la nombra a ella porque es una mujer que no perdió su identidad, no era “la esposa de”. En la época de Pablo en ninguna pareja se nombraba primero a la mujer, eso me habla de una pareja que no competían entre ellos, no era quién ganaba más, no era él ganaba y ella no sabia cuánto, era una pareja que trabajaban juntos, era una pareja bendecida y ¿saben qué es lo más lindo que descubrí? que cuando Pablo llega a Corinto, ellos trabajaban en el mismo negocio de Pablo, hacían tiendas.

Lo agarraron a Pablo y le enseñaron, lo metieron en el mercado, Pablo también hacía tiendas y gracias a este matrimonio, Pablo aprendió a traer un avivamiento, porque cuando Pablo lo agarra a este matrimonio y empiezan a trabajar en el mercado, Pablo deja de predicar en la sinagogas y empieza a trabajar en el mercado, en el ámbito laboral y cuando sucede eso, dicen que explota un avivamiento y Pablo empieza a ganar ciudades completas

. Y yo sé que Dios va a levantar matrimonios sanos, matrimonios que se quieren, matrimonios que van a trabajar juntos, cada uno en su don, pero van a estar ungidos y van a ayudar a cumplirle el sueño a Dios, gente estratégica, gente llena del amor y del poder del Espíritu Santo. Yo declaro a los que están separados, solteros y viudos que ahora oramos para que cuando formes pareja lo hagas con la llenura y la unción del Espíritu Santo y no con cualquier persona sino con gente de destino, de propósito y ungido.

Los matrimonios vamos a declarar que seremos como Aquila y Priscila, matrimonios que no compiten, matrimonios que se respetan, matrimonios que se aman y matrimonios que ayudan a cumplirle el sueño a Dios.

 

¿Cómo podemos hacer para tener matrimonios bendecidos? Y esta palabra es para los que estamos casados y los que no están casados. Para tener un matrimonio bendecido, debo crecer yo. Si vos crecés, tu compañero, compañera, va a ser bendecida o bendecido porque ¿qué le pasa a muchas parejas? se mimetizan y se abandonan, su estudio, su trabajo, su pasión, su búsqueda, su crecimiento y empiezan a funcionar como un satélite del otro. Pero cuando una persona empieza a crecer, empieza a superarse el matrimonio. La Biblia dice que los dos somos uno, por eso todo lo que a vos te pasa va a afectar en bendición para el otro.

Entonces ¿qué tenemos que hacer?, no tratar de cambiarlo al otro, sino crecer yo, superarme yo. Yo voy a ir camino a la grandeza.

Y el pasaje que leímos de Job dice: aunque tu primer estado es pequeño tu último estado será de grandeza. Y te voy a compartir ahora, porque hoy vamos a orar por los matrimonios, pero nos vamos a ir con esta revelación.

- Si yo crezco mi matrimonio será bendecido

- Si yo me supero mi matrimonio será bendecido,

- Si yo voy a la grandeza mi matrimonio irá a la grandeza

¿Dónde está el secreto?, que si yo crezco mi pareja va a crecer también. Voy camino a la grandeza.

 

1. Yo sé que todo ya está abierto.

 

¿Sabias eso?, si sabes que todo está abierto vas camino a la grandeza. Cuando vino Juan el bautista, le abrió el camino a Jesús y Jesús le abrió el camino al Espíritu Santo, y el Espíritu Santo vino para abrirnos camino a nosotros. Todo está abierto para que llegues a la grandeza. Cuando Caleb estaba en el desierto, dice que él entró a la tierra prometida porque no importa el desierto que pasás, lo que importa es que sepas que el cielo está abierto, no importa la circunstancia que te está rodeando, sino que sepas que todo está abierto a tu favor. Todo está abierto para que llegues a la grandeza.

Cuando Jesús fue bautizado dice que el Espíritu Santo lo llevó al desierto y se le apareció el diablo. Está mal dicho: el diablo lo tentó, no fueron las tentaciones de Jesús, Jesús fue a buscar al diablo. Jesús se bautizó y dijo: diablo vamos a encontrarnos en el salón privado, porque cuando un jefe reta a un empleado lo hace en la oficina, no lo hace delante de la gente, entonces Jesús le dijo: vamos a charlar en privado y fue al desierto y se le apareció el diablo y Jesús le marcó quién iba a ganar la batalla, la victoria del Señor fue tan grande que durante tres años y medio nunca más el diablo se le apareció directamente a Jesús. Porque en el desierto Jesús le sacó la fuerza y en la cruz le quebró la cabeza y ahora todo está abierto a nuestro favor. Quiero decirte, vas a llegar a la grandeza porque todo ha sido abierto a tu favor. La cosecha está lista, las puertas están abiertas, no hay excusa de nada, yo no sé si eso te emociona, saber que todos los sueños que están en tu corazón serán realidad, ya no hay excusa, está todo abierto para tomarlo y llegar al destino al que Dios te ha llamado. Decí: voy camino a la grandeza, porque ya sé cuál es mi futuro, grandeza. ¿Cuál es tu futuro?, grandeza. Si vos ya sabes tu futuro, vos no estás en la tierra para buscar el propósito, vos estás por tu propósito en la tierra, vos no estás en la tierra buscando a ver para qué nací, vos naciste para cumplir tu propósito, el que sea, yo lo que sé es que va a ser grande, yo no sé que sueños están en tu corazón, pero yo sé el destino de tu futuro, de tus sueños, será grande, tu herencia no es pobreza, no es pequeñez en nada, tu herencia es grandeza, vamos a tener familias grandes, finanzas grandes, viajes grandes, hijos grandes, unción grande, todo será grandeza porque aunque hoy estamos en pequeño, mañana nuestro destino será de gloria.

 

2. Voy camino a la grandeza aunque no conozca los detalles.

 

Una zorra se burlaba de la leona porque ésta sólo podía parir una cría por vez, a lo que la leona le dijo a la zorra: sí, uno solo, tienes razón, pero cada vez que nace es un león. ¿Sabés por qué Dios no te da los detalles? cuando Dios no te da detalles de cómo vas a llegar a la grandeza es para cuidar tu fe, porque dice el pasaje: tu primer estado es pequeño, tu postrero será grande, pero no dice cómo lo vamos a lograr ¿por qué Dios no revela los detalles? para cuidar tu fe.

Dios le dice: Moisés, hoy estás en Egipto, mañana estarás en la tierra; Dios no le dio detalles.

¿Saben cuántas comidas necesitaba Moisés para guiar al pueblo de Israel a la tierra prometida?

Mil quinientas toneladas diarias de comida, por lo menos tres kilómetros de tren de carga, cuatro mil toneladas de leña diaria para cocinar, cuarenta y dos millones de litros de agua diarios y mil ochocientos kilómetros cuadrados de terreno, para acampar cada vez que se detenía.

Si Dios le hubiese dado estos detalles a Moisés, Moisés no salía de Egipto. Si hubiese dicho: Moisés te llevaré a la grandeza vas a usar mil quinientas toneladas de comida, cuarenta y dos millones de agua y mil ochocientos kilómetros cuadrados de terreno. Cuando Dios no te da los detalles es que está cuidando tu fe, lo que vos tenés que saber es que tu futuro será grandeza.

Hoy cancelamos, vamos a quemar la frase que dice: “lo bueno dura poco”, en Cristo lo bueno va a durar mucho porque cuando lo bueno se termine vendrá algo mejor, porque somos como la luz de la aurora que va en aumento.

Cuando alguien te diga ya se te va a pasar, contestale: cuando se me pase me vendrá algo mejor, porque aunque hoy estoy pequeño, mañana estaré grande. Vos mirás un feto, parece un renacuajo, pero es un ser humano, aunque la gente te vea como un renacuajo hoy, tranquilo, dentro tuyo está la imagen de Dios, vas a llegar a la grandeza, tus sueños se van a liberar porque el Dios que te llamó te lo prometió. Amén.

 

3. Voy camino a la grandeza, porque estoy molesto con lo pequeño.

 

Tenés que enojarte con lo pequeño, lo pequeño durante una etapa es aceptable, pero tiene que haber un momento en que te enojes de lo pequeño y digas: voy camino a la grandeza, porque todo a lo que te acostumbras y toleras, no lo cambiarás; si te acostumbraste a ese coche viejo no calificas para el cero kilómetro.

Si ya hace varios meses que tenés ese coche viejo, hoy tenés que irte con bronca en tu coche y decir: ¡basta! no aguanto más este coche, me sirvió durante una etapa, pero hoy voy a ir por más, entonces vas a calificar para llegar a la grandeza. Tenés que decirle basta a la casa que se cae, tenés que decir basta de vivir en una villa miseria, hoy alguien se tiene que enojar y decir: durante un tiempo me la banqué, alguien tiene que hacer correr el reloj de Dios.

Cuatrocientos años el pueblo de Israel estuvo esclavo, pero hubo una generación que dijo basta, ¡basta! nos cansamos de vivir como esclavos y Dios oyó el clamor, el reloj de la fe se activó, los ángeles bajaron, Moisés se levantó y el pueblo salió a su victoria.

 

¿Cuántos entraron alguna vez a una habitación donde hay tres o cuatro adolescentes juntos? hay un olor a feo que te tumba, pero los pibes que están ahí no huelen el olor feo, porque se acostumbraron, pero vos que venís de otra atmósfera y entras no lo aguantás.

Tiene que haber alguien hoy que diga ¡basta!, por un tiempo está bien, pero ¡basta! tiene que haber alguien que diga: basta de vivir con un matrimonio echo un desastre, basta de maltratar a mi esposa, tiene que haber un momento que vos digas basta de vivir de las changas, basta de esperar quién me va a regalar algo, tiene que haber un momento que te enojes contra eso para que puedas calificar a la grandeza que Dios te ha preparado.

 

Había un matrimonio que tenía una cama con una pata más corta, y hacia ruido y así pasaron años y la mujer le dice: viejo tenés que cambiar la cama. No pasaba nada, y un día la mujer dijo ¡basta!, el esposo se fue a trabajar y ella agarró la cama sacó el colchón llamó a los amigos rompieron la cama y la tiraron, cuando el esposo llega a la noche va para el dormitorio, no hay más cama, el esposo fue y compró una cama nueva. Tirá la cama rota.

 

4. Voy camino a la grandeza porque dentro de mí hay fuego.

 

¿Sabes por qué Elías lo eligió a Eliseo? porque en la antigüedad la tierra se araba con una yunta de bueyes.

Cuando la tierra era muy seca la araban con dos y cuando la tierra estaba seca, seca, seca con tres yuntas, nadie araba la tierra con cuatro. Pero sabes qué hizo Eliseo, puso una yunta, no se abría la tierra, puso dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once y doce, la doce la tenia él, dijo: esta tierra fea se va a abrir, le guste o no y cuando Dios vio eso dijo: a ése yo lo quiero trabajando para mí, porque si ese le mete a la tierra doce yuntas de bueyes, lo lleno del Espíritu Santo y me gana toda la tierra para mí. Dios va a llamar a la gente que le mete ganas, a la gente que le dice a la tierra seca, tierra te vas a abrir te guste o no, porque vos estás seca, pero acá hay fuego, y sean las yuntas que sean le voy a meter ganas, porque mi destino es mejor, ¿habrá alguien como Eliseo hoy, en esta mañana, que le va a meter ganas a su sueño?

Juan el bautista, yo nunca entendí por qué Jesús eligió a Juan el bautista, porque él se vestía con piel de camello, vivía en el desierto, no es que iba al negocio y le decía déme una piel de camello número cuarenta, no, Juan perseguía a los camellos, los mataba, les sacaba la piel con la sangre, la dejaba secando y se la ponía, y tenia un cinturón grande de cuero, nunca se había cortado el pelo, te imaginás la barba, las cejas y encima comía langostas con un pote de miel, que era como ketchup. Era un gadareno, vos lo veías con los pelos largos, vivía en el desierto, no se bañaba y encima gritaba: “generación de víboras, arrepiéntanse”.

 

La gente se convertía del olor que tenía el bautista. Era un monstruo, y Dios dijo: ese tipo me gusta, porque está loco, pero tiene fuego. Nunca juzgues a un loco, porque si tiene fuego califica para ir camino a la grandeza. Cuando salieron de Egipto, las mujeres se llevaron las panderetas y cuando Dios les abrió el mar Rojo, cruzaron el mar, se cerró el mar, se murieron los egipcios y las mujeres sacaron las panderetas, ellas sabían que iban a celebrar, pero ¿sabés qué descubrí? cuando ellas cantaban la victoria, no había ningún hombre, ¿dónde estaban los hombres?, Dios va a usar gente con fuego.

Cuánta gente hoy dice: yo estoy con ganas de ver la grandeza en mi vida, en mi familia, en mi generación, yo no voy a ser agua de estanque, yo voy a abrir la tierra, yo voy a enloquecer, pero voy a llenarme del fuego.

Venzo y Dajoya dijo: un día me cansé y taché mi nombre del libro de los malditos y lo anoté en el nombre de los benditos.

 

5. Voy camino a la grandeza porque Dios pondrá gente maravillosa en el camino.

 

Cuando vayas camino a la grandeza vas a conocer gente extraordinaria, porque acá hablamos de los tóxicos, de los psicópatas, de los manipuladores, de los vendas mágicas, de los tontos que se la creen, es verdad, pero también vas a encontrar gente ungida y bendecida, gente con potencial, vas a conocer gente que va camino a su grandeza, y cuando uno va camino a la grandeza el otro va camino a su grandeza, los caminos son paralelos, porque cuando vamos directo a lo que Dios nos ha prometido Dios nos va a conectar con gente parecida a nosotros.

 

Dice que había un sordomudo que le había robado a la mafia cien mil dólares, la mafia contrata un traductor de sordomudo y le dicen: preguntale dónde escondió los cien mil dólares; dice dónde escondiste los cien mil dólares, “no se los voy a decir” dijo el sordomudo; decíle que le vamos a pegar, dice que si no nos decís dónde están los cien mil dólares te vamos a pegar, “decile que no me interesa”, dice que no le interesa; el hombre saca el arma se la pone al sordomudo, decí dónde están los cien mil dólares, el sordomudo dijo: “lo escondí en el árbol que está en el fondo de mi casa”, ¿qué dijo? dijo que no sabe y que ustedes son tan cobardes, que no se animan a pegarle un tiro ahora mismo.

 

Estaba el marido internado en terapia intensiva, está mal, entonces la esposa preocupada va al doctor y le dice: mi marido ¿tiene esperanza?, mire señora, su marido está delicado, la única opción para que se salve, es que ahora mismo lo lleve a su casa, lo acueste en su cama y todos los días le haga mimos, le haga masajes, le lleve desayuno, almuerzo, merienda y cena a la cama y le de sexo todos los días. ¿Con eso se salva doctor? dijo la mujer, ¡sí! dijo el doctor. Va la mujer a la habitación y el esposo acostado le pregunta: ¿que te dijo? que no tenés esperanza.

 

6. Voy camino a la grandeza porque estoy sentado arriba.

 

David dijo: porque él me esconderá en su tabernáculo, me ocultará en lo reservado de su morada y sobre una roca me pondrá en alto. Estoy arriba. Salmos 21:14 ” Por cuanto en mí ha puesto su amor, lo libraré, lo pondré en alto”.

Salmo 18:33 “hace mis pies como de cierva y en las alturas me hace andar”.

Vos podés enfrentar tu problema desde abajo como victima, desde al lado con tus fuerzas o desde arriba, nunca enfrentes a tus enemigos cara a cara, vos tenés que estar arriba, porque Dios te ha sentado arriba, en lugares celestiales con Cristo ¿qué quiere decir?, que nosotros estamos arriba, que todo lo que Dios nos prometió ya está garantizado, porque aunque nuestro estuche de barro pise la tierra, nuestro espíritu está arriba sentado al lado de Cristo y todo lo que él nos ha prometido lo vamos a alcanzar.

El carbón y el diamante son del mismo material, el carbón absorbe la luz y el diamante la refleja, sobre ti brillará la luz del Señor, estás arriba no te rebajes nunca, vos estás arriba, vamos camino a la grandeza.

 

7. Voy camino a la grandeza y voy a llegar porque en mi boca está su palabra.

 

¿Qué hay en nuestra boca? su palabra.

David nunca llamó a Goliat gigante, gigante para David siempre fue Dios. Nunca le digas a tu problema que es grande, nunca le hagas saber al diablo que te está ganando, hablá las promesas de Dios, aunque hoy tu primer estado es pequeño, mañana tu postrero será grande. ¿Cómo vamos a bendecir matrimonios? cuando vos llegues a la grandeza; porque cuando una persona se enriquece, se supera y expande su vida, esa persona sabe elegir pareja, no elige cualquier mamarracho para probar, porque estoy sola y estoy solo, esa persona tiene sabiduría, esa persona sabe llevarse bien con el otro.

 

Cuando una persona toca la grandeza y la grandeza de Dios, su carácter es cambiado.

 

Priscila y Aquila no solamente en el trabajo les funcionaba la fe, también les funcionaba en la casa. Hay personas que funcionan con la fe en muchas áreas, pero cuando Dios le dice: quiero que ahora mi unción entre en tu casa, dicen: ¡no! acá no, esto es propiedad privada, por eso tienen matrimonios deshechos. Cuando el Espíritu Santo dice que la casa de Aquila y Priscila era la iglesia, dice que donde se reunían era en su casa, pero eso es un símbolo, Dios quiere hacer de tu matrimonio la casa de Dios. Porque cuando uno toca la grandeza, esa persona siempre va a ser de bendición. David, lo último que dijo antes de morir fue: “yo no alejé sus palabras de mi boca”. Cuando murió David no dijo: yo vencí a Goliat, no, no, él dijo: me voy a morir pero quiero dejar algo claro, yo siempre hablé sus promesas. De tu boca no puede salir maldición, tenés que dejar de criticar a tu cónyuge, de tratar de cambiarlo, de celarlo, de tu boca tienen que salir las palabras de fe, porque cuando salen las palabras de fe, vos atas al otro con las palabras de bendición. Nuestros hijos no necesitan que los descalifiquemos, necesitan que alguien los ate con palabras de fe.

 

¿Sabés qué hizo David?, acá va la revelación. David le dijo al Señor: yo te voy a hacer una casa y fue a las batallas ¿saben por qué David peleaba tanto? para agarrar el botín. ¿Saben por qué David juntaba el botín? porque le quería hacer una casa a Dios. Yo lo único que quiero, es hacerle una casa a Dios, yo quiero cumplirle el sueño a papá y empezó a juntar y él iba a la batalla y decía: yo lo que quiero es hacerle una casa a papá, y un día vino el profeta Natán, el profeta personal de David y le dijo: “así dice el Señor: por cuanto me quisiste hacer una casa dice Dios de los ejércitos yo te haré una casa a ti” Dios le hizo una casa a David porque David le quiso hacer una casa a papá. Sabés que Dios venga y te diga: yo te voy a hacer una casa a vos, porque me sorprendiste. David nunca pudo construir el templo pero le habló a su hijo Salomón, y le dijo: tenés que hacerle una casa a papá. ¿Saben por qué Salomón fue grande? no fue porque pidió sabiduría, fue porque le quiso hacer una casa a papá, porque Salomón vio a su papá siendo bendecido, porque Dios le bendecía y Salomón dijo: yo también quiero hacerle una casa a papá. Y el de Salomón fue un reinado de paz. Vos y yo le tenemos que hacer una casa al Señor, tocar la grandeza de Él, cuando uno toca la grandeza de Él, Dios toca nuestra casa, toca nuestros hijos, toca nuestro trabajo, toca nuestro futuro, nuestro presente, porque en la casa de papá es en el único lugar en donde podés echar raíces.

 

Leía que hay árboles que tienen más de cuatro mil años de vida y no los ha tumbado la historia y los siglos, porque sus raíces son profundas, y cuando David empieza los salmos dice: yo soy como un árbol plantado en las corrientes de las aguas que no se mueve, porque mis raíces están en la casa de papá, yo lo único que quiero es la grandeza de Él, yo quiero tocarle a Él, yo quiero ver su gloria, yo quiero que mi vida sea una casa para Él, y Dios va a descender y va a hacerte casa, va a bendecirnos en todo, iglesia. Aquila y Priscila trabajaban para el rey y el rey trabajó para ellos. Yo quiero decirte que vas camino a la grandeza, echá raíces en la casa de papá, busca crecer, busca superarte, Dios no te hizo para la mediocridad, Dios te hizo para las cosas grandes, para las cosas nobles, para las cosas bellas, para propósito en tu vida, así que hoy vamos a ensancharnos, hoy queremos hacerle una casa a papá. Decile: Padre te alabo, hoy quiero ver tu gloria, envuélveme, abrázame, úngeme, gloria, santo. Amén.

 

Hay en la Biblia tres valles. El primer valle que pasó David es el valle de la sal, acá David peleó contra los descendientes de Lot, las hijas de Lot tuvieron incesto con el papá y de allí nacieron los moabitas y en el valle de la sal David los venció, eso me habla del valle del pasado, de las vergüenzas del pasado, vas a vencer todas las vergüenzas de tu pasado, no importa qué tipo de padres tuviste, no importa si tus viejos se mataban y no tuviste un modelo de pareja, el valle de la sal será vencido.

El segundo valle que habla David es el de las lágrimas, Salmo 84 es el valle del dolor, es el valle del presente, no importa cómo es tu presente, Dios lo puede transformar en algo hermoso, porque dice que el valle de las lágrimas se cambia en fuente para que otros beban.

El tercer valle que pasó David es el valle de la sombra de la muerte, que habla del futuro. David dice: yo sé que me voy a morir, yo sé que estoy de paso, yo sé que la muerte me va a golpear, pero el bien y la misericordia estarán conmigo y cuando pase ese momento, en la casa de Jehová moraré por siempre. Iglesia no importa el valle del pasado, no importa el valle del presente y tampoco importa el futuro, porque si le hacemos una casa a papá, papá descenderá para hacernos una casa a nosotros y yo declaro que las familias de Presencia de Dios tendremos los mejores matrimonios, los mejores hijos, los mejores padres, seremos una generación bendecida, la gente vendrá de todos lados y dirá: ¿cómo es que han logrado eso? es que le hice una casa a papá y papá bajó y tocó todas mis cosas, y cuando Dios mete mano, Dios todo lo transforma en bendición.

About these ads