Latest Entries »

TOTALMENTE, est@s abusad@res buscan otra forma de control, a travez de tu entorno, para manipularte de algun modo igualmente.

OJOOOO … este es el plan B, no entres en su juego 😉

14362617_1155509897862676_4614859680749381605_o

Para Mujeres y Hombres
Tips practicos del grupo de autoayuda para superar crisis y dejar el sufrimiento. Manten tu corazon limpio e integro y tu ser con su luz brillante. Te recomiendo este video, a mi me ha servido y mucho en varios momentos. Si esto logra ayudar a un@ sol@, la intencion de este post, ha sido lograda !!!

 

 

 

Lo principal es poder detectar el Modus Operandi del delincuente sexual

¿Cuáles son, entonces, las mejores prácticas para estos casos? Creemos

que resulta indispensable el trabajo en equipo, con interdisciplina. La

coordinación debe estar a cargo de alguien que tenga mucha claridad de lo

que se debe hacer. Una saludable actitud es escuchar, escuchar a todos los

colaboradores, en estos no existen jerarquías predeterminadas

(experiencia horizontal de investigación), dado que no sabemos de

antemano, cuál será la mejor idea, mejor opción, mejor dato. Todo tiene su

valor. Confirmar o descartar en forma apresurada alguna hipótesis, suele

ser un gran error. Los comentarios deben ser internos, nunca pueden

filtrarse conjeturas hacia el exterior, porque son determinantes en la

fijación de posiciones de difícil cambio, alterando así el progreso de una

inferencia o de la causa misma. Antes de tomar una decisión es bueno

escuchar, luego interpretar al resto y finalmente actuar. El respeto mutuo

entre todos los actores es una regla de oro para el buen desempeño y,

como en todo, siempre hace falta algo de fortuna.

presentancion-de-asesinos-seriales-02-3-638

Entre los delitos de tráfico de estupefacientes hay una amplia variedad, pero a título de ejemplo pueden mencionarse como los más frecuentes aquellos contenidos en el artículo 5°2, que prevé pena de reclusión o prisión de cuatro a quince años y multa para el que:

a) Siembre o cultive plantas o guarde semillas utilizables para producir estupefacientes, o materias primas, o elementos destinados a su producción o fabricación;

b) Produzca, fabrique, extraiga o prepare estupefacientes;

c) Comercie con estupefacientes o materias primas para su producción o fabricación o los tenga con fines de comercialización, o los distribuya, o dé en pago, o almacene o transporte;

d) Comercie con planta o sus semillas, utilizables para producir estupefacientes, o las tenga con fines de comercialización, o las distribuya, o las dé en pago, o las almacene o transporte;

e) Entregue, suministre, aplique o facilite a otro estupefacientes a título oneroso .

images

El escenario del mundo virtual que se proyecta en el mundo real con la

delincuencia en línea, plantea innumerables desafíos. Las tecnologías de la

información y la comunicación se encuentran en constante desarrollo y con

ese avance aparecen nuevas formas de criminalidad. Los delitos computacionales incluyen aquellas conductas previstas en los delitos tradicionales en los que la computadora y la

conexión a Internet, constituye el medio a través del cual se consuma la

conducta típica.

descarga

Bajo este título pretendemos brindar a los operadores “pautas generales de

procedimiento” una vez ordenado el mismo, hablamos de procedimientos

destinados a la investigación de delitos informáticos. No pretendemos

agotar todas las situaciones fácticas posibles, sino que ante la realidad de

las características de los delitos, más la difícil situación a la que se

enfrentan sus operadores con la prueba, solo brindar una especie de guía

práctica para el desarrollo del mismo.

images

Muy de moda en la actualidad, los delitos a travez de la informática.Para simplificar y ayudar a identificar cuáles son los elementos de prueba que pueden considerarse informáticos, distinguiremos entre el hardware, el software y la información generada por la interacción entre ellos. En algunas oportunidades será pertinente para la acreditación de la hipótesis fáctica delproceso, la realización de actividades probatorias sobre solo uno de ellos,como podría ser en el caso en el objeto de prueba sea la comparación entredos programas de computación para determinar la existencia de plagio, en otras, será necesario analizar tanto el hardware, como el software y la información que genera.

Untitled

Obsérvese el desplazamiento de la peligrosidad del hecho, para dirigir su
centración en el individuo y su personalidad. Ya no importará lo que es
útil para la sociedad, sino que la pena se ajustará al individuo, conforme
al diagnóstico de peligrosidad que emane del saber psicológico y médico.

LA EXPERIENCIA DEJA HUELLAS PSIQUICAS, CON LAS QUE EL SUJETO TENDRA QUE LIDIAR, marcas que se intentaran sepultar en el inconsciente, pero que irremediablemente afloran (Freud)

Sistemas: Modelo correccional – Modelo Progresista

images

Dos modelos de concepción del sistema y tratamiento

carcelario, el viejo, atado a paradigmas de la criminología positivista sin

recepción alguna en las normas constitucionales, pero si en algunas

disposiciones de la ley y fuertemente consolidado en los decretos

reglamentarios nacional y local y el nuevo y reciente para nuestro país,

respetuoso del ámbito de autodeterminación del sujeto en consonancia con los principios del Derecho Penal de Acto y culpabilidad. Habrá que estar atento a su evolución y modificación, pues creemos que resulta un intento valioso de mejora de las políticas publicas

en la materia, no solo para la consolidación del estado democrático de

derecho, sino porque además, proponen políticas modestas y eficaces en

relación a la función de procurar la reinserción social del condenado.

Y BUE … ARGENTINA (PAIS GARANTISTA) CRITERIO PERSONAL

 

 

¿Pensaste alguna vez que el hombre/mujer que está a tu lado es un poco “light”?

Veamos de qué estamos hablando cuando nos referimos a un estilo de personas que llamaremos light, que características las identifica para poder reconocer así un poco más a ese hombre/mujer que está a nuestro lado.

Características del hombre/mujer Light:
• No se comprometen: Hombres/Mujeres que no logran comprometerse ni con los hijos, ni como amigos, ni con el trabajo.
• No tienen convicciones: Sus opiniones van cambiando minuto a minuto dado a que no poseen creencias firmes.
• Son opinólogos: Parecen expertos. Siempre tienen una respuesta para cada situación.
• Viven bajo la ley del mínimo esfuerzo: cuando se los necesita siempre tienen otra actividad para priorizar.
• Son superficiales: Solo reciben información de la televisión. Por ejemplo, si en una reunión se está tratando un tema profundo, él sale con un chiste para distraer la atención, ya que no puede opinar por la falta de información.
• Su objetivo es que: Nadie lo moleste, nadie lo exija porque busca la comodidad.
• Su pensamiento es negativo: Piensan… ‘Si todo está mal; ¿qué sentido tiene que yo haga algo?’
• Son faltos de motivación: Mucha lamentación pero poco esfuerzo.
• Tienen una existencia vacía: Hombres y/o Mujeres con ausencia de sueños y proyectos.
Esta clase de personas, por lo general, no tuvo un modelo de identificación; no se ha identificado con ningún hombre/mujer, no ha buscado mentores, ni a un hombre/mujer a quien imitar. No ha elaborado un “estilo de hombre/mujer” que quiera ser. Por lo general, ha tenido padres depresivos, ausentes, o violentos o no han sido valorados o motivados como lo necesitaban en su etapa de crecimiento. Y como no tiene con quién identificarse, no ha podido construir su propia imagen o su propósito.
¿Qué hacer si estamos al lado de un hombre/mujer light?

  • No seas la mamá/papá: Cuando te casaste lo hiciste para tener un espos@. Para algunas personas su espos@ es su hij@ mayor. El hombre debe cumplir con su rol de padre y la mujer el de madre y no de hij@ del conyuge

.
• Necesitás darte cuenta de que estás al lado de un hombre/mujer adult@; para que el/ella también sé de cuenta de eso.
• No le atribuyas a las conductas de ese hombre/mujer, un sentido que no posee: Si este hombre/mujer nunca trabajó es porque no le gusta trabajar; no busques otra explicación. Al hombre/mujer “light” no le gusta trabajar, porque el hacerlo, implica compromiso. No te eches la culpa por lo que ese hombre/mujer no hace; si a tu pareja le cuesta comunicarse no es tu culpa. Si no trabaja, el que tiene un problema es él, no vos.

Si hasta ahora trataste a ese hombre/mujer como una mamá/papá necesitás aprender a soltarlo. Divorciarse emocionalmente de alguien, significa que lo que me diga, o haga alguien, no va a afectarme.

Mirá a ese varón/mujer como un ser humano, con sus conflictos y sus luchas. Si hasta hoy trataste a ese hombre/mujer como una mamá/papá desatal@ de vos para que pueda buscar y seguir a un mentor. Es tiempo de soltar a aquell@s que tenés que soltar para que maduren.

el-hombre-light-enrique-rojas-T-YgSRmX

(por Merlina Meiler)

Cuántas veces pasamos largos momentos recordando el pasado, deseando no haber actuado de tal o cual modo o no haber obtenido el resultado que se nos presentó. Nos culpamos y revivimos una y otra vez lo sucedido, hasta ver cómo se escurre nuestra energía y quedamos exhaustos para lo que queda del día (o de la noche).

O soñamos despiertos y nos imaginamos situaciones del futuro, algunas cargadas de necesidades e impaciencia, mezcladas con miedo e incertidumbre, y nos dejamos llevar por esas imágenes que querríamos que se concreten de la misma forma en la que las visualizamos.

Este es el tiempo y el lugar para lograr que todo suceda.

Lo pasado, pisado. Claro que sirve mirarlo DESDE EL PRESENTE, a partir de nuestra edad actual y de las experiencias que hemos atesorado, para no volver a cometer errores, para perdonarnos o perdonar a otros, para entendernos y para aprender a respetarnos.

El futuro está adelante. Es excelente tener planes y metas para alcanzar, así sabremos hacia dónde nos estamos dirigiendo. Pero quedarse ahora tan solo en la fase de la imaginación o peor aún, dejar aflorar nuestros miedos internos al punto de inmovilizarnos y pre-ocuparnos en exceso por lo que podría llegar a ocurrir si tal cosa sucediese (o no),  traerá aparejado llegar a una situación en la que perderemos el foco de lo que intentamos conseguir y quedaremos empantanados en nuestras inseguridades.

Este es el tiempo y el lugar para que tuerzas lo que ha sido tu destino hasta el día de hoy y comiences a cumplir tus metas, para que puedas ver cómo tus ilusiones se van convirtiendo en realidades.

En la actualidad, eres la sumatoria de todos tus pensamientos, tus decisiones y tus acciones pasadas.

¿Te das cuenta del poder que tienes, de ahora en adelante, para forjar tu vida conforme a tus propias creencias, valores y deseos?

Estás en el momento justo y en el lugar ideal para lograrlo.

¿Qué cambio importante harás en tu vida a partir de ahora?

reloj-vida

SIN DUDAS  UNA MOVILIZADORA EXPERIENCIA DE ESTUDIO … que ademas sirve para la vida, el poder ver los patrones de conductas en las personas (ya sea para bien o para mal de los demás) y asi generar un diagnostico, que posiblemente podrá predecir, cual será el próximo paso que dara.

Sorprendente … como reiteran el accionar, es como matematicas ( 1+1=2)

Untitled (2)

Naciste para ser libre y disfrutar de tu vida al máximo, desarrollando todo tu potencial interior. No permitas que nadie lo impida, coartando tu derecho a la felicidad. Si es necesario, buscá ayuda profesional para manejar el tema correctamente, pero nunca jamás aceptes el maltrato como algo normal.

images

Todo maltratador posee tres elementos. A saber:

Un objetivo: demostrarse a sí mismo y a los demás que tiene poder sobre el otro.

Un cebo: la palabra hiriente que expresa o el golpe que da.

Una estrategia: conoce el momento exacto y la forma de agredir.

Y dos son los estilos que el maltratador puede tener:

Directo: Hace uso abiertamente del insulto, la descalificación y la violencia hacia otra persona.

Indirecto: Actúa de modo encubierto, disimulando su objetivo: lograr poder y control sobre los demás. Dedicará todo el tiempo que sea necesario para lograrlo, para lo cual establecerá un vínculo con su víctima y así ingresará en su mundo privado. Tal como hace el león con su presa, que la estudia sigilosamente antes de cazarla y mostrarle su poder.

Algunos maltratadores hablan y se mueven con tranquilidad pero, en algún momento, con sus palabras y acciones son capaces de destrozar las emociones y la estima de la gente. Se los conoce como pasivo-agresivos. Mientras que otros son agresivos de manera directa y gritan, insultan, menoscaban y pegan para que el otro pierda su personalidad y se llene de confusión con respecto a cuál es la mejor opción para su vida.

 

Estas son algunas de las técnicas que habitualmente utiliza el maltratador:

  1. La desvalorización, la cual incluye ridiculizar, descalificar, oponerse y despreciar.
  2. La hostilidad, que puede adoptar la forma de reproches, insultos y amenazas.
  3. La indiferencia: falta de empatía y apoyo.
  4. La intimidación: aquí podemos incluir acciones como juzgar, criticar, corregir.
  5. La culpabilización, a través de acusaciones, desmentidas y negaciones.
  6. Bondad aparente.

Tengamos en cuenta que el maltratador trabaja con ambas manos. La derecha representa lo que dice y la izquierda, lo que hace. ¿Qué significa esto? La mano derecha buscará desviar tu atención para que no veas lo que está haciendo en realidad con su mano izquierda. Dirá una cosa pero hará otra. Por esa razón, debemos estar siempre atentos a las conductas de una persona, y no solo a lo que oímos de ella. Toda relación interpersonal sana se basa más en hechos que en palabras.

No importa demasiado si se trata de alguien cercano, ya sea un familiar, un amigo, un compañero de trabajo o de estudio, ni la manera en que lo lleve a cabo (ocasionalmente o a menudo), toda persona que maltrata, insulta, descalifica, desmerece, ignora, golpea e intenta controlar tiene un único fin en mente: transmitir el mensaje de que él o ella tiene poder sobre el otro.

ABSOLUTAMENTE INTERESANTE ….

GENIAL para todo ámbito de la vida diaria, el saber aplicar Estrategias, Planificar y Accionar

ESTRATEGICO: Es el conocimiento de la criminalidad, de su distribución geográfica y

temporal, la modalidad delictiva, los medios utilizados, las condiciones de

comisión, el lugar de asentamiento de sus autores, etc. pueden mejorar

sustancial y eficazmente el accionar de la justicia.

OPERATIVO: Tiene como función el asesoramiento y apoyo a la investigación y resolución de causas penales a través de la optimización y sistematización de los conocimientos y del aporte de las distintas hipótesis que se obtienen sobre el hecho.

 

Untitled

La conducta agresiva (DELITO) está motivada por múltiples factores

situacionales y conflictos internos, con un gran simbolismo en su

expresión, es un comportamiento autodestructivo para el individuo

mismo y para la sociedad; desde un enfoque individual el delito

representa el fracaso de los mecanismos de defensa psíquicos que

controlan los impulsos agresivos y desde un enfoque social es el fracaso

del núcleo familiar y de las instituciones para evitar el delito”.

QUE INTERESANTE ¡!!

perfil-criminal-2-638

El pensar al revez, en general, es la mejor respuesta …. EL BIEN o EL MAL ?

“…la desviación no es una cualidad del acto que la persona realiza, sino una consecuencia de la aplicación de reglas y sanciones que los otros aplican al “ofensor”. El desviado es aquel a quien se le ha aplicado con éxito la etiqueta; el comportamiento desviado es aquel que la gente define como desviado”.

De esta forma el delito no es un hecho, sino una construcción social que requiere de un acto y de una reacción social negativa, es decir, una atribución de significado (en este caso de tipo negativo o disvalioso) respecto de ese acto. Las atribuciones de significado a cada acto dependerán de las distintas condiciones en que el mismo se realice, por lo que los actos no podrían ser calificados de valiosos o disvaliosos a priori sin tomar en cuenta las circunstancias que enmarcan la interacción y el producto de la misma, es decir, la reacción social que genera.

 

criminologa-4-1-638

GENIAL para todo ámbito de la vida diaria, el saber aplicar Estrategias e Identificaciones precisas

-Diseñar

– Investigar

– Controlar

– Completar

– Describir

– Clasificar

– Explicar

– Aclarar

– Definir

“diseñar” es delinear la actividad futura, utilizando palabras.

“investigar” es “la accion de buscar con cuidado, las huellas dejadas por el ser humano (originadas en el cobertor, vestido, velo, piel, barba, vello), que revelan el mundo interior de su autor (emociones, centro vital del hombre y del grupo social), en vista de descubrir el acontecimiento historico bajo estudio”

Diseñar la investigación criminal, es delinear una estrategia de actividades que producen evidencias y extrae conclusiones, juridicamente adecuadas; corroborando y refutando (razonadamente) hipotesis y subhipotesis delictuales (nacidas de los problemas planteados, de la escena del hecho y del marco teorico legal), para trasmitir a los Jueces la certeza juridica de la reconstruccion del hecho investigado.

Su objetivo es describir, clasificar, y mejor aun explicar, el acontecimiento historico bajo estudio. Para lograrlo, la investigacion tiene un metodo, y una vez establecidas las hipotesis y sub-hipotesis se disena una estrategia racional, controlable y criticable.

Recursos-2

 

 

“CUANDO EL AGRESOR Y LA VICTIMA ESTAN DENTRO DE LA MISMA ESTRUCTURA FAMILIAR, LA SITUACION ES SUMAMENTE ANGUSTIANTE Y COMPLEJA PARA LA VICTIMA, YA QUE ES MUY PROBABLE, QUE SU ENTORNO, NO LA AYUDE, NI DEFIENDA” …

OVBIO, para todo ámbito de la vida diaria, donde (a veces) sin darnos cuenta pasamos a ser VICTIMAS DE DELITOS Y VIOLENCIAS EN CUALQUIERA DE SUS MANIFESTACIONES

(tema tan amplio, extenso y variado)

VICTIMAS: NO SON, NI FUERON MASOQUISTAS (quienes son masoquistas, por supuesto, NO son victimas) UNA VICTIMA: es una persona que sufre un daño o perjuicio por culpa ajena o por una causa fortuita, que individual o colectivamente han sufrido daños físicos o psíquicos, pérdida financiera, patrimonial o menoscabo en sus derechos fundamentales como persona, todo ello independientemente de que la Justicia juzgue o no al delincuente o de la relación entre víctima y agresor

UN/A MASOQUISTA: es la persona que disfruta siendo maltratada y humillada, disfruta del dolor (por lo cual hay victimas y hay masoquistas, son dos clase de personas totalmente diferentes) La violencia, genera mucho MIEDO y el miedo PARALIZA

 

maestrias_colegio_minimalista_de_ciencias_penales_universidades_en_puebla_08

mujer-EJECUTIVA-MODA-300x292

¿PORQUE A ALGUNOS VARONES LES MOLESTA LA AUTORIDAD DE UNA MUJER LIDER ? Hay hembras ALFA, cazadoras, ¡claro que sí!
LOS HOMBRES a los que LES MOLESTA la autoridad de la mujer líder SON INSEGUROS.
Tienen estereotipos muy extremos, piensan que los varones usan color azul y juegan con autos, y que las mujeres solo deben dedicarse a la casa y a los hijos. No tienen en su catálogo mental el modelo de una mujer con autoridad, y eso activa su inseguridad psicosexual, los moviliza interiormente, de modo que TRATARAN DE BOICOTEARLA.

‪#‎LideráMuyBien‬(por Bernardo Stamateas)

Por Merlina Meiler.

b-ar-betasuarez-quenorenunciarpornuestra-pareja732x412

No soy ni más ni menos que tú.

Los dos integramos esta pareja, al 50 % cada uno.

Y somos distintos, aunque hayamos decidido marchar juntos y compartir la vida.

No es necesario que pruebes que sabes más que yo, que eres más inteligente ni que tienes más fuerza: como seres humanos diferentes, cada uno tiene talento para algunas cosas y no lo tiene para otras. Esto no está bien ni mal -es y será así-, y tampoco tiene que ser motivo de quejas, de burlas, de comentarios despectivos o de momentos incómodos. Con entenderlo y tenerlo en cuenta, alcanza.

Tampoco este hecho le da poder a uno sobre el otro: simplemente, en varios aspectos nos complementamos, en algunos lo hacemos a medias (o en cierto grado) y en otros, decididamente no; esto implica que unas cuantas situaciones no se den de la manera que tú o ambos desearíamos, como en todos los órdenes de la vida.

No hay manera que recuerde absolutamente todo lo que me pides, aunque desde el corazón hago mi mejor esfuerzo por tener en cuenta tus necesidades y tus anhelos. Si alguno se me escapa (probablemente, más de una vez), ten siempre en cuenta que pongo mi mejor buena voluntad y que todo lo que siento por ti no está relacionado con esto ni con ninguna otra circunstancia similar.

Además, en lo que hacemos, en lo que pensamos y en lo que sentimos influyen nuestra crianza, nuestra educación, nuestros estudios y nuestras experiencias, que siguen siendo únicas y personales aunque transitemos por los mismos caminos muchas horas por semana y desde hace tiempo: somos dos seres únicos unidos por el lazo más importante: el amor.

No intentes subyugarme, menospreciarme ni manipularme, porque tarde o temprano me daré cuenta y me iré de tu lado aunque te ame. Yo te respeto, te doy tu lugar y te valoro, y espero lo mismo de tu parte.

Te propongo que caminemos juntos, lado a lado, apoyándonos, conteniéndonos, dando lo mejor de cada uno para que el otro sea feliz, y disfrutemos de este sentimiento tan hermoso que nos unió y nos permite tener la perspectiva de aspirar a un futuro brillante, juntos.

 

Es sorprendente, lo que se puede descubrir, en el entrelineas, de otras personas !!!!

GENIAL para todo ámbito de la vida diaria, el saber aplicar Estrategias e identificar Signos no verbales de la escucha activa, nos ayuda indudablemente, a reconstruir la secuencia y hasta, a veces, cambiar la perspectiva. Son Herramientas muy valiosas para escudriñar hasta lo mas profundo de la situación y la persona, (es como mirar con una lupa en su interior), a la hora de poder emitir una opinión al respecto.

5894477

SECRETO DE SUMARIO, bien clarito, para aplicar en la vida diaria, ante inconvenientes legales, si sos parte involucrada, NO SE DEBERIA NEGAR LA INFORMACION DEL EXPEDIENTE RESPECTO A LA CAUSA (si nos informamos mejor, podemos defender bien, nuestros derechos, sin mentiras engañosas) Solo se RESGUARDARAN DATOS, SI AFECTAREN a la destrucción de pruebas; facilitare la fuga de culpables; y si existiera riesgo de intimidación de testigos.

“ El sumario será siempre secreto para los extraños, con excepción de los abogados que tengan algún interés legítimo. Las partes, sus defensores y los sujetos involucrados, estarán obligados a guardar secreto sobre los actos y constancias de la investigación, aunque deben y pueden tener acceso a la informacion investigada “

Untitled

El automaltrato es la continuación de la violencia que otros ejercieron contra uno y una de las maneras en las que solemos boicotearnos a nosotros mismos.
Sin darte cuenta, tu mente repite frases de baja autoestima, de inseguridad, de miedos y de culpas que te roban todo lo que está por delante. Estas son algunas frases que resuenan en tu mente como golpes:
• No me lo merezco.
• Es mi deber.
• Yo no puedo.
• Sé bueno / sé humilde.
• Para ganar plata hay que luchar como un burro.
• Deberías haberme dado / deberías haber estudiado otra carrera / deberías… deberías.
‪#‎Autoboicot‬

maxresdefault

QUE INTELIGENTE EXPERIENCIA DE ESTUDIO … que ademas sirve para la vida diaria, el saber identificar pruebas (ADN Nuclear y Cromosomas) tanto para la identidad de victimas como el poder cotejar resultados con el registro de delincuentes o denunciados, que tal vez habían sido sobreseídos de delitos anteriores por falta de pruebas. ES GENIALLL ¡!!!! Que gran avance, científico, al alcanze de la mano.

adn

¿CUAL ES EL OBJETIVO DEL MALTRATAD@R EMOCIONAL?, del que te insulta, te descalifica, te ignora?
Sin importar que sea una persona cercana, un compañero del trabajo, un familiar, un amigo, etc., o que lo haga de manera ocasional o crónica, consciente o inconsciente, toda persona que te insulta, te descalifica, se burla de vos, te desmerece, te compara, te ignora, te controla, etc., lo hace con el único objetivo de darte ese mensaje:

“TENGO PODER SOBRE VOS”.
OK. NO PERMITAS QUE TE MALTRATEN, NI MALTRATES

M

QUE EXPERIENCIA DE ESTUDIO: LAS LESIONES EN EL CUERPO Y/O LA MENTE, HABLAN POR SI SOLAS, DE LOS DAÑOS CAUSADOS Y CON QUE INTENCION…

“La muerte es la finalización de la existencia real en las personas visibles reales, por ello es necesaria la seguridad de la identificacion de las lesiones y su intencionalidad PARA INCULPAR AL IMPUTADO”

Sirve para la vida diaria, en el caso de lesiones, sin llegar a la muerte. Gracias a Dios, no me asustan las lesiones (fisicas y/o psicologicas con sus secuelas), ni la muerte.

Aunque tener el conocimiento respecto al sufrimiento en etapas, que la victima padecio hasta morir, o padecera de por vida, es vastante impactante !!!!

ESTOS IMPUTADOS, A MI CRITERIO, MERECEN TODO EL PESO DE LA JUSTICIA – LIMITES (sino, siguen haciendo lo mismo, a travez del tiempo)

Para pensar, no ?

13236128_10209089188882802_1475360788_n

EXPERIENCIA DE ESTUDIO: “LAS EVIDENCIAS, SON TESTIGOS MUDOS, QUE NO MIENTEN Y RECAEN NATURALMENTE, SOBRE EL CUANDO, COMO, DONDE Y QUIEN”

Sirve para la vida diaria, el ver, todas las pruebas/evidencias que se logran obtener y/o verificar, mediante este proceso.

Parece increible !!!!

13254024_10209084522606148_6979022282755589125_n

INTELIGENTE EXPERIENCIA DE ESTUDIO … que ademas sirve para la vida diaria, el saber preservar intactas las evidencias, para que no sean contaminadas por otras falsas demostraciones, que aparentarian ser, la absoluta verdad.

13226933_10209029225423753_8851581178431041625_n

QUE INTERESANTE Y MOVILIZADORA EXPERIENCIA DE ESTUDIO … que ademas sirve para la vida diaria, el saber detectar e identificar evidencias y/o pruebas mediante diversos indicios para demostrar fehacientemente y corroborar, cualquier circunstancia.

Esta frase es realmente motivadora “No hay autor, que no deje atras de el, indicios aprovechables, en cualquier circunstancia” (Juan Vucetich)

Aqui la descripcion de algunos procedimientos simples

13174025_10208973312505965_7026808163317047028_n

QUE GRAN EXPERIENCIA DE ESTUDIO … que ademas sirve para la vida diaria, el poder detectar mediante diversos metodos de observacion, determinadas circunstancias, a travez del OBSERVAR y VER, que NO es lo mismo, que el solo MIRAR.

Cuando se incorpora esto a uno mismo, podria decir que El Lente Optico y Perceptivo del alrrededor (por llamarlo de algun modo) cambia notablemente, en dimension, criterio, logica y demas. A diferencia de quien no sabe usar estas herramientas !!!!

Es un antes y un despues, al menos para mi. FASCINANTE, VER, descubriendo y/o viendo mas alla del MIRAR, a simple vista !

Aqui el ejemplo de un Croquis, aplicable a cualquier lugar cubierto o descubierto, donde uno entra en cualquier momento del dia, pudiendo observar y percibir, cosas puntuales, dandose cuenta asi, de determinadas circunstancias y/o acontecimientos anteriores, en ese lugar.

El procedimiento debe ajustarse a la metodología de lo general a lo particular, de lo particular al detalle y del detalle al mínimo detalle.

13082503_10208906604438305_7449124319476047293_n

tabela-em-uma-sala-vazia-59828857

Seguramente tienes un novio o un marido. Un padrino, una amiga del alma, una ex compañera de la escuela. Trabajas y allí se hallan tu jefe, compañeros de trabajo, el que limpia y la que prepara el café. Te relacionas también con el vecino, la empleada del banco…

Solemos encasillar a la gente y asignarle rótulos. Tal vez sea mejor no hacerlo, ya que las relaciones humanas son dinámicas y quien hoy es tu compañero de estudios, mañana quizá sea quien te lleve al altar. Pero la naturaleza humana nos predispone a encasillar a la gente y muchas veces colocamos a nuestros semejantes en “estantes” estancos sin posibilidades de expansión, y sin permitir que el vínculo crezca.

Hilando aún más fino, creo firmemente que cada uno de nosotros tiene “estantes” para las distintas áreas de necesidad de nuestra vida. Los estantes varían de tamaño y de cantidad según nuestras preferencias. Por ejemplo, el estante “amistad” para algunos tiene dos o más separaciones, mientras que para otras personas, muchas más. Esto no está bien ni mal, son formas personales de desarrollar nuestras relaciones interpersonales.

Cuando deseamos algo, es absolutamente necesario que haya lugar en el estante correspondiente, ya que por ley física dos cosas no pueden ocupar el mismo espacio. El problema se suscita cuando no hay posibilidades de lograr algo que queremos porque el estante ya está ocupado… y no nos damos cuenta. Los adultos solemos colocar en nuestros estantes interiores sustitutos para seguir funcionando de cualquier manera. En realidad, lo mejor que podríamos hacer es producir un vacío para que el objeto de nuestra necesidad sea quien lo llene, y no algo “parecido”.

EJEMPLO CONCRETO

Vayamos entonces a un ejemplo concreto: si no tienes hijos y tratas a tu hermana menor como a una niña, (aunque haya dejado los pañales hace décadas), sobreprotegiéndola y haciéndote cargo de ella y de todos los problemas y vaivenes de su existencia, es muy probable que no haya lugar en tu vida para que el anhelo de tener tu propio bebé se concrete, y por ende no te relaciones con parejas cuyo proyecto de vida sea éste.

Entonces, siguiendo la línea de nuestro ejemplo, si deseas tener una pareja pero has desarrollado una relación demasiado cercana (simbiótica) con alguien, sea familiar, amigo o mascota, y tal vez hasta además de esta situación te conformas con una relación sin compromiso, a disgusto tuyo, o en un vínculo desgastado y sin amor, el estante “pareja” está lleno, y, para peor, no de la manera que tú deseas. Que no esté vacío trae como consecuencia que tú no sientes la necesidad visceral y genuina de tener a tu lado la persona que tú mereces y con la que anhelas compartir el futuro.

¿Por qué tantas veces nos conformamos con menos, o con lo que no queremos? Es probable que no le des ningún crédito a lo que te estoy comentando, ya que es el subconsciente el que realiza estos reemplazos y no tu mente consciente. Por este motivo, tal vez creas que muchos aspectos de tu personalidad están cubiertos, cuando en realidad con sólo una mirada puedes darte cuenta que no es así. La sensación de completud, aunque sea ficticia, provee cierto grado de bienestar efímero. Es probable también que atribuyas la no-concreción de tus anhelos a razones tales como “a mí no me toco”, “tengo mala suerte”, “ya es tarde” y otros comentarios similares, sin asidero racional.

Si tienes la sensación (o la certeza) de que en alguna área de tu vida no tienes lo que deseas o mereces, te propongo un juego: El Juego de los Estantes.

  1. Identifica el estante de tu vida con el que no estés del todo satisfecho y ponle un nombre (por ejemplo, pareja).
    2.    Visualízalo. Está frente a ti. ¿Qué tamaño tiene? ¿De qué color es? ‘Qué textura? ¿Qué más te dices al pronunciar el nombre del estante? Trata de describirlo en detalle, con todos los significados que el nombre del estante connoten para ti.
    3.    Fíjate qué hay adentro, y rotula cada cosa que encuentres en él. Si no se ajusta a la descripción del estante, crea un estante nuevo con este rótulo y visualmente coloca lo que había ahí (siguiendo nuestro ejemplo, en el estante “pareja” apareció “ex novio celoso”, crea un nuevo estante llamado “ex novio celoso” y deposítalo allí.)
    4.    Repite este procedimiento con cada cosa que encuentres en el estante, rotúlalas y crea tantos estantes nuevos como lo requieras, hasta que quede completamente vacío. Algunos hallazgos te harán reír (tal vez halles a “mascota tirana” o a “actor de cine que me desvela”) y ten en cuenta que también pueden aparecer rótulos que no te den sensaciones placenteras: crea un estante aparte para cada uno de ellos.

El estante quedó vacío, ¡bien! Tienes varios estantes nuevos que te harán compañía desde sus flamantes ubicaciones, de distintas maneras. En el futuro, cuando aparezca un nuevo reemplazo para el estante vacío que tan bien definido está ahora, (y créeme que esto sucederá más de una vez), automáticamente verás cómo creas un nuevo rótulo y un nuevo lugar, así el estante seguirá vacante hasta el momento en que ¡sin pensarlo! Te darás cuenta que ya ha sido ocupado por aquello que tú bien te mereces.

POR NADA, NI CON NADA …..
(con destrato, indiferencia, distancia, silencio, desinteres, desamor, desatencion, abandono, la falta de comunicacion, desprecio, desagradecimiento, no ser tenido en cuenta, etc, etc, etc)
Esto tambien es maltrato, llamado PASIVO.
Y MUCHO MENOS, SI NO LO MERECES 😉

13087229_10208963568182363_8010937873492128761_o

 

13055221_10208913147441876_8249183859921259006_o
Haz que no parezca amor.
Que es lo que se lleva ahora.

Tú dices libre y yo digo cobarde.

Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.

Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.

Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

Yo es que no quiero nada serio.

Como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.

Yo es que no creo en las etiquetas.

Como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.

Yo es que busco pasar el rato.

Como si la vida fuera para siempre.

Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.

Tan irrespetuoso con la vida.

Tan impaciente.

Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.

Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.

Porque no queremos que nadie nos conozca.

Porque es más sencillo empezar de nuevo cada dos años vendiendo nuestra mejor cara.

Porque es mucho más sencillo follar que limpiar lo follado.

Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude.

A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada.

Nada serio.

Y aquí seguimos rascando, cambiando cromos repetidos, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.

Haciendo del amor una servidumbre de paso.

¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces?

Que tú eres un jodido milagro.

Con tus ojos que todavía pueden ver.

Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras.

Con tu boca capaz de dar las gracias.

Con tu piel ocupando una plaza en el mundo.

¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te hacen?

Dos besos mal pegados.

Tres minutos entre las piernas.

Cinco embestidas.

Y un WhatsApp: No me agobies.

Lo más triste es que esta sociedad nuestra ha conseguido invertir los papeles.

Ahora si dices que sientes algo, estás loco.

Es muy pronto.

Muy arriesgado.

Poco inteligente.

Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.

¿Cómo se finge la vida?

Cómo se hace para que nunca parezca amor.

Y que simplemente parezca un accidente.

*Roy Galán*

¿Qué hace que un hombre se enamore de una persona y de otra no?

  • Tienes muchos pretendientes y el mundo te considera atractiva, pero cuando alguien te interesa de verdad, de manera automática cambias tu actitud y pierdes el control de la situación, escapándose la oportunidad de tener una relación que te llene.
  • Ansías conocer lo que él está pensando realmente y qué es lo que necesita para enamorarse de ti, en lugar de quedarte por horas preguntándote por qué hizo lo que hizo o ¡¿por qué no te llama?!
  • Quisieras saber cómo identificar una relación que vale la pena de una que sólo te hará sentir mal a la larga.
  • Necesitas aprender a decidir en qué momento alejarte de una relación que no te proporciona todo aquello que mereces y anhelas.
  • Has estado en diferentes relaciones con hombres que al principio parecían muy buenos y que todo iba perfecto, pero en un momento determinado de la relación algo pasó y te quedaste sola de nuevo, sin saber qué fue lo que hiciste mal.
  • Te gustaría encontrar el verdadero amor en tu vida y descubrir que sí existe alguien para ti, que no sólo te llene a nivel emocional y mental, sino que conecte contigo a niveles superiores.
  • Has entrado a relaciones con hombres en las que solamente hay sexo y quisieras saber cómo darles la vuelta para recuperar el interés que había al inicio, en lugar de que repentinamente te deje de hablar y desaparezca de nuevo de tu vida.
  • Estás lastimada por una relación pasada que dejó herida tu autoestima y no sabes qué hacer para recuperar tu alegría y poder de nuevo ser optimista en cuanto al amor y las relaciones con otros hombres, es decir, recuperar tu confianza.

En el link adjunto el video explicativo, en forma mas detallada

4 Factores que influyen en el enamoramiento de un hombre

RESUMEN:

Debes usar estos 4 factores juntos, siempreeee

pudiendo alternar el orden de los mismos

 

1 – SENSUALIDAD – Significa los sentidos humanos

(Tu perfume por ejemplo)

Debes usar el mismo perfume siempre que estes con el, para anclar tu esencia y presencia, en el inconciente del hombre. Asi te identificara

(Hechos fisicos)

Debes, por ejemplo tocar su hombro, cada vez que el se ria, anclando asi tu esencia en un movimiento que habituas hacer cuando rie, y si tu faltas su inconciente le hara recordar esto y pensara en ti, te extrañara

Si solo profundizas en este factor (sensualidad) seguramente solo seas para el, una amiga con derechos, nada mas.

 

2 – JOVIALIDAD – Significa esa chispa en tu esencia, en tu ser …

Todos tenemos problemas a diario, preocupaciones, etc

Pero … cuando estes con el, debes sacar esa chispa de tu ser, para generarle, ese ambiente de paz, de risas, de distencion, seguridad,  etc … que tanto necesita y asi querra, mas y mas momentos como estos a tu lado.

(por ejemplo, chispa para que rian juntos, juegas con el, etc)

Si solo profundizas en este factor (jovialidad) seguramente le gustara salir con vos, pero no lograra una coneccion emocional, seras solo alguien para pasar lindos momentos, nada mas

 

3 – CUIDADOSA – Significa cuidados para con el, detalles, etc …

El hombre busca cuidados y atenciones de una mujer (ya que al recibirlos, su inconciente instantaneamente activa los cuidados que en su niñez le dio su madre, aunque sabe perfectamente, que no sos vos su madre)

La mujer busca proteccion y seguridad (ya que al recibirlos, su inconciente instantaneamente activa los cuidados que en su niñez le dio su padre, aunque sabe perfectamente, que el no es su padre)

Si solo profundizas en este factor (cuidadosa) seguramente, te buscara solo por necesidad, como si fueras su madre.

 

4 – PERSPICACIA – Significa poder percatarse de cosas que pasan inadvertidas a los demás

Debes entender las cosas con rapidez mental, haz notar tu fluidez de pensamientos y ocurrencias, eso marcara notablemente, la diferencia, entre vos y otras mujeres. Sorprendelo con tus respuestas, eso activara su inconciente, cuando te compare con otras.

Si solo profundizas en este factor (perspicacia) seguramente, te buscara, para que trabajes con el, como una socia, etc. Pero no para una relacion de pareja enamorado

 

EJERCICIO DE EVALUACION : (TEST)

SIENDO ABSOLUTAMENTE SINCERA CON VOS MISMA:

Identificaremos estas 4 areas, con colores, para saber en que nivel se encuentra el respecto a la relacion con vos

Escribiras en un papel una debajo de otra, situaciones que recuerdes separandolas por color y numerandolas del el 1 al 20.

 

1 – ROJO – Significa PASION

Que actitudes de pasion tiene el hacia ti

Si solo muestra pasion, busca sexo, no amor

 

2 – VERDE – Significa PRESUNCION

Que actitudes de presuncion respecto a ti tiene (ej. Te toma de la mano, comparte con vos y sus amistades, etc)

Si te presume esta orgulloso de ti, de lo contrario, en verdad, siente que lo averguenzas.

 

3 – AZUL – Significa PROTECCION

Que actitudes de proteccion y ayuda, el muestra respecto a ti

Si te protégé, es porque sabe que lo necesitas y estas a gusto asi con el

 

4 – AMARILLO – Significa PROVISION

Si esta enamorado, quiere y necesita, proveerte, que no te falte nada en ningun aspecto, en ningun area de tu vida, mas alla que vos trabajes y/o ademas seas una mujer independiente. El estara alli, apoyandote y colaborando.

 

A cada una de las situaciones que anotaste en un papel, separandolas por estos colores, cuentalas, y veras en que nivel se encuentra el, respecto a la relacion, y en cual de los 4 factores descriptos anteriormente a este test, debes esforzarte mas, para lograr un equilibrio entre los 4, si quieres un hombre enamorado de ti.

 

En que area debes trabajar un poco mas, para enamorarlo de vos ?

LA SENSUALIDAD

LA JOVIALIDAD

SER CUIDADOSA

SER PERSPICAS

 

 

 

(Valido para toda area de la vida y relaciones)

libertad-mujer-976x659

No deberíamos caminar detrás de alguien que nos ve venir y nos esquiva. No deberíamos ir detrás cuando ya saben dónde estamos, conocen nuestra intención de transitar por su sendero y no nos abren paso. No. Tenemos que darnos una oportunidad.

El cariño no se suplica y la falta de interés acaba con él. Es hora de arrancar minutos al reloj y hojas al calendario. Es el momento de resurgir, de querernos y de trabajar nuestra dignidad. Así que, quien me quiera que me busque.

El afecto no habla el mismo lenguaje que el egoísmo y que la indiferencia. No, el cariño es sincero, neutro, cordial, recíproco; solo sabe de interés cuando busca el beneficio común, cuando intenta regar su árbol y crecer.

“Arrastrarse” y suplicar migajas de atención y cariño deja una huella permanente en nuestra autoestima y en nuestro bienestar emocional.

Que nos ignoren nos hace sentir pequeños, insignificantes y vulnerables.

A esto se le une la impotencia, la frustración y la rabia por no lograr el tipo de relación que nos gustaría tener con esa persona que obvia nuestra presencia y menosprecia nuestro interés.

Nuestro autoconcepto se ve totalmente mermado cuando sucede esto. Sentirnos así genera, en parte, que lleguemos a ser incapaces de mantener una actitud correcta hacia nosotros mismos.

Restaurar lo que el tiempo y las actitudes de indiferencia de los demás han mermado no es una tarea fácil.

Recomponer nuestros pedazos exige de orgullo, coraje y de cierto “egoísmo sano” que no es más que comenzar a cuidarnos a nosotros mismos por encima de todas las cosas.

No busques, permite que te encuentren

Comienza a buscarte a ti y permite que te encuentren. Correr detrás de las personas que te ignoran te está envenenando.  Quien te quiera te buscará y quien no lo haga sencillamente no es una persona que deba estar a tu lado.

¿Sabéis eso de empezar a volar? Pues es el momento de ponerlo en práctica, extender las alas y retomar el vuelo. Así que retoma las riendas de tu vida y rodéate de personas que no disfruten con tus súplicas, que no te ahoguen y que no se nutran de egoísmos.

Debemos saber que las pretensiones del corazón egoísta llegan a marcar nuestro camino. Por lo tanto debemos intentar deshacernos cuanto antes de esas piedras que se han metido en nuestros zapatos.

NO PODEMOS (NI DEBEMOS) ESCAPAR DE LOS DAÑOS YA HECHOS Y DEL SUFRIMIENTO QUE HA SUPUESTO SENTIR QUE ALGUIEN NO NOS QUIERE EN SU VIDA Y QUE INCLUSO SE HA PODIDO APROVECHAR DE NUESTRA ESTANCIA A SU LADO

Por eso, para restablecer tanto nuestra autoestima como la autopercepción de nuestra valía e individualidad debemos destacar aquello de que nada puede ser posible si no cuidamos de nosotros mismos y no nos damos la oportunidad de que lo que hagan los demás no rija nuestra vida.

Lo normal es que una vez que rompamos con estos círculos viciosos nos cueste dejar de echar de menos o de anhelar algo que nunca tuvimos pero que siempre quisimos. Es probable que, de hecho, manejemos mal nuestra propia ruleta y no consigamos sintonizar con lo que de verdad nos hace felices.

Pero soltar aquello que no nos beneficia siempre trae nuevos y buenos vientos a nuestra vida. Poco a poco redescubriremos esa idea de que solo nos necesitamos a nosotros para vivir, que somos las personas más imprescindibles en nuestra vida y que nos merece rodearnos de quien aprecie nuestra compañía.

ASI QUE SI ALGUIEN NO TE DEDICA NI UN MINUTO DE SU VIDA Y A PESAR DE ELLO, LLENAN TU VIDA DE EXIGENCIAS ROMPIENDOTE CON SU INDIFERENCIA EN MIL PEDAZOS, ES HORA DE DECIA ADIOS, MARCHARTE Y PERMITIR QUE TE BUSQUEN Y, SI TU QUIERES, QUE TE ENCUENTREN. ES EL MOMENTO DE HACERTE VALER Y VALORARTE

 

 

 

 

EL UNICO MODO DE SANAR, ES ENFRENTANDOLO !!!

CUANTO ANTES COMIENCES, MENOS TIEMPO LO PADECERAS …..

Ingresa a estos link para ver los videos al respecto que te ayudaran muchisimo, si lo estas pasando vos o una persona cercana a ti, podras entender lo que te o les sucede.

Documental sobre el Transtorno de Ansiedad para superarla

Documental sobre las bases geneticas de la ansiedad y tristeza, como superarlo ?

Documental para entender y superar la depresion

Te felicito por tomar los primeros pasos para empezar a tratar la Ansiedad y sus síntomas, en la parte de abajo puedes descargar la GUÍA clicqueando en el link color celeste ( Cero Ansiedad )

Cero Ansiedad –

 

CERO ANSIEDAD

 

0004494_como-evitar-la-negatividad 

¿Podría una emoción negativa contener también un mensaje importante?

Por ejemplo, si a menudo me siento deprimido, puede ser una señal de que algo anda mal en mi vida y puede forzarme a mirar mi situación vital y hacer algunos cambios. Así que necesito escuchar lo que la emoción me está diciendo y no rechazarla simplemente como negativa.

Sí, las emociones negativas recurrentes a menudo contienen un mensaje, lo mismo que las enfermedades. Pero cualquier cambio que usted haga, sea que tenga que ver con su trabajo, con sus relaciones o con lo que lo rodea, es en últimas sólo cosmético a menos que surja de un cambio en su nivel de conciencia. Y en cuanto a esto, sólo puede significar una cosa: volverse más presente. Cuando usted ha alcanzado cierto nivel de presencia, no necesita la negatividad para decirle lo que es necesario en su situación vital. Pero mientras la negatividad esté ahí, úsela. Úsela como una especie de señal que le recuerde estar más presente.

 

– ¿Cómo evitamos que surja la negatividad y cómo nos libramos de ella cuando aparece?

Como dije, evite que surja estando completamente presente. Pero no se desanime. Hay aún pocas personas en el planeta que pueden mantener un estado de presencia continua, aunque algunos están cerca de ello. Pronto, creo, habrá muchos más.
Siempre que se dé cuenta de que ha surgido alguna forma de negatividad en usted, mírela no como un fracaso sino como una señal útil que le dice: “Despierta. Sal de la mente. Vive el presente”.

Hay una novela de Aldous Huxley titulada La Isla, escrita en sus últimos años, cuando se interesó mucho en las enseñanzas espirituales. Cuenta la historia de un náufrago en una isla remota separada del resto del mundo. Esta isla contiene una civilización única. Lo inusual de ella es que sus habitantes, al contrario de los del resto del mundo, son realmente cuerdos. La primera cosa que el hombre nota son unos papagayos coloridos encaramados en los árboles, que continuamente cotorrean las palabras“Atención. Aquí y Ahora. Atención. Aquí y Ahora”. Luego nos enteramos de que los isleños les han enseñado estas palabras para que les recuerden constantemente mantenerse presentes.

Así que siempre que sienta la negatividad surgiendo en usted, causada por un factor externo, por un pensamiento o por nada en particular de lo que sea consciente, véala como una voz que le dice “Atención. Aquí y Ahora. Despierta”. Incluso la más leve irritación es significativa y debe ser reconocida y observada; en caso contrario, habrá una acumulación de reacciones no observadas. Como dije antes, usted puede ser capaz de soltarla una vez se dé cuenta de que no quiere tener este campo de energía dentro de usted y de que no sirve para nada. Pero entonces asegúrese de que la suelta completamente. Si no puede hacerlo, acepte que está ahí y ponga su atención en ese sentimiento, como señalé anteriormente.

Como alternativa a abandonar una reacción negativa, puede hacerla desaparecer imaginando que usted se hace transparente a la causa externa de la reacción. Le recomiendo que practique esto al principio con cosas pequeñas, incluso triviales. Digamos que está sentado tranquilamente en casa. De repente se oye el sonido penetrante de la alarma de un auto al otro lado de la calle. Surge la irritación.

¿Qué sentido tiene la irritación? 

Ninguno en absoluto.

¿Por qué la creó usted?

No lo hizo, fue la mente.
Fue totalmente automático, totalmente inconsciente.

¿Por qué la creó la mente? 

Porque tiene la creencia inconsciente de que su resistencia, que usted experimenta como negatividad o infelicidad de alguna forma, disolverá en alguna medida la condición indeseable. Esto, por supuesto, es un engaño. La resistencia que crea, la irritación o ira en este caso, es mucho más perturbadora que la causa original que está tratando de disolver.

 

Todo esto puede transformarse en práctica espiritual. Siéntase a sí mismo volviéndose transparente, como quien dice, sin la solidez de un cuerpo material. Ahora permita que el sonido, o lo que sea que cause la reacción negativa, pase a través de usted. Ya no golpeará una “pared” sólida dentro de usted.

 

Como dije, practique con cosas pequeñas primero. La alarma del auto, el perro que ladra, los niños que gritan, la congestión de tráfico. En lugar de tener un muro de resistencia dentro de usted que es golpeado constante y dolorosamente por las cosas que “no deberían estar sucediendo”, deje que todo pase a través de usted.

Alguien le dice algo con la intención de molestarle. En lugar de tener una reacción negativa inconsciente, como ataque, defensa o repliegue, permita que pase a través de usted. No ofrezca resistencia. Es como si ya no hubiera nadie ahí que pudiera ser herido. Eso es el perdón.

En esa forma, usted se vuelve invulnerable. Usted puede decirle a esa persona de todos modos que su conducta es inaceptable, si eso es lo que escoge hacer. Pero esa persona ya no tiene el poder de controlar su estado interior. Usted está entonces en su propio poder, no en el de la otra persona, y tampoco está gobernado por su mente. Se trate de una alarma de auto, una persona descortés, una inundación, un terremoto o la pérdida de todas sus posesiones, el mecanismo de resistencia es el mismo.

 

– He practicado la meditación, he ido a talleres, he leído muchos libros sobre espiritualidad, intento estar en un estado de no resistencia, pero si usted me pregunta si he encontrado paz interior verdadera y duradera, honestamente debo contestar que no. ¿Por qué no la he encontrado? ¿Qué más puedo hacer?

Todavía está buscando afuera, y no puede salir del estado de búsqueda. Quizá el próximo taller tendrá la respuesta, quizá esa nueva técnica.

 

Yo le diría: no busque paz. No busque ningún otro estado que ese en el que se encuentra ahora; de lo contrario, establecerá unconflicto interior y una resistencia inconsciente. Perdónese a sí mismo por no estar en paz. En el momento en que usted acepte completamente su falta de paz, se transmutará en paz. Ese es el milagro de la entrega.

Usted puede haber oído la frase “ponga la otra mejilla”, que un gran maestro de la iluminación usó hace dos mil años. Estaba tratando de comunicar simbólicamente el secreto de la no resistencia y la no reacción. En esa afirmación, como en todas las otras que hizo, se refería sólo a su realidad interior, no a la conducta externa de su vida.

 

¿Conoce la historia de Banzan? Antes de convertirse en un gran maestro Zen, pasó muchos años en la búsqueda de la iluminación, pero esta lo eludía. Entonces un día, cuando caminaba por el mercado, oyó una conversación entre un carnicero y su cliente. “Déme el mejor trozo de carne que tenga”, decía el cliente. Y el carnicero replicó: “Todos los trozos de carne que tengo son el mejor. No hay un trozo de carne aquí que no sea el mejor”. Al oír esto, Banzán se iluminó.

Veo que espera una explicación. Cuando usted acepta lo que Es, todo trozo de carne (todo momento) es el mejor. En eso consiste la iluminación.

 

 

puedo-comunicarme-mejor-2-638

 

Si bien, no hay reglas al respecto, cada uno debería evaluar qué le conviene omitir y no decir y qué debe comunicar. Decir todo lo que viene a nuestra mente puede resultar muchas veces perjudicial en la construcción o permanencia de un vínculo. Los siguientes son tres elementos que podemos editar para lograr comunicarnos con eficacia:

-Lo que sabemos.

No es conveniente decir siempre todo lo que sabemos. El momento en el que hablamos. Hay ciertas cosas que no podemos decir porque están fuera de horario, de tiempo, de momento.

-Lo que comunicamos.

Lo que decimos es tan importante como la manera en que lo decimos. ¿Cuidás la forma en la que te comunicás con los demás?

¿Dé que manera podemos comunicarnos mejor? Algunas sugerencias:

Metacomunicar

Metacomunicación es la comunicación secundaria que permite entender una información que no se ha interpretado cabalmente. Cuando alguien te diga algo y no te quede claro el mensaje que desea transmitir, no te calles, ¡preguntá! “¿Vos me querés decir tal cosa…?”. Se evitarían muchos problemas si todos aprendiéramos a aclarar aquello que escuchamos y no comprendemos bien.

Preguntar más

Hay que preguntar en lugar de afirmar. No adivines lo que el otro piensa o siente. Tampoco des nada por sentado. No tengas vergüenza de preguntar y repreguntar. Te ahorrarás muchos dolores de cabeza.

Prestar atención al lenguaje no verbal

Además de considerar las palabras que usamos, tenemos que prestar atención al lenguaje no verbal. Este incluye: el tono en el que hablamos, los silencios y el lenguaje corporal. La forma en que saludamos y miramos, si nos cruzamos de brazos, si nos movemos constantemente, los gestos y muecas que hacemos con la cara, etc. Todo eso es importante a la hora de comunicarnos.

Buscar la conexión

Buscar las cosas que tenemos en común con los demás (la música que nos gusta, el deporte que practicamos, los hijos que tenemos, el lugar donde vivimos, etc.), la historia compartida con otros, es fundamental para la comunicación.

Cambiar queja por pedido

¿Sos quejoso? La queja no sirve en absoluto. Necesitamos aprender a expresar lo que queremos como un pedido, sin quejas ni reproches. En lugar de decir: “¡Nunca escuchás lo que digo!”, podemos decir: “Me gustaría que me escuches cuando hablo”.

Veamos algunos de los problemas más comunes en la comunicación:

-Algunas personas expresan: “Yo no tengo filtro, yo digo siempre la verdad de lo que pienso”. El “sincericidio” es falso. Nadie dice toda la verdad todo el tiempo. Las personas que aseguran decir todo en la cara, por lo general, no generan empatía, no se ponen en los zapatos del otro, no consideran a los demás. Bajo la máscara del “yo soy frontal” en realidad esconden su incapacidad para detenerse y evaluar si lo que van a decir sirve, suma o colabora a una buena comunicación.

-Mucha gente lastima con la verdad. Pero una cosa es ser honesto y otra muy diferente es ser cruel. No podemos escudarnos en la verdad para agredir a los demás. El que agrede no es sincero ni con él mismo porque su objetivo no es defender la verdad, sino dañar. Entonces representa toda una escena.

-Muchos otros son peleadores por naturaleza. Defender un punto de vista puede ser bueno a veces, pero presionar a alguien para que piense como uno, es una mala técnica de comunicación que nuevamente demuestra falta de empatía. La mejor manera de convencer a una persona es compartiendo un punto de vista como si fuera una experiencia propia, sin ejercer presión. Si pasamos de la “argumentación” a la “autorrevelación”, lograremos que los demás se sientan respetados y se abran a escucharnos.

¿Conocés a alguien al que le guste hablar mucho? Recordá que saber callar es una manera de editar con sabiduría. El silencio es una manera de ser asertivo. Por ejemplo, si un perro ladra todo el tiempo, su ladrido pierde el poder de anunciar si sucede algo fuera de la común porque nadie lo toma en serio. Por su falta de silencio, su comunicación pierde valor. Lo mismo ocurre con las personas.

Preguntá cada vez que sea necesario. Permanece callado cuando la ocasión así lo amerite. Y sobre todo, cultivá el hábito de editar todo lo que no sea útil. Una señal de madurez es aprender a comunicarnos eficazmente.

 

Descarga el libro en forma gratuita desde el link adjunto aqui debajo

La_Curacion_Del_Sufrimiento_y_La_Mirada_interna

banner-2

 

 

 

No todas las formas de amar son aceptables, simplemente porque haya amor de por medio.

Untitled

Se nos ha dicho que aceptar la manera de ser de la pareja es un requisito imprescindible y necesario para que la relación prospere, sin embargo, esta premisa es válida siempre y cuando el estilo del otro no atente contra mi seguridad física y psicológica. Esto que parece obvio, no lo es tanto para muchos enamorados del amor que con espíritu masoquista y miedo a quedarse solos apelan a la técnica del “perismo”, un mecanismo de autoengaño que intenta mermar la cosa y diluirla en disculpas de todo tipo: “Es agresivo, pero yo se manejarlo”, “Me ha sido infiel, pero se que cambiará”, “No expresa afecto, pero es su manera de ser”, “Es demasiado desconfiado, pero yo no le doy motivos”. “Peros” y justificaciones por todas partes, evitación llevada a su máxima expresión. Aceptemos que algunas disculpas puedan tener fundamento, no obstante, si la felicidad de la persona que amamos es inversamente proporcional a la nuestra, algo anda mal. Si para que seas feliz, debo inmolar mi yo, tu “manera de amar”, ni me conviene ni me apetece.

Los estilos afectivos son formas de procesar, vivir, sentir y pensar el afecto. Este procesamiento surge de cómo me veo a mi mismo y como percibo a los demás y al mundo. En esta conjunción de datos, la mente crea un estilo que tenderá a utilizar en todas las relaciones. Son rasgos de personalidad, perfiles afectivos que definen un modus operandi, una dinámica del intercambio emocional. Si estos modos de procesar la información son distorsionados y están influidos por creencias irracionales, la propuesta será insensata e impedirá un acople y un acuerdo entre las partes. Por ejemplo, un individuo paranoide se verá a sí mismo como vulnerable a los ataques de los demás. Percibirá el mundo como un lugar demasiado peligroso y a la gente como esencialmente mala. Esta visión de la realidad propia y ajena lo llevará a estar a la defensiva y listo para el contra ataque. Será así en todos los órdenes de la vida, incluso en lo afectivo. Pensará que su pareja quiera aprovecharse de él (en el caso de la personalidad paranoide son más hombres que mujeres), que le será infiel, que es mejor no entregarse afectivamente porque ello implicará bajar la guardia y quedar a merced de las malas intenciones del otro, sentirá un impulso irrefrenable por vigilar, escudriñar, revisar y monitorear cada comportamiento de la persona que dice amar, mantendrá oculta información que considere relevante, en fin, montará un búnker defensivo totalmente incompatible con un amor saludable y cuya victima será la mujer investigada: esposa, novia o amante. Incluso los hijos pueden entrar en la lista negra. ¿Cómo amar tranquila y felizmente a quien desconfía de ti y solo establece un vínculo tan suspicaz como ofensivo?

Los amores tóxicos no son casos aislados en un hospital mental, ellos y ellas andan entre nosotros con su patología a cuestas, tirando redes y captando adeptos amorosos. ¿Quién se engancha a estas propuestas?: aquellos o aquellas cuyos déficit son aparentemente subsanados por el que sustenta el amor tóxico. Por ejemplo, las personas desconfiadas suelen ver en el paranoide la posibilidad de establecer una curiosa forma de alianza estratégica para protegerse del mundo hostil. De manera similar alguien tímido y muy introvertido percibirá el asilamiento social del sujeto vigilante como una feliz coincidencia. El problema ocurre al poco tiempo, cuando una vez enganchados, la pesadilla del control persecutorio hace su aparición.

Es mejor prevenir que curar y tomar consciencia antes del flechazo. Es claro que con el amor no basta, hay que sopesar ventajas y desventajas y sobretodo saber si algunas propuestas afectivas pueden realmente hacernos daño. No digo que nos volvamos obsesivos, más bien se trata de una alerta naranja, al menos hasta que los candidatos muestren sus cartas. Y entonces: si todo transcurre adecuadamente y no se ven moros en la costa, poner el pie en el acelerador, pero si la cuestión no pinta bien, frenar en seco y bajarse, sin culpas ni miramientos.

 

Por abandono, desvinculacion, muerte, alejamiento, ruptura, cambios en relacionarse por diferentes factores, indiferencia, desamor, distanciamiento, etc

la-familia-ante-la-perdida-y-el-duelo-tanatologa-1-638

A continuación, se plantean diferentes recursos que pueden en su proceso de duelo y en la reconstrucción de su identidad.

 Acepten y asuman que han perdido a esa persona o esas personas y que esto es algo que no podrán cambiar por más que lo deseen; teniendo claro que la tarea no consiste en olvidarlo, sino en encontrarle un lugar en su vida psicológica que les permita continuar viviendo de forma serena y eficaz.

 Acepten que es algo que puede suceder, aunque al principio se sientan muy desubicados en su día a día, que habrá un gran vacío en sus vidas y que necesitarán de un tiempo prudencial para ir reajustándose a su nueva realidad y para ir llenando sus espacios con otras actividades distintas a las que hacían antes con esa o esas personas.

 Sean conscientes y generosos con ustedes mismos, aceptando que hicieron lo humanamente posible y todo lo que estaba a su alcance para brindarle la mejor atención y los mejores cuidados, mientras estuvieron con ud

 Acepten y asuman que sus vidas no volverán a ser las que eran; que a partir de ahora les toca reconstruir y no recuperar lo que dejaron atrás.

 No nieguen el sufrimiento que supone la pérdida.  No escondan sus sentimientos, ya que es completamente natural que nos duela el perder personas queridas, así que sean generosos con ustedes mismos y con sus sentimientos de rabia, frustración y dolor que les genera la pérdida.

 Compartan con personas cercanas sus sentimientos y lo que les genera el que su ser querido ya no esté con ustedes. También pueden recurrir a la ayuda de un profesional, con el cual puedan compartir sus sentimientos y todos los conflictos emocionales que les genera la pérdida y el cual los pueda orientar para que puedan reconstruir sus vidas.

 Inscríbanse a grupos donde realicen alguna actividad que a ustedes les guste o que deseen aprender, además de que esto les permitirá volver a establecer relaciones con otras personas, también les podrá ayudar a sentirse menos solos y a comprender que la vida continua igual, nadie es imprescindible para nadie.

 Fomenten el autocuidado de sí mismos. A partir de ahora les corresponde velar y cuidar de sí mismos, así que cuídense con la preocupación y el esmero que hicieron con la o las personas que perdieron

 Busquen grupos de autoayuda. En estos grupos, además de que podrán compartir sus sentimientos con personas que han pasado o están pasando por su misma situación, también podrán establecer nuevos vínculos de amistad.

 Realicen alguna actividad física. El ejercicio además de que es muy beneficioso para su salud física y emocional porque disminuye las hormonas del estrés, también aumenta la liberación de serotonina, dopamina, adrenalina y endorfinas que son las sustancias químicas naturales que posee nuestro organismo para ayudarnos a que nos sintamos bien.  Por tanto, hacer alguna actividad física como caminar todos los días 30 minutos, les ayudará a mejorar su estado anímico, a tener más conexión con su cuerpo y con ustedes mismos, y también les ayudará a sentir que la vida es movimiento, y que nosotros fluimos junto con ella.

 

LA AUTENTICIDAD, NO ES AGRADAR AL OTRO, Y ESO TE DEBILITA POR DENTRO Y ATRAE GENTE QUE TE VA A MANIPULAR, Y ASI DEJAS DE LADO TUS VALORES, CODIGOS Y DIGNIDAD, QUE SON INNEGOSIABLES

SIEMPRE SE VOS MISM@, PARA EVITAR SER MANIPULADOS Y USADO, SINO PERDEREMOS EL RESPETO POR NOSOTROS MISMOS Y ANULAREMOS NUESTRA AUTOESTIMA, ESTO GENERA UNA INSATISFACCION CONTASTE EN TU VIDA

TE RECOMIENDO ESTE VIDEO

 

 

 

 

Cómo saber si ese es el hombre de mi vida: ¿qué tenemos que tener en cuenta para elegir una pareja? 
Todos soñamos con formar una pareja que dure para siempre porque anhelamos estabilidad. Si tuvieras que poner en el diario un anuncio para buscar una pareja, ¿qué características pondrías en ese anuncio? ¿Sería largo o corto? A continuación voy a compartirte algunos aspectos que sí o sí tenés que tener en cuenta.
1. Te tiene que atraer físicamente. 
Muchas mujeres dudan cuando se encuentran con un hombre que es bueno y atento pero que no obstante les parece feo. Quizás digas: “¡Ay! Conocí a un hombre que es buenísimo pero es tan feo que ni siquiera puedo darle un beso. ¡Lo miro y me asusto!”. Lo cierto es que ese hombre con el que decidas formar pareja te tiene que atraer físicamente ya que con él vas a convivir todos los días.
No hay un modelo de belleza predefinido, es decir, que lo que para una persona es lindo, para otra no lo es. Por tal motivo tenés que buscar qué es lindo para vos y erradicar creencias erróneas. Por ejemplo, muchas mujeres que tienen baja estima buscan salir con un hombre feo ya que de este modo consideran que corren menos riesgo de que él se vaya.
2. No confiar en el otro antes de que se lo merezca. 
A veces la mujeres le queremos creer rápido a un hombre porque sentimos que se pasa el tiempo, y mientras logremos formar pareja poco no nos importa que nos mientan. Al comenzar una relación de pareja es común que ambos se coloquen una fachada aparentando ser en ciertos aspectos otra persona. Así puede suceder que digas frases como: “Soy una furia sexual”, “soy un destello de alegría”, pero en realidad estás inventando. De igual manera algunos hombres suelen expresar: “A mí me gusta mucho conversar y escuchar a las mujeres para que se desahoguen”, “a mí no me gusta apurar a la mujer: a mí me gusta que ella se tome se tome su tiempo, que sea libre, que viaje por todo el mundo y esté llena de amistades por todos lados”. Pero todo lo que se dice al principio es tan solo una fachada en la que cada uno describe justamente lo que no es. Por ese motivo, ¡no te apures en confiar en el otro antes de que se lo merezca! No conocer a una persona profundamente te lleva siempre al desastre. He observado una inmensa cantidad de casos donde las mujeres se divorcian o quedan embarazadas de su pareja y al mes siguiente ya están con otro porque quieren todo rápido. Crecieron con el concepto de que solas no sirven y que para sentirse mujeres tienen que tener un hombre al lado que las haga sentir seguras. ¡No tomes en serio todo lo que ese hombre te prometa hasta que no te demuestre que efectivamente lo va a hacer! Desde que te va a hacer un llamado hasta que te va a regalar un departamento en una zona exclusiva para que vivan juntos, corroborá que lo que él te promete luego lo cumpla. Lamentablemente a veces nos apuramos y quedamos atrapadas en discursos cuando en realidad lo que tenés que hacer es enfocarte en acciones concretas en las que veas que el hombre está haciendo lo que dice.
3. Esa relación no debe afectar el resto de tus actividades.
La famosa frase: “Dejo todo por él” es una trampa en la que muchas mujeres caen. Apenas comienzan a salir con alguien dejan de estudiar, de trabajar, abandonan sus sueños y sus amistades. De esta manera hacés una vida aparte con ese hombre, te sumergís en su mundo y si no podés mantener tu vida independiente tarde o temprano esa pareja te terminará ahogando. Recordá que toda relación que establezcas con el sexo opuesto tiene que ayudarte a crecer y a hacer más de lo que estás haciendo y no retenerte o menospreciarte. ¡No tenés que dejar nada!
4. No toleres lo que no te gusta.
No toleres la mentira, la tardanza, el engaño, ya que si lo hacés le estás dando a ese varón el mensaje de que él es más importante que vos misma. Al soportar aquello que te trae dolor y te hace sufrir te estás restando importancia a vos misma y ese es el mensaje que el otro recibe.
5. No se la hagas fácil.
A veces las mujeres somos tan buenas que le hacemos la vida demasiado fácil al hombre. Por ejemplo, hay mujeres que se enfocan en dejarle todo ordenado procurando que él no se preocupe, que no trabaje demasiado, que no se deprima, etc. Una vez una mujer me contó que vio a su pareja con tres mujeres más, pero al otro día él la llamó y le dijo que todo lo que había visto era mentira, que no era lo que parecía. “Me lo dijo con una voz tan dulce… Él quería regresar así que lo volví a aceptar”, me comentó esta mujer. ¡De este modo se la estás haciendo demasiado fácil! Mientras que él con un ramo de flores obtiene tu perdón, vos tardás mucho tiempo en sanar tu estima por el daño que te hizo. Frases empalagosas que te hacen ver que sos la única para él y que solo vos lo podés entender, te envuelven de tal manera que terminás siendo para él una mamá que siempre lo mima y lo cuida. Resulta asombroso ver con qué facilidad muchas jóvenes que abortaron porque su pareja no quería al bebé, se conmovían inmediatamente si él volvía al otro día con un ramo de flores. Parecía que todo estaba solucionado y que no había nada que corregir o rever. Si un hombre quiere ser perdonado tiene que hacer lo correcto, de lo contrario va a saber que esperás poco de él. Si querés que no te vuelva a mentir o a engañar no se la hagas fácil demostrándole tu amor incondicional y que lo necesitás.
6. Ponele un límite a la violencia.
Si después de un acto violento no ponés un límite que según el caso será hacer terapia por un tiempo prolongado o incluso denunciarlo, le estás dando permiso para hacerlo de nuevo. Si seguís estando a su lado sin hacer nada significa que te tu autoestima se encuentra en un nivel muy bajo porque sentís que no podés vivir sin ese hombre. Si él te pide perdón y luego te vuelve a pegar, y vos lo volvés a perdonar, se debe a que sentís que sos un objeto de su posesión.
7. Superá el miedo a perderlo.
Esto significa que cuando estás en pareja tenés que preguntarte: “¿Puedo funcionar sin él? ¿Si él no está mi vida continúa o me echo a morir?”. ¿Dependés de él en tus finanzas o contás con los recursos suficientes como para seguir adelante con tu vida? ¿Podés seguir creciendo o te vas a hundir en la depresión porque él no está? Hay un montón de mujeres que creen que sin un hombre no pueden funcionar. “¡No podría seguir adelante sin él! ¿Cómo haría para pagar el alquiler o educar a mis hijos si él no está?”. Estas mujeres se preguntan cómo harían tareas que en definitiva siempre hicieron ellas. Además de este cuestionamiento para superar el miedo a perder a tu pareja, tenés que dejar de estar a su disposición todo el tiempo. ¡Desarrollá una vida más independiente!
8. Puedo elegir un hombre bueno.
Los hombres buenos existen y son atractivos, pero como a algunas mujeres este tipo de varones no las provocan en absoluto, ellas prefieren aquellos que son abusadores, golpeadores y maltratadores crónicos. Esto se debe a que tienen el concepto de que con un hombre bueno no van a ver estrellas luminosas y que en el verdadero amor se sufre. Si, por el contrario, ellas la pasan bien, entonces no van a disfrutar de un amor genuino. Tenés que aprender a distinguir un hombre bueno del que no lo es. El primero es aquel que cuando te dice que te va a llamar lo hace, es pacífico y está seguro de su masculinidad, razón por la cual no tiene que pelearse con todos para demostrarlo. Ese tipo de hombres, lejos de mostrarse todopoderosos, cuentan sus miedos a diferencia de algunos psicópatas que dicen: “Vení que yo te voy a cuidar”. Además de lo expresado anteriormente, un hombre bueno tiene siempre una actitud de agradecimiento aún en los actos más pequeños: “Gracias mi amor”, “gracias querida, ¡qué bueno lo que hiciste por mí!”. Asimismo no duda en pedirte perdón aún sin haberte hecho nada y te dice: “Disculpame si te ofendí en esto, no lo quise hacer”, porque saben tratar a una mujer.
Cuando una mujer ha tenido una mala relación con su padre también va a tener conflictos con la imagen masculina. Si tuviste un padre ausente o golpeador te va a costar encontrar una imagen masculina porque tu primer modelo fue el de tu progenitor.
Un buen hombre también tiene un trabajo estable y aunque es un soñador tiene los pies sobre la tierra. Otros hombres, en cambio, son soñadores que brindan un discurso que atrae a las mujeres, que somos emocionalmente muy sensibles, pero la realidad es que no hacen nada en concreto por alcanzar sus objetivos. Cuando un hombre lamenta su falta de estima y te lo comenta es prudente que te alejes y tomes distancia ya que para hacer pareja es necesario que primero sane su vida.
9. “Yo lo voy a cambiar”.
Los hombres no están rotos ni necesitan ser arreglados. Si te gusta así, está bien, pero si no, buscá otro pero no alimentes la creencia errónea que con tu amor, cariño y afecto vas a cambiar a alguien. No trates de curar las heridas de un hombre hiriéndote vos; de esa manera sólo estarías haciendo un sacrificio no saludable. Un sacrificio saludable, en cambio, es cuando dejás de fumar porque te hace mal o cuando reducís el consumo de sal para que no te suba la presión. Es algo que cuesta y que requiere mucho esfuerzo, pero que será para tu bien. Cuando el sacrificio no es saludable hacés algo que es bueno para el otro pero malo para vos, y eso les ocurre a muchas mujeres. Por ejemplo dicen: “Mientras él esté bien no hay problema”, y así tu vida se vacía de sentido y de significado. Perdés las ganas de vivir dado que ponés tu mayor esfuerzo y luego te quedás sola, con angustia y dolor porque hiciste un sacrificio no saludable.
Nunca sientas pena por un hombre ni te dejes atraer por la idea de ser necesitada por él y que solo vos podés ser la sombra que lo acompañe rumbo a los sueños que tiene esa persona.

No hay ni hombres ni mujeres perfectas, y por ende, tenés que concentrarte solo en las cualidades que para vos son importantes. Hacé una lista e investigá si ese hombre las posee antes de hacer pareja. ¡No descubras la verdad cuando es demasiado tarde y todo está hecho!
No te sacrifiques por ese hombre; Jesucristo será el encargado de hacer la obra que tenga que hacer con él, ¡no te metas vos en el medio! Formar una pareja es como subirse a una montaña rusa: al hacerlo te mareás, tenés miedo y ganas de vomitar, pero aún así es una experiencia excitante que vale la pena pasar.
Un hombre no es toda tu vida sino parte de la misma y para eso tenés que vivir primero de una manera cómoda y feliz. No podés acercarte a un hombre y decirle: “Te necesito porque estoy solita, aburrida y triste”, “a mí nadie me quiere…”. ¡Nunca mendigues amor! Si te armaste un entorno agradable para tu vida, estés o no con un hombre, vas a ser feliz y eso es realmente muy bueno.
¡Volvete a entusiasmar! Hay mujeres que se encuentran preocupadas y sumergidas en un mar de interrogantes: se cuestionan por qué fracasaron con tantos hombres, por qué no consiguen pareja a su edad o por qué fueron rechazadas. Tenés que entusiasmarte con Dios porque Él tiene un proyecto para vos y traerá a tu vida experiencias maravillosas. Un hombre es una parte más de ese proyecto, pero el Señor hará que aprendas a disfrutar de tu propia vida. ¡Dios te creo para que seas feliz!

Dos de cada tres parejas se separan. Este es un dato realmente preocupante. He visto que en muchos casos la vida en pareja acarrea enormes dolores emocionales, pero también he visto a muchas personas ser inmensamente felices. Sé que Dios va a levantar matrimonios felices y familias bendecidas.
Quiero analizar con vos cuatro principios que te van a bendecir.
1. Decidí no ser víctima jamás.
“El tango se baila de a dos”: ¡en la pareja no hay culpables e inocentes! Muchas personas dicen: “yo miro pornografía porque ella no me da lo que quiero”, “me acosté con su compañera porque vos no me tocás”. De esa manera se ponen en víctima, es decir, no asumen la responsabilidad y la decisión de sus actos. Mientras una pareja alimente la creencia de que uno es culpable o malo y el otro, inocente o bueno, va a sufrir toda la vida. ¡Tenés que hacerte cargo!
La traducción literal del hebreo de Deuteronomio 11:26 dice: “Mira, he aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición; escoge pues la bendición”. El versículo comienza en singular (“mira”) y luego sigue en plural (“delante de vosotros”). ¿No debería decir: “Mira, yo he puesto delante de ti la maldición y la bendición…” o en su defecto, “Miren, he puesto delante de vosotros la bendición…”? ¿Está mal escrito?, ¿acaso Dios escribe mal? No; aquí hay una enseñanza poderosa: primero Dios pone la bendición delante de vos, y si vos la ves de manera personal y decís: “Esto es para mí: ¡voy a crecer y superarme!”, esa misma bendición la pone delante de toda tu familia y todo tu barrio. Si decidís crecer y hacerte cargo, en vez de pensar que esa palabra es para el otro, entonces esa bendición que el Señor te da a vos también se la impartirá a tu esposa, hijos, padres y abuelos.
En una crisis de pareja, muchas personas piden oración para que su cónyuge vuelva cuando en realidad deberían orar para que primero Dios los cambie a ellos de modo que no le echen la culpa a los demás y decidan crecer para que así sean bendecidos. Si elegís la bendición, esta caerá sobre toda tu casa. ¡Decidí no ser más víctima!
2. Nunca hagas nada enojado.
Cuando estás enojado se bloquea la corteza prefrontal, la parte del cerebro en la que reside la capacidad de evaluar y pensar, por lo que actúas por impulso. La Biblia dice que el hombre iracundo hará estupideces. Al respecto leamos el siguiente diálogo:
Él: Sí, por fin. ¡Qué duro fue esperar!
Ella: ¿Quieres dejarme?
Él: No, ¡ni siquiera lo pienses!
Ella: ¿Tú me amas?
Él: Por supuesto, una y otra vez.
Ella: ¿Alguna vez me has sido infiel?
Él: No, ¿cómo te atreves siquiera a preguntar eso?
Ella: ¿Me besarías?
Él: En cada oportunidad que tenga.
Ella: ¿Te atreverías a golpearme?
Él: ¿Estás loca? ¡No soy ese tipo de persona!
Ella: ¿Puedo confiar en ti?
Él: Sí, mi amor.
Ahora leelo de abajo para arriba. Notarás que cuando estamos enojados todo lo leemos al revés.
Si le preguntás a una mujer que se lleva bien con su pareja cómo lo conoció, quizás te cuente: “Yo estaba en la boutique y él iba mirando vidrieras, entonces lo vi”. Si a esa misma mujer le hacés de nuevo la pregunta cuando está enojada probablemente te digan: “Yo trabajaba toda la tarde en esa boutique horrible y este tacaño iba mirando vidrieras hasta que entró a comprar algo…”. Nunca revises tu historia en un momento de enojo porque cuando te encontrás en ese estado todo lo que te pasó lo vas a analizar mal.
3. Aprendé a pedir.
Hace un tiempo llamé a una persona que me cuestionó: “¿Ahora te acordaste de llamarme? Ya no me interesa”. Esa persona esperaba que yo la llamara antes, pero yo no me había enterado porque no lo pidió. Esto es lo que muchas veces nos sucede en la pareja: no pedimos lo que deseamos y cuando lo expresamos, lo hacemos tarde y a modo de queja. Este problema nos ocurre especialmente a los varones, ya que no solemos expresar lo que queremos. Hace un par de días una joven me pidió que la saludara por su cumpleaños, por lo que decidí mandarle un mail diciéndole: “Hola, me enteré de que es tu cumpleaños, ¡feliz cumpleaños!”. La propia joven me respondió: “¡Qué sorpresa! ¡Gracias por el saludo!”. Este ejemplo demuestra que la vida sería mucho más fácil si pidiéramos lo que queremos en vez de esperar que el otro adivine cuál es nuestro deseo. No esperes que la gente adivine lo que deseás porque la adivinación es pecado. ¡Tenés que expresar lo que sentís! Aún en el caso de que te respondieran “No”, lo positivo es que pudiste expresar lo que querías.
Jesús iba caminando cuando se encontró con un paralítico. “¿Qué querés que te haga?”, le preguntó. La pregunta parece muy obvia, pero Jesús la hizo porque a Él le encanta que le digamos lo que queremos. Al hacerlo aprendemos a hablar sin guardar resentimiento ni esperar que adivinen. En vez de reprocharle algo al otro sería mucho más fácil si pudiésemos expresar lo que deseamos. La Biblia dice: “Deléitate en el Señor y Él te dará los deseos de tu corazón”. ¡Aprendé a pedir y se te dará!
4. Esperá un milagro.
Tenés que tener siempre expectativa de milagros en todas las áreas de tu vida y en todo momento. Tu boca tiene que expresar: “Yo espero algo grande de parte de Dios”.. Si estás con la espada en la mano, cansado de pelear contra la enfermedad, contra los problemas que amenazan con destruir tu pareja o tu familia, hoy el Señor te dice: “No pelearás más ya que no es tuya la batalla. Voy a intervenir en tu batalla y voy a vencer en mi nombre”. Tenés que caminar en fe y Dios se encargará de abrir el Mar Rojo delante de tus ojos. No te detengas, seguí adelante con tu sueño, con tu vida, con tus proyectos. Frente a una dificultad ya no tenés que estar muerto de miedo nunca más, no tenés que resignarte, no tenés que pelear ni quedarte paralizado: ¡tenés que marchar en fe porque el Señor estará contigo! Dios hizo un milagro histórico y guió al pueblo judío por ese camino para que quedase registrado en la historia de Israel que el Señor abre los imposibles.
No sé cuál es tu Mar Rojo, pero declaro que no te vas ahogar, no te vas a resignar, no vas a pelear ni te vas a quedar quieto. ¡Vas a caminar, vas a seguir declarando, adorando, alabando, y todo lo que hagas te saldrá bien! Vas a decir lo que deseás sin enojarte y vas a esperar un milagro grande. Dios va a abrir el Mar Rojo, pero al igual que hizo con Moisés, Él no te va a decir ni el día ni la hora. Si bien le dijo que lo iba a sacar de Egipto y que faraón se iba a endurecer para luego perseguirlo, nunca le manifestó que abriría el Mar Rojo. Dios solamente le dijo: “Tranquilo, yo estoy en control”.
Hoy oro por un milagro para que tu pareja se restaure, tu mente se ordene, tu familia se levante, se quiebre lo que está mal y se multiplique lo que está bien. Declaro que el poder de la mano del Dios de los ejércitos que sostiene a este mundo, intervenga sobre tu camino, que se abra el mar delante de tus ojos y que todo lo que te ha perseguido y oprimido se ahogue para siempre, en el nombre de Jesús.
Tenemos que caminar por la vida con los que nos aman y con aquellos que amamos. La miel que Jacob pidió que llevaran en el camino simboliza las palabras de bendición que endulzan. Quiero compartir con vos dos grandes beneficios de la miel:
– Facilita la digestión. Tenés que pactar con tu boca y hablar palabras de bendición. ¡Nunca maldigas a tu pareja ni permitas que te maldigan! Recordá que una buena palabra facilita la digestión.
 Cicatriza heridas y úlceras: Una buena palabra puede aliviar muchos dolores.
Una palabra de bendición se mantiene en el tiempo. Del mismo modo, cuando tenés una palabra de bendición en tu corazón, tus fuerzas se multiplican.. ¡Vos también podés transformar todo lo que no sirve en una palabra de bendición!
Estamos en el camino de la vida y el Padre te dice que mientras vas en camino hacia la eternidad no te olvides de llevar un poco de miel. Llevá palabras de amor y fe a tu casa, a tu trabajo, a cada lugar donde vayas. Al llegar a la eternidad el Rey también estará esperándote con miel. Cada alabanza que levantes al Señor será un poco de miel que le entregues. Alabar a Dios es decirle: “Señor, te amo. ¡Sos todo para mí!”.
Una buena pareja es de a tres, y el tercero es El Señor. ¡Dale al Señor el lugar que Satanás quiere ocupar! Cuando Cristo entra en tu pareja, Él la bendice. En hebreo, “hombre” se dice “ish” y “mujer” se dice “ishá”. Ambas palabras difieren en una sola letra: la iud (en “ish”) y la hei (en “ishá”). La letras iud y hei juntas forman el nombre de Dios en hebreo: “Ká”. Cuando un hombre y una mujer se aman, Dios está allí. Él te ayuda en tu relación de pareja a desempatar, a crecer, a dejar de ponerte en víctima. Él pone en tu pareja Su palabra que es más dulce que la miel.
¡Señor, gracias por el regalo de la vida! Te pedimos que nos acompañes mientras llegamos al palacio, y que lo que resta del camino sea extraordinario. Hoy llenamos nuestra vida y nuestro espíritu con la miel de los milagros, de la fe, de palabras de amor, de sueños grandes, de esperanza. Declaramos que llevaremos miel todo el camino hasta llegar a la eternidad. ¡Levantamos nuestras manos al cielo y alabamos Tu nombre!
Decreto sobre tu vida que no te vas a suicidar ni vas a volver a Egipto. Hoy Dios te dice: “¡Marchá, marchá! ¡Seguí adelante porque abriré el Mar Rojo delante de tu vista y las familias que han salido de lo malo entrarán en la tierra de bendición!”. Declaro parejas restauradas, familias bendecidas y padres que se unen al corazón de sus hijos e hijos que se unen al corazón de sus padres. ¡Declaro que todo lo que hagas te saldrá bien!

 

Por Walter Riso

La soledad, en nuestra cultura, es una de las experiencias más difíciles de sobrellevar, más aún en términos del amor. En este video Walter Riso nos habla sobre la soledad afectiva, uno de los temas en los cuales más enfatiza en sus Guías prácticas, como premisa clave para aprender a amar, sin sufrimiento.

Si no sabemos manejar la soledad, si no estamos acostumbrados a ella o si le tememos, seremos personas vulnerables en el amor, predispuestos a padecer con más intensidad el dolor de una separación, de una infidelidad o de un rechazo afectivo.

Aprender a vivir con la soledad no quiere decir que debas ser una persona aislada o que debas estar siempre soltera, por el contrario, serás una persona fuertemente sociable y con la capacidad de llevar relaciones sentimentales plenas y sanas, pero blindada y preparada para afrontar momentos de soledad.

 

Ser asertivo significa ser capaz de ejercer y/o defender los derechos personales: decir “no”, expresar desacuerdos, dar una opinión contraria y/o expresar sentimientos negativos sin dejarse manipular, como lo haría una persona sumisa, y sin violar los derechos de los demás, como hace una persona agresiva.

descarga

Veamos cuatro beneficios de la asertividad:

  1. Fortalece el amor propio y la dignidad

Para exigir respeto debo quererme y, además, sentirme digno de amor. Precisamente, la dignidad personal es el reconocimiento de que somos merecedores de lo mejor. La autoestima se eleva cuando nos resistimos a ser sacrificados, utilizados o explotados. Lo primero que debes tener siempre presente ante una situación desafiante es que eres digno y merecedor de respeto.

  1. Mejora la defensa psicológica y nos hace más seguros

Cuando somos asertivos, se reduce la  discrepancia entre el yo real y el yo ideal. Cada vez que ejecutamos una conducta asertiva se genera una retroalimentación, que nos dice: “Fuiste capaz”. Sentirse capaz, te hace fuerte y seguro de ti mismo.

  1. Otorgalibertad emocional y autoconocimiento

La asertividad nos ayuda a experimentar e integrar las emociones a nuestra vida para enfrentar aspectos negativos en el futuro.Cuando expreso lo que pienso y siento, libero la mente y sano mi cuerpo. Además de darme la posibilidad de conocerme a mí mismo mejor y profundamente. Sin inteligencia emocional y sin asertividad no podemos disfrutar la vida, ni comprenderla.

  1. Facilita la resolución de problemas y mejora la comunicación

En la comunicación una persona asertiva envía mensajes claros y directos, aprende a escuchar y comparte su punto de vista con seguridad, propendiendo al respeto por los demás.

 

“Pelear la vida. A regañadientes, a las malas, con las uñas, como quieras, pero no hay otra opción. Puedes sentarte a llorar tu mala suerte, a lamentarte de la “injusta” soledad, a sentir lástima por tu aporreado yo y autocompadecerte. O por el contrario, puedes levantar cabeza y aplicar una dosis de racionalidad a tu desajustado corazón”.

Mujer sola

Si te dejó, si se fue como un soplo, si no le importaste, si te hizo a un lado con tanta facilidad, si no valoró lo que le diste, si apenas le dolió tu dolor, si decidió estar sin tu presencia, ¿no será, y lo digo solo como hipótesis, que no te merece?. Y si te dejó porque ya no te ama, porque se le agotaron los besos, y hasta la más simple de las caricias se le convirtió en tortura, ¿no será, y lo digo solo como hipótesis, que ya no te ama? ¿Y no será, que si fue cruel o se le terminó el amor, ya no tiene sentido insistir en resolver lo que ya está resuelto? ¿No será que hay que quemar las naves, cerrar el capítulo y dirigir la atención a otra parte? No se trata de no sufrir, sino de darle al sufrimiento un giro y elaborar el duelo (resignarse a la pérdida). No preocuparse por lo que podría haber sido y no fue, sino por que es.

Lo curioso del despecho es que los que han sido abandonados, casi siempre terminan por autocastigarse: “Si la persona que amo no me quiere, no merezco el amor” o “Si la persona que dice quererme me deja, definitivamente no soy querible”. La consecuencia de esta manera de pensar es nefasta. El comportamiento se acopla a la distorsión y el sujeto intenta confirmar, mediante distintas sanciones, que no merece el amor. Veamos cuatro formas típicas de autocastigarse que utilizan los “abandonados”:

  • Estancamiento motivacional: “No merezco ser feliz, entonces elimino de mi vida todo lo que me produzca placer” (autocastigo motivacional)
  • Aislamiento afectivo: “No merezco a nadie que me quiera. Cuánto más me guste alguien, más lo alejo de mi lado” (autocastigo afectivo)
  • Reincidencia afectiva negativa: Buscar nuevas compañías similares a la persona que nos hizo o todavía nos hace sufrir (profecía autocastigante)
  • Promiscuidad autocastigadora: Entregarse al mejor postor, “prostituirse” socialmente o dejar que hagan de uno lo que quieran (autocastigo moral).
Me pregunto, ¿Y no será que de pronto no eres tan culpable como crees, y que no haya ni buenos ni malos, vencedores y vencidos?

Ahora que te dejó, hay que comenzar a vivir de otra manera. Retomar lo bueno que tenías olvidado y arrancar. Todos somos capaces de recuperarnos del fracaso afectivo. Al principio duele hasta el alma, pero al cabo de un tiempo, si eliminamos el autocastigo, la mente empieza reponerse.

Piensa en las pérdidas que has tenido anteriormente en tu vida, y cómo ahora, no te producen ni rasquiña. Es muy probable que dentro de un tiempo, esta última decepción, la que ahora estás padeciendo, quede reducida a un recuerdo insípido y descolorido. Y mientras tanto, te toca sobrevivir. Evitar caer en los puntos a, b, c y d. Rodearte de amigos y amigas de verdad, porque la amistad cura. También puedes acceder a la vida espiritual que tenías abandonada, y no me refiero a encerrarte en un templo, sino revisar tu sentido de vida. Las crisis activan la autobservación y nos obligan a mirarnos desde una óptica nueva.

Siempre habrá alguien, testarudo y persistente, que nos quiera a pesar de todo. A esta hora, en algún lugar de la ciudad, hay una persona desconocida que aún no conoces, dispuesta a contagiarte de amor, que pronto entrará a tu vida. Es solo cuestión de tiempo.


1424362_1030872206956209_8485148971851282053_n

index

PERFECCIONISTAS:
Veamos algunas características de una persona perfeccionista o muy exigida:

• Es negativa en su manera de pensar y rígida en su manera de hacer las cosas.
Tiene la mentalidad de todo – o – nada. Es lo que se conoce como pensamiento polarizado, que cree que sólo puede elegir entre dos opciones: bueno o malo, lindo o feo, perfecto o imperfecto. Cuando llegan cambios a su vida, se deprime y no puede avanzar, se queda estancado.

• Cree en el principio de “querer es poder”.
Piensa que, si realmente desea algo lo va a lograr, lo cual se denomina “voluntarismo”. Es la creencia errónea de que con sólo activar la voluntad uno logra cosas. Por ejemplo, si digo que quiero mover la mano, la muevo. Sin embargo, para moverla, necesito tener mano, estar neurológicamente sano, tener huesos y músculos, es decir, el equipo necesario para lograr mi deseo.

#EmocionesTóxicas Bernardo Stamateas

1959888_10203027407302051_12911716_n

Sube y baja emocional (por Alejandra Stamateas)

 ¿Alguna vez sentiste que en algunos días tocabas el cielo y en otros el
infierno? ¿Pasaste alguna vez de una depresión profunda a un estado de
euforia? En las próximas líneas voy a explicarte lo que podés hacer para tener
estabilidad en la fe y poder creerle a Dios aunque te encuentres atravesando
una situación difícil.

El “sube y baja” representa lo que muchas veces ocurre con tus
emociones. Por momentos estás arriba, es decir, con tu mejor estado de ánimo,
mientras que en otros momentos sentís que no podés estar peor. Para
equilibrar ese vaivén emocional tenés que ser una persona con una fe estable
que permanezca intacta en el tiempo. En otras palabras, tenés que evitar que
tus emociones hagan fluctuar tu fe para que puedas creerle siempre al Señor.
Para lograr ese objetivo tenés que entrar en la trastienda de Dios. La
trastienda es el lugar donde podemos ver lo que hay detrás de algo. En el
plano espiritual, podemos decir que tenemos la fe para poder ver todo aquello
que no se ve. A través del Espíritu Santo, Dios te permite entrar a Su
trastienda y ver lo que Él está haciendo. ¿Te gustaría verlo? A continuación
voy a mencionar algunas cosas que vas a encontrar allí.

1. “Sí” y “Amén”.

Lo primero que vas a encontrar cuando ingreses a la trastienda del Señor va a
ser los términos “Sí” y “Amén”, que están presentes en
todas Sus promesas (2 Co 1:20). “Amén” quiere decir
“así sea”, es decir que todo lo que te promete Dios está doblemente
afirmado. Si Él te dijo que sí, entonces así será.

Tenés que mantener una actitud de firmeza y no permitir que nada ni nadie te
saque del lugar del “Sí” y el “Amén”. ¡Si Dios te
prometió algo y te lo confirmó dos veces, no te muevas de ahí, porque eso es
para tu vida! Cuando vayas a conquistar algo, en vez de concentrarte en los
peligros, mirá con los ojos de la fe. Recordá que si Dios está de tu parte
todo es “Sí” y “Amén”. Cuando vayas a la trastienda de
Dios mirá aquello en lo que Él está trabajando y todavía no podés ver. Él se
está encargando de ese gigante que puede ser un conflicto de pareja, una
enfermedad o algún problema con tus hijos. Al ingresar a ese lugar te
encontrarás con una promesa que dice: “No te desampararé ni te dejaré,
pues yo estoy de tu parte”.
2. “Día a día”.

El trastorno bipolar es una enfermedad por la cual la persona que la padece
tiene un estado de euforia seguido de una depresión. Por ejemplo, una semana
cree que va a conquistar el mundo y la otra ni siquiera quiere levantarse de
la cama. Así, toma malas decisiones, ya que cuando se encuentra eufórica
puede derrochar todo su dinero, pero luego se deprime y se arrepiente de todo
lo que hizo. Aun cuando no padezcas esta enfermedad que requiere su debido
tratamiento psiquiátrico, quizás sientas que tu estado emocional cambia con
demasiada frecuencia y eso te genera desorden en tu vida.

Una de las primeras indicaciones que le brinda el especialista a un paciente
con bipolaridad es que se levante y se vaya a dormir a la misma hora todos
los días. De este modo, se busca equilibrar el insomnio que genera un estado
de euforia excesivo y el deseo de quedarse en la cama todo el día provocado
por una angustia profunda. Quiero decirte que Dios anhela que vivas la
bendición del día a día. Él no quiere que solo estés pensando en la bendición
que vendrá mañana, sino que disfrutes también del presente.

El Señor te dice: “No quiero que tengas la sensación de que hoy tenés
que vivir sin nada y que recién mañana tendrás, pues yo te daré provisión
para cada día de tu vida”. La bendición de Dios es diaria, es decir, si
hoy tuviste dinero para comprar el pan, para pagar los impuestos o invertir
en un negocio, también lo tendrás en los demás días, porque precisamente Su
provisión es día a día.

Las Escrituras dicen en Mateo 6:34: “Por lo tanto, no se
angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya
sus problemas”.
Dios sabe lo que vas a necesitar en cada momento y
por eso Él te dice: “Viví día a día, porque eso te va a mantener
estable”. ¡Lo que Dios te dio hoy también te lo dará mañana!

Todos los días Él te muestra pequeñas bendiciones para decirte: “Si hoy
te doy, mañana también habrá para tu vida”. No te preocupes, Dios está
cuidando de vos y te dará Su bendición día a día.
3. Estás coronada.

Muchas de las promesas de Dios están escritas en tiempo pasado. Por ejemplo,
Él dice que te bendijo, que te rodeó de Su favor y que te ha hecho digno.
Esto significa que eso ya sucedió y que por ende, ya está hecho en tu vida.
Por tal motivo, aun cuando no puedas ver nada, al ingresar en la trastienda
de Dios verás en un cartel el Salmo 103:4 que dice que el Señor ya
te coronó de favores. Cuando alguien te pregunte: “¿Vos te creés que
tenés coronita?”, respondele: “¡Sí!, tengo coronita porque el Salmo
103
dice que todos hemos sido coronados de favores del Señor”.

Quiero decirte que cuando vengan esos días en los que sientas mal, en los que
recibas malas noticias o no suceda aquello que deseás, tenés que recordar que
Dios te ha coronado de favores. Si te levantaste mal, lo que tenés que hacer
es acomodarte la corona y recordar que sos una persona bendecida por el
Señor.
4. “Las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven
son eternas”.

Por último, al entrar en la trastienda del Señor hallarás esta frase de 2
Corintios 4:18
. Es importante que sepas que como hijo de Dios sos
especialista en aquello que no se ve, pues de eso justamente se trata la
fe.¿Qué ves cuando mirás a tu hijo, a tu esposo o a esa amiga que aún no
conoce al Señor? ¿Mirás lo mismo que mira el resto de la gente o mirás el
corazón como lo hace Dios? Todo lo que ves con los ojos naturales es
temporal, porque en algún momento cambia. Sin embargo, aquello que ves con
los ojos de la fe perdura en el tiempo y no cambia.

Es esencial que aprendas a mirar lo que no se ve, porque eso es eterno y
permanece para siempre. No sigas angustiada por ese problema, porque si lo
ves en lo natural, entonces es temporal y va a cambiar. Recordá que Dios te
va a dar toda la prosperidad que Él te prometió y cumplirá el resto de las
promesas que hay sobre tu vida.

Ingresá a la trastienda del Señor para que tu fe no vaya ni para arriba ni
para abajo, sino que se mantenga estable. No te olvides que Él te prometió
que te iba a dar el maná día a día y que te ha coronado de favores. Cuando
pases por esos momentos de angustia y de dolor, arreglate la corona y caminá
erguida: ¡en Dios tenés coronita!

Muchas veces nos quejamos: “Ay, ¡Dios no me escucha!”, “¡El
Señor no me quiere!” o “Dios me dejó de lado”. Cuando eso te
ocurra tenés que entrar detrás de escena y observar lo que Dios está armando.
El Señor siempre es fiel y aunque tal vez en lo natural tus ojos no puedan
ver Su obra, Él te dice: “No te preocupes, porque estoy construyendo tu
vida. Aunque no lo veas, yo ya escuché lo que me pediste y eso vendrá día a
día. Te he dado promesas, te he favorecido y te he hecho ver lo que no se ve
porque quiero que bases tu vida en eso que es permanente y que yo te daré
para siempre”.

David era un hombre muy ciclotímico: un día se sentía bien y al otro día se
sentía mal. Cuando se dio cuenta de lo que le sucedía escribió en el Salmo
103
: “Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo
nombre”.
En este versículo David le ordenó a su alma (que
representa las emociones, la voluntad y la mente) que alabara a Dios. De esa
misma manera, vos también tenés que acostumbrarte a darle órdenes a tu alma y
a tu cuerpo, porque tenés toda la autoridad para gobernar dichas partes de tu
ser de modo que no te dominen. David le estaba diciendo a su alma que más
allá de la situación por la que estuviera pasando, debía alabar al Dios
creador, que prospera y bendice. Cuando te encuentres en ese “sube y
baja” emocional, dale órdenes a tu alma para que alabe, especialmente
cuando te encuentres arriba, ya que es allí cuando uno tiende a olvidarse del
Señor. En ese momento decile: “Estoy tan bien que te voy a dar una
orden: «Alabá»”. Cuando sientas depresión o te angustien las malas
noticias decile a tu alma: “Pese a que estoy mal, hoy te doy la orden de
que sigas alabando”.

Es importante que tengas siempre en cuenta que tu fe se tiene que mantener
estable, porque Dios no cambia. Recordá que Él te ha dicho “Sí”, lo
ha reafirmado con un “Amén”, te ha coronado y te ha expresado que
día a día tendrá preparada una bendición para tu vida.
La fe debe envolver a la emoción, y no lo
contrario. Lo que Dios está preparando para vos en la trastienda vendrá a tu
vida y será eterno. Mantené tu fe estable y decí: “Yo sé quién es mi
Dios, sé que lo que Él me prometió llegará y sé que día a día seré
bendecida”. Amén.

¿Te pasó alguna vez que no tuviste ganas de hacer nada?

Existe una diferencia entre el cansancio físico y el cansancio que viene cuando estás estresada. El primer tipo de agotamiento es normal, ya que lo sentís prácticamente todos los días, y basta con que descanses para que te recuperes y puedas volver a hacer otro esfuerzo. En cambio, cuando estás estresada, lo que tenés que hacer es un cambio de hábito, porque por más que descanses no recuperás las fuerzas. La típica persona que experimenta este tipo de cansancio es aquella que dice: “Me fui de vacaciones, pero sigo más cansada que antes. No hice nada, traté de no encontrarme con nadie y, sin embargo, estoy agotada”. Frente a esa situación tenés que empezar a hacer un cambio de hábito en tu vida para que el estrés no termine afectando también tu salud física.
Hoy te voy a hablar de otro tipo de cansancio que es frecuente, pero que a veces no se lo logra identificar: el cansancio por frustración.

1 Reyes 19:9-10: “Allí pasó la noche en una cueva.
El Señor se le aparece a Elías
Más tarde, la palabra del Señor vino a él.
¿Qué haces aquí, Elías? le preguntó.
Me consume mi amor por tí, Señor Dios Todopoderoso, respondió él. Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares, y a tus profetas los han matado a filo de espada. Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también!”.

 

Por el lapso de tres años, el profeta Elías desarrolló un importante número de actividades. Primero profetizó sequía: “Hasta que no dé la orden, no lloverá en este lugar”. Después, Dios le ordenó: “Escondete en una cueva, no por temor, sino porque no quiero que el rey te convenza de que digas una palabra y empiece a llover. Quiero que sientan lo que es una sequía”, y le mandó cuervos para que lo alimentaran. Luego, el Señor le pidió que fuera a la casa de una viuda que aunque no tenía nada, le iba a dar de comer. Tiempo más tarde, Elías fue al monte Carmelo. Allí Dios le dijo: “Ahora sí irás de nuevo a ver al rey y le dirás que por tu palabra va a volver a llover tras tres años de sequía”. En ese monte desafió a ochocientos profetas diciéndoles: “Quien sea el verdadero Dios, ¡que mande fuego!”, y al orarle al Señor envió un fuego que quemó el altar y la ofrenda. Los demás brujos, en cambio, pese a que le pidieron a sus dioses de todas las maneras posibles, no lograron nada. ¡Imaginate el estrés que debe de haber sentido Elías ante semejantes desafíos! Además, después tuvo también que degollar a los ochocientos profetas. Como si eso fuera poco, se puso a orar y aseguró: “¡Va a llover!”, y al instante se largó a correr kilómetros y kilómetros para llegar antes que el carro del rey y que la lluvia. Cuando Jezabel, esposa del rey y quien traía toda la idolatría al país, vio a Elías, lo amenazó de muerte: “¡Lo mismo que hiciste con los profetas lo haré yo con vos! ¡Te voy a degollar!”. Tras el temor que le infundió esta mujer, Elías se fue al desierto. Allí un ángel lo alimentó durante los cuarenta días y las cuarenta noches que tardó en llegar a la cueva del monte de Horeb. En ese lugar Dios siempre se le aparecía al pueblo de Israel para hablarle y darle revelación. Finalmente Dios restauró allí a Elías y puso fin a tres años de vida sumamente agitada.

Elías estaba cansado físicamente, pero también tenía estrés. Él padecía un trastorno que afecta a mucha gente: el “síndrome único”. Quien padece este síndrome cree que es único en el mundo y que si las cosas no las hace él, todo va a salir mal. ¿Conocés a alguien así? Si esto te ocurre a vos, tal vez digas: “Si yo no lo hago, ¿quién lo hace?”; “Si yo no me preocupo, ¿quién lo hará?”; “¿Cómo se van a arreglar si yo no traigo dinero?”.
Cuando Elías se escondió en la cueva del monte Horeb el Señor le hizo una pregunta que demuestra la frustración que tenía: “¿Qué haces aquí Elías?”. Él le contestó: “Me consume mi amor por ti. Los israelitas rechazaron tu pacto, derribaron tus altares y mataron a tus profetas a filo de espada. Soy yo el único que ha quedado con vida y ahora quieren matarme”. Elías le estaba reclamando a Dios que después de tanto esfuerzo y tantas situaciones agobiantes, no había visto ningún resultado. El cansancio por frustración viene cuando hacés muchísimas cosas, pero no lográs resultados. Por ejemplo, imaginate que invertiste tiempo en una persona, la escuchaste, la aconsejaste, estuviste cuando más te necesitaba, y de repente, un día te traiciona y se aleja. Esa misma frustración la tendrías si tras haber seguido una dieta estrictísima durante un mes, cuando te pesás te das cuenta de que bajaste solo doscientos gramos. Otro ejemplo sería que hayas pagado el arreglo de tu lavarropas y que al otro día se vuelva a descomponer. Estudiar mucho y reprobar el examen, o que no te llamen de ese trabajo para el que tanto te capacitaste pueden ser otras situaciones que generan gran frustración. ¿Te pasó algo parecido alguna vez? Si ese es el caso, el Señor quiere traerte hoy una palabra para que reacciones y vuelvas al camino. Él quiere bendecirte y que sigas obedeciéndole mientras caminás hacia el éxito.

¿Cómo te hará reaccionar Dios?
1. Te va a preguntar: “¿Qué hacés aquí?”.
Esa primera pregunta es la misma que le hizo a Elías. Si bien el Señor había dirigido sus pasos, nunca le dijo que se fuera al monte de Horeb. Tal vez hoy no estés en el lugar correcto, quizás estés escondida en tu dolor, en tu angustia, en tu sensación de fracaso o en tu depresión, y Dios viene a preguntarte: “¿Qué hacés aquí?”. Mencionará tu nombre porque Él te conoce y buscará hacerte reaccionar para que salgas de ese lugar incorrecto. Quizás estés escondida en tu casa esperando que tu ex pareja traiga el sustento para tus hijos sin darte cuenta de que podés salir a trabajar y ganar más de lo que él te puede dar. Tal vez estés trabajando como secretaria, pero deseás tener tu propio emprendimiento. ¡Dios vendrá a decirte que ese no es tu lugar ni tu posición! Quizás no estés haciendo lo correcto porque te fuiste con un amante cuando Dios te había dicho: “Hacé lo que puedas por esa pareja”. Tal vez dudes de la gravedad de tu enfermedad y te quedes pensando en eso en vez de ir a hacerte los análisis que corresponden. Es ahí cuando Dios te va a preguntar: “¿Qué hacés acá escondida?”, porque Él quiere que vuelvas a tu posición y te quiere ver crecer.

Hay mujeres que están en lugares incorrectos viviendo como esclavas de las decisiones de su pareja, de sus hijos o de un jefe. Frente a esa situación, Dios viene y te dice: “¿Qué hacés en este lugar en el que no te estás moviendo?” Él esperaba ver a Elías en el lugar donde él lo había enviado, no en la cueva. El Señor siempre te va a confrontar en esos sitios donde no lo esperabas encontrar. ¿Alguna vez te arrepentiste de haber ido a una fiesta?, ¿pensaste en ese momento qué hacías en ese lugar? Esa es la pregunta que Dios te hace en el espíritu: “¿Qué estás haciendo en ese lugar de violencia y de maldad?”; “¿Qué estás haciendo en ese lugar donde no te respetan ni te valoran?”; “¿Por qué estás allí cuando Dios quiere otro lugar para tu vida?”. La Biblia dice que estamos sentados en los lugares celestiales con Cristo Jesús. ¡Ese es tu lugar! ¡Nunca deberías de haberte movido de allí!

2. El Señor te va a enseñar a vivir por propósito.

Dios le enseñó a Elías a vivir por propósito. Elías era muy bueno haciendo tareas pero, si bien cumplía las órdenes de Dios, no entendía el propósito del Señor. Tal vez seas una de esas personas que tienen anotadas en una lista todas las tareas que deben realizar durante el día: lavar y planchar la ropa, cocinar, llevar a los chicos a la escuela, pagar las facturas y finalmente, ir al trabajo. El problema aparece cuando las tareas que hacés no tienen propósito. La persona que hace una tarea sin propósito necesita ver el resultado de inmediato; en cambio, aquella que sabe que hay un propósito, sigue adelante aunque esa tarea no haya dado resultado. Elías se frustró porque aunque obedecía las tareas que Dios le ordenaba, nunca tuvo una visión de lo que iba a pasar más adelante. Él no sabía que lo que había hecho iba a dar fruto, porque todo lo que uno hace en la vida da resultado.
La Biblia narra la historia de una mujer que perdió una moneda y se puso a barrer toda la casa hasta encontrarla. Esta mujer no se sintió frustrada porque la tarea que estaba realizando tenía un propósito: encontrar la moneda. Si ella se hubiese puesto a barrer durante horas sin ningún propósito, el trabajo se le hubiera vuelto aburrido y monótono. ¿Te aburre planchar, lavar, cocinar o tomar el colectivo para ir al trabajo? Eso sucede porque cuando no hay propósito querés resultados instantáneos, y si no los ves, te frustrás.

Dios le dijo a Elías: “Quiero que aprendas a ver el propósito de todo lo que hacés. Si te dije que no te movieras de ese lugar, es porque hay propósito, pero como sos un varón de adrenalina no podés quedarte quieto”. Tenés que aprender a ver propósito en todo lo que hagas en tu vida. Recordá que el propósito trae tareas, pero la tarea no siempre trae propósito. Cuando le encontrás un propósito a lo que hacés, ya no te frustrás si algo sale mal. Tené presente que la tarea no es el fin, sino que vas detrás de un propósito.
Elías era una persona de tanta adrenalina que hizo más de lo que Dios le pidió. Él tenía que ir a decirle al rey que iba a llover, pero no solo hizo eso, sino que además juntó a todos los profetas y los degolló con sus propias manos. Elías necesitaba estar realizando actividades todo el tiempo. No podía detenerse a pensar: “¿Qué estoy haciendo? ¿Cómo está trabajando Dios conmigo, con el pueblo, con el rey?”. Él no podía ver más allá de las tareas que Dios le encomendaba. Por esa razón, pese a ser un hombre valiente y obediente, Elías tuvo cansancio por frustración.
Un libro que trata sobre el vínculo de padre e hija explica que cuando una mujer es chica y su padre le brinda el debido afecto, él le va a decir todo el tiempo: “Vos podés, lo vas a lograr” o “Vas a salir adelante en todo lo que emprendas”. Si bien esas palabras de aliento son positivas, los padres, a diferencia de lo que hacen con sus hijos varones, no le enseñan a sus hijas cómo hacer la tarea. Tal vez tu padre te haya dicho: “¡Claro que podés manejar!”, pero como nunca te enseñó a conducir tuviste que aprenderlo con otra persona.

En general, las mujeres somos muy buenas obedeciendo en aquello que ya sabemos, tal como lo hacía Elías. Sin embargo, fallamos a la hora de proyectar, porque para proyectar hay que aprender conceptos nuevos, y muchas veces no sabemos a quién pedirle que nos enseñe. No obstante, tenés que determinarte a estudiar y aprender, porque va a haber alguien que te va a enseñar. ¡Empezá a tener proyectos y dejá de hacer solo tareas sin propósito!

Cada vez que hagas una tarea a la que no le veas el sentido, esa actividad te va a resultar frustrante. Buscale propósito a todo lo que hagas: a la comida que preparás, a la ropa que planchás, al trabajo que tenés, al libro que leés, a aquello que compraste. Elías hacía más de la cuenta, y tenés que saber que cuando alguien te vea haciendo más, siempre te va a pedir más. Por ejemplo, imaginá que estás en tu casa en una noche lluviosa pensando qué es lo que vas a cocinar para la cena. Si tus hijos tienen hambre y no pueden esperar a que la comida esté lista, seguramente te pedirán que les prepares algo como tostadas con mermelada. Tal vez les hayas preparado lo que te pidieron, pero como aún siguen con hambre te piden más y más cosas. Si seguís haciendo todo lo que te piden y además te ocupás de la cena, probablemente llegará un momento en el que te sientas exhausta. ¡No seas una persona que hace una inmensa cantidad de tareas sin propósito! Si bien no es malo realizar actividades, es fundamental que le encuentres propósito a todo lo que hacés. Para eso tenés que preguntarte: ¿cuántas actividades que no tienen ningún propósito hacés en el día?, ¿cuántas cosas haces de más y te agotás? ¿Sos de las que viven el día a día o sos de las que viven una vida con propósito? ¡Aprendé a vivir con propósito porque Dios sabe hacia dónde te lleva!
Tal como lo expresan Las Escrituras, Dios te dice: “Te enseñaré y te mostraré el camino por donde debés salir”. Él no solamente te dice lo que podés hacer, sino que además te enseña cómo se hace. ¡Eso es un padre!

3. Dios te va a enseñar a dejar herencia.

Elías tenía el síndrome de que él estaba solo para todo y por dicha razón, Dios le tuvo que enseñar a dejar herencia. Había cien profetas que estaban escondidos en una cueva porque Jezabel los iba a matar. Sin embargo, Elías dijo: “Soy el único profeta que queda vivo”. ¡Eso no era cierto! Él había decidido no contar con los otros profetas para degollar a sus enemigos. Como tenía ese síndrome del único, estaba más que agotado y frustrado porque no podía hacer todo solo. En el Reino nadie vive ni muere para sí. Dios te ha bendecido para que disfrutes de la bendición y para que bendigas a otros. Activá el potencial que tenés, liberalo en tu vida y depositalo en otros. No podés pasar las veinticuatro horas del día pensando solamente en vos. Esto último es lo que le sucede a las personas que están bajo presión, a los pueblos oprimidos que solo piensan en sobrevivir pues no pueden soñar. No obstante vos no sos una persona oprimida, sino un ser hecho libre en Cristo. Por lo tanto, podés soñar, pensar en el mañana y dejar herencia para las próximas generaciones. Dios le dijo a Elías: “Vas a ungir a dos reyes y a un profeta que te va a suceder. He preservado también a siete mil israelitas que no se han arrodillado ante Baal”. Dios le estaba diciendo a Elías que Él no había puesto Su obra en manos de una sola persona, sino que además contaba con siete mil más. Elías, no obstante, no reconocía dicha situación y por eso Dios tenía que enseñarle a dejar herencia. ¡Activá tu potencial, liberalo y luego depositalo! Cuando entiendas que lo que hacés no es solo para hoy sino también para las próximas generaciones, no te vas a frustrar porque largo camino te resta.

Buscale propósito a todo lo que hacés. En vez de quejarte, pensá que lo que estás haciendo es porque vas a dejar herencia. No esperes que tu pareja sea la que les deje un legado a tus hijos o a tus nietos. Tenés que pensar en las próximas generaciones e identificar cuál es la herencia que les vas a dejar. ¿Vas a ser una mujer que lo único que hace es estresarse con las actividades que realiza o vas a ser una mujer con propósito, que sabe disfrutar, trabajar e ir hacia adelante? Recordá que sos una mujer con destino, una mujer de gloria.
Una mujer tenía un frasco de perfume que era muy caro, pero al ver a Jesús, derramó el perfume sobre su cabeza. Vinieron enseguida los discípulos y le reclamaron: “¿Cómo te atreviste a hacer eso? Podríamos haberlo vendido y así le hubiésemos dado de comer a los pobres. ¡Desperdiciaste el perfume!”. No obstante, Jesús dijo: “Ustedes vieron solo la tarea, pero no se dieron cuenta del propósito. Esta mujer sí tenía propósito en hacerme esto porque pudo ver más allá de la simple tarea de ungir mi cabeza. Ella lo hizo para mi sepultura, y debido a la actitud que tuvo, se hablará de ella en todas las generaciones”. Con ese acto que tenía un propósito para Jesús, ella pudo dejar herencia para todas las mujeres. Quizás cuando compró el frasco de perfume haya pensado: “¿para qué gasté tanto dinero en esto si podría haberlo invertido en otra cosa?”. Sin embargo, después de haber ungido a Jesús con ese perfume, habrá dicho con entusiasmo: “¡Qué honor! ¡Esta es la mejor inversión que he hecho en mi vida!”.

Cuando hacés algo con propósito, todo cobra sentido. Buscale el propósito a aquello que un día compraste y ahora está almacenado en tu casa. Tal vez hayas hecho cursos y guardaste el título en un cajón. Quiero decirte que tenés que sacar eso que aprendiste porque tiene propósito. Hay experiencias que has vivido y que has guardado en secreto, pero ahora Dios te dice: “Contáselas a la próxima generación para que la liberes de pasar por lo mismo que vos”. No te olvides que aún en esas situaciones de dolor por las que has pasado hay propósito.
Encontrale el propósito a todo lo que hagas. Cada vez que realices una tarea, preguntate: “¿Tiene que ver con mi propósito o simplemente lo estoy haciendo porque me gusta?, ¿es pura adrenalina o tiene destino?, ¿esta tarea que estoy realizando me está llevando a algún lugar, o al hacerla no consigo nada, me aburro y me frustro?”. Es importante que te hagas estos interrogantes, porque el Señor vendrá a preguntarte si estás en el lugar correcto: “¿Qué hacés acá? Yo te quiero en tu puesto”. Recordá que tu posición es estar sentada en lugares celestiales con Cristo Jesús.

Un simple frasco de perfume terminó siendo para esa mujer la mejor inversión. Hay algo que está dentro de vos, que tal vez todavía no soltaste y que Dios quiere que lo cuides, lo uses y lo dejes como herencia. Recordá que no vivís solo para vos, sino que naciste porque estás dentro del propósito del Padre, y cada generación seguirá cumpliendo lo que la anterior haya empezado. Por tal motivo, no te mueras sin haber dejado que alguien te suceda espiritual, material y emocionalmente. Elegí a alguien y decile: “Yo te voy a dejar herencia”. Eso fue justamente lo que Dios le enseñó a Elías. ¿Sabés porque Dios lo reconfortó? Porque era una persona obediente, lo amaba y no quería que le tuviera miedo a ninguna persona. Elías había profetizado cómo iba a morir Jezabel, y ella pereció tal como él lo había anunciado. En tu boca hay poder, ¡no tenés que esconderte en ninguna cueva ni estar en el lugar incorrecto por temor a nadie! Profetizá con tu boca lo que se tiene que morir en tu vida. Si así lo decretás, eso malo no vendrá nunca más. ¡Dios te dará la victoria! Amén.

 

 

10359243_10203538777005974_3983975973325676022_n

Seguis aferrad@ al pasado y no aceptas los cambios nuevos de tu presente? (por Alejandra Stamateas)

¿Te gustan las cosas nuevas? Lo cierto es que lo nuevo siempre renueva el alma. Dentro de ese universo de cosas nuevas se encuentran las costumbres que a veces uno acepta con facilidad, pero que otras veces uno resiste.  Estos cambios que se van produciendo obligan a que nos vayamos adaptando a lo nuevo. En relación a este tema La Biblia dice: “Cada mañana las misericordias de Jehová son nuevas”, lo que muestra que Dios no es un Dios de rutina, sino que cada día hace algo nuevo y distinto a tu favor. Esto significa que si en lo natural no podés adaptarte a lo nuevo que estás viviendo, tampoco podrás hacerlo con lo nuevo que el Señor tiene para vos.

Muchas veces no logramos capturar lo nuevo de Dios por estar atado a etapas anteriores de la vida. Tal vez no logres desprenderte de tu pasado porque sentís que al hacerlo estás abandonando una parte de tu vida. Sin embargo, quiero decirte que hasta que no logres dejar atrás el pasado, lo nuevo de Dios no podrá venir a tu vida. Algunas personas añoran en su presente esos recuerdos nostálgicos que no pueden soltar. Por ejemplo, un amor no correspondido, un negocio que no funcionó, un estilo de vida acomodado que ya no está o la figura esbelta que solían tener en su juventud. En otras ocasiones, hay gente que no puede dejar atrás los grandes errores que cometió y de los que nunca se pudo reponer.

Isaías 43:19: “¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados”.

¿Cómo te das cuenta de que aún seguís atado a una etapa anterior de tu vida? Si ese tema o persona del pasado ronda tu mente todo el tiempo, si al levantarte por las mañanas lo primero que pensás es en esa situación, si al referirte a esa persona llorás o experimentás emociones fuertes como ira, temor o culpa, entonces seguís ligada al pasado. Cuando no podemos desprendernos de cierta situación es porque deseamos que todo vuelva a ser como antes. Por ejemplo, pensás: “¡Cómo me gustaría que mi familia vuelva a estar unida como antes!”, “¡Cómo desearía que mi pareja estuviera a mi lado!” o “¡Cómo extraño los años en que mis hijos eran chicos!”. Es importante que sepas que nunca nada volverá a ser como antes. Esto no quiere decir que lo que viene va a ser peor, sino que simplemente va a ser nuevo y distinto.
A las mujeres les cuesta mucho dejar atrás el pasado, porque la cultura les ha enseñado que su rol es el de esperar. Esto se ve reflejado en muchos cuentos infantiles en los que la mujer siempre debe esperar ansiosamente a que venga el príncipe azul a rescatarla. Esta concepción se la ve en la vida cotidiana, como en el caso en que la mujer espera a que llegue su padre para tomar una decisión o cuando debe esperar a que un hombre se le declare. Quiero decirte que es tiempo de que dejes de esperar, ya que así solo estás dando vueltas en círculos y nunca avanzás hacia lo nuevo.
Hay un momento en el que tenés que ponerle límites al pasado y a continuación te voy a explicar cómo hacerlo.

1. Interpretá la pérdida como una liberación.

Si eso que te ocurría ya no te sucede o si ya no estás más con esa persona que seguís recordando, tenés que interpretar estos hechos como una liberación que te permitirá extenderte a experiencias nuevas y distintas. Dios te dice: “Interpretalo como una liberación, porque si seguís atada al pasado lo nuevo que tengo para vos nunca va a poder venir”. Hay mujeres cuyas parejas les fueron infieles, y ellas se quedan esperando a que les pidan perdón y todo vuelva a ser como antes. Quedan ligadas a esa persona que ya no las ama en vez de interpretar ese desamor como una liberación.

2. Superá el pasado internamente.

A veces creemos que vamos a superar el pasado cuando externamente alguien haga algo. Quizás pienses: “Hasta que esa persona no venga y me pida perdón, yo no me voy a olvidar de lo que me hizo” o “Cuando él reconozca su error las cosas van a ser distintas y voy a poder seguir adelante con mi vida”. Sin embargo, el pasado no se supera por algo que alguien haga desde afuera, sino por lo que vos hagas internamente. No se trata de esperar un rescate externo, sino de realizar una acción interna en la que te digas: “Está muy bien lo que pasé y en su momento lo disfruté mucho. Sin embargo, es hora de que siga adelante con mi vida y no quede más atada a esa situación. Si me tengo que perdonar, me perdono; si tengo que perdonar a otra persona, entonces lo haré. Esas experiencias que tuve fueron parte de mi historia y me ayudaron a crecer, pero ahora me rescato internamente porque quiero ir a lo nuevo”.

Al no hacer las paces con el pasado, mucha gente no logra capturar lo nuevo de Dios, ya que permanecen atados a ideas y costumbres viejas. En relación a este tema, cabe citar lo que Dios le preguntó al profeta Samuel en 1 Samuel 16: “¿Cuánto tiempo vas a quedarte llorando por Saúl, si ya lo he rechazado como rey de Israel?”. Quizás en tu vida haya habido un Saúl y ahora sea el momento en el que Dios te pida que le pongas un límite al dolor y dejes de llorar por él. Recordá que si no le ponés un límite al pasado, este te hará perder tu presente y tu futuro. Quizás por estar llorando por Saúl te estés perdiendo al rey David y las buenas noticias que este puede traerte a tu vida. Por esa razón, es importante que dejes atrás a tu Saúl, a ese pasado que aún te sigue generando dolor para que de este modo las cosas nuevas de Dios vengan a tu vida y seas bendecido.

Hay padres que no pueden desprenderse de sus hijos y siguen tratándolos como si fueran adolescentes aunque ya sean personas adultas. Es fundamental que te desprendas de esa imagen paterna que tenés, pues en esta etapa ya no te sirve para nada. Al respecto Las Escrituras dicen: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. Dios trabaja todos los días para que puedas vivir cosas nuevas. Las cosas viejas simbolizan lo arcaico, lo antiguo, lo que pertenece a una etapa anterior. Por eso dejá de pelear por esas cosas viejas y de tratar de sacarle algún fruto. Desprendete de ellas y extendete a lo nuevo que el Señor tiene preparado para tu vida. ¿Estás lista para recibirlo?
La Biblia narra que Jesús había hecho que sus discípulos subieran a la barca para que cruzaran el lago antes que él y llegaran al otro lado mientras Él despedía a la gente. Mientras Él estaba orándole a Dios en el cerro vio que los discípulos se encontraban en la barca remando en contra del viento, es decir, que estaban pasando por un momento difícil. Por ese motivo, Jesús decidió alcanzarlos, y para lograrlo caminó sobre las aguas. Cuando los discípulos lo vieron se aterrorizaron, pues pensaron que se trataba de un fantasma. ¡Ellos nunca habían visto a Jesús hacer eso! Del mismo modo, es probable que muchas veces vengan cosas nuevas a tu vida y te parezcan tan extrañas que te den miedo. Al ver el temor que tenían sus discípulos, Jesús les dijo: “¡Tranquilos, soy yo!”. Tal vez estés asustada por esa nueva pareja, por ese nuevo trabajo o por esa situación inesperada que te obliga a emigrar a otro país. Sin embargo, aunque lo nuevo te parezca un fantasma, el Señor te dice: “Tranquila, soy yo”.

Al observar cómo Jesús caminaba sobre el agua, Pedro hizo un lugar en su mente y pensó: “Si Él puede caminar sobre el agua, quizás yo también pueda hacerlo”. Pedro siempre pensó con mentalidad de líder, ya que una persona que lidera no se ata a las tradiciones, sino que siempre busca lo nuevo. Al pedirle a Jesús que él también pudiera caminar sobre el agua, el Señor le ordenó que se acercase. Cada vez que le pidas algo nuevo a Dios, Él te va a pedir que te acerques a Su presencia. Tras obedecer a Jesús, Pedro entró en una nueva dimensión, dado que experimentó algo que nunca había hecho: caminar sobre el agua. ¿Te gustaría experimentar algo nuevo en tu familia, en tu economía, en tu vida espiritual?

Pese a que la mentalidad de liderazgo de Pedro lo llevó a lanzarse hacia lo nuevo, no le fue bien. Tenés que saber que aunque ensayes y te lances a lo nuevo no siempre te va a ir bien. Algunas personas creen que las cosas solo son de Dios si les resultan fáciles, pero eso no es cierto. Basta con que pienses en el esfuerzo que tuvo que hacer Moisés para sacar al pueblo de Israel de Egipto o el tiempo que tardaron en caer los muros de Jericó. Por eso, no te desanimes cuando intentes acceder a una nueva dimensión y las cosas no funcionen o te den miedo. Habrá mucha gente que se burlará de vos y te criticará, pero pese a todas las adversidades, recordá que Jesús estará con vos para respaldarte. Es importante que sepas que todo lo nuevo que hagas con el Señor siempre va a ser seguro. Cuando te tomás de la mano de Jesús cualquier terreno nuevo en el que tengas que incursionar será un terreno firme y solido.

Cuando Pedro estaba caminando sobre el agua y se hundió, Jesús lo tomó de la mano, lo sujetó y lo llevó a la barca donde estaban los otros discípulos. Quiero decirte que cuando vayas a lo nuevo de Dios tal vez te equivoques o al principio no te vaya muy bien. No obstante, el Señor no te va a avergonzar con frases como: “¿Viste? ¡Eso te pasa por querer hacer las cosas sola!”. Por el contrario, Él te tomará de Su mano, te abrazará bien fuerte y te dirá: “No te preocupes, porque estoy con vos y te voy a llevar a destino”.
Considero que hay muchas cosas que La Biblia no cuenta para que utilicemos nuestra imaginación. En este caso, me imagino que los discípulos le deben de haber preguntado a Pedro qué tal había sido esa experiencia de caminar sobre el agua. También supongo que habrán querido saber cada uno de los detalles de lo que había experimentado cuando se animó a bajar del barco para caminar sobre el agua. En esa hipotética escena me imagino que el recuerdo más maravilloso que debe de haber tenido Pedro debió ser el de Jesús sujetándolo.

Aunque al hacer algo nuevo te vaya mal o cometas algún error, el Señor nunca te va a avergonzar, sino que te dirá: “No te preocupes, porque yo estoy con vos”. Al tener Su respaldo, el terreno se vuelve sólido para que pises, avances y logres todos los sueños que te propongas. Tené presente que siempre hay un Dios que te acompaña y que te bendice, porque como dice Su Palabra: “Cada día son nuevas sus misericordias”.
Los discípulos que estaban en la barca vieron lo nuevo del Señor, pero solo Pedro se animó a experimentarlo. Podés ver muchas cosas nuevas y buenas que Dios está haciendo, pero en realidad, lo que necesitás es experimentarlas, y para eso tenés que lanzarte. Animate a hacerlo y recordá que cada día el Espíritu Santo te impulsará hacia adelante. ¡No te pierdas lo nuevo de Dios!

Lo que hizo Pedro para acceder a esa nueva dimensión fue poseer el cambio, y justamente eso es lo que tenés que hacer vos. Poseer el cambio implica no solo que decidas dejar atrás el pasado y elijas extenderte hacia lo nuevo, sino que además tengas en tus manos esa elección. Dicho de otro modo, tenés que dejar de dedicarle a los demás las cosas que hacés. Por ejemplo, mucha gente dice: “Voy a adelgazar porque mi esposo quiere que esté delgada”, “Yo estudio porque mi papá quería que estudiara” o “Vengo a la iglesia porque mi abuelo siempre me dijo que tenía que congregarme”. Al actuar de esa manera no estás haciendo las cosas porque querés sino porque se lo estás dedicando a alguien. Por el contrario, tu actitud tiene que ser: “Yo voy a lo nuevo no para entregárselo ni para reprochárselo a nadie, sino porque Dios me dijo que cada día Él tiene algo nuevo para mí. No me voy a perder las cosas nuevas del Señor porque las deseo y porque Él me las prometió”.

Goliat estaba acostumbrado vencer a sus adversarios peleando cuerpo a cuerpo. Sin embargo, cuando se enfrentó a David este último le dijo: “Voy a pelear de una manera nueva que vos no conocés, pues lo haré en el nombre de Jehová de los ejércitos”. Quizás la gente te conozca porque siempre te ve luchando por tus cosas de la misma manera. Sin embargo, esas mismas personas te van a ver luchando por lo nuevo de una manera distinta y no te van a reconocer. Se preguntarán: “¿Que fue lo que le pasó a esta mujer que ya no lucha del mismo modo en que lo hacía antes?”. ¡Ahora irás en el nombre de Jehová de los ejércitos!
Tras esa batalla, David nunca más tuvo que usar una piedra y una onda para vencer a un enemigo. Ese fue un recurso que Dios le dio solo para ese día y para ese enemigo. El Señor nunca más te pedirá que repitas tu hazaña de la misma manera, porque Él siempre tiene cosas nuevas para tu vida.

El Señor nunca trae tu pasado a tu presente, por lo que tenés que preguntarte: “Si Él ya terminó con eso que estaba en mi pasado, ¿por qué lo sigo reteniendo?”. El día que digas: “¡Basta!”, y le pongas límites a tu pasado te estarás abriendo al mundo nuevo que Dios tiene para tu vida. Tanto si esa experiencia fue buena y valiosa, como si fue negativa y dolorosa, si Él no la trae más a tu presente, vos tampoco la tenés que traer. ¡Dios es demasiado creativo como para hacerte vivir lo mismo que ya viviste una vez! Por eso, cuando pensás: “Esto ya lo viví…” o “Me parece que ya pasé por esta situación…”, tenés que saber que estás dando vueltas en círculos. Si te encontrás en esa situación, es hora de que salgas de allí y te prepares para recibir lo nuevo de Dios. Para que eso suceda tenés que pedírselo a Él y buscarlo intencionalmente. ¡Dejá el pasado atrás y extendete a todo lo nuevo y maravilloso que tiene el Señor para vos! Amén.

10436159_10204869976725135_8082114658487176893_n

Libres de la dependencia emocional

“Sin tu amor no viviré”; “vos sos más importante que el aire que respiro”… esas frases pueden sonar lindas pero son una gran tontería porque cuando uno se vuelve dependiente emocional de los demás, ya perdió antes de ir a la batalla. La persona dependiente o codependiente de la gente (en general hay más mujeres que varones) es muy dócil, muy dulce, muy cariñosa, muy amable, muy educada, muy buena y servicial. ¿Por qué? Porque en lo profundo de su ser se siente indefensa, entonces busca afuera lo que cree que no tiene por dentro. “Vos qué harías en mi lugar”; “decime qué hago”… el codependiente busca la seguridad, las decisiones, la autoestima y se convierte en idólatra de la gente a quien idealiza. ¿Qué le pasa a una persona dependiente emocional por dentro? Se siente incapaz y no puede ver sus capacidades. Cuando vos no ves tus capacidades, el potencial que Dios te ha dado, te volvés dependiente de la gente y entre todos aquellos de quienes dependas, encontrarás personas buenas pero también a grandes manipuladores, psicópatas y maltratadores.

Este tipo de personas dependientes sufren cuando las abandonan pero se resisten y soportan  Necesitás reconocer las capacidades que Dios te dio y valorarlas porque cuando vos sabés quién sos y lo que tenés en tu interior, te podés relacionar mejor con los demás y no dejarás que en tu vida entren los psicópatas, los manipuladores, y te destruyan.
Veamos algunos principios que te van a bendecir:

  1. La imagen que tengo de mí determina mi conducta

    Todo lo que hagas en los ámbitos en los que te movés dependerá de la imagen que tengas de vos mismo. Que tu bandera sea “no me importa. “Te vestiste mal”… “no me importa”. “No servís para nada”… “no me importa”. Si los demás están hablando de vos, ¡que no te importe! Cuando vos levantás la bandera del “no me importa” es porque sabés quién sos en el Señor. Tus habilidades están bendecidas porque portás en tu espíritu habilidades extraordinarias que tenés que desarrollar.

    Lo que hacen tus manos determina lo que sucede Valorá claramente tus habilidades porque todo lo que hacés obedece a un plan grande. Valorá todas las cosas que hagas como importantes: cada mail que envíes, cada saludo que des. Cualquier tarea por pequeña que sea es importante que la hagas bien.

    Vos tenés que valorar cada cosa que hagas, aunque la gente la minimice. Nunca minimices nada de lo que hacés, si lo estás haciendo es importante. “Yo lo único que hice fue llamar a la viejita”… ese llamado es muy valioso.

    Nunca le factures a terceros tus errores. Si vos les facturás a otros tus errores, nunca crecerás. Tampoco factures tus aciertos a terceros. Cuando algo te haya salido bien, no digas: “Tuve suerte ¡No! Te fue bien a vos porque estás bendiciendo tus capacidades y te diste cuenta de que lo que hacés es importante, lo que estás haciendo vale mucho y lo estás haciendo bien. Por eso, esforzate y divertite en el camino. Dicen que cuando una persona hace algo con la conciencia de que es importante y se divierte, ese estado de ánimo puede llegar hasta contagiarse durante Hay gente que se divierte pero no lo toma seriamente y hay gente que lo toma seriamente pero no se divierte. El que se divierte pero no lo toma seriamente, como algo importante, es el mediocre al que terminan echando. El que lo toma seriamente y no se divierte es al que le explota el corazón en medio del trabajo. En cambio, el que lo toma seriamente y se divierte ¡es el bendecido por el Señor!

    Tenés que divertirte y pasarla bien pero no olvides que lo que estás haciendo es importante. Exigile a tus habilidades. A algunas personas las apretás un poquito, les exigís, y dicen: “Me están maltratando”. ¿Por qué? Porque les enseñaron el concepto de “la vara”, a nivelar para abajo. Cuando a tu frustración le ponés más exigencia, esfuerzo y ganas, siempre traés las redes llenas de bendición. Necesitás tener mentalidad de “lo tengo que hacer mejor”.
    Tené mentalidad de “hacer un poco más que los demás”, movete un poco más, no para ganarle al otro sino para superarte a vos mismo. Lo que estás haciendo es importante y además te estás divirtiendo y le estás exigiendo a todas tus habilidades

  1. Cuanto más claro sean mis sueños, mayor será mi fe

    ¿Qué cosas querés lograr? “No sé… amor, paz, alegría… “Un poquito de acá y un poquito de allá”. Si pensás así, no me extraña que tengas una fe de cuarta, mediocre, que se queda a mitad de camino. Pero si decís: “Yo quiero lograr esto específicamente”, Dios les ordena a los ángeles: “Llévenle fe a esa persona”. La fe es una impartición celestial. Nosotros podemos creer y esa creencia es mental. Pero la fe genuina es una impartición del cielo que Dios te da cuando ve que tenés metas claras, sueños claros, que estás enfocado y que sabés hacia dónde vas.

 

  1. El ambiente que yo cree determinará el fruto que tendré

    Si vos creás un buen ambiente con tus hijos, ellos serán “buen fruto”. Si vos generás un buen ambiente en tu pareja, esta mejorará. Por eso, un buen líder determina la atmósfera del ambiente en el que se mueve. Estas cosas no son determinadas por la atmósfera de los demás. Cuando vos te movés de esta manera, generás una atmósfera de victoria.

    Hay personas que son inconstantes, un día están y otro día no están. ¿Por qué son inconstantes? Porque no tienen motivación de ninguna clase. Hay dos tipos de motivación: la externa y la interna. La externa es, por ejemplo, cuando sabés que hay un premio; entonces lo que hacés es un medio para alcanzar el fin: el premio. A vos no te interesa lo que hacés, a vos te interesa el premio. Pero la motivación externa dura poco, por eso necesitás una motivación interna. Cuando estás motivado en tu interior, disfrutás lo que hacés y no lo hacés por el premio sino por el placer de hacerlo. Cuando uno viene a Cristo siempre lo hace por el premio llamado “milagro”. Y está bien pero tiene que llegar un momento en el que ya el milagro no sea un premio, sino que el premio sea disfrutar al Señor, conocerlo a Él, agradarle, sacarle una sonrisa. Y que desde el cielo nos digan: “Buen siervo, estuvo bien lo que hiciste, sobre mucho te pondré”. Cuando tu motor interno es disfrutar de la presencia del Señor, entonces podés ser constante.

  1. Un problema de otra persona puede sacarme de mi problema

    Tenés que bendecir tus problemas. “¿Bendecir mis problemas?”. Sí, porque las luchas te unen a las buenas personas y te separan de las malas. Cuando pasás por una crisis atraés a la gente buena y te alejás de la gente mala. Todos los que te abandonaron en medio de la crisis son los parásitos que se tenían que alejar de tu vida porque el parásito quiere lo que está en tus manos, no quiere lo que está en tu corazón. En cambio, la gente buena quiere tu corazón, no lo que está en tu mano. Las pruebas son la mejor forma de que los parásitos desaparezcan. Tal vez en tu prueba no te llamaron porque son parásitos, pero siempre habrá un buen samaritano que vendrá a ponerte en su cabalgadura, a invertir en vos, a bendecirte. Siempre en tus momentos de lucha, alguien te estará mirando y te bendecirá. Dios siempre trae a alguien que no conocés para que te bendiga en tu momento de crisis

Hay alguien que Dios ha puesto para mirarte y si vos te manejás con altura, con firmeza, con espiritualidad, con bendición, ese que te está mirando te llamará para bendecirte. Esas personas que aparecen en las pruebas son los samaritanos que Dios pone en el camino, después de que te dejaron medio muerto y otros pasaron de largo. Hay un samaritano que ha tomado el mismo camino por el que a vos te ha ido mal y te levantará en el nombre del Señor.

No podés tener un amigo que es amigo de tu enemigo. Jesús dijo: “Si ustedes aman el sistema mundo, no son mis amigos”. Vos no podés ser amigo del Señor y amar lo que Él odia; si sos amigo del Señor, tenés que odiar todo lo que Él odia: la pobreza, la derrota, el pecado, la mentira, el engaño. En las crisis se ven los buenos amigos y los buenos amigos tienen los mismos enemigos.

Dios usa lo que te quedó para recuperar lo que perdiste y lo multiplica. Lo que te quedó es el anticipo del próximo milagro que el Señor hará. Si estás medio vivo, con eso a Dios le alcanza para volver a levantarte
Satanás te puede sacar todo pero no podrá sacarte la conexión de un buen samaritano ungido al que Dios le da la orden de pasar por el mismo camino tuyo, para bendecirte y levantarte.

 

 

(Extraido del texto de Bernardo Stamateas)
 

5-heridas-emocionales

Los problemas vividos en la infancia vaticinan cómo será nuestra calidad de vida cuando seamos adultos. Además, estos pueden influir significativamente en cómo nuestros niños de hoy actuarán mañana y en cómo nosotros, por otro lado, afrontaremos las adversidades.
Así, de alguna forma, a partir de estas 5 heridas emocionales o experiencias dolorosas de la infancia, conformaremos una parte de nuestra personalidad. Veamos a continuación cuáles son nuestras heridas definidas por Lisa Bourbeau.
1- El miedo al abandono
La soledad es el peor enemigo de quien vivió el abandono en su infancia. Habrá una constante vigilancia hacia esta carencia, lo que ocasionará que quien la haya padecido abandone a sus parejas y a sus proyectos de forma temprana, por temor a ser ella la abandonada. Sería algo así como “te dejo antes de que tú me dejes a mí”, “nadie me apoya, no estoy dispuesto a soportar esto”, “si te vas, no vuelvas…”.
Las personas que han tenido experiencias de abandono en la infancia, tendrán que trabajar su miedo a la soledad, su temor a ser rechazadas y las barreras invisibles al contacto físico.
La herida causada por el abandono no es fácil de curar. Así, tú mismo serás consciente de que ha comenzado a cicatrizar cuando el temor a los momentos de soledad desaparezca y en ellos empiece a fluir un diálogo interior positivo y esperanzador.
2- El miedo al rechazo
Es una herida muy profunda, pues implica el rechazo de nuestro interior. Con interior nos referimos a nuestras vivencias, a nuestros pensamientos y a nuestros sentimientos.
En su aparición pueden influir múltiples factores, tales como el rechazo de los progenitores o de la familia. Genera pensamientos de rechazo, de no ser deseado y de descalificación hacia uno mismo.
La persona que padece esta dolorosa experiencia no se siente merecedora de afecto ni de comprensión y se aísla en su vacío interior por el miedo de ser rechazado. Es probable que, si hemos sufrido esto en nuestra infancia, seamos personas huidizas. Por lo que debemos de trabajar nuestros temores, nuestros miedos internos y esas situaciones que nos generan pánico.
Si es tu caso, ocúpate de tu lugar, de arriesgar y de tomar decisiones por ti mismo. Cada vez te molestará menos que la gente se aleje y no te tomarás como algo personal que se olviden de ti en algún momento.
3- La humillación
Esta herida se genera cuando en su momento sentimos que los demás nos desaprueban y nos critican. Podemos generar estos problemas en nuestros niños diciéndoles que son torpes, malos o unos pesados, así como aireando sus problemas ante los demás; esto destruye la autoestima infantil.
El tipo de personalidad que se genera con frecuencia es una personalidad dependiente. Además, podemos haber aprendido a ser “tiranos” y egoístas como un mecanismo de defensa, e incluso a humillar a los demás como escudo protector.
Haber sufrido este tipo de experiencias requiere que trabajemos nuestra independencia, nuestra libertad, la comprensión de nuestras necesidades y temores, así como nuestras prioridades.
4- La traición o el miedo a confiar
Surge cuando el niño se ha sentido traicionado por alguno de sus padres principalmente, no cumpliendo sus promesas. Esto genera una desconfianza que se puede transformar en envidia y otros sentimientos negativos, por no sentirse merecedor de lo prometido y de lo que otros tienen.
Haber padecido estos problemas en la infancia construye personas controladoras y que quieren tenerlo todo atado y reatado. Si has padecido estos problemas en la infancia, es probable que sientas la necesidad de ejercer cierto control sobre los demás, lo que frecuentemente se justifica con un carácter fuerte.
Estas personas suelen confirmar sus errores por su forma de actuar. Requiere trabajar la paciencia, la tolerancia y el saber vivir, así como aprender a estar solo y a delegar responsabilidades.
5- La injusticia
Se origina en un entorno en el que los cuidadores principales son fríos y autoritarios. En la infancia, una exigencia en demasía y que sobrepase los límites generará sentimientos de ineficacia y de inutilidad, tanto en la niñez como en la edad adulta.
Las consecuencias directas en la conducta de quien lo padece será la rigidez, pues estas personas intentan ser muy importantes y adquirir un gran poder. Además, es probable se haya creado un fanatismo por el orden y el perfeccionismo, así como la incapacidad para tomar decisiones con seguridad.
Requiere trabajar la desconfianza y la rigidez mental, generando la mayor flexibilidad posible y permitiéndose confiar en los demás.
Ahora que ya conocemos las cinco heridas del alma que pueden afectar a nuestro bienestar, a nuestra salud y a nuestra capacidad para desarrollarnos como personas, podemos comenzar a sanarlas.
Fuente de la idea: Bourbeau, L. (2003) Las cinco heridas que impiden ser uno mismo. OB Stare.
Tomado de: http://lamenteesmaravillosa.com/

12299110_10207610905006629_8094723136878217790_n

MENTES SADICAS (por Bernardo Stamateas)
Los sádicos son personas que disfrutan causando sufrimiento a otros. Están en la búsqueda permanente de un chivo expiatorio en quien poder descargar su violencia y su agresividad. Muchas veces los sádicos adoptan esa actitud como respuesta a la violencia que ellos mismos padecieron. De esa manera buscan una compensación por haber sido víctimas de alguna forma de crueldad.
Sus modos pueden ser abiertamente violentos, es decir, utilizar los gritos, las amenazas o los golpes. O pueden ser cínicos y ejercer la violencia verbal. Es lo que ocurre cuando con sus dichos hacen sentir culpables a otros.
…………………………………………………………………………
La benevolencia, la consideración es para ellos una señal de debilidad.
¿Cómo podemos identificar a un sádico?
• Disfruta viendo sufrir a los demás.
• Busca poder a través de la agresión.

12250118_10207610894046355_2458490410149200139_n

CONFIANZA (por Bernardo Stamateas
La confianza es el pegamento emocional de los vínculos, no hay ninguna construcción sin ella. Existe una confianza básica, pero los seres humanos a veces nos situamos en sus extremos: la credulidad, por un lado, y la paranoia, por otro. …………………………..
La credulidad
Hay personas que le creen a cualquiera, de cualquier manera, cualquier cosa. Son los crédulos. No tienen capacidad de análisis crítico porque tienen lo que se llama el síndrome de la niña buena o del niño bueno. Estas personas creen que todos son como ellos, que les van a devolver buen trato, amabilidad, etc. Pensar en sí mismos le da culpa, porque les han enseñado que no tienen que ser egoístas, que tienen que querer, ayudar, confiar, dar, etc.

La paranoia
Es la desconfianza crónica. El paranoico siempre cree que hay engaño, “gato encerrado”, algo escondido que tiene que descubrir. Este tipo de personas viven con una enorme dosis de ansiedad y una hiper vigilancia, siempre están buscando la “trampa”. Su lema principal es prevenir el ataque. Descalifican permanentemente a los otros porque piensan que detrás de cada dicho seguramente hay algo oculto, una mentira. Y no solo eso, sino que su grado de narcisismo es alto porque consideran que todos están equivocados menos ellos.

12227078_10207576786433686_9149773951464118333_n

DEPENDENCIA EMOCIONAL- FIJACION:
(Stamateas Bernardo)
Las fijaciones más comunes son:
– Tener como fijación “al otro”
Hay personas que viven obsesionadas por lo que otros les hicieron, por el dolor que les causaron. Sin darse cuenta, esas emociones lastimadas terminan bloqueando su potencial y su capacidad afectiva para volver a generar una nueva relación con el afuera. Por eso, sé libre de la gente.
Tampoco inviertas tu tiempo en idealizar a alguien. El “otro” debe servirte de motivación, no de idealización. El “otro” no tiene más autoridad que la que vos mismo le entregás.
Todos disponemos de la misma libertad y de la misma posibilidad de alcanzar los sueños.
Si tu mente se fija en la gente, en el otro, fracasás. Ahora bien, si tus elecciones y decisiones dependen del libre albedrío del cual gozás, serás libre de la dependencia emocional y de la fijación negativa que ésta produce.
Pensá: “En lo que te concentres, crecerás; en lo que pienses la mayor parte del tiempo, te convertirás”.

12239524_10207570390233785_2730604165912018151_n

(Por Diego Lucero) SUEÑOS – PROYECTOS – REALIDAD !!!
“Me siento…perdido. No sé dónde estoy parado. No sé qué hacer, qué decidir…” Necesitás un mapa. “No me sirve un mapa porque no sé donde quiero ir…”
Apatía, miedo, tristeza. Una mezcla de emociones disfuncionales, antesala de la depresión. Esto sucede, generalmente, cuando hemos vivido de sueños. Soñamos que la vida es justa, que las personas que amamos no se mueren, que todos nos van a querer, que vamos a conseguir lo que nos proponemos, que vamos a recibir lo que nos merecemos… Todas distorsiones cognitivas. Los sueños son eso: sólo sueños. Un sueño es irreal, ilógico, atemporal, ilusorio. Un sueño me coloca en la posición de esperar que se cumpla. Y la mayoría de los sueños no se cumplen. Y aparece la frustración por la pérdida. Soñar es un bálsamo para las heridas, pero no es un remedio. No las cura, sólo hace que duelan menos. Soñar es bueno si no pierdo de vista que es sólo eso: un sueño. Diferente es tener un proyecto. Con un proyecto, no espero; hago. Los proyectos le dan sentido a mi vida. Son reales y convierten las emociones en funcionales. Transforman el miedo y la ansiedad, en energía. No espero a que se cumplan. Trabajo para eso. Y aunque, tal vez, no se concreten, hice…; en definitiva, viví.
“¿Cómo voy a tener un proyecto si no sé lo que quiero?”
Intentá con este ejercicio: Alguien te comunica que te quedan pocos días de vida y te dá una varita mágica para que cumplas tus deseos. Salvo no morirte, ni modificar el pasado, podés pedir lo que quieras… Esos son tus sueños. Ahora quitá la magia de la varita y sumale años de vida. Poné “los pies sobre la tierra” y “bajá” los sueños a la realidad. ¿Qué partes podrías cumplir? ¿Qué partes son posibles de que conviertas en realidad?… En la respuesta, están tus proyectos. Ahora tenés la meta. Ahora podés dibujar el mapa. Podés trazar el camino que quieras, directo o con etapas, fácil y largo o difícil y corto, de acuerdo a tus capacidades. Organizate. Planificá. Ahora sabés que cosas son indispensables que cargues en tu mochila y cuales son inútiles. Podés dar el primer paso cuando te sientas listo. Ya no estás perdido. Ahora tu vida tiene un sentido.

12227667_10207565221224563_1367504696674825787_n

LA BURLA Y LA HUMILLACION:
El que se burla de ti, el que te humilla, solo está dejando a la vista que precisamente en el área que provoca su burla, en la que te quiere mostrar poder, no lo tiene.
No apliques tus fuerzas a combatirlo, utilizalas para entrenarte. Dedica tu fuerza a entrenar, porque entrenar es la diferencia.
Haz crecer tu diferencia, lo que te hace único, porque tu diferencia determina tu recompensa. ¿Por qué la gente no tiene recompensa? Porque copia a los demás: todos se visten igual, piensan igual, hablan igual,se masifican. Pero cuando sepas que eres distinto y empieces a trabajar sobre eso, en vez de usar la fuerza para pelearte con los tóxicos, la usarás para hacer crecer la diferencia. Es asi como: “Te respetarán aunque no te amen, porque necesitan tu diferencia”.
MásGenteTóxica (Bernardo Stamateas)

11049579_10207440125337244_4489769400642662901_n

TOMAR CONCIENCIA PARA SER LIBRE ….
LIBRE DE LA CO-DEPENDENCIA – INDIFERENCIA (MALTRATO)
Desde el momento en que te relacionás con una maltratador, él se transformará en tu juez y jurado. Te dirá lo que esta bien y lo que esta mal según lo que él quiera, se lo preguntes o no. Y vos, si vivís en co-dependencia de él, terminarás obedeciendo todas sus razones.
LA INDIFERENCIA
Toma conciencia que la indiferencia puede ser agresión:
La utilización del silencio como “penalización”, el no registro de tus necesidades, la falta de escucha y el rechazo sistemático a tus manifestaciones de afecto son expresiones solapadas de violencia.
Hacerte sentir que no existes es una de las maneras más crueles de desprecio.
“HAY PERSONAS QUE NO SABEN VIVIR EN LIBERTAD, BUSCAN QUE OTROS DECIDAN POR ELLAS.”La incapacidad de vivir en libertad emocional a veces las traiciona y no lo pueden manejar. Necesitan de alguien que decidan por ellas y que les otorgue identidad porque no saben quiénes son, y así están propensas que se les hacer un manipulador o golpeador.

12108255_10207416000334134_3988768481176128457_n

Por qué, a veces, tenemos nostalgia?
La nostalgia es una manera de recordar el pasado afectivamente, con un poco de dolor. La construcción de un recuerdo nos da un terreno de certeza, de seguridad, mientras que el futuro nos da incertidumbre, entonces, creemos que es mejor recordar lo que tenemos que buscar una nueva experiencia. Así, nos quedamos estancados recitando el tango que dice: “¿Te acordás hermano qué tiempos aquellos?”

12112236_10207372393683995_7716538570387967956_n

LA AGONIA EN LA INCERTIDUMBRE
(por Merlina Meiler)
En ciertos momentos de la vida, estamos esperando que algo suceda, y sabemos que va a ser un hecho difícil de sobrellevar o, incluso, irreparable. En estos casos, nos embarga un estado de pena permanente en el que no sabemos si se producirá el hecho que no deseamos o, en caso de saber que lo inevitable acaecerá, nos provoca angustia saber exactamente cómo y cuándo devendrá el desenlace tan temido.
Algunas situaciones agónicas que me vienen a la mente son:
Cuando esperamos la partida de un ser querido: en caso de largas enfermedades especialmente, parece que el momento final no llega. Por un lado, uno desearía que termine el sufrimiento de quien la está padeciendo; por el otro, la mera idea de lo que estamos pensando genera culpa. Es usual fluctuar entre estos dos sentimientos, lo que tenga que suceder sucederá y lo importante es estar lo más en paz posible con nosotros mismos y con la otra persona.
Cuando sabemos que nuestra pareja no funciona: el peor momento es el que antecede a un divorcio o a una separación, porque sentimos que no pisamos tierra firme y no sabes qué nos deparará el futuro. Se fluctúa entre tantos sentimientos y posibilidades, se barajan opciones, se vuelve a intentar recetas que probablemente no dieron resultado anteriormente; además, la relación es una sombra de lo que fue, hay desamor, indiferencia, tal vez incluso maltrato. Una vez todo se resuelva, sentirás un alivio enorme, recuperarás toda la energía que se te ha evaporado tratando de salvar el vínculo, y, de a poco, tendrás la mente despejada para entender internamente si es algo definitivo o no. A esta altura, más allá de las circunstancias, aún no hay manera de saberlo.
Cuando se está por producir otro hecho desagradable (por ejemplo, están echando gente del trabajo, un juicio está por definirse de manera desfavorable, debemos enfrentar un problema y no queremos hacerlo o algo similar): acá la incertidumbre juega un rol decisivo que influye en nuestro estado de ánimo, y todo el proceso se vuelve agónico.
¿Qué hacer en estos casos?
Obviamente, no te puedo decir que eso a que le temes no va a pasar. En ciertos casos es algo seguro, en otros, los milagros existen y algunas veces nos tocan a nosotros. Lo siguiente te va a servir muchísimo en caso de estar pasando por alguna circunstancia que te parezca una agonía:
Rodéate de gente querida: hay seres incondicionales alrededor de ti. A algunos los conoces, con respecto a otros, ni imaginas todo lo que pueden brindarte si te abres a ellos. El apoyo de quienes nos quieren y a quienes queremos es la mejor manera de sobrellevar este trance.
Busca ayuda profesional: si lo que sucede te sobrepasa o se interpone demasiado en tu vida diaria, un profesional de la salud (psicólogo o psiquiatra) que te apoye en el presente ayudará a aliviar la carga que traes.
Haz todo lo que consideres que puedes hacer, sabiendo que tanto tú como los profesionales involucrados (médicos, por ejemplo) tienen límites. Aceptarlos y entenderlos da paz.
Estar parados frente a la realidad, aunque es duro, es la mejor manera de armarnos. Ten por cierto que vas a salir de esto, al igual que pasaste otras situaciones difíciles en el pasado. “Lo que no te mata, te fortalece”, diría Nietzsche, y a su tiempo, de ésta saldrás fortalecido (aunque todavía no veas claramente la forma en que sucederá), rodeado de gente que te quiere y estará al lado tuyo, con la mejor buena voluntad

 

12108946_10207372321922201_2693871201108333619_n

¿Qué hacer frente AL “ABANDONO” ?
(Por Walter Riso)

“Pelear la vida. A regañadientes, a las malas, con las uñas, como quieras, pero no hay otra opción. Puedes sentarte a llorar tu mala suerte, a lamentarte de la “injusta” soledad, a sentir lástima por tu aporreado yo y autocompadecerte. O por el contrario, puedes levantar cabeza y aplicar una dosis de racionalidad a tu desajustado corazón”.

Si te dejó, si se fue como un soplo, si no le importaste, si te hizo a un lado con tanta facilidad, si no valoró lo que le diste, si apenas le dolió tu dolor, si decidió estar sin tu presencia, ¿no será, y lo digo solo como hipótesis, que no te merece?. Y si te dejó porque ya no te ama, porque se le agotaron los besos, y hasta la más simple de las caricias se le convirtió en tortura, ¿no será, y lo digo solo como hipótesis, que ya no te ama? ¿Y no será, que si fue cruel o se le terminó el amor, ya no tiene sentido insistir en resolver lo que ya está resuelto? ¿No será que hay que quemar las naves, cerrar el capítulo y dirigir la atención a otra parte? No se trata de no sufrir, sino de darle al sufrimiento un giro y elaborar el duelo (resignarse a la pérdida). No preocuparse por lo que podría haber sido y no fue, sino por que es.

Lo curioso del despecho es que los que han sido abandonados, casi siempre terminan por autocastigarse: “Si la persona que amo no me quiere, no merezco el amor” o “Si la persona que dice quererme me deja, definitivamente no soy querible”. La consecuencia de esta manera de pensar es nefasta. El comportamiento se acopla a la distorsión y el sujeto intenta confirmar, mediante distintas sanciones, que no merece el amor. Veamos cuatro formas típicas de autocastigarse que utilizan los “abandonados”:

• Estancamiento motivacional: “No merezco ser feliz, entonces elimino de mi vida todo lo que me produzca placer” (autocastigo motivacional)
• Aislamiento afectivo: “No merezco a nadie que me quiera. Cuánto más me guste alguien, más lo alejo de mi lado” (autocastigo afectivo)
• Reincidencia afectiva negativa: Buscar nuevas compañías similares a la persona que nos hizo o todavía nos hace sufrir (profecía autocastigante)
• Promiscuidad autocastigadora: Entregarse al mejor postor, “prostituirse” socialmente o dejar que hagan de uno lo que quieran (autocastigo moral).

Me pregunto, ¿Y no será que de pronto no eres tan culpable como crees, y que no haya ni buenos ni malos, vencedores y vencidos?

Ahora que te dejó, hay que comenzar a vivir de otra manera. Retomar lo bueno que tenías olvidado y arrancar. Todos somos capaces de recuperarnos del fracaso afectivo. Al principio duele hasta el alma, pero al cabo de un tiempo, si eliminamos el autocastigo, la mente empieza reponerse.

Piensa en las pérdidas que has tenido anteriormente en tu vida, y cómo ahora, no te producen ni rasquiña. Es muy probable que dentro de un tiempo, esta última decepción, la que ahora estás padeciendo, quede reducida a un recuerdo insípido y descolorido. Y mientras tanto, te toca sobrevivir. Evitar caer en los puntos a, b, c y d. Rodearte de amigos y amigas de verdad, porque la amistad cura. También puedes acceder a la vida espiritual que tenías abandonada, y no me refiero a encerrarte en un templo, sino revisar tu sentido de vida. Las crisis activan la autobservación y nos obligan a mirarnos desde una óptica nueva.

Siempre habrá alguien, testarudo y persistente, que nos quiera a pesar de todo. A esta hora, en algún lugar de la ciudad, hay una persona desconocida que aún no conoces, dispuesta a contagiarte de amor, que pronto entrará a tu vida. Es solo cuestión de tiempo.

12096281_10207322842645250_5349745983503957080_n


Hay que aprender la lección !!
No es cuestión de genero …

12075022_10207292336282610_8799816797917841105_n

¿Quieres un cambio mágico? Pues propícialo tú, no esperes que alguien lo traiga de afuera… desde hoy, separa lo real de lo ideal. En vez de imaginar que una persona concordará exactamente con la descripción de tu libro preferido de la niñez, o con expectativas desmedidas, conócela, con el tiempo. Dile NO a los espejismos. Las personas somos seres reales de carne y hueso, con virtudes y defectos… no estoy propiciando que bajes las expectativas que tienes con respecto a tu pareja, sino que sean bien realistas, para que te abras al amor con madurez y esperanza.

12049688_10207280082576275_3679200024864221625_n

“NO TE AFERRES A LA TRISTEZA SUEÑA DE NUEVO”
Por momentos, frente a algunos hechos sentimos que esa tristeza que nos invade se quedará a vivir toda la vida en nuestro interior. Sin embargo, ¡esto no es así!
Todos los seres humanos tenemos un don: el don de la resistencia. Tenemos la habilidad de recuperarnos emocionalmente, aunque pensemos que esa situación o ese conflicto nos van a terminar enfermando o matando. Por eso, para salir de esta situación y dejar atrás esta emoción que nos paraliza y nos anula necesitamos actuar sabiamente.
1) En primer lugar, no permitas que lo que te pasó te defina como persona. Detrás de cada herida, cada dolor, cada trauma, hay una vida, y que puedas vivirla con pasión va a depender de ti.
2) En segundo lugar, sé libre. Liberate del sueño que te ahoga, muchas veces soñamos y eso está muy bien. Pero otras veces soñamos con cosas que son perfectas. Y cuando pisamos nuestra vida, caminamos en el sueño, nos damos cuenta de que ese sueño no se puede cumplir perfectamente porque nos encontramos con la realidad. Enfocate, poné tus ojos en la realidad. El sueño perfecto solo terminará ahogándote.
3) En tercer lugar, construye a partir de la decepción. Vuelve a construir sobre la realidad, sobre las piedras que quedaron después de que las grandes rocas se destruyeron; es a partir de allí, de los pedacitos de escombros, de piedras, que necesitas volver a levantar tu vida.
4) Y en cuarto lugar, madurar. La madurez requiere un proceso que no es rápido, debemos aprender a aceptar que el tiempo pasa, y transcurrirlo. Lo que aún hoy no ves con tus ojos físicos, vendrá!
Hoy podés tomar esas piedras de la desilusión, y pensar y verbalizar que ellas no implican frustración, sino una realidad que atravesaste y que vas a superar. A partir de allí, vuelve a soñar sabiendo que vas a lograr los objetivos que estás esperando, sin importar cuánto tiempo te lleve alcanzarlos.
¡Sueña de nuevo!
Fragmento adaptado del libro “Mis emociones me dominan” de Alejandra Stamateas.

11144435_10207024473466207_4062637747923599436_n

Guía para saber prestar primeros auxilios emocionales ¿Cómo actuar y aportar tu ayuda ante una situación complicada?
Son frecuentes las situaciones en las que personas de nuestro entorno lo están pasando mal y nos cuesta saber cómo reaccionar para prestarles apoyo. En estos casos existen momentos de incertidumbre, en parte, porque no sabemos si las iniciativas que estamos emprendiendo para ayudar a estas personas están dando resultado o si por el contrario suponen una carga más para quien está viviendo un mal momento.
A continuación podrás leer algunas ideas fundamentales que te servirán para orientar tus iniciativas de apoyo emocional del mejor modo posible.

Guía para saber prestar primeros auxilios emocionales

1. Pregunta qué quieren de ti
Ante una persona triste, una de las primeras preguntas que deberías hacer es: ¿qué puedo hacer por ti? Es en ese momento cuando empieza el apoyo emocional de verdad, más que en la averiguación de lo que le ha pasado. Prioriza su bienestar a tu curiosidad para saber qué pudo pasarle.

2. Escucha lo que se te dice
Prestar apoyo es, entre otras cosas, saber escuchar y facilitar que la otra se pueda desahogar para liberar tensiones. Es por eso que no deberías tomar un rol tan activo como para liderar claramente la relación que tenéis la persona triste y tú. Apoyar es justamente eso: mostrarse dispuesto a ayudar a la otra persona, prestar atención a sus necesidades, y no saturarla con consejos o actividades impuestas. Por ello, lo más importante que puedes hacer es practicar la escucha activa, es decir, hablar menos que la otra persona y hacerlo para que sea ella la que, si quiere, pueda expresarse.

3. No menosprecies los silencios
No tienes por qué sentir incomodidad si el tiempo que pasas dándole compañía a la otra persona está plagado de silencios: es lo normal. Acompañando físicamente a esta persona ya la puedes estar ayudando, y las palabras son algo secundario casi siempre. Intenta, además, que la otra persona note que para ti no hay ningún problema en permanecer largos ratos sin decir nada. Así no tendrá que actuar por compromiso.

4. Llorar no es malo
Parece absurdo tener que decirlo, pero nunca está mal recordar esto. Hoy en día llorar está mal visto, sobre todo en el caso de los hombres, y sin embargo es un mecanismo presente en todas las culturas que sirve para descargar tensiones, agotar al organismo y, en cierto modo, aliviarse. También es un buen momento para estrechar lazos por medio del abrazo, ya que este contacto físico puede hacer que de ese momento en adelante la persona que está triste se sienta más arropada y más libre de exteriorizar los pensamientos y sentimientos que la afligen.

5. Respeta su intimidad
Prestar apoyo emocional a alguien no significa que estemos sellando un pacto con esa persona según la cuál tú ofreces compañía a cambio de que te revele todos los motivos de su tristeza. Una cara de este sentimiento de aflicción es verbalizable, pero hay otra que irremediablemente queda en la intimidad y es subjetiva, o bien la persona prefiere no revelarla. Es importante respetar eso.

6. Fíjate en los detalles importantes
Alguien que pasa por un mal momento es capaz de pasar mucho rato cavilando sobre lo que le pasa o centrándose en sus emociones y, por ello, es capaz de olvidar cosas importantes de su día a día. Si puedes, procura estar ahí para fijarte si esta persona está pasando por alto cosas importantes tanto en su planificación del día a día como en los pequeños gestos y movimientos que pueda hacer.

7. Respeta su deseo de soledad
Hay muchas personas que prefieren estar solas cuando están tristes. Por eso, no te empeñes en estar al lado de ellas digan lo que digan y hagan lo que hagan. Dejándoles un espacio puedes estar ayudando a que se recuperen y, en todo caso, siempre puedes aclarar que pueden contar con tu compañía en cualquier momento si en algún momento les apetece.

(por Xavier Molina – Psicologo Social)

11696009_10206719007869758_76177114616472395_n

SANA Y ASERTADA OPCION !!!!
La varilla para medir tus propios limites y hacerlos respetar es …
” Si te hacen algo que vos no harias a otro, sin duda, han cruzado tu limite ”
” Si vos haces a otro lo que no te gusta que te hagan,haz cruzado su limite ”
RESPETÉMONOS

10455435_10206629342628183_9038311837633546968_n

El amor en las personas con Alta Sensibilidad (PAS) La persona PAS vive una vida desde el corazón, en un mundo en el que no parece encajar.
La vida con un PAS puede ser muy especial e intensa !!!!!
Los que somos PAS tenemos un “don”, no es un defecto sino una virtud que les hará vivir la vida de un modo más intenso y pasional.

Sentir las emociones propias y ajenas de un modo muy intenso, disfrutar de los instantes de soledad de una forma especial, como si el mundo encontrara su sentido en estos momentos de paz con uno mismo, son uno de los pocos ejemplos que definen este tipo de personalidades.

A su vez, los niños con alta sensibildiad, son también esas criaturas que no encajan demasiado bien en las aulas donde las emociones, los sentimientos, aún no son reconocidos o respetados y les abocan a vivir una infancia de dificultades previas.

El dolor físico se siente tambiéncon más dureza por que su umbral es también más sensible, y el emocional, les desborda hasta el punto de que cada día, deben hacer frente a expresiones como “¡Es que te lo coges todo a la tremenda!”. Si estas dimensiones ya presentan cierta complejidad ¿Cómo imaginas que es el proceso de enamoramiento y el mantener una pareja para la persona PAS? Te lo explicamos.

Yo soy PAS y mi pareja no lo es

Este es el primer hecho que de por sí, ya puede establecer ciertas distancias en la pareja. La persona PAS se dará cuenta de muchos más aspectos que su compañero/a ni siquiera verá o sentirá. Esa mirada que en un momento dado se desvía de nuestro rostro, puede ser entendida como un desprecio, o como síntoma de que quien está frente a nosotros “no nos quiere como nosotros a él/ella”.

En realidad, algo que debemos tener claro es que las personas que no son PAS no llegan a entender lo complejo que es el mundo de las personalidades sensibles, ahí donde cualquier matiz encierra una gran importancia. No obstante, y a pesar de que hay muchas diferencias individuales, siempre cuesta mucho poder encajar en una relación de pareja que a la persona PAS, le ofrezca auténtica complicidad y unión. Al menos “al nivel” que él/ella necesita.
La persona PAS vive el amor de un modo más intenso

Si la persona PAS siente el arte, la lectura, la música, el dibujo o la poesía de un modo gratificante y enriquecedor hasta un extremo que nadie más puede entender… ¿Cómo se vivirá entonces esa emoción desbordante como es el amor? Es algo tan intenso que en ocasiones “descontrola”.

Es como vivir en un carrusel de emociones contradictorias, y en ocasiones hasta dolorosas. Lo más complejo es sin duda tener la sensación de que nadie más puede entenderlos. La persona PAS vive una vida desde el corazón, en un mundo en el que no parece encajar.

Alegría desbordante, y tristeza profunda

La personalidad PAS suele tener tendencia a la depresión. Cuando sufren un fracaso, cuando la pareja les muestra un desprecio, o no le ofrece un amor acorde a la que ellos o ellas ofrecen, pueden llegar a vivir un estado muy profundo de tristeza e indefensión.

Lo más complejo es ver que en las relaciones afectivas con las personas PAS, la inversión emocional y personal suele estar desequilibrada. Las personas PAS lo dan todo, se ofrecen a la otra persona con toda su alma y todas sus esperanzas… Olvidándose incluso de ellos mismos. Y es un peligro. En el momento aparezca el fracaso, ese vacío será muy grave y difícil de gestionar.
La persona PAS puede desarrollar miedo al amor

La “filofobia” o el miedo al amor. Esto se debe a que llega un momento en que ya son muy conscientes de ese costo emocional, y por tanto con tal de evitar sufrimientos, o de invertir cuerpo, alma, esperanzas y sueños en alguien que no puede comprenderlos o, simplemente, ofrecerles todo lo que necesitan, optan por cerrar las puertas de su corazón.

Uno de los aspectos más importantes que debe comprender la persona PAS, es que el amor es parte de sus vidas. La alta sensibilidad no es una maldición, ni un rasgo que los hace “diferentes”. Ser PAS es tener un “don”, no es un defecto sino una virtud que les hará vivir la vida de un modo más intenso.

Ahora bien, también deben entender que si la otra persona no ve o no siente las cosas como uno mismo, no significa en absoluto que nos quieran menos. Nos aman a otro nivel y como saben, pero sigue siendo amor, y como tal hay que entenderlo. El amor no es un juego de fuerzas “yo te quiero más y tu me quieres menos”. Es saber vivir el cada día y enriquecerse.

(Extraido de http://supercurioso.com/el-amor-en-las-personas-con-alta-sensibilidad-pas/)

11391155_10206435648145942_764817718517439267_n

MIEDO DE VOLVERSE A ENAMORAR ¡!!!

Si te han herido, sabes el miedo o la resistencia que puede generar la mera intención de pensar en apostar nuevamente al amor.
Este es un artículo escrito por Verónica Salatino (publicado en la revista Maru) que habla sobre cómo vencer el miedo a volverse a enamorar.
Muchas personas que supieron disfrutar del amor en sus vidas hoy tienen temor de volver a experimentar ese sentimiento; ya sea porque el final fue doloroso o porque no quieren resignar su libertad.
El amor saca lo mejor de cada uno. Sin embargo, cuando éste se termina, aquella luz que antes encandilaba se convierte en la más absoluta oscuridad. Y hay muchos que, tras experimentar ambos extremos, prefieren no dejarse hipnotizar más por las lucecitas del amor.
“El miedo a enamorarse aparece en muchas personas de diferentes maneras: en aquellas que tuvieron un fracaso muy doloroso y temen sufrir de nuevo; en las que nunca se enamoraron y sienten que así tienen todo bajo control; en las que temen perder su libertad y no quieren compromisos”, enumera la licenciada Patricia Faur, psicóloga especialista en dependencias afectivas y autora de Amores que matan y Estrés conyugal.
Cualquiera sea la causa, el resultado es siempre el mismo: la soledad, que no siempre es bien recibida. De hecho, la mayoría manifiesta sus deseos de encontrar pareja, enamorarse y abandonar la soltería, porque no son conscientes de este miedo que subyace a su imposibilidad de relacionarse con el otro. “Les cuesta darse cuenta de que, en el fondo, es por el terror que tienen a abrirse a una relación y a lo que esto implica: terror a ser descubiertos, a mostrar las vulnerabilidades que pueden llevar a que los lastimen, a que si se enamoran los dejen, miedo al abandono, entre otras cosas”, explica la licenciada Florencia Torzillo Álvarez, coordinadora general del Instituto de Psicología Argentino (INEPA).
Miedo al fracaso
“No sé si tengo miedo a enamorarme. En realidad, me enamoro del equivocado”, dice María Laura (34), quien asume: “Creo que no me animo a ser feliz”. Así, como ella, son muchas las personas que, bajo la excusa de la mala suerte en la elección, esconden el terror del que habla Torzillo Álvarez. “Estas personas buscan relaciones que fracasen, sienten que no hay hombres o mujeres, pero en el fondo son ellos los que no se brindan a generar ninguna relación de pareja. Si consiguen pareja, encuentran siempre algo que no les gusta y la dejan o suelen estar enamorados de aquellas personas que ya están comprometidas en otra relación para ‘garantizarse’, en el fondo, que no se dará nada”, suma la especialista de INEPA.
Y esto, según la psicóloga, no sólo sucede con quienes han tenido malas experiencias anteriores, sino con quienes, sin necesidad de haber experimentado una separación dolorosa, tienen miedo al fracaso en el amor. “Son muchas las personas que vienen de historias de poca contención familiar, de desamor, de experiencias infantiles en donde no se sintieron queridos o protegidos. Estas experiencias generalmente llevan, en la adultez, a fracasos afectivos que refuerzan aún más esta situación. Esto se puede dar a cualquier edad y en ambos sexos”, dice Torzillo Álvarez.
Entonces, la necesidad de tenerlo todo bajo control -sobre todo, los sentimientos- lleva a estas personas a evitar involucrarse o a hacerlo con quienes saben que no tendrán futuro. Porque, en definitiva, como afirma Faur, es real que enamorarse implica, al menos al principio, un cierto grado de descontrol.
Luz amarilla
El miedo es una señal de alerta que nos protege del peligro. “Cuando una persona es saludable en su manera de vincularse, naturalmente se activa esta alarma cuando ve algo que puede ser perjudicial. Por ejemplo, situaciones de descuido o desplantes, o ambigüedad en alguien que aparece y desaparece. Estas escenas la llevan a tener miedo y ese miedo es una buena señal de que está con una persona inestable que puede hacerlo sufrir”, advierte la autora de Estrés conyugal. Y suma: “Hay verdaderos kamikazes del amor que se embarcan en relaciones que, de antemano, se perfilan tortuosas y que muestran todas las señales que el enamorado no quiere ver. En estos casos, el miedo lo hubiera protegido”.
Entonces, escuchar estas señales que emite el miedo es lo más importante porque, tal como advierte Faur, más allá de su irracionalidad, pueden ser la advertencia de algo que está pasando con el otro y que no es muy evidente o, por el contrario, sólo revelan la propia fobia y el miedo a la intimidad. “Muchas veces lo que aparece con más frecuencia no es el miedo al amor, sino el miedo al compromiso, a la pérdida de libertad y a la responsabilidad que implica un vínculo. Esto lleva a la soledad por no arriesgar un metro de independencia. La solución no pasa por aislarse, sino por armar modelos de relación adecuados desde la honestidad y la autenticidad. El amor es una construcción lenta y, en la medida que se vaya teniendo confianza, el miedo puede disiparse”, agrega la especialista.
¿Cómo darte cuenta de que tenés miedo? Si salís todo el tiempo con diferentes personas, si te aburrís rápido y fácil, si todos tus amores entran en la categoría de “imposibles”, si te mostrás fuerte y no asumís tu vulnerabilidad, si cortás una relación cuando está empezando a transitar por el camino de la seriedad o si te sentís incómoda en los momentos de mayor intimidad, entonces tenés altas chances de estar sintiendo miedo. Podés ponerle diferentes nombres, pero es miedo. “Pueden aparecer a cualquier edad y en ambos sexos, sólo que las temáticas cambian: una mujer de 30 y pico puede temer que el hombre no quiera formalizar y tener hijos, y le haga perder el tiempo; un hombre de más de 50 puede tener miedo de iniciar una relación con una mujer más joven y no tener un buen rendimiento sexual; y una mujer que sufrió un abandono puede tener miedo de volver a elegir mal”, explica Faur.
Camino al andar
Si tu pregunta es cómo superar ese miedo, la respuesta es: la única manera de dejarlo atrás es atravesándolo. Es normal sentir este temor, lo importante es que no nos paralice y que, por el contrario, nos ayude a tomar impulso para enfrentar nuevas situaciones. “La única manera de que desaparezcan los miedos es transitándolos para que desaparezcan y se transformen en oportunidades para vivir experiencias nuevas”, afirma la psicóloga del INEPA. Si no hacemos que desaparezca, corremos el riesgo de desarrollar conductas que, aunque pongamos todo para enamorarnos, son como un repelente para los otros. Así, en lugar de resultarles atractivos a quienes queremos conquistar, les reflejamos una imagen que no los llama ni les flecha el corazón. “Nos alejamos cada vez más de lo que queremos, pero no nos animamos a vivir”, concluye Torzillo Álvarez. ¡A reducir las distancias, entonces!

11329854_10206304878356779_8002623205505510350_n

LA OBSESION DE QUERER HACERLO TODO BIEN !!! (por Walter Riso)
De todos los derechos personales, el más importante es el derecho a cometer errores. Se necesita mucha valentía para asumir dignamente la equivocación, sin excusas, de cara y con la tranquilidad del que ha obrado conforme a su consciencia. Hegel dijo, “Ten el valor de equivocarte”, lo cual no significa, “equivocarte mucho”. La idea de aceptar la posibilidad de fallar no es exaltar el descuido, sino eliminar el temor irracional y la exigencia asfixiante de que las cosas deben aproximarse a la perfección, es decir, a una super excelencia difícil de alcanzar.
Los fanáticos de la corrección actúan como si el pulimiento fuera la salvación: “Debe haber una respuesta correcta para cada cosa, y si no se logra, sobreviene la catástrofe”. Lo singular es que, en la mayoría de los casos, el perfeccionismo extremo lleva a incrementar el número de errores. Cuanto mayor sea la necesidad de obtener el resultado ideal, más ansiedad y miedo al fracaso. Y tal como lo ha demostrado la psicología del aprendizaje, el temor y la tensión entorpecen el rendimiento a cualquier nivel: la memoria se lentifica, la toma de decisiones se entorpece y las estrategias de resolución de problemas pierden eficiencia. Todo el software (mente), se altera por la interferencia de la adrenalina y la probabilidad de cometer errores se incrementa significativamente. Víctima de su propio invento.
Recuerdo un joven que fracasaba en los exámenes porque quería estar seguro de que todas las respuestas fueran correctas. El problema era que la revisión se volvía obsesiva y perdía demasiado tiempo. O era el último en entregar la tarea o ésta quedaba incompleta. La búsqueda de la certeza total y el “no error”, lo volvía especialmente lento e ineficiente. Logró sacudirse del problema cuando asumió una posición más relajada frente a su perfeccionismo. No implicaba dejar de estudiar, sino aceptar la equivocación como parte natural de su desempeño. Más aún, se le dijo que debía equivocarse para mejorar. Paradójico, pero funcionó. Su pensamiento se reestructuró así: “Estudié lo suficiente. Fuí responsable. Si me va mal, me importa un rábano…Mi vida no depende de un ridículo examen…Da lo mismo un tres que un cinco…No voy a ser tan cuidadoso”. Al liberar la mente del peso de eficacia, su ansiedad bajó y su ejecución mejoró sustancialmente.
Para un individuo con altos estándares de adecuación, la vida se parece bastante a una oficina de control de calidad. Si los acontecimientos se salen del cauce previsto, se dispara el estrés, la incomodidad y hasta la agresión. Una fila de camisas mal alineadas, una foto mal colocada, una silla corrida, un vaso fuera de su sitio, una manchita insignificante, una llegada tarde, un gesto inadecuado o una cambio de planes, alborota el avispero. Caos, angustia, desajuste, regaños, quejas y señalamientos de todo tipo. “¡La vida no fué por donde yo quería que fuera!”. Pataleta y berrinche. La quisquillosidad es una enfermedad tan grave como la peor.
Los perfeccionistas no han comprendido que la realidad objetiva es una curva de probabilidades, y no una medición dicotómica (vg. todo o nada, bueno o malo, blanco o negro). Por ver los extremos no procesan los matices. Por ver el árbol, no ven el bosque. No estoy diciendo que se deba ser descuidado; en el conocimiento técnico, la exactitud es necesaria. Nadie duda que un físico nuclear o un cirujano plástico deban ser precisos y minuciosos a la hora de actuar. Lo que se señala es que en lo psicológico, en el estilo de vida, la rigurosidad exagerada y el escrúpulo compulsivo, no son recomendables para una convivencia tranquila y pacífica.
No necesitas andar con un metro a cuestas midiendolo todo, recogiendo pistas y buscando el detalle que faltaba. La actitud cositera es desgastante, cansona y patológica, porque las cosas no siempre encajan. Por más que intentemos romper las tablas del azar, la infalibilidad es un invento de mal gusto. En cada uno de nosotros existe una clase de “desorden constructivo” y una tendencia universal a meter la pata, que nos hace deliciosamente humanos y afortunadamente imperfectos.

11205002_10206120170059187_2648657265962322540_n

Aprende a reencontrarte y a curar tu niño interior

Crecer, convertirnos en adultos, no es únicamente acumular años, ver una arruga en nuestro rostro o conseguir cosas. Crecer es saber madurar con el tiempo conservando todo lo bueno de cada etapa vivida, de cada ciclo de nuestra existencia.

No obstante, no siempre es fácil madurar con armonía y felicidad. Hay veces en que nuestro yo adulto se siente frustrado, lleno de conflictos no resueltos que nos atrapan y que nos ahogan, que nos vuelven criaturas taciturnas que han perdido esa ilusión cotidiana por las cosas, por quienes les rodean y lo que es peor, por ellos mismos.

A la hora de hablar de nuestro “niño interior” es posible que mucha gente se sonría, que no entienda su significado. En ocasiones se asocia a la infancia a ese periodo de “ciega inocencia” donde uno no entiende aún muy bien cómo es eso llamado mundo, o esa entidad llamada vida. Se les permite por ello a los niños cierto toque de locura, de espontaneidad, porque sencillamente, “aún no saben”.

Sin embargo, es posible que sepan mucho más que nosotros, que dispongan de valores que ya hemos perdido. Se dice también, que todos seguimos teniendo nuestro niño interior muy escondido, pero aún así, sigue siendo él quien nos permite en realidad cierto equilibrio entre la parte racional y esa otra más libre, pura e ilusionada, que sigue reclamando amor.

La voz de nuestro niño interior

Lo creamos o no, nuestro niño interior no se ha ido para dejar paso al adulto serio que eres ahora. Él, aún reside en ti, aunque permanece la mayoría de las veces oculto y reprimido porque no nos podemos permitir dar salida a lo que fue, a lo que representa.

El niño interior demanda aspectos que no siempre sabemos escuchar:

-Te pide que no le des tanta importancia a las cosas, que relativices problemas, que te quites ese caparazón de tristeza y que dibujes un rostro alegre capaz de salir a pasear con libertad.

-Tu niño interior te pide que lo quieras, que lo cuides. Demanda amor y que a su vez, seas capaz de ofrecer amor. Desea ser abrazado, mimado, cuidado y convertirse en el punto de atención de tu vida. ¿Te suena de algo? Es la autoestima.

-En ocasiones, te demanda también que no seas tan exigente contigo mismo, te pide que te relajes y que te fijes en las cosas sencillas que hay a tu alrededor, que valores lo básico, las alegrías, te pide que juegues y que experimentes. Te clama sobre todo, que no pierdas la ilusión por la vida y por ti mismo. Quiere que seas espontáneo, y que “te atrevas”.

No obstante también hay un aspecto vital que no podemos pasar por alto. Es posible que tu infancia no fuera precisamente feliz, que guardes en tu interior demasiadas heridas, vacíos y lamentos, y que en realidad, jamás llegaras a ser verdaderamente un niño.
Puede que las circunstancias te obligaran a crecer violentamente sin “disfrutar” de esas dimensiones que nutren a toda criatura: el amor, el reconocimiento, el vínculo emocional del cariño, del apoyo…

Todo ello hace que crezcamos con inseguridades, con desconfianzas y con esos miedos que nos trasmite ese niño que nunca pudimos ser, esa figura lastimada que sigue albergada en nuestro interior. ¿Qué podemos hacer en estos casos? Te lo explicamos a continuación.
Reencontrarnos y curar nuestro niño interior

Suele decirse que aquel que vive de la creación, del arte, aquel que sabe vivir con lo mínimo y entiende el valor de regalar sonrisas sin razón alguna, jamás ha roto la unión con su niño interior.

Es posible que los etiqueten en ocasiones de loco, por su espontaneidad, por su excentricidad a veces, sin embargo, y aunque no lo creamos, mantener ese cordón umbilical unido aún a ese niño interior sano y feliz, puede ser sin duda una experiencia enriquecedora capaz de curar muchas heridas emocionales. De fortalecer nuestra autoestima.

¿De qué modo podemos unirnos y curar a ese “niño interior”? Toma nota.

1. Visualízate a ti mismo de niño, coge una fotografía si lo necesitas. Es un ejercicio sencillo con el que buscamos hacerte reflexionar, un acto de introspección hacia tu esencia del ayer donde se esconde todavía ese niño que fuiste.

2. Piensa en esa imagen, trae un momento cualquiera a tu memoria de cuando tenía 7 u 8 años. ¿Qué es lo que ves? ¿Es una criatura desenfadada, algo ruidosa y sin pelos en la lengua? Pregúntate si sigues siendo la misma pregunta. ¿Ves a un niño que disfruta abrazando a sus padres? Contén ese amor.
¿Observas quizá una pena del pasado, esa herida dolorosa? Entonces acéptala y perdona, te sentirás más libre. Debes aportar calma a ese recuerdo, un equilibrio donde no haya resentimiento y que te permita vivir en paz.

3. Continua en tu visualización personal y establece ahora un diálogo con ese niño. Con ese tú infantil. Debes establecer una unión fuerte con él, pregúntale qué necesita ahora para ser feliz de nuevo, atiende sus palabras, sus ruegos.

Debes convencerlo de que vas a atenderlo mejor a partir de ahora, que le vas a querer más, que lo vas a cuidar, que juntos vais avanzar con nuevas ilusiones, relativizando problemas, riendo, siendo más puros y no reprimiendo esas necesidades tan básicas.
Tomal@ bien fuerte de la mano y no l@ vuelvas a perder.

11150949_10206084170239214_7598053153962132440_n

¿No sería más lógico que tu pareja seas Mujer o Varon, se sintiera orgullosa de ti por ser quien eres, en vez de compararse contigo, evaluarte constantemente y deprimirse por ser “menos”? Simplemente sé tú, con tus capacidades y desaciertos, descaradamente, sin esconder ni disimular nada, y si el otro se asusta, te juzga, o se angustia, quizás estés con la persona equivocada.

10995531_10205961428050736_1918591568817663363_n

NEGOCIANDO CONFLICTOS :

La recuperación trata de algo más que de alejarse. A veces significa
aprender a quedarse y a hacer un trato. Trata acerca de construir y
mantener relaciones que funcionan.
Los problemas y los conflictos son parte de la vida y de las
relaciones con los amigos, los familiares, los seres amados y en el
trabajo. La solución de problemas y la negación de conflictos son
destrezas que podemos adquirir y mejorar con el tiempo.
El no estar dispuestos a acatar y resolver problemas en las
relaciones conlleva a sentimientos no resueltos de ira y
victimización, a ruptura en las relaciones, a problemas no resueltos
y a juegos de poder que intensifican el problema y desperdician
tiempo y energía. No estar dispuestos a encarar y a solucionar
problemas significa que podemos volver a tener ese problema.
Algunos problemas con la gente no se pueden solucionar de una forma
mutuamente satisfactoria. A veces, el problema es acerca de un
límite que tenemos, y ahí no cabe el negociar. En ese caso
necesitamos entender claramente lo que queremos y necesitamos y cuál
es nuestra última palabra.
Sin embargo, algunos problemas con la gente se pueden resolver y
negociar satisfactoriamente. A menudo hay opciones que funcionan
para solucionar problemas que ni siquiera vemos hasta que nos
abrimos al concepto de resolver los problemas dentro de nuestras
relaciones, en vez de huir de los problemas.
Para negociar los problemas, debemos estar dispuestos a identificar
el problema, dejar ir la vergüenza y el echar culpas y concentrarnos
en posibles soluciones creativas. Para negociar y resolver con éxito
los problemas en nuestras relaciones, debemos saber cuál es nuestra
última palabra y cuáles son nuestros límites para no perder tiempo
tratando de negociar cosas que no son negociables.
Necesitamos aprender a identificar lo que las dos personas realmente
quieren y necesitan, y las diferentes posibilidades que existen
para resolver el conflicto. Podemos aprender a ser flexibles sin ser
demasiado flexibles. Las relaciones de intimidad, donde hay un
compromiso, significan que dos personas están aprendiendo a
solucionar juntas sus problemas y conflictos para que esa solución
funcione de la manera más conveniente para ambos.

Hoy estaré abierto a negociar los conflictos que tengo con la gente.
Lucharé por lograr el equilibrio sin ser demasiado sumiso o
demasiado exigente. Lucharé por lograr una flexibilidad adecuada en
mis esfuerzos para resolver problemas.

11081197_10205862017085524_954673895122910353_n

EL SINDROME DE DESCONEXION
( por Merlina Meiler )
El síndrome de desconexión es muy común hoy en día. Es un mecanismo de defensa que provoca problemas para conectarse emocionalmente con los demás: el individuo no llega a entablar relaciones intensas ni cercanas con nadie y reduce su grado de compromiso emocional para no sufrir ni desilusionarse. Se separan las ideas o los pensamientos de los sentimientos asociados.
Este mecanismo trata de evitar la repetición de sufrimientos del pasado y alejar la posibilidad de daño, pero no permite la participación saludable en la vida. La soledad interna es una estrategia defensiva desarrollada por experiencias emocionales de importancia, que, en su gran mayoría, fueron dolorosas y dejaron huellas imborrables. En muchas ocasiones, son la copia de algún modelo familiar que ha quedado hundida en el subconsciente. Pero este síndrome no suele alcanzar para evitar el dolor: mediante la falta de conexión se sufre, ya sea de manera palpable o inconsciente.
Inmersos en esta manera de vivir, en ocasiones las personas incluso tienen dificultades para identificar y dejarse llevar por las emociones que las embargan ante diversos hechos de su vida: tal es la sensación de alejamiento (disociación) a la que se llega.
Algunos individuos intelectualizan lo que les sucede y explican el aislamiento emocional de manera racional, con lo que intentan despojarlo de importancia y de sentimientos. “Prefiero vivir sola porque mi última experiencia fue desastrosa”, “no tengo amigos muy cercanos, no hace falta”, “después de lo que sufrí, nunca volveré a confiar en nadie” y demás comentarios similares son generalizaciones que obviamente excluyen toda posibilidad de abrirse a relaciones sanas.

Con bastante frecuencia, la desconexión simplemente trata de eliminar la angustia y los desencantos del pasado. En vano, se trata de enmascarar esto con actitudes que rayan con la omnipotencia: “yo puedo solo”, “me defraudaron tantas veces que, ¿para qué intentarlo?”. Esto aísla y hace que se forme una costra alrededor del individuo, que muchas personas terminan sintiendo como inexpugnable. Desde esta “fortaleza” creada, las debilidades parecen no existir. De hecho se arman sistemas de vida basados en esta premisa… ¡que incluso son bienvenidos y hasta respetados por la sociedad!
Quienes se desconectan emocionalmente de su entorno por miedo a sentir un vacío, en realidad, lo están generando. De hecho se sienten incompletos aunque estén rodeados de afecto y de cariño, ya que no los registran internamente. Perciben que algo falta en su vida, pero no se dan cuenta de qué es y, si la razón verdadera aflora a la superficie, la acallan de cualquier modo.
Encerrarse en uno mismo no es bueno. Además del malestar emocional y espiritual, este desequilibrio puede trasladarse al plano físico y originar enfermedades diversas.
De hecho, hay estudios médicos que indican que ciertas enfermedades como la depresión, sus síntomas físicos (tales como insomnio y falta de apetito o apetito desmedido) y los problemas que acarrea (entre ellos, mayor posibilidad de sufrir problemas cardíacos) se curan más rápidamente si uno goza de una vida emocional balanceada y satisfactoria. Esto implica compartir, tener relaciones de intimidad y confianza con, al menos, una o dos personas.
Solo conectarse con uno mismo tampoco es bueno. Hay gente que se preocupa desmedidamente por el bienestar propio y por el de nadie más, aunque tengan su propia familia o un círculo de amigos de larga data. Esta actitud de excesivo amor propio no es saludable e implica, en mayor o menor medida, egoísmo. Es preciso buscar el equilibrio: además de prestar atención y satisfacer las propias necesidades, es sano estar abierto y bien predispuesto a dar y recibir, a escuchar, a sentirse querido y a querer, a comprender a otros y buscar comprensión; en síntesis: al intercambio profundo con otros seres. El estado de conexión se alcanza compartiendo y ocupándose genuinamente del bienestar de otros mientras permitimos que se ocupen del nuestro
El aislamiento emocional se puede producir incluso en aquellos casos de gente que tiene relaciones estables de importancia. El síndrome de desconexión no implica, necesariamente, aislamiento social. Sufren mucho quienes tienen una vida emocional que parece satisfactoria (casados con hijos, por ejemplo) pero que no llegan a tener una conexión interna muy profunda con este núcleo familiar: sólo han cumplido con un mandato que la sociedad les ha impuesto, pero sus verdaderas necesidades de comprensión e intimidad no están cubiertas, todavía.
De hecho, en muchas parejas con problemas que permanecen sin tratar ni resolver, se produce un alejamiento que causa una desconexión emocional hacia el otro. Ya no hay entendimiento ni comunicación profunda, y tal vez antepongan a los hijos o a otras variables (económicas, sociales, etc.) a la felicidad individual. La pareja puede subsistir así, incluso durante mucho tiempo, aunque este estado de desequilibrio, en algún momento, genera que se produzca algún hecho que cambiará la manera de relacionarse de esta pareja.
Para alcanzar una vida emocional plena, primero nos hace falta reconocer que necesitamos a otros. Sean quienes sean. Integrar todos los aspectos de nuestra personalidad implica aceptar la importancia de la cercanía de los demás y experimentarla de la manera que mejor nos parezca y más a gusto nos haga sentir.
La conexión de intimidad tan necesaria para considerarnos seres humanos completos puede entablarse con una persona (pareja, familia, amigo/a, compañero/a de trabajo), con una mascota o incluso con seres con los que relacionamos con un propósito de bien (por ejemplo, si ayudamos como voluntarios en una asociación de caridad o en un hospital). Lo que importa es establecer un vínculo visceral con otro, abrirnos a esa unión, sentir felicidad en el intercambio, en permitir que nos ayuden o nos contengan y en brindar lo mismo.
Una manera de acercarse a la plenitud emocional es la interacción con un grupo. A muchos hombres, por ejemplo, el practicar un deporte en equipo logra darles un grado de cercanía real, aunque no siempre verbal, con sus pares. Que después puede progresar y dar inicio a una amistad a nivel personal o familiar, que permite abrirse internamente y conectarse con el otro.
Somos seres sociales, precisamos a otros para desarrollarnos, para que nos contengan, nos apoyen, nos alienten, y poder ofrecer lo mismo. Conectarnos con otra persona a nivel emocional, de la manera que podamos, y abrirnos a esta comunicación, nos permite ir más allá de los bloqueos que tengamos para llegar a confiar en esta persona. Por más que nos hayan herido en el pasado, nunca lo hayamos experimentado, seamos escépticos con respecto a este tema o nos dé cierto temor… ¡vale la pena intentarlo!

11051899_10205711376639607_2204219699458162595_n

AMORES PATOLOGICOS
El concepto de colusión es nombrado por Jurg Willi (1993) refiriéndose a las relaciones donde existen juegos patológicos, teniendo como consecuencia la imposibilidad de mantenerse juntos y separados. Esto quiere decir que, en el momento en que se acercan mucho temen perderse en la relación por lo que se distancian, pero al hacerlo se sienten abandonados, de este modo vuelven a buscarse.

Un concepto similar es el que desarrolla el Dr. Walter Riso, escritor y psicólogo, en uno de los videos publicados por nuestro portal. En el mismo desarrolla el sufrimiento como una forma de vida y las razones por las cuales algunas personas se regodean en ese sentimiento y les es dificultoso abandonarlo.

Las parejas colusionan cuando ambos miembros de la relación esperan de la contraparte la satisfacción de sus necesidades (infantiles) que no fueron satisfechas. Por tanto, como en su momento no recibieron lo que esperan, son incapaces de reconocer lo que reciben y así se mantienen en un estado de insatisfacción permanente.
En esta manera de vincularse existe la falta de toma de conciencia sobre la realidad de la situación. Cada quien espera que el otro cambie, y toda la responsabilidad es del compañero; ambos se acusan, pero ninguno cambia. La colusión, entonces, hace que ambas partes estén atrapados en “la cárcel de su pseudo amor”. (Elkaim, 1995)
A continuación mencionamos 4 tipos de colusión establecidas por J. Willi (1985) siguiendo la nomenclatura Freudiana:
Colusión oral
En este tipo de relación hay una persona desamparada con una imagen y posición infantil y un auxiliador que desearía realizarse progresivamente. Quien toma la posición indefensa anhelará ser mimado, protegido y cuidado en el amor. El auxiliador le dará a la pareja todo el cariño que estime conveniente, cuidará, ayudará y apoyará. Su compensación será la confirmación de ser importante para la otra persona. Este tipo de relación es la que se observa típicamente como la de una madre e hijo o un padre e hija, siempre habiendo un miembro de la relación haciendo el papel de cuidador y preocupado, mientras el otro maneja un comportamiento infantil y necesitado de apoyo, contención y atención.
Colusión anal
Generalmente el hombre es quien necesita una pareja ante la cual pueda asumir el control y las funciones directrices, siendo el dominante activo. Por su parte, la otra persona en una posición regresiva puede apoyarse en el otro, buscar protección, seguirlo pasivamente y dejarse guiar (Dominado pasivo). Podemos definirla como la típica relación insana en que uno de los miembros ejerce el poder en contra del otro. Pero no siempre es así. Hay parejas en que la mujer es quien efectúa un rol de tirano frente al hombre siendo ella la subyugadora y él el subyugado.
Colusión fálico-edipal
En este tipo de colusión ambos miembros de la pareja muestran una relación conflictiva respecto a quién obtiene el papel masculino. (Willi, J. 1993, P. 162). Es por lo anterior que ambos luchan por el poder y ser el individuo dominante. El problema se presenta en el largo plazo, ya que la mujer desea un hombre potente, pero al convertir al marido en tal, reactiva la envidia. El hombre inicialmente se siente valorado sexualmente y posteriormente pierde su seguridad cuando es castrado por ella.
La colusión narcisista
En este caso, la elección del compañero para la relación ocurre según las características de personalidad narcisistas de uno de los miembros, y la búsqueda se concentra en encontrar a alguien que no tenga aspiraciones propias, que lo adore e idealice. El que atiende a las expectativas del compañero se adecua fácilmente en el modelo, renunciando a la aspiración de una identidad propia, idealiza ser absorbido “místicamente” por el otro. El narcisista se transforma en el narcisista idealizado. La persona progresiva es el centro de la unión, será idealizada por la pareja regresiva, que girará como un satélite alrededor de él. La parte adoradora no plantea exigencias para sí mismo enfocando toda su energía y adoración hacia el ser amado, observándolo como perfecto.
¿Cómo salir de esta relación?
Por mucho que duela lo más sano es alejarse cuando el vínculo se transforma en patológico. Tal y como explicita el Dr. Walter Riso, este tipo de relaciones no cambiará y estará destinada al fracaso y la frustración por ambos polos de la pareja. No podemos dar falsas esperanzas de cambios y tratamientos puesto que la experiencia clínica de terapias efectuadas a este tipo de parejas reconoce que no existe un cambio significativo, cayendo en una dinámica circular que no termina con la patología. En estas situaciones es necesario:
– Reconocer el problema. Al tomar conciencia de la magnitud del conflicto y alejarse de él, es conveniente apoyarse en la familia y amigos.
– Determinar la necesidad de cambio. Es preciso plantearse no continuar con la situación en la que uno se encuentra y cambiar para mejorar.
– Cortar por lo sano. La separación es indispensable en el proceso. Una buena opción al pasar tiempo en soledad es poder reflexionar sobre lo que pasó y aprender. Debes pensar en ti y en lo que vales, para no permitir que otra persona te maltrate.
Aunque la idea de una separación es dolorosa es necesario alejarse del sufrimiento. Como el Dr. Riso explica en el anterior video, puede parecer que la alegría es peligrosa pero depende de cada uno disfrutar de la vida. “Es importante que tú mismo te propicies la capacidad de que no esté presente el sufrimiento inútil, combate el sufrimiento.”
Por: Editorial Phronesis.

 

21216_10205545692617610_6290959132508367059_n

Como construir una pareja feliz
(por Bernardo Stamateas)
La cualidad más importante a nivel humano es la empatía. Empatía es darse cuenta de qué le pasa al otro. Si yo no tengo empatía, o tengo baja empatía, tendrá apatía que es no considerar al otro; y si yo no considero al otro, no hay manera de armar una pareja. Podemos estar juntos, podemos convivir, podemos casarnos, todo lo que vos quieras, pero no habrá pareja. …y uno se pregunta cómo puede ser que no le importe nada de nada la gente. El egoísta que no considera al otro tiene apatía.
Veamos qué cosas necesitamos para construir una pareja feliz:
1. Tener empatía
Cuando en una pareja ella dice: “Yo opino blanco” y él dice: “No, no es así”, eso es falta de empatía porque no considera al otro. La empatía consiste en estar pendiente del otro, estar alerta a la señales del otro, tener en cuenta al otro, ver lo que el otro desea o siente.
OVBIAMENTE SI ESAS COSAS NO IMPLICAN DEJAR DE LADO NUESTRA DIGNIDAD Y RESPETO, AUTOESTIMA EQUILIBRADA, SIN VIOLAR LOS DERECHOS DEL OTRO (DE PARTE DE AMBOS)
Cuando en una pareja una mujer dice: “Yo hablo, hablo, hablo y él no me entiende”, esa persona no tiene empatía. ¿Por qué? Porque si ve que el otro no entiende, tiene que hablar de otra manera, en lugar de echarle la culpa al otro. La gente que no tiene empatía le echa la culpa al otro y no considera lo que le pasa al otro. La empatía es fundamental en la pareja porque si no hay empatía uno se siente solo, siente que no lo consideran ni no lo valoran. Nuestra cultura no nos entrena para la empatía, nos entrena para la apatía, para el egoísmo, para que no nos importe la opinión del otro, el deseo del otro, el sentimiento del otro, nuestra cultura es una cultura egoísta donde no nos importa el otro, lo único que nos importa es lo que nos pasa a nosotros y muchos jóvenes (y grandes también) forman pareja sin haber desarrollado la empatía.

¿Por qué es tan importante la empatía?
Porque si yo considero al otro, estoy alerta, en sintonía, y me intereso en lo que le pasa al otro, lo que quiere el otro, lo que le gusta y no le gusta al otro. Sobre eso, podré bendecir y dar a mi pareja; pero si no registro lo que le pasa al otro, lo que siente, o si lo descalifico, no haré conexión ni tendré intimidad con mi pareja. Entonces le daré algo que el otro no necesita. Por ejemplo, supongamos que ella tiene sed pero yo no registro que ella tiene sed, registro lo que a mí me parece; entonces le doy una pizza grande de anchoas con fainá, le doy pizza pero ella no quiere pizza, ¡ella quiere agua! Por eso, tenemos muchas parejas que dicen: “¿Pero qué le pasa a esta mujer?; “¿qué quiere este tipo?”; “yo doy y doy, me mato, ¡y no sé qué rayos quiere!”. Lo que ocurre es que están dando lo que el otro no necesita. Y dar lo que el otro no necesita no es dar, es hacer lo que uno quiere; dar es dar lo que el otro necesita. Si yo doy lo que el otro no necesita, no estoy dando, estoy haciendo lo que a mí me gusta. Si yo le doy pizza y ella necesita (o quiere) agua, y encima digo: “Pero no sé qué más hacer, qué más dar, no sé qué más quiere esta loca”, no estoy dando. Dar es dar lo que el otro necesita.

Uno no tiene que dar lo que uno quiere, tiene que dar lo que el otro necesita. Y para registrar lo que el otro necesita, tenés que meterte en los zapatos del otro y considerar al otro. Hace un tiempo vino una pareja, ella decía: “Blanco” y él decía: “No estoy de acuerdo, es azul”; ella decía: “Azul” y él decía: “No estoy de acuerdo, es rojo”. Entonces obviamente se terminaron separando. ¿Por qué? ¿Porque pensaban distinto? No, porque él no podía registrar y respetar el deseo del otro. Cuando a mi alguien me dice su opinión, si yo inmediatamente pongo en juego la mía, el mensaje que estoy mandando es “no me importa tu opinión, lo único que me importa es la mía”.
Cuando en una pareja los integrantes pueden registrar las necesidades y los gustos del otro, pueden ser creativos, pueden tener “creatividad empática”. Esta se basa en hacer algo que sorprenda al otro, en función de lo que el otro quiere, le gusta o necesita. Es mentira en la pareja eso de: “No sé qué más inventar”… siempre se puede hacer algo nuevo pero en realidad no se trata de hacer cosas, se trata de registrar al otro y ver qué desea, qué siente, y respetar y valorar eso. Hace un tiempo conocí a una mujer que decía: “Yo quiero salir con mis amigas, vos tenés que cuidar a los chicos”. Se terminaron separando porque él no pudo registrar ni valorar que ella quería salir con sus amigas. Si no hay empatía, no habrá pareja, habrá dos personas juntas que harán un montón de cosas pero que no podrán conectar.
2. Tener sentido del humor
El segundo elemento para construir una pareja feliz es el sentido del humor. ¿Qué quiere decir esto? Una cosa es contar un chiste y reírse, y otra cosa es tener sentido del humor. Las parejas felices que se han mantenido en el tiempo desarrollan el sentido del humor. Cuando uno cuenta un chiste es para bajar la tensión. Por ejemplo, en las radios o en los noticieros hay gente que cuenta chistes porque hay una tensión reinante, el clima se corta con tijera, y cuando uno hace un chiste eso baja. Hay gente que es chistosa pero no tiene sentido del humor y lo que salva a las parejas es el sentido del humor. Este es una manera de ver lo positivo en la vida, es la capacidad permanente de reírse. La gente con sentido del humor manifiesta que están relajados, que no se sienten agredidos y, además, atraen más, son valorados y tienen buena estima. El sentido del humor te genera buen humor y cuando vos estás de buen humor, la gente quiere estar con vos. Hay que desarrollar el sentido del humor.

3. Potenciar los sueños del otro
Una pareja feliz potencia, motiva y alienta al otro, no compite. Cuando en una pareja ninguno gana mucho más que el otro, ella tiene su plata y él tiene su plata y todo está dividido: “Esto lo pagas vos y esto lo pago yo”. Conocí a una pareja en la que ella ganaba mucho dinero y él ganaba menos dinero; entonces se dividieron los gastos pero el problema eran las vacaciones. Ella quería vacacionar en un lugar caro pero a él no le daba el presupuesto, así que lo más fácil era decir: “Vos vacacioná en un lado y yo me voy para otro lado”. Y así se terminó la historia, hacían todo por separado. Cuando una pareja compite no sabe potenciar los sueños del otro y, por ejemplo, si uno dice: “Voy a estudiar eso”, el otro responde: “Ahora no se puede”. En cambio, cuando no compiten dicen: “Vamos a lograr nuestros sueños y ese sueño que vos tenés también lo vas a lograr”; eso es muy valioso y es darle para adelante, potenciar al otro.
Tenemos que construir la pareja cada día, regar la plantita y cuidarla todos los días. ¿Cómo? Hay que empatizar, tratar de registrar los deseos y los sueños del otro y respetarlos; el otro no tiene que hacer lo que yo deseo, o pensar igual que yo, pero yo tengo que registrar eso y respetarlo. Hay que tener sentido del humor; hay gente que es muy chistosa pero son amargados, no tienen sentido del humor. Hay que potenciar los sueños del otro. Y el cuarto elemento es…
4. Dejar que Dios meta mano en el asunto
Quiero hablarles a los que se han criado en medio del chiquero de las crisis, de los problemas, de las luchas, de las deudas. Hasta ese lugar Dios te fue a buscar.
Lo primero que Dios tiene que hacer con nosotros para ablandarnos es meternos palabras y promesas. Vos tenés que llenarte de palabra y más palabra porque si no, sos barro seco y duro que no sirve para lo que Dios quiere hacer en su Reino.

¡Tenés que buscarlo todos los días! Metele palabra a tu vida, leela, escuchala, declarala. Cuando Dios mete mano en tu vida, te empieza a presionar, a amasar. Te dice: “Tenés que prosperar, tenés que crecer”. En cada palabra que Dios te da, Él mete mano y te dice: “Esto es para vos, esto es para que crezcas, esto es para que mejores, esto es para que avances”. Cuando el Señor te dice que tenés que crecer, tenés que madurar, tenés que perdonar, te está amasando.. cuando el Señor te está formando, Él empieza a ver tus reacciones, tu manera de hablar, y dice: “Acá hay una piedra”. ¿Y qué hace? La vuelve a aplastar y le da forma. Pero de pronto alguien te hace algo y vos decís: “¿Pero qué te creés?”. Y Dios declara: “Esta no es la vasija que me gusta…” parecía que estaba lista pero de pronto el alfarero la toca y ve “esta reacción que tuvo con los hijos”, “esta piedrita”; como no le gusta, otra vez le mete agua y la amasa, la amasa y la amasa. Cuando Dios te empieza a formar, ya estás mareado porque no hay nada más aburrido que estar en la rueda;

Cuantas más inmadureces tengas, más te formará Dios en la rueda, vuelta y vuelta. Si hace ochenta años que te está formando, tenés que salir de la rueda porque hasta el Señor está mareado de hacer girar la rueda. Cuantas menos piedras y menos estupideces tengas y más palabra incorpores, más rápido te vas a formar. Una vez que Dios te ha formado, no te mandará a hacer nada. Hay gente que no puede estar sin hacer nada. “Yo quiero servir al Señor, a mí nadie me va a detener”… me encanta eso pero ellos también necesitan un tiempo de secado, de freezer, en el que no hagan nada.
Si no pasás por el secado, no podés ser una vasija de largo alcance. El secado representa cuando no hacés nada, cuando Dios no te usa ni te toca, cuando no pasa nada. Es un tiempo de espera. Ahora, una vez que se había secado bien la vasija, el alfarero la tomaba y la empezaba a pintar. ¿Qué representan las pintadas? Las bendiciones. Dios dice: “Muy bien, te formé y me gusta cómo soportaste la espera”. Hubo alguien que no soportó la espera (el secado). Hay un tiempo de espera donde no pasa nada pero la realidad es que Dios te está secando, te esta congelando, no porque te tiene en su lista negra sino porque te está formando en la capacidad de espera. El que no sabe esperar, no podrá después salir y lograr todo lo que tiene que lograr. Preparate porque Dios te adornará con cada bendición que Él te dé, será un adorno para todo aquello en lo que Él estuvo trabajando en vos.

Pero después venía la parte más fea: después de pintar la vasija, el alfarero la metía en el horno. Si vos llorás por las manos que te presionan, ahora ¡te meterán en el horno! El horno representa las pruebas difíciles. Por ejemplo, de pronto viene la enfermedad pero no porque Dios te la mande. En las crisis grandes, Dios te endurecerá. Quiero decirte que si estás pasando por una crisis grande, esta no te destruirá porque vos fuiste formado con las manos del alfarero; aunque la gente diga que te derretirás, no solo no te derretirás sino que “esta leve y momentánea tribulación producirá en vos un cada vez más excelente y eterno peso de gloria”. En la batalla espiritual contra todo lo malo, el enemigo no quiere matarte sino paralizarte, inmovilizarte.
Hay un tiempo en el que en tu vida no pasa nada y vos decís: “Señor, me has bendecido, yo recibí tu palabra pero estoy “en stand-by”; y Dios te responde: “Te estoy secando, estás en un tiempo de espera para que cuando vengan las crisis grandes no te hagan explotar ni te derritan, sino que te endurezcan”. Enseñanza: cuando pases por una crisis grande, ninguna bendición se caerá. Todo lo que Dios te ha dado se te pegará porque el artista siempre pone de sí en su obra, el artista se revela en su obra. Leí que el fuego no puede quemar las huellas digitales del alfarero. Si las manos que te han formado han sido las manos del Señor, nadie podrá borrar ninguna prueba, ¡nadie podrá borrar los dedos de Dios en tu vida! Por eso, el que te tiene que formar es tu Padre celestial, sus manos, no las manos de la gente, no tus propias manos. Jesús dijo: “Nadie los arrebatará de mi mano”.

Dejá que Dios te forme, que meta mano en vos y hagas cosas grandes en tu vida. Aquí va la mejor revelación de este pasaje. Yo soy una vasija. El Señor me sacó de lo peor, conocí su palabra, me puso en la rueda y fue aplaste y levante, aplaste y levante; conmigo tuvo un trabajo largo hasta que le dije: “Padre, no quiero que se me vaya la vida”. Dios me dio un par de golpecitos y más o menos me formó; después me dejó “en stand-by”, en lugares donde no pasaba nada, hasta que me empezó a bendecir. Luego me metió en el horno, me sacó y me volvió a bendecir; me metió en el horno otra vez, me volvió a sacar y la vasija estuvo lista. Pero, ¿eso es todo? ¿Ya está? Una vez que el alfarero vende la vasija, no la sigue puliendo. Cuando vos tenés una vasija en tu casa, ¿la sigue trabajando el alfarero? No, una vez que la vasija está terminada no la sigue trabajando. Hay vasijas para guardar aceite, vasijas para guardar agua, vasijas para poner flores, etc.; una vez que la vasija está terminada, ya es apta para su uso específico. Tiene que haber un momento en el que Dios ya te ha formado por completo (cuando la vasija está formada), un momento en el que vos te gradúas. ¡No podés estar en la rueda toda la vida!

¿Eso significa que Dios ya no tiene que trabajar más en mí? Si a esa vasija la rajan, hay que sanarla (hacerle sanidad interior); pero vamos a suponer que no la rompen y esa vasija ahora lleva una flor. ¿Ya está formada? Sí, Dios no formará más nada pero el versículo seis dice: ¿acaso no puedo hacer con ustedes lo mismo que hace este alfarero con el barro? La palabra barro en hebreo es “homer” y quiere decir “una medida de doscientos treinta litros de tierra”. Es decir que el alfarero no tiene arcilla para una sola pieza, tiene mucha arcilla. Una vez que Dios te forma, dice: “Este es buen padre pero como marido es un desastre”; entonces Él tiene que formar ahora la vasija de marido. Y una vez que te forma como marido, ahora sos un buen papá (o una buena mamá) y un buen marido (o una buena esposa), pero eso no quiere decir que no tengas errores porque justamente tenerlos te permite “seguir creciendo”..

Tenés que saber en que área Dios todavía está trabajando en vos, Él no hace de a una vasija, Él va haciendo muchas vasijas, va trabajando en distintas áreas de tu vida. El Señor te dice: “Ahora voy a formarte en esta área; ahora voy a domarte en esto otro; acá quiero que lleves aceite; acá quiero que lleves agua; acá quiero que lleves bendiciones”… así te va formando y vos tenés que conocer cada mazazo que viene sobre tu vida. ¿Sabés en qué área Dios está trabajando en vos en este momento? ¿Podés identificar el área en la que estás siendo formado? Cuando Dios elige un área, trabaja de una manera particular, pero lo importante es que siempre estemos en la rueda del alfarero. Hay cosas en las que nos graduamos, hay cosas que logramos, pero siempre tenemos que cuidarnos para que nadie nos quiebre, que nadie nos tire al suelo. ¿Hasta cuándo Dios sigue trabajando en diversas áreas? Hasta que pueda decir: “Esta es la vasija que quiero”. Vos sos mucha tierra, sos un gran terreno, y Dios no quiere formarte para una sola área sino para que todas las áreas de tu vida sean de bendición, ¡para que todo lo que hagas te salga bien!
Dios te tiene que formar con respecto a cómo te llevás con tus hijos, con tus padres, con tu ex, con tus amistades… ¿podés decir que con tu vida marcás una diferencia? Si los demás quieren nivelarte para abajo, vos los tenés que subir al área de tu vida espiritual, de tu vida cristiana, de tu fe. ¿Cómo son tu alabanza, tu búsqueda del Señor, y tu área financiera? Vos podés estar formado en un área y llenarte de deudas y Dios te dirá: “Me amás mucho pero para los números ¡sos un desastre!”. Entonces Él meterá mano ahí. En el área de la salud, ¿cómo te estás cuidando? ¿Estás orando cada día por la salud que ya tenés para que se multiplique o vas a orar cuando te enfermes para que Dios te dé sanidad? Cada uno tiene que saber en qué etapa está siendo formado pero sabé que Dios siempre meterá mano en todas las aéreas de nuestra vida porque nosotros ¡somos la arcilla en las manos del alfarero!

 

 

 

10393787_10205489230766099_3663946394853165923_n

” UN NIÑO ABANDONADO,
NUNCA SE CONVIERTE EN UN ADULTO INDEPENDIENTE ”
Es verdad pero … tambien EXISTE LA TENDENCIA ACTUALIZANTE, DONDE AL SER ADULTO, SE ELIGE Y SE TRABAJA SOBRE ESO MISMO, UNA HERRAMIENTA QUE TODOS TENEMOS, PERO QUE MUCHOS DESCONOCEN … es un trabajo del dia a dia, de un solo por hoy de por vida !!!

1903997_10205424455346754_7904366614035751609_n

En la vida hay personas que solo buscan placer, y para conseguirlo, son capaces de prometer todo, sin intención de cumplir nada. Y a veces se encuentran con personas carentes de amor, capaces de creer todo, sin proteger su corazón. Y de este infeliz encuentro, quedan heridas profundas, sueños rotos, o familias destruidas. Si eso te suele ocurrir, siempre hay tiempo de rectificar, para crear una personalidad fuerte e indomable, que nadie pueda manipular para aprovecharse de ti. Ese poder está dentro de cada ser humano, y se potencia con la reflexión personal. Y una mañana cualquiera, para tu sorpresa, te declararás libre de la dependencia emocional, y te darás permiso de ser feliz. Emoticono grin
(Si aún no te llegó, no te rindas, y sigue reflexionando.)

1507778_10205250570839750_3327337847010812853_n

Es importante decir que todo comienzo es auspicioso. No es habitual en
una relación de pareja ver desde un comienzo que algo este mal. Esta
“ceguera inicial” es común ya que al “enamorarnos” se produce en el
cerebro la feniletilamina (compuesto orgánico), dopamina, norepinefrina y
oxitocina; estos componentes ayudan a crear lazos permanentes entre los
miembros de la pareja pero el período de enamoramiento no es eterno.
Dura alrededor de dos años en donde finalmente la atracción bioquímica
decae, y es aquí en donde podemos apreciar realmente a nuestra pareja.

El poder definir si la relación es o no patológica se vuelve difícil
por lo que resulta común que sean los observadores o “terceros” quienes
den la alerta de que algo no va bien.

En Phronesis buscamos contribuir al bienestar de nuestros lectores, por
eso te presentamos las siguientes circunstancias en las que se conforma
una buena relación. Los siguientes tips son extraídos de las
investigaciones y papers realizados por el terapeuta de parejas Kevin D.
Arnold además de otras investigaciones que detallaremos a
continuación.

Circunstancias que efectivamente generan “buenos amores”

1.-La pareja sana respeta a su contra parte como un “legítimo otro”

Para un (a) buen (a) compañero (a) la felicidad y satisfacción de su
pareja es fundamental. Apoyar al otro en su desarrollo personal y
profesional es una práctica que muestra una relación de pareja sana. En
esta dinámica los celos no forman parte de la ecuación observando el
crecimiento individual como un crecimiento de la pareja en su conjunto.

2.- La pareja sana arregla sus problemas conversando “en vivo”

Luego de un estudio los investigadores de la Universidad Brigham concluyeron que las parejas que se comunican en demasía por diferentes redes sociales o vía telefónica poseen mayores problemas en sus relaciones. Según los estudios quienes toman decisiones
o se disculpan por medio de mensajes de texto, twitter, facebook o
mails tienden a ser menormente felices en su relación que quienes se
toman el tiempo de conversar con el otro.

3.- La pareja sana se alegra de que tengas tu estilo personal y fomenta tus gustos

Si la pareja desea controlar el estilo de ropa, peinado y accesorios de
su contra parte se debe de tener cuidado. Una relación sana será
aquella en que cada uno pueda tener su propio estilo para mostrar su
personalidad, sin restricciones de ello.

4.- La pareja sana contribuye de manera equitativa en los gastos del hogar.

Según un estudio realizado por la UCLA se pudo determinar que
aquellas parejas que acuerdan compartir tanto las tareas del hogar como
los gastos tienden a sentirse más satisfechos en su relación de pareja.
Esto demuestra unión, cariño y sobre todo valoración por el trabajo y
esfuerzo del otro.

5.- La pareja sana trata con respeto y cuidado a su amado (a)

Los insultos son otra dinámica negativa muy utilizada en relaciones
patológicas. Muchas parejas están acostumbradas a tratarse con palabras
soeces, utilizando este comportamiento en su día a día. El amor no es
agresivo.

6.- La pareja sana fomenta el sentido del humor

Eric Bressler, un importante investigador de la Universidad McMaster de Canadá,
concluyó después de un estudio que un 62% de la población femenina
escogen hombres que las hagan sonreír y, por su parte, el 65% de los
hombres elegirían a las mujeres que aplaudieran y apreciaran su sentido
del humor y chistes. La misma investigación estableció que este atributo
no solamente resulta definitivo para los momentos relativos a la
conquista, sino también para cimentar una relación duradera y fuerte a
largo plazo.

Estos son algunos de los ejemplos que pueden ayudar a percatarse si la
relación de pareja va encausada por un camino sano de crecimiento y
evolución.

Fuente: Papalia an ods. (Relativo a la temática de enamoramiento).

10898056_10205206696062908_2321784057713538792_n

SALIR DEL PATRON DE RELACIONES ANTERIORES…
(por Merlina Meiler)
Se te presenta algo que no se te había ocurrido con anterioridad. Aparece una persona que no cuadra dentro de lo que tú esperabas hallar, porque es bien diferente a lo conocido, o por su entorno personal o laboral. O que incluso te propone una clase de relación que hasta ese momento te parecía que no era para ti. Sin embargo, por alguna misteriosa razón, la persona en cuestión te atrae muchísimo, y te quedas pensando en si dar el paso hacia lo desconocido o seguir buscando lo que crees que es para ti…
¡Esto es muy bueno! Suele indicar el inicio de un vínculo que sí tiene posibilidades de prosperar…
Quienes no tienen una relación estable (o satisfactoria) por lo general piensan en lograr una pareja con determinadas características, y descartan posibilidades que perciben como muy opuestas a lo que creen que desean. Buscan un compañero o una compañera de vida dentro de los requisitos ya conocidos y transitados, y no resulta fácil salir de estos carriles, aunque no hayan tenido éxito en ninguna experiencia del pasado. Si la concreción de una relación estable mediante estos patrones de búsqueda o de acercamiento no te dio el resultado positivo anhelado hasta ahora, ¿no será tiempo de cambiar y probar otra cosa?

Hallaste casualmente a alguien que puede llegar a hacer que tus teorías dejen de funcionar. Ya sea porque este individuo, debido a su forma de ser o de pensar, se aparta de la clase de parejas que has tenido hasta ahora, o porque te propone un vínculo muy diferente al que te has esforzado por crear durante tanto tiempo. Con o sin rótulo de noviazgo, relación, amistad o lo que fuera, tienes frente a ti la posibilidad de que entablar una comunicación distinta, con nuevas reglas y nuevos aprendizajes, sea un hecho.
Aceptar y valorar en otro un rasgo ajeno que a nivel consciente nos resulta poco familiar nos permite expandir nuestra mente y nuestra persona, y de este modo acceder a terrenos que aún no hemos explorado. Quizá este cambio en la manera de iniciar una conexión emocional y romántica con otro ser implique una modificación en tu manera de relacionarte, un crecimiento personal, y al conocer áreas de tu personalidad que no estaban a la luz, te des cuenta de que acabas de incorporar elementos esenciales para la concreción de tu anhelo de un vínculo sólido.
Solemos buscar parejas con cualidades de nosotros mismos que nos hemos negado o no hemos podido desarrollar. Es factible que ya no precises a otra gente para que te conecten con ciertos aspectos de tu personalidad. Asimismo, es bien probable que el patrón de pareja que tuviste en el pasado haya cumplido su ciclo, y que por fin haya llegado la hora de aventurarse a una relación más prometedora, con características diferentes a los intentos anteriores, que en definitiva resultaron fallidos ya que no obtuviste el beneficio final que buscabas.
Entregarse de lleno a un vínculo que trae aparejadas variables o condiciones desconocidass parece conllevar un riesgo especial. En realidad, a las claras, se corre el mismo riesgo que al comienzo de toda comunicación amorosa, desconocemos si lo que iniciamos va a funcionar de la manera deseada, si nos enamoraremos, si habrá afinidad, si la otra parte corresponderá a nuestros sentimientos o no.
En el momento que te des cuenta que ya has dejado tus miedos atrás, tendrás la gran oportunidad de hallar una felicidad desconocida en tu vida.

CUENTOS DE HADAS
Si aún crees en lo que pregonan los cuentos de hadas, tal vez esta sea la razón por la que no encuentras la pareja definitiva con la que sueñas.
Y esto aplica tanto a hombres como a mujeres.
Porque si tienes un concepto idealizado (y rígido) de cómo debería ser la persona que te acompañará en esta hermosa experiencia de vivir, nadie encajará en ese molde.
Quizá desde tu infancia imaginaste un modelo perfecto de lo que sería tu pareja (y tu familia).
Hasta decidiste si te casarías o no, la cantidad de hijos y la edad en la que los tendrías.
Y has estado intentando que ese sueño (tal y como se presenta en tu mente) se transforme en realidad, sin admitir la posibilidad de alguna opción intermedia que, si le dieras la chance, también podría hacerte feliz.
Querer tener a tu lado a un ser “tan inteligente como tu papá” o “tan compañera como tu mamá” hará que nadie llegue a ese estándar inasequible (y bastante poco definido), lo que te generará sinsabores y decepciones, aunque quien se acerque a ti sea realmente inteligente y compañero.
La ilusión se contrapone a la razón y puede aguar lo que, de otro modo, tendría la oportunidad de ser una pareja con futuro.
Está bien e incluso es necesario saber qué cualidades que consideras importantes querrías hallar en quien estará contigo (tales como trabajador, sincero, respetuoso, cariñoso) y también es fundamental tener bien en claro qué no tolerarías bajo ninguna circunstancia (por ejemplo, que sea infiel, vicioso, poco confiable).
Pero el grado de “perfección” que buscas no existe en el otro (¡tampoco en nosotros mismos!) y exigencias desmedidas en pos de alcanzar una quimera (o un cuento de hadas) impedirán que veas con los ojos bien abiertos a quien se presenta y así, des rienda suelta a tu corazón para que acepte y se enamore de alguien que te brindaría cosas muy buenas.
Para encontrar a ese ser que te hará feliz, hay que tener en cuenta ciertas premisas:
. Primero, tienes que creer en la posibilidad que exista y se transforme en una realidad. Abre una puerta, aunque sea pequeña, para permitirte pensar que es bien posible que esto te suceda a ti y se convierta en lo cotidiano, lo de todos los días. Si descrees de la existencia de quien te hará feliz, ¿cómo llegarás a detectarlo y a darte cuenta de que está frente a ti al verlo?
. Deja el espacio vacío. Si estás en una relación que no te satisface o, peor aún, te hace mal, estás malgastando tiempo y energía que podrías dedicar a volver a centrarte en tu eje, a mostrarte tal cual eres y a conocer gente nueva.
. No te escudes en excusas, porque así solo pierdes el tiempo y te amargas innecesariamente, cerrando tu entorno y por ende, tus oportunidades. Decir que “no hay hombres” o que “todas las mujeres son… (adjetivos negativos)” no ayuda en absoluto.
. Entiende que las primeras semanas después de comenzar a frecuentar a alguien que te interesa o te atrapa son para conocerse, no para aceptar al otro a ciegas. Si en las etapas iniciales de una relación ves o intuyes aspectos que te desagradan o te incomodan, termínala cuanto antes, no esperes a que la situación escale y te veas atrapado en lo que no quieres.
. Ya no te lamentes ni te quejes de tu situación actual. ¡Haz algo!
. Ten en cuenta que de ti depende qué y a quién aceptas para que te acompañe en tu camino.
¡Los compañeros de ruta reales existen!

LIMITES
Antes de empezar una nueva relación (e incluso durante el transcurso de la pareja), es necesario que tengamos bien en cuenta cuáles son los límites que consideramos infranqueables.
Incluso, yo separaría en tres las opciones (de hecho, es lo que hago en mi vida): lo que me agrada, lo que no me molesta y podría tolerar y, principalmente, lo que nunca aguantaría.
Porque hay determinadas actividades y ciertos aspectos a los que, con el tiempo, podemos llegar a acostumbrarnos, aunque en un principio nos parezcan extraños. Por ejemplo, tal vez conoces a alguien que tiene un hobby poco común o que te resulta totalmente novedoso (un deporte extremo, una afición) y, con el tiempo lo acompañas, te acoplas a lo nuevo e incluso, comienzas a compartir algunas áreas, si te sientes cómodo haciéndolo. Conozco personas que pasaron de quejarse porque su pareja dedicaba demasiado tiempo a un deporte a jugarlo con él (e incluso, resultaron mejor de lo esperado y le ganan en muchas ocasiones).
Pero los límites infranqueables tienen otro tenor.
Son aquellos que protegen tu integridad (tanto psíquica como física), tus creencias, tu espíritu, tus ideales.
Y es esencial que los tengas bien en claro para que, al conocer a alguien nuevo, tus alertas internas suenen de inmediato y emprendas la retirada lo más pronto posible, apenas atisbes el menor rastro de lo que ya conoces y quieres evitar.
Si ya has pasado por varias desventuras amorosas y consideras que sueles toparte con seres agresivos, que no te respetan, manipuladores o poco genuinos y tus experiencias han terminado en el desánimo, puede deberse a que tus límites infranqueables no estén bien definidos.
Te propongo, entonces, que hagas una lista.
Sí, con un bolígrafo y lápiz (o en tu PC). Si es en este mismo momento, mejor, si no en el transcurso del día o mañana.
Créeme que en el momento en que conozcas una persona nueva y se te active la intuición o tengas alguna duda, aunque sea pequeña, agradecerás el tener esta lista a mano, preparada en otro momento y con la mente fría.

EJERCICIO
Divide tu lista en tres partes: cosas que te gustan, cosas que no te molestan y límites infranqueables.
Imagina, entonces, todas las situaciones que te vengan a la mente e incorpóralas a alguna de ellas tres.
Piensa en cómo sería una semana entera estando en pareja, día por día, y rellena los tres espacios.
No importa si uno está más poblado que los demás o si otro queda semivacío.
Luego de imaginar tu semana en pareja, la última parte del ejercicio:
Recuerda cómo fueron tus vínculos de pareja anteriores.
Qué te agradaba.
Qué te molestaba.
Qué no supiste manejar.
Qué te dejó secuelas emocionales que aún hoy estás tratando de resolver.
Escribe y escribe.
Cuantos más elementos tenga tu lista, tanto mejor para ti.
Cuando la hayas terminado (por hoy), guárdala en un lugar de fácil acceso.
A futuro, cuando quieras modificarla, no borres nada, tacha lo que no vaya en una columna y prefieras que esté en otra o que desaparezca (esto te irá dando la pauta de cómo algunas situaciones se van modificando y si toman el rumbo que deseas).

SITUACIONES CON L@S EX ….

¿Tenés una “ex” de tu pareja?, ¿sos una “ex”? Cuando alguien tiene una “ex” es porque volvió a formar una familia, y esa nueva familia viene en “combo”: así como en el local de comidas rápidas viene la hamburguesa con papas fritas y gaseosa, la nueva familia viene con hijos y claro, también la “ex”. Las cosas con la “ex” a veces se complican. Por ejemplo, ella puede estar sola y necesita que tu pareja le de dinero, exige más presencia de tu pareja porque es el padre de sus hijos o llama por teléfono para contarle a él todos sus problemas. Entonces, te preguntás: “¿por qué tiene que darle dinero?”, “¿por qué la acompañó al médico?”, “¿por qué la escucha tanto tiempo cuando llama por teléfono?”, “¡¿por qué?!”. La bronca que sentís tiene que ver con los celos. ¡Estás compitiendo con ella!

Las mujeres vivimos comparándonos y compitiendo. Queremos ser la única mujer en la vida de nuestro hombre, y eso está muy bien. Pero de la misma manera que vos sentís celos de ella, ella siente celos de vos. ¡Las dos están compitiendo por ese galán de telenovela! Entonces, imaginate, ¡él está en un idilio!, ¡se siente el hombre más deseado del planeta! A los hombres les encanta sentirse deseados por muchas mujeres, ya que eso les levanta la estima. El problema es que la “ex” y vos entran en ese jueguito. ¡No juegues ese juego!
¿Qué te tiene que preocupar y qué no te tiene que preocupar de la relación de tu actual con su “ex”? Veamos:
1. No te tiene que preocupar que él mantenga una relación cordial con sus hijos, que los visite, que se preocupe por ellos, que cumpla su rol de papá correctamente. Pensá que así también va a tratar a tus hijos cuando los tengan. Cuando él la trate bien a ella, a la madre de sus hijos, tenés que tener presente que lo hace porque quiere que sus hijos estén bien. No te pongas celosa si él le da prioridad a sus hijos, porque quiere decir que es un buen padre, y si cuida de esos hijos, en un futuro también va a cuidar de los hijos que vayan a tener juntos.
2. Te tiene que preocupar que tenga una relación con la “ex” demasiado cordial cuando no hay hijos de por medio. Cordial debe ser, porque esa historia ya pasó, y ya está todo perdonado, pero prestá atención si la relación es de mucha cordialidad, porque tal vez él quiera “mantener las cenizas tibias”. Cuando un hombre busca a la “ex” para juguetear, es porque algo pasa en su pareja actual.
3. Te tiene que preocupar si tu actual pareja mantiene a la “ex” y a sus hijos, pero a vos no te da nada, no provee para la casa (por más que vos trabajes, te arregles sola y puedas mantener a tus hijos). Mes tras mes estos hombres dicen: “Le tuve que dar el dinero a ella y no me alcanzó para nada”. En estos casos el problema no es la “ex” que le exige, sino que la relación actual tiene un problema que lo lleva a él a querer proveer allá y no acá.
¿Cómo debemos actuar frente a los celos de la “ex”?
1. Sos única. Necesitás saber que nadie se puede comparar a vos porque sos única. Supongamos que la que te tiene celos es la “ex” porque siente que le sacaste a su marido, que le destruiste la pareja, que él te ama y te atiende a vos como nunca lo hizo con ella. ¿Qué tenés que hacer cuando ella está celosa? No entrar en el juego de la competencia. Si ella está celosa, es un problema de ella. ¡No entres en el juego de los celos de la otra! Hay mujeres que se agarran de los pelos, se insultan y exteriorizan toda su violencia, pero vos tenés que manejarlo con altura. Son pocos los momentos en que te tenés que encontrar con la “ex”, por ejemplo, cuando va a buscar a los hijos de él, pero en general no tenés por qué cruzarte con ella. Si ella está celosa, ¡manejá la situación con altura!
2. Tenés que hablar del tema con tu pareja. Quizás estás viviendo muchas cosas en silencio para no llevarle problemas a él. Si tenés una buena relación de pareja podés hablar todos los temas con él. Hay mujeres que no hablan con su pareja porque le tienen miedo. Piensan: “¿qué va a decir?, ¿cómo va a reaccionar?”. Si este es tu caso, tengo que decirte que tenés un problema de pareja, porque cuando construís una buena relación de pareja, no podés tener miedo a la reacción de tu esposo. Y a los hombres les digo: ¡Basta de jugar a hacerse la víctima y decir: “Es que ella me trata mal… ¡No sabés qué mala que es conmigo!”, todo para “hacerle el verso” a otra mujer! Antes de empezar una historia nueva tienen que cerrar la historia anterior. ¡No jueguen ese juego!, ¡no es bueno jugar con las emociones!
Entonces, hablá seriamente con tu pareja, porque él sabe que tiene que decirle a la “ex” que no llame, que no lo persiga más. ¡Él tiene que poner el límite! Y si él no pone límites es porque hay un problema con vos, que sos su pareja actual. Y si vos aceptás vivir una situación que no querés vivir, también tenés un problema. Al principio de las relaciones a veces aceptamos cualquier cosa con tal de mantener esa relación, pero después queremos reclamar, y ya no podemos, porque habíamos aceptado eso. Recordá que cada uno tiene la relación que acepta tener. ¡No aceptes cualquier cosa! ¡Recordá que los límites se ponen antes y no después! ¡Sacate ese concepto erróneo de “cuando vivamos juntos yo le voy a marcar con amor lo que está bien y lo que no, y él lo va a cambiar”!
¿Qué pasa si vos tenés celos de la “ex”?
Los celos repetitivos siempre hablan de inseguridad. Por ejemplo: “no me gusta que te juntes con ella”, “no me gusta que hables por teléfono”, “no me gusta que la acompañes a tal lugar”. Y los celos nunca hablan del celado sino del celoso. Si vos sos la celosa, tus celos hablan de tu inseguridad, de lo que todavía no podés lograr, de que te sentís menos, de que no te considerás única.
Una de las cosas que piensa una mujer celosa es que cada vez que él le va a llevar la cuota alimentaria de los hijos se acuesta con ella, porque “donde hubo fuego, cenizas quedan”. ¿Y por qué una celosa piensa eso? Porque en el fondo sabe que si ella se juntara con su “ex” y se diera la posibilidad, ella se acostaría con él. Cuando alguien cela es porque está pensando interiormente que si tuviera la oportunidad haría eso que piensa que hace el otro.
Tenés que tratar con la inseguridad. Hay mujeres que se sienten que no son “las legales” porque vinieron después de otra mujer que sí es “la legal”. Por esta razón creen que no tienen derechos, que viven con un hombre “prestado”. Necesitás recordar que sos única, que él formó pareja con vos, ¡así que dejá de celar a la “ex”! ¡Empiecen a construir juntos la pareja que quieren construir!
Cómo pasar de la inseguridad a la seguridad y vivir segura en tu pareja?
Cantares 2:15: “Atrapen a las zorras,
a esas zorras pequeñas
que arruinan nuestros viñedos,
nuestros viñedos en flor”.
Hay un pasaje en La Biblia que narra la historia de Ana. Esta mujer vivía presionada. Elcaná, su esposo, tenía dos mujeres (en ese momento esto era culturalmente aceptado), vivía entre dos amores. La otra mujer se llamaba Penina, y Elcaná tenía varios hijos con ella. Elcaná amaba a Ana de una manera especial y le daba aún más que a Penina, pero el gran dolor de Ana era que no tenía hijos. En esta historia Penina estaba celosa de Ana, y lo sabemos porque comienza a burlarse de ella, echándole en cara que no tenía hijos. Ana se sentía insegura. Lloraba, no comía y la pasaba mal. Un día, ella se fue al templo a buscar la presencia de Dios. Cada vez que estés mal, que tengas miedo de contarle a alguien lo que te pasa, andá al templo, buscá al Señor. Ana se puso a orarle a Dios. Podría haberle dicho: “Ay, Señor, sacame a Penina de al lado. ¡No la soporto más! Hacé que esa mujer se calle la boca. ¡Cambiale el corazón, Señor! Que ya deje de burlarse de mí porque no tengo hijos… ¡Que Elcaná la deje, Dios!”, sin embargo, no fue esto lo que ella le dijo al Señor. Su oración fue: “Señor, ¡dame un hijo!”. Lo que Ana estaba haciendo era pedirle a Dios un proyecto de vida, un propósito para seguir viviendo.

El pasaje del comienzo habla de atrapar a las zorras pequeñas que echan a perder las viñas. Las zorras se meten en los viñedos y comen el fruto, pero las zorras pequeñas no solamente comen el fruto sino que como son chiquititas, se suben a las ramas, las destruyen y luego terminan arrancando las raíces. Esto quiere decir que cuando una zorra pequeña entra en un viñedo, no solamente se pierde el fruto (la cosecha), sino que también se pierde toda la siembra. Cuando una zorra pequeña entra a tu vida, no solo vas a perder el amor, la paz, la alegría, el buen humor, sino que también vas a tener que volver a sembrar, construir todo de nuevo.

¿Y qué son las zorras pequeñas? Las pequeñas cosas en las que nos enfocamos a diario y por las que nos angustiamos, lloramos, estamos tristes o preocupados. Son esas pequeñas cosas a las que le damos demasiada atención las que terminan consumiendo nuestra vida de manera que ni siquiera podemos ver el propósito que Dios nos dio. Las zorras pequeñas son los chismeríos, lo que dijo la otra, si llama o no llama, si mi marido fue o no, si a ella le dio y a mí no, etc. Cuando esas zorras pequeñas se meten en tu vida (y lo hacen con tal ligereza que vos ni siquiera te das cuenta), te sacan las ganas de vivir, la productividad, la belleza. Ya no das resultado, no das fruto, porque te arrancaron las raíces. Tenías un proyecto, habías sembrado una familia, sabías a dónde querías ir en la vida, y ahora estás todo el tiempo enfocada en esas zorras pequeñas: vivís resentida, angustiada, mirando la vida de los demás o compitiendo con otras personas.
Ana no fue al templo a pedirle al Señor que le atrapara a las zorras pequeñas. Ella no le pidió que le cambiara el corazón a Penina, que Elcaná tomara cartas en el asunto o que la hiciera olvidar. Ana no se preocupó por las zorras pequeñas, sino que fue por lo grande de Dios, por un propósito para su vida. “Señor, dame un hijo, dame herencia, dame un propósito para trascender en esta vida y seguir creciendo. A las zorras pequeñas las atrapo yo”, oró.

La Palabra dice “Atrapen a las zorras”, porque las zorras (o los zorros) no se pueden domesticar: las sacás o terminan destruyendo la cosecha y también todo lo que sembraste. No podés esperar y decir: “Algún día voy a superar esto, un día no la voy a ver más”. ¡Tenés que atrapar a las zorras, tenés que echarlas fuera y matarlas! ¿Qué pensamiento, qué duda, qué conflicto, qué detalle viene a tu mente todos los días para sacarte de tu sueño, del propósito que Dios tiene para vos?, ¿en qué cosas que te hacen perder productividad te concentrás todo el día? Cuando te sientas cada vez más triste, más angustiada, más depresiva, más perdida, prestá atención, porque han entrado zorras pequeñas a tu viñedo, y te están comiendo el fruto y arrancando las raíces. No le ores a Dios para que te saque las zorras pequeñas. ¡Atrapalas vos, metelas en una jaula y que se mueran!

Las zorras pequeñas más comunes son el mal humor, la gente negativa, los celos, la bronca, la amargura, la envidia, la competencia. La bronca que te da cuando tu esposo usa un plato y no lo lava, o cuando tu hijo no te llama por teléfono, esas son zorras pequeñas. ¡Tu proyecto era la pareja, criar a tu hijo para que bendiga a este mundo!, pero sin darte cuenta un día lo perdiste por enfocarte en las zorras pequeñas. Si seguís pensando en esas pavadas, enfocada en detalles, metiéndote en lo que no te tenés que meter o mirando lo que no tenés que mirar, te vas a quedar sin nada.

¿Cuál es tu zorra pequeña? ¡Tenés que descubrirla, atraparla y sacarla de tu vida! La Palabra dice: “Busca primero el reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas serán añadidas”. ¿Por qué cosas orás cuando orás?, ¿por la añadidura o por el reino de Dios?, ¿orás para que Dios te tenga misericordia o estás viviendo en la gracia?, ¿le pedís a Dios que te alcance el dinero hasta fin de mes, o le decís que tenés un sueño grande para Su reino y sabés que Él te dará por añadidura todo lo que necesites para alcanzarlo? ¡Dejá de pensar en pavadas y concentrate en el propósito, en el sueño que tiene el Señor para tu vida!
El Señor te hizo única porque lo que vos tenés que hacer en esta tierra no lo puede hacer nadie más. Estás sellada por Dios, Él te dio las herramientas suficientes para cumplir con ese sueño. Arrodillate cada día y decile a Dios: “Señor, no me voy a fijar en tonterías, no voy a permitir que las zorras pequeñas entren a mi vida y destruyan lo que construí. ¡Yo voy por un sueño grande!”. Amén.
(por Alejandra Stamateas)10891797_10205203273337342_6361671919171308844_n

 

10802070_10204881573495047_7610548121850056209_n

AMORES ALTAMENTE PELIGROSOS !!!

No todas las formas de amar son aceptables, simplemente porque haya amor de por medio. Se nos ha dicho que aceptar la manera de ser de la pareja es un requisito imprescindible y necesario para que la relación prospere, sin embargo, esta premisa es válida siempre y cuando el estilo del otro no atente contra mi seguridad física y psicológica.

Esto que parece obvio, no lo es tanto para muchos enamorados del amor que con espíritu masoquista y miedo a quedarse solos apelan a la técnica del “perismo”, un mecanismo de autoengaño que intenta mermar la cosa y diluirla en disculpas de todo tipo: “Es agresivo, pero yo se manejarlo”, “Me ha sido infiel, pero se que cambiará”, “No expresa afecto, pero es su manera de ser”, “Es demasiado desconfiado, pero yo no le doy motivos”. “Peros” y justificaciones por todas partes, evitación llevada a su máxima expresión. Aceptemos que algunas disculpas puedan tener fundamento, no obstante, si la felicidad de la persona que amamos es inversamente proporcional a la nuestra, algo anda mal. Si para que seas feliz, debo inmolar mi yo, tu “manera de amar”, ni me conviene ni me apetece.
Los estilos afectivos son formas de procesar, vivir, sentir y pensar el afecto. Este procesamiento surge de cómo me veo a mi mismo y como percibo a los demás y al mundo. En esta conjunción de datos, la mente crea un estilo que tenderá a utilizar en todas las relaciones. Son rasgos de personalidad, perfiles afectivos que definen un modus operandi, una dinámica del intercambio emocional. Si estos modos de procesar la información son distorsionados y están influidos por creencias irracionales, la propuesta será insensata e impedirá un acople y un acuerdo entre las partes. Por ejemplo, un individuo paranoide se verá a sí mismo como vulnerable a los ataques de los demás. Percibirá el mundo como un lugar demasiado peligroso y a la gente como esencialmente mala.
Esta visión de la realidad propia y ajena lo llevará a estar a la defensiva y listo para el contra ataque. Será así en todos los órdenes de la vida, incluso en lo afectivo. Pensará que su pareja quiera aprovecharse de él (en el caso de la personalidad paranoide son más hombres que mujeres), que le será infiel, que es mejor no entregarse afectivamente porque ello implicará bajar la guardia y quedar a merced de las malas intenciones del otro, sentirá un impulso irrefrenable por vigilar, escudriñar, revisar y monitorear cada comportamiento de la persona que dice amar, mantendrá oculta información que considere relevante, en fin, montará un búnker defensivo totalmente incompatible con un amor saludable y cuya victima será la mujer investigada: esposa, novia o amante. Incluso los hijos pueden entrar en la lista negra. ¿Cómo amar tranquila y felizmente a quien desconfía de ti y solo establece un vínculo tan suspicaz como ofensivo?.
Los amores tóxicos no son casos aislados en un hospital mental, ellos y ellas andan entre nosotros con su patología a cuestas, tirando redes y captando adeptos amorosos. ¿Quién se engancha a estas propuestas?: aquellos o aquellas cuyos déficit son aparentemente subsanados por el que sustenta el amor tóxico. Por ejemplo, las personas desconfiadas suelen ver en el paranoide la posibilidad de establecer una curiosa forma de alianza estratégica para protegerse del mundo hostil. De manera similar alguien tímido y muy introvertido percibirá el asilamiento social del sujeto vigilante como una feliz coincidencia. El problema ocurre al poco tiempo, cuando una vez enganchados, la pesadilla del control persecutorio hace su aparición.
Es mejor prevenir que curar y tomar consciencia antes del flechazo. Es claro que con el amor no basta, hay que sopesar ventajas y desventajas y sobretodo saber si algunas propuestas afectivas pueden realmente hacernos daño. No digo que nos volvamos obsesivos, más bien se trata de una alerta naranja, al menos hasta que los candidatos muestren sus cartas. Y entonces: si todo transcurre adecuadamente y no se ven moros en la costa, poner el pie en el acelerador, pero si la cuestión no pinta bien, frenar en seco y bajarse, sin culpas ni miramientos.
Por: Walter Riso

10404093_10204881100923233_711090866819160271_n

Cancelando la mediocridad
por Alejandra Stamateas

Muchas veces las personas que construyen solas, parejas en las que él construye su vida solo, sin considerarla a ella, o en la que ella construye su vida sola, sin considerarlo a él. Son esas personas que dicen: “Me quiero casar”, y no se dan cuenta que sus respectivas parejas andan con veinte a la vez
La vida se va desarrollando en etapas. Muchas veces, cuando una etapa se va cerrando aparecen lo que llamamos “crisis”. Una crisis es ese momento en el que parece que el mundo se te viene abajo. Sin embargo, la crisis en verdad está indicando que hay una etapa que ya no tiene nada nuevo para vos, y que algo nuevo está pujando por salir. Solemos enojarnos con las crisis, pero la realidad es que ellas nos dan el mensaje de que es hora de pasar a un nuevo nivel. Las personas solemos repetir una y otra vez lo que ya sabemos porque por un lado, nos resulta cómodo, y por el otro, nos da miedo subir a un nuevo nivel. Esta es la razón por la que muchas veces permanecemos en un nivel inferior. Si vos y yo no nos damos cuenta de que tenemos que pasar a un nuevo nivel en nuestra vida y entendemos el mensaje de la crisis, corremos el riesgo de perder todo lo que hayamos logrado hasta ese momento. Cada mañana nos tenemos que proponer un desafío, cada día tenemos que decirle a Dios: “Señor, quiero que me desafíes a algo nuevo”.
¿Querés algo nuevo para tu vida? ¿Querés pasar a un nuevo nivel? Proponete desafíos en todas las áreas de tu vida, planteate desafíos familiares, físicos, emocionales, espirituales, y cada tanto preguntate: “¿No estará ya agotado este ciclo?, ¿no será que esta insatisfacción, esta inquietud se debe a que estoy siempre repitiendo lo mismo y es hora de pasar a un nuevo nivel?”.

“Clama a mí y yo te responderé, te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”, dice el Señor. Dios tiene desafíos para nosotros todos los días de nuestra vida. Y La Palabra dice que también tiene cosas grandes y ocultas. En consecuencia, si son grandes, están ocultas en un lugar grande, porque algo grande no se puede esconder en un lugar pequeño. No debe de ser tan difícil encontrar el lugar donde están ocultas las cosas grandes de Dios, pero Él solamente se las mostrará a los que claman por un nuevo nivel.
Pueden decir muchas cosas de vos, pero digan lo que digan, eso no te va a determinar.

Cómo cancelar nuestra mediocridad.
Todos tenemos áreas de mediocridad en nuestras vidas. Quiero compartirte tres puntos importantes que debemos tener en cuenta para romper con nuestra mediocridad cotidiana.
1. Tenés que vivir una vida extraordinaria.

Dios quiere que seamos aventureros que vivamos una vida de aventura con Él. Sin embargo, con el correr del tiempo nos volvemos ordinarios. ¿Por qué? Porque a medida que crecemos nos vamos amoldando a lo que la sociedad, la cultura, la familia nos manda. Entonces, en lugar de ser personas extraordinarias, terminamos viviendo y muriendo como personas comunes, ordinarias.

“¡Andá a lo nuevo para tu vida, y ese problema va a ser nada!”.

Algunas veces la gente quiere mantenerte encerrada en un lugar, pero otras veces sos vos misma la que se queda encerrada en una historia, en una situación
Tal vez hoy seas solo la versión más común de vos mismo, cuando podés ser una versión mejorada. Tal vez pienses que es suficiente ser lo que sos, pero lo cierto es que podés ser una versión mejorada. Podés ser una mejor versión de papá, de mamá, de hijo, de trabajador y para eso tenés que plantearte desafíos.

Hay una persona extraordinaria dentro de vos que tenés que despertar, porque está dormida por los miedos.

2. Tenés que descubrir quién sos.

Para romper con la mediocridad debés averiguar quién sos. El enemigo es especialista en robar identidades. Él va a venir a tratar de robarte la tuya para que no sepas quién sos ni qué podés hacer en la vida. Por eso, tu tarea es averiguar todos los días quién sos. Esto implica estudiar tus puntos fuertes y saber también qué cosas te hacen mal para poner un límite y evitar que te lastimen. Tenés que conocerte, tenés que superarte a vos mismo para dejar de ser mediocre. Si no somos conocemos la capacidad, el potencial que tenemos, por más que vengan y nos digan lo valiosos que somos, nos va a parecer una carga, vamos a sentir que los demás están empeñados en que hagamos lo que ellos quieren que hagamos. Es como cuando le decimos a un hijo: “Sos un chico muy inteligente”. En vez de vivirlo como una motivación de nuestra parte, él lo ve como una exigencia. A veces en las cosas espirituales nos pasa algo semejante. Alguien quiere alentar a una persona y le dice: “Dios te eligió. El Señor va a usarte”, pero esa persona afirma: “No. Yo no sirvo, no soy capaz”. Hasta que no se descubra y sepa quién es realmente pensará que le otro está empeñado en que haga algo que no quiere hacer.

Los directores de teatro aseguran que enseñarles a sus alumnos a ser ellos mismos es una de las tareas más difíciles, porque ellos siempre quieren ser como alguna otra persona. Sin embargo, necesitás saber que con el espíritu de imitación no vas a llegar a ningún lado. ¡Vos sos igual a vos!
3. Debo vencer mi nivel de resistencia.

Dios te va a llevar a un punto de alta presión. Cuando esto ocurra vas a querer largar todo. ¿Alguna vez quisiste largar todo, mandarte a mudar, no aparecer nunca más Todos hemos vivido momentos de alta presión en los que todo duele, todo cuesta, y tenemos ganas de llorar y gritar “¡Basta!”.

Es fundamental que sepas que es justamente en ese momento de alta presión cuando más tenés que seguir, porque cuando logres vencer la alta tensión vas a obtener la victoria¡Detrás de la presión viene la victoria de Dios! “¡Seguí, seguí, seguí! ¡No abandones tu sueño!”
Nada bueno puede ocurrirle a la gente que vive sumida en la mediocridad mental, se esconden tras sus miedos en el afán de cuidar lo poco que lograron en la vida. ¿Cuál es tu miedo? Quizás sea también no perder lo que lograste, pero por cuidar eso no tenés expectativas nuevas, no podés mirar más allá, no podés ilusionarte con algo original, no podés extenderte.

Tenemos dos formas de enfrentar nuestras crisis, nuestros problemas, nuestros dolores: “ya no va a venir nada bueno a mi vida”, o ” quiero todo lo bueno y nuevo que va a venir a mi vida”

Tal vez tu vieja identidad no está nada mal, pero tenés que seguir subiendo en la escala de la vida. Quizás no veas el poder que sale de vos cuando le hablaste a aquella persona, tenés que empezar a abrazar las cosas que no ves, porque cuando lo hagas, comenzarás a cumplir el gran sueño que Dios tiene para vos.
Seguí caminando a pesar de la alta presión, porque ascenderás a un nuevo nivel. Sos extraordinario, así que dejá de vivir como una persona ordinaria que hace lo mismo que todo el mundo. ¡Empezá a vivir de manera sobrenatural !

10526039_10204875301138242_4534410050627549181_n

AMOR SANO Y RACIONAL (por Walter Riso)

Un amor racional es aquel que se siente y también se piensa. Es una manera de relacionarse, donde el “ser para sí” y el “ser para el otro” se integra en un “nosotros” saludable. En el amor racional el sentimiento, por si solo, no basta. Un amor descerebrado es puro impulso. “Contigo, pan y cebolla” es un viejo dicho napolitano, el cual inspiró la película de los años cincuenta de Marcelo Mastroiani y Sofía Loren, que significa algo así como: “Si te tengo, no necesito nada más”. Afirmación peligrosa para quien quiera buscar su autorrealización. Para estar con los pies en la tierra sería conveniente tener presente las siguientes reflexiones, las cuales confirman que con el amor no basta.

Si alguien duda que te ama, no te ama. A los enamorados hay que frenarlos, no empujarlos. “No estoy seguro” o “Necesito tiempo”, son algunas de las expresiones del titubeo afectivo. Cuando el amor hace mella nos atraviesa de lado a lado como un choque eléctrico, es una evidencia que se sustenta a sí misma, no cabe la duda. En esto se parece al orgasmo: si alguien no está seguro que lo tuvo, no lo tuvo. Otra cosa es decir que no nos conviene, que quiero desenamorarme, que somos incompatibles, así exista afecto. “Te quiero, pero no te amo”: ¿quién no ha sido victima de esta frase tenebrosa? Amor subdesarrollado, que no llega, que se achica, que desfallece antes de germinar.

No te merece quien te lastima intencionalmente. ¿Para qué seguir con alguien que nos hace daño? Un amor saludable no exige eso. Amar no es hacer un culto al sacrificio ni negociar los principios fundamentales. Si la persona que supuestamente te ama, te hiere o viola tus derechos, pues su manera de amar es enfermiza. El sentimiento aquí no tiene nada que ver. No se trata de ser un buen samaritano o poner la otra mejilla, un denuncio a tiempo es más efectivo, un alejamiento más recomendable. No solo tenemos que hacernos merecedores del otro, sino que la pareja también debe merecernos. Repito: la dignidad no es negociable, no importa cuantas arandelas amorosas quieran colgarle.

El buen amor es recíproco. Democracia afectiva, equilibrio, Amor justo, sindicalizado, bien repartido, no milimétrico pero adecuadamente dosificado. Horizontal dentro y fuera de la cama, ¿No esperar nada a cambio? Eso es para un amor universal, que trasciende el individuo, eso es mística o sentido de vida o misión humanitaria. En las relaciones cara a cara todos esperamos: si eres fiel, esperas fidelidad; si das sexo, esperas sexo; si eres cariñoso, esperarás cariño. Los que creen que pueden vivir con dar y no recibir, al cabo de un tiempo se frustran y deprimen, ya que es natural y congruente con la condición humana buscar un balance interpersonal. Algunas persona solo saben relacionarse desde la explotación o adoptando actitudes de victima. Todo amor “vertical” está contraindicado.

En el amor hay que aprender a perder. Si no te aman, no hay que insistir, ni suplicar ni tratar de convencer al otro o la otra. Cuando no se es correspondido, lo mejor es matar toda esperanza, porque la expectativa puede hacer que uno se pegue a relaciones tóxicas por años esperando el milagro de una resurrección amorosa que nunca llega. Realismo de línea dura: si no te quieren, a otra cosa, así duela, así haya que pedir ayuda, así la depresión se haga presente. Es mejor sufrir el duelo y alejarse de alguien que no llega al umbral afectivo que necesitas, a sufrir inútilmente un día a día de indiferencia. Lo que se opone al amor no es el odio, sino la indiferencia.

Cuatro premisas sin anestesia. Tratamiento para el alma, ver lo que es, enfriar la cabeza y poner el corazón a buen resguardo. No importa los que digan los enamorados del amor, el realismo afectivo salva gente y la ubica en un terreno fértil para que el “yo” no se destruya a si mismo persiguiendo un imposible, así sea en el nombre del amor.

Walter Riso.

1531680_10204858948969448_3771380355275892199_n

Lo primero que tienes que saber es que encontrar y cultivar la paz interior depende absolutamente de ti. Y es un proceso que se construye día a día de la mano del silencio. Curiosamente hay muchas personas que le cuesta estar en silencio, que se les dificulta pasar un rato a solas con ellos mismos o que se les hace imposible disfrutar de un pocotranquilidad
.
Muchos son los que se levantan cada mañana y en la primera sensación de silencio inmediatamente ponen la radio, y otros que pasan con la televisión encendida todo el día, parece que le huyen del silencio, pero ¿por qué?
Básicamente sucede por miedo a lo que pueden escuchar de su ser interior, por miedo de enfrentarse a esa realidad que tanto intentan ocultar o por las emociones negativas que albergan en su interior y que les perturban en su vida, como lo es, la ira o el rencor.
La Paz Interior Significa Que Estás Libre De Basura Mental Y Emocional.

Cuando lo cierto es que estar en silencio es algo maravilloso, porque es una gran oportunidad de darnos cuenta de lo que realmente alberga en nuestro interior, es una gran ocasión para evaluar lo que estamos haciendo con nuestras vidas y de si el rumbo que está tomando es el que queremos o no.
El silencio además de ayudarte a cultivar la paz interior, también te ayuda a:
* Conectarnos con nosotros mismos.
* Encontrar soluciones a nuestros problemas.
* Escuchar respuestas y guía.
* Estar más relajados y concentrados.
* Vivir en el presente.
* Sobre todo limpiar toda esa basura mental y emocional que alberga en nuestro interior, para dar paso a sentimientos y emociones que nos ayuden a sentirnos y vivir mejor.
* Entonces la solución para encontrar la paz interior está en cultivar el silencio, y para ello tienes que poner en practica este sencillo pero eficaz ejercicio, que consiste en…

Paso #1: Saca tiempo para ti.
Para ello busca un lugar tranquilo, en el que tengas la seguridad de que nadie te molestará. Si quieres puedes avisar a las personas que vivan contigo que durante 10 minutos necesitas estar sola y que por favor respeten ese tiempo que es para ti.
Paso #2: Relájate.
Siéntate en una postura cómoda, de forma que puedas alcanzar un estado de relajación fácilmente. Inspira lento pero profundamente, hasta que el oxígeno llene cada rincón de tu cuerpo. Haz una pausa, y espira de la misma manera diez veces más. Mantén ese estado durante al menos un par de minutos.
Paso #3: Reflexiona y Escucha
Luego dirige tu atención a tu interior. Reflexiona sobre tu vida, hazte preguntas y luego concentra tu atención en escuchar, sin analizar ni juzgar; únicamente concéntrate en escuchar, no pienses en lo que hiciste ayer, no pienses en lo que harás mañana, sólo escucha tu voz interior en ese momento.
Si sientes que te empiezas a perturbar vuelve a empezar el paso dos.
Durante toda la practica mantén la respiración profunda, haz el ejercicio hasta sentir la calma, y así poco a poco cultivarás la paz interior.
Mediante este ejercicio aprenderás a regular conscientemente tu respiración, te ayudará a practicar la concentración, y sobre todo harás del silencio tu aliado, ésta es la clave para encontrar tu paz interior.

Por: Yasnely Gómez – autoayudapractica.com

10247368_10204843227576423_8819440545101298170_n

El cuidar de un@ mism@ nos conduce al sendero de la voluntad de Dios y al plan que El tiene para nuestra vida
(no es un acto egoista, como much@s profesan)
El cuidar de un@ mism@ nos va llevando a nuestro destino
El cuidar de un@ mism@ nos conduce a lo que es nuestro mayor beneficio
Ni un extremo, ni el otro, sino en equilibrio
(ni el egoismo desinterezado por los demas y cruel, ni amar demasiado y sobreproteccion) ambos extremos son enfermizos

10438454_10204842792525547_3597713306824450386_n

TUS PROPIOS LIMITES !!!
En toda area de la vida (familiar, amistad, pareja, trabajo)

Cuando las personas van y vienen, dudan, te dejan, te toman, ciclicamente …
Sabes porque pasa esto, respecto a esas personas ¿
Pueden sentirse ASFIXIADAS (y regresan nuevamente por inseguridad en si mismas)
Pueden sentirse ABURRIDAS (cuando vos cedes todo, el otro se termina aburriendo)

Pero, porque vos aceptas esas idas y venidas, cuando cada quien quiera ¿
PORQUE NO SABES PONER LIMITES …
EL LIMITE es una frontera para cuidarte, que te indica quien o que puede pasar y quien o que no (eso lo permitis, o no lo permitis, vos mismo)

SI NO SABES PONERTE LIMITES A VOS MISMO, NO LOGRARAS PONERSELOS A LOS DEMAS TAMPOCO PARA QUE TE RESPETEN Y VALOREN.

Es decir, no registras, que tenes limites y hacerlos respetar
Porque no registras tus limites ¿ Porque no registras lo que es bueno para vos ¿
El problema es justo este, (los limites que no tenes o traspasas esos limites y te arriesgas mal por sentirte omnipotente, creyendo que nada ni nadie te dañara)

Debes ponerte limites a ti mismo
Cuando te pones un limite, te conectas con lo mas valioso de vos mismo (tus valores, tu dignidad) porque tu limite te proteje y te cuida de lo perjudicial que te afecta o puede afectarte, y te relaciona con lo que te beneficia o beneficiara
Alli en tus valores, alli dentro de vos,estan los limites, alli los encontraras, no en el afuera
Tenes limites ¿
* en lo ECONOMICO (gastas mas de lo que podes o te limitas)
* en lo AFECTIVO (permitis que te insulten y maltraten o no lo permitis)
* en lo EMOCIONAL (permitis que te tomen o te dejen a antojo de los otros o no )
* en lo FISICO (consumis alchool o comes descontroladamente, o te moderas)

Porque te cuesta ponerte limites a vos mismo ¿
Porque te enseñaron a agradarle a los demas, de este modo transgredis tus propios limites
Porque te enseñaron que es mas importante tu reputacion (tu imagen) q tu propio limite
Es decir, te enseñaron que es mas importante lo que piensen los demas de vos, que lo que vos crees que te hace bien
De este modo perdiste LA CAPACIDAD DE DEFENDERTE, CUIDARTE Y PROTEJERTE con los limites (esto se llama Indefencion Aprendida)
Pero tambien existe, la llamada Tendencia Actualizante (que es la capacidad que tenes de re-aprender, y no repetir errores de tus padres, por ej, modificar tus acciones y creencias)
Cuando logres esto, nadie mas te maltratara, manipulara, abusara, etc

Como empezar a ponerte limites ¿
Si estas mal, DATE UNA ORDEN A VOS MISMO, PONETE UN LIMITE
(nadie lo hara por vos y si lo hacen y lo permitis, ya no es tu propio limite, sino el de los demas) TENES AUTORIDAD, sobre vos, no cedas esa autoridad sobre vos a los demas
Tenes que saber, que NO queres para tu vida, alli esta el limite, tu limite

DATE UNA ORDEN A VOS MISMO
RESPETA Y OBEDECE ESA ORDEN
SE FIEL A VOS MISMO, RESPETATE Y OBEDECETE

A veces cuando pongas limites, los demas se alejaran o te abandonaran, pero eso traera hacia vos, a quienes realmente te valoren y te respeten

SE LEAL A VOS MISMO
SE LEAL A TU DIOS Y TU FE
ASI LLEGARA TU BENDICION (el anhelo de tu corazon)
CUANDO LOGRES SER MADURO

En este link, se encuentra un video relacionado, para ampliar el tema
https://www.youtube.com/watch?v=QdjNQJwxF4Q&feature=youtu.be

10411109_10204792595950664_6067677551664783081_n

ENTRENANDO EL CORAZON ¡!!!
Como salir del enojo constante …

EL ENOJO CONSTANTE, SE DEBE A TUS EMOCIONES REPRIMIDAS, especialmente TRIZTEZAS,ANGUSTIAS,FRUSTRACIONES,INJUSTICIAS,etc

* ESTAS LISTO PARA HACER TUS VALIJAS Y COMENZAR OTRA VIDA ¿
Tu vida tiene mas valor, que todos los sufrimientos del pasado.

* TENGO QUE TRANSFORMAR MIS CREENCIAS EQUIVOCADAS ¿
No todo en tu vida debe ser perfecto o salir bien, entonces empezas a relajarte
No podes controlar la vida de los demas de acuerdo a tu mapa mental y eso trae enojo
El mundo no tiene tus medidas, no se adaptara a vos, sino al revez
El enojo constante endurece el corazon y la rigidez lo convierte en piedra

* TENGO QUE HABLARLE A MI CORAZON
Liberar sentimientos de amor hacia vos mism@
Permitirle al corazon vivir cosas que desea vivir, para hablandarse
Hacele preguntas a tu corazon: Porque me cerre a esto¿Como llegue a esta situacion¿etc
Trata de comprender a la gente, porque esta como esta, tene empatia, misericordia, ponerse en el lugar del otro, en su manera de pensar diferente.

RENOVA TU ACTITUD, CONTROLA VOS, A TU CARACTER

Escucha este mensaje (ingresa al link)
https://www.youtube.com/watch?v=UFFg5-LsiwU

10419421_10204780108758492_2828497301614304309_n

LA OBSESION:
es provocada en una persona, por sus propios miedos e inseguridades
Al deshacer sus miedos e inseguridades (preguntarse cual es su origen, de donde provienen, etc) dicha obsesion, va desapareciendo (salvo en casos patologicos, que necesitan ayuda de un profesional)COMO SANAR la obsesion
* Tenes que sentirte a gusto con vos mism@
(quererte, valorarte, premiarte, gustarte, tenerte confianza, aceptarte)
De lo contrario, nadie se sentira a gusto con vos, para lograr estar a gusto con vos mism@, hay que dejar atras las angustias del pasado, cuando solo recuerdes pero sin dolor, lo habras logrado y asi reconstruir tu camino con los momentos lindos que haz vivido

* Tenes que hacer planes mentales de exito
Si queres ser feliz, deja de hacer planes para fracasar
Lo malo que pensas, lo decidis vos mismo, anticipa tus exitos para tu vida.
Rompe tus propios limites, vos controlas lo que pensas y como lo pensas
Preparate para el exito, lo proximo que venga, te saldra bien.

10390072_10204773835641668_8339652227516393315_n

CONSTRUIR PUENTES !!!!
El puente sirve para conectar el punto A con el punto B, para que por este pueda pasar gente. Necesitamos palabra de sabiduría. Cuando yo no uso la palabra de sabiduría, no construyo un puente sino un muro. Si yo no sé hablar, en lugar de conectar con mi familia, con mis amigos, etc., voy a levantar un muro y en el muro no hay conexión. Uno de los dones que Dios te da es la palabra de sabiduría que es una palabra para construir un puente.

Cuanto hay enojo, más uno explota y más saca para afuera de mal modo lo que siente, eso no alivia, enferma. No es bueno explotar y soltar todo, explicar todo. La otra mentira del enojo es pensar que “él/ella me provocó”. ¿Alguna vez dijiste: “Me dijo eso y me hizo enojar?”. ¡Mentira!
¿De dónde viene el enojo? el enojo viene de un pensamiento. Un pensamiento provoca el enojo y un pensamiento también lo quita. Es mentira que acumulamos enojo porque si así fuera no se iría rápidamente.
Cuando yo me muevo con enojo, meto al otro en un binomio donde solo tiene dos reacciones: “obedecer con resentimiento” o “redoblar la apuesta”. Cuando le gritás a alguien: agotás los recursos. Recordá que cada vez que te enojes y le grites a alguien, lo dejarás al otro con dos alternativas; pero si, en cambio, hacés un chiste o lo pedís por favor, tendrás más recursos para construir puentes. ¿Te pasó alguna vez de ir a un lugar y que te griten? ¿Por qué una persona grita? Porque no tiene recursos para manejar la situación y quiere silenciar al otro y que no reaccione. No se da cuenta de que solo lo mete en un binomio: obedecer resentidamente o redoblar la apuesta.

El enojo construye muros. La palabra de sabiduría construye puentes…influenciar sobre los demás: decir “gracias” y “por favor”.
Cuenta una anécdota que había dos hermanos peleados y que uno de ellos contrató a un carpintero y le dijo: “Quiero que levante una cerca entre mi hermano y yo, porque no lo aguanto más. Le pagaré lo que sea”. El hombre se fue al pueblo y a las cinco horas volvió cuando ya estaba terminado el trabajo. Y vio que el carpintero no había construido un muro, había construido un puente. Lo miró y le dijo: “¡Pero yo le pedí un muro!”, y mientras estaba hablando el hermano de la otra casa se acercó caminando y exclamó: “Gracias por tu deseo de comunicarte conmigo, yo también te extrañaba. Te pido perdón”. Los hermanos se abrazaron, se perdonaron y ambos invitaron al carpintero a quedarse a cenar esa noche. Pero el carpintero respondió: “No, tengo mucho trabajo que hacer: seguir construyendo puentes”. Las palabras de bendición nos conectan con los demás. Usá siempre palabras amables, palabras positivas.

Hace muchos años, cuando estábamos en el otro templo, siempre había un chico sentado adelante en la reunión que era autista. Un día este chico empezó a hacer ruido mientras yo estaba predicando y vi que entró una familia y se sentó en el fondo. El nene siguió haciendo ruido y la pobre mamá no tenía manera de calmarlo. Esta familia se quedó cinco minutos y se fue. A la semana me mandaron un mail diciendo: “Su iglesia es una vergüenza, no vamos a ir más, están a los gritos hablando en lenguas… ¡es una vergüenza!”. “¿En lenguas?”, pensé. Claro, lo escucharon al chico que estaba haciendo ruidos y creyeron que eran lenguas espirituales “pentecostalizadas”. Les respondí y les dije: “Esas lenguas que escucharon eran de un pibe autista”. ¿Qué habría pasado si esa pareja hubiese preguntado? Habrían cambiado su manera de pensar y habrían hecho un puente. Cuando no afirmamos, sino que damos el beneficio de la duda, podemos construir un puente. La sabiduría consiste en construir puentes, en estar enfocado en lo que queremos lograr.

¿Tenés gente complicada a tu alrrededor? ¿Cómo hacer para construir un puente con esa persona complicada? Te acercás y le decís: “Esto lo estamos logrando juntos. Cuando aprendés a darles mérito a los demás, a incluirlos en el equipo, estás construyendo un puente y funcionando con el don que se llama palabra de sabiduría. Palabra de sabiduría no es recitar: Palabra de sabiduría es la habilidad sobrenatural que te da Dios para conectar y armar un puente con tus hijos, con tus amigos, con tus compañeros, ect
Ej ¿Por qué tantas personas tienen problemas también con el alcohol, la droga, depresion,etc ? Porque no pueden establecer puentes afectivos, tienen los puentes rotos y no pueden conectar afectivamente con los demás. ¿Cómo se sana eso? Con la palabra de sabiduría y Dios nos dice que si a alguno le falta, se la puede pedir a El, quien la da abundantemente.

¡Extraordinario! Qué bueno sería que podamos construir puentes para los demás.
Cada vez que establezcas un puente, la gente correrá hacia vos y por el puente

Cuando a vos te meten en una pelea, te levantan un muro, pero hace falta dos para pelear, no te enganches ¡!! Dios no te llamó para que vivas rodeado de muros; Dios te llamó para que vivas con puentes.
1 Corintios 12:7: A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás. A unos Dios les da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otros, por el mismo Espíritu, palabra de conocimiento.

Recibirás la capacidad sobrenatural para construir puentes.
Declara sobre tu vida que construirás con sabiduría un puente para tus hijos, para compartir, para volver a reír con ellos, para volver a viajar con ellos; un puente en la pareja, para que tu comunicación sea extraordinaria, para que vuelvas a enamorarte como cuando eras joven. Tendrás un puente en tu trabajo; un puente afectivo para la gente que vendrá a buscarte. Y sobre ese puente vendrán finanzas, regalos, unción, gloria del Señor. Serás un puente de salvación con afecto.
( por Bernardo Stamateas ).

10730882_10204648613031181_8294721868172243599_n

SUFRIR … POR AMOR ????

1 – Creer que el amor es solo sentimiento y que la razón o el pensamiento no cumplen ninguna función. Esta idea errónea hace que “nos dejemos llevar” por la emoción y no gestionemos adecuadamente lo que sentimos. El amor hay que pensarlo además de sentirlo. Se necesita de una dosis considerable de voluntad para mantener y llevar adelante una buena y sostenible relación afectiva: con el amor duro y crudo no basta

2 – Ser víctima de un amor incompleto. Amar, sin algunos de sus tres componentes principales:
* Eros (deseo sexual, enamoramiento, amor pasional)
* Philia (amistad de pareja, solidaridad, comprension y compasion)
* Ágape (ternura, no por interes, ternura, delicadeza, la no violencia)

Cuando falta alguno de ellos, sentiremos un vacío, la sensación de que hay algo insatisfactorio, desagradable, molesto y doloroso, que conlleva, tarde que temprano, al sufrimiento.
Todos buscamos un amor completo que colabore en darle a nuestra existencia un sentido de bienestar y no de tortura.
No hablo de un amor perfecto, porque el amor siempre será una obra en construcción, siempre estarás “amando”, elaborándolo y reinventándolo, me refiero a un amor que no deje espacios para que se cuele la duda, la indiferencia o la inseguridad psicológica.
Un amor compacto y sólido.

Entonces no hay un amor de pareja, hay al menos tres amores reunidos alrededor de dos personas, y la alteración de cualquiera de ellos hará que el equilibrio vital del afecto se pierda y el sufrimiento aflore.

A lo que me refiero es a la posibilidad de construir un conjunto afectivo estable, donde los tres complementos básicos del amor
estén presentes cumpliendo, al menos, dos condiciones básicas:
a.) Que ninguna de las tres dimensiones se encuentre por debajo del nivel mínimo de funcionamiento que requiera la pareja.
b.) Que cada componente pueda activarse cuando la situación y/ o la
necesidad así lo amerite.

3 – La dependencia afectiva, que te lleva a temer el abandono del otro. Si piensas que no eres capaz de enfrentar la vida sin tu “media naranja” y que solo con ella te sientes realizada, amar será un infierno y una condena. El apego convierte el amor en esclavitud, además corrompe y enferma

4 – Violar los derechos de la otra persona o incluso los propios en nombre del amor. Cuando negocias con tus principios o tus valores más sentidos, pierdes dignidad y no puede haber un amor saludable cuando ya no hay respeto o autorrespeto. Nada justifica la entrega de la soberanía personal en nombre de un amor

(Autor: Walter Riso)

10629788_10204635276657780_1867043915345218856_n

LIDERA TU MENTE !!!

Hay mucha gente que no sabe administrar su mente.

Nuestro estilo de vida hoy es un estilo de distracción que no sirve para nada. Los problemas de ansiedad han aumentado porque vivimos en un estilo de vida de distracción permanente; se nos cruza por la cabeza un pensamiento, una idea, y enseguida nos distraemos. Vivimos distraídos negativamente.

Nosotros tenemos que administrar nuestra mente. ¿Qué quiere decir eso? Significa que tenés que crear tres espacios o tres hábitos para que tu mente esté gobernada por tu espíritu, y no que tu espíritu esté gobernado por tu mente.

* Primer espacio: no pensar en nada
El primer espacio q necesitamos tener en el día es un tiempo para no pensar nada.

* Segundo espacio: tener una distracción creativa
Es decir que hay un momento en el que nosotros tenemos que pensar relajados para analizar las cosas.

* Tercer espacio: tener atención plena
Hay momentos en los que tenemos que poner toda la atención que tenemos para hacer foco

El problema está en que en las áreas en las que tenemos que estar atentos, no estamos atentos, nos distraemos y viceversa

10584007_10204603081612924_2242271752366955328_n

ASERTIVIDAD (es un derecho que tenes)

Significa ser capaz de ejercer y/o defender los derechos personales
Decir no, expresar desacuerdos, dar una opinion contraria sin dejarse manipular (como haria una persona sumisa que no se expresa por miedo a ser rechazada o a la confrontacion y a quien la gente no respeta) y sin violar los derechos de los demas (como lo haria una persona agresiva que cree que sus derechos son mas importantes que los de los demas)

CONTRARIO: INASERTIVIDAD
Incapacidad de expresar sentimientos de oposicion
(genera resentimiento, ira, castigos como venganza, depresion)

OBJETIVO:
La asertividad es un punto medio (equilibrio)
* Defenderse sin lastimar al otro y sin miedo a accionar al respecto
* Sentar precedentes de disconformidad
* Intentar modificar un comportamiento que viola tus derechos
* Agotar las instancias de dialogo para resolver una cuestion
(no siempre se logra modificar o resolver la cuestion,en tal caso puedes usar tu derecho a irte, mas aun si se tratara de maltrato en alguna de sus manifestaciones: manipulacion,etc)

BENEFICIOS DE SER ASERTIVO:
* Fortaleze la autoestima, dignidad y autorrespeto (si exijo respeto, debo respetarme)
* Permite defensa psicologica haciendonos mas seguros
* Facilita libertad emocional y autoconocimiento
* Ayuda a resolver problemas y mejora la comunicacion

CUANDO SER ASERTIVO Y CUANDO NO

CUANDO NO SER ASERTIVO
Debes evaluar, costo/beneficio de acuerdo a tus valores internos
* Integridad fisica en riesgo
(reservar la asertividad para cuando la integridad fisica no corra riesgos)
* Lastimar innesesariamente a otra persona
(insencibilidad por el dolor ajeno, no justifica la defensa de los derechos)

LOS DERECHOS ASERTIVOS en las personas
* Derechos Innumerables
(agresivos, quisquillosos, obsesivos, desordenes mentales)
* Todos los derechos son negosiables
(sumisos, baja autoestima, no saben sus derechos o creen que no los merecen)
* Reconocer los derechos personales (tus derechos son tus VALORES)
(cuando te invade un sentimiento de indignacion, es decir bronca por una injusticia y eso no te deja dormir, no puedes olvidar lo sucedido, etc. Es muy probable que un DERECHO VITAL tuyo, te haya sido violado)
* Costo social significativo
(honestidad directa, hace que algunas personas se alejen, no les cae agradable y asi te castigan, intentaban manipularte, nunca te amaron si esa es la accion al respecto)

FRASE BASICA PARA RECONOCER SI UN DERECHO TE HA SIDO VIOLADO Y/O SI ESTAS VIOLANDO EL DERECHO DEL OTR@
“ NO LE HAGAS A LOS DEMAS, LO QUE NO TE GUSTA QUE TE HAGAN”
* Es decir, lo que te hicieron, vos se lo harias a otro … si la respuesta es no
* Uno de tus derechos ha sido violado, debes aplicar la asertividad y/o viceversa
* Tu derecho aparece cuando alguien a violado EL LIMITE DE TUS PRINCIPIOS Y VALORES PERSONALES y/o el derecho del otr@ aparece cuando tu violaste su limite

EJEMPLOS DE DERECHOS Y VALORES PERSONALES
* Ser tratado con dignidad y respeto
* Expresar los sentimiento, opiniones y creencias
* Decidir que hacer con mi propio tiempo, cuerpo y propiedad
* Cambiar de opinion
* Decidir sin presiones o insinuaciones de castigos por la decision
* Cometer errores y ser responsable de ellos
* Ser independiente
* Pedir informacion, preguntar
* Ser escuchado y tomado en serio
* Tener exito o fracasar
* Estar sol@, content@, trizte, ser logic@, etc
* Decir no
* Cualquier cosa, sin violar los derechos de los demas
* No hagas a los demas, lo que no quieres que te hagan

IDENTIFICA QUE TE IMPIDE SER ASERTIV@
TUS MIEDOS si gana tu dignidad seras asertivo,si gana tu miedo habra evitacion/sumision
* a agresion fisica (Resguardate: hay metodos mas directos y menos arriesgados q la asertividad)
* a la respuesta verbal del otr@ (Aplicala:las palabras incomodan pero no permitas q duelan)
* a ser manipulado (Aplicala: deja pasar de largo esas palabras de manipulacion, q no te afecten)
* a perder el control de ti mismo (Aplicala: poniendo especial atencion en controlar tu reaccion al respecto)
* a sentirse culpable (Aplicala: con amabilidad y cuidadosamente)
* a no saber que decir ante la confrontacion (Aplicala: sin desviarte o que te desvien del tema en cuestion y solo para informar tu NO, no para convencer al otr@ de modificar su accionar)
* a la burla, a parecer torpe, al ridiculo (Aplicala: tu esencia no es negosiable, valora quien y como sos, tu debes conocerte y respetarte)
* a q el otr@ tome distancia de ti,a perderl@ (Aplicala: verifica si realmente te ama x su accionar)
* a parecer mal@ e insensible (Aplicala: aclarando tus sentimientos de amor de antemano)
* a ser rechazad@, no aceptad@ (Aplicala: verifica si aceptan tu esencia o te manipularan para aceptarte)
* a la represaria y/o castigo, etc (Aplicala: no le permitas que te castigue por decir no)

1544357_10205539457781743_5229963870301478624_n10711008_10204595696988313_3813719866261151627_n

AUTOESTIMA VS. NARCISISMO

AUTOESTIMA
* Se quiere a si mism@
* Conoce su propia insuficiencia
* Capaz de desarrollar compasion por el projimo
* No utiliza la falsa modestia

NARCISISMO
* EGO CENTRIC@: No te escucha, todo debe girar a su alrrededor unicamente
* EGO LATRAT@: Rinde pleistesia y adoracion a si mism@
* EGO IST@: Quiero todo para si mism@
* GRANDIOSIDAD: No es capaz de relacionarse con los demas
* No reconoce, ni acepta nunca su Narcisismo

10628149_10204594179110367_1840961362529679710_n

PREVENIR EL APEGO AFECTIVO EN LA PAREJA

3 PILARES para lograrlo
(usados en conjunto logran un gran IMPACTO PSICOLOGICO)
UNA PERSONA AUDAZ, LIBRE Y REALIZADA ( LE GANA AL APEGO )

* EXPLORACION
(arte de NO dedicarte, ni obsecionarte, unicamente en el area de la pareja) conservando asi, tus otras areas y afectos de la vida (familia, amistades, profesion, etc) logra una importarte madurez interior

* AUTONOMIA
(arte de ser autosuficiente en toda area de la vida, sin ser narcizista)
logra NO depender de nadie, excepto de ti mism@

* SENTIDO DE LA VIDA
(arte de alejarse de lo mundano, no sumarse a la manada, si no te interesa)

AMOR SANO: existe y deja vivir al otr@
AMOR APEGADO: es un canivalismo mutuo, donde dos personas se absorven como esponjas hasta desaparecer (solo ven por los ojos del otr@) se alejan y dejan de lado todo por estar solo con su objeto de apego, y/o obligan al otr@ a funcionar del mismo modo (amputando y boicoteando asi, la creatividad y gustos de su objeto de apego, es la estrategia que utilizan. NO LO PERMITAS Y NO LO HAGAS CON OTR@S

AMAR: NO es ANULARSE, sino crecer de a dos en libertad, siendo igualmente tu mism@, sin perder tu ESENCIA, sin perderte A TI MISM@.

10641042_10204592911838686_206456609722216855_n

4 PILARES para configurar la AUTOESTIMA general
* AUTOCONOCIMIENTO (que piensas de ti mism@)
* AUTOIMAGEN (cuanto te agradas)
* AUTORREFUERZO (que tanto te premias y te das gustos)
* AUTOEFICACIA (que tanta confianza tienes en ti mism@)
Bien estructurados seran los cuatro soportes de un YO solido
y saludable
Si fallas en alguno de ellos, tu YO, sera inestable y muy flojo, motivo
suficiente para que los tres restantes lo sigan fuera de control
Pero puedes trabajar en ello, para que TU AMOR PROPIO sea saludable
RECUERDA: Como te ven te tratan, y tu asi lo permites inconcientemente
(ya sea para bien o para mal – para buentrato o para maltrato)
SI TU TE TRATAS MAL, QUE PUEDES ESPERAR DE LOS DEMAS ?
(Walter Riso)

10153125_10204585801260926_7659344933824458069_n

 

COMO ESTAR BIEN SANAD@

Todos los seres humanos tenemos dos necesidades: autoestima que es la necesidad de que me miren, me valoren, me reconozcan; e intimidad que es espiritual.
Estima tiene que ver con lo psicológico, con la necesidad de ser mirado, acariciado, valorado.
Intimidad es la capacidad de conectar con el otro, de construir una relación con alguien más. A tener empatía, comprender y ser comprendido, lo llamamos A.
Todos necesitamos sanar, o llenar, esas dos áreas. ¿Qué pasa cuando una de esas dos áreas no está sana? A veces ocurre que en los primeros años de nuestra infancia, que deberían ser una parte fundamental para ser sanos en esas dos áreas, por una cosa u otra nos falta A. Tenemos una carencia de A, de autoestima o de tener intimidad. Cuando nos falta A, una de las cosas equivocadas que hacemos casi todos los seres humanos es tratar de llenar esa necesidad con B; es decir con otras cosas para que se sane A.

Si yo tengo una necesidad de intimidad o de autoestima, si le pongo B (trabajo, droga, sexo, alcohol, malos amigos, viajes o histeriqueo), esta no se llena porque A se llena con A.
Si yo necesito estima, preciso que alguien me mire, me valore y la única manera de cubrir eso es con lo mismo; si yo necesito tener intimidad con alguien, abrir mi corazón, conocer y ser conocido, la única manera de llenar A es con A. A se llena con A.
Cada vez que le metas más B, más te alejarás de tu verdadero problema. Y cuando te das cuenta, ya tenés veinte años en la droga y no sabés para qué te drogas, creés que lo hacés porque te gusta.
Lo cierto es que autoestima e intimidad solo se sanan con autoestima y con intimidad. A se sana con A.
Veamos algunas maneras B equivocadas de tratar de sanar A:

Con dinero
Hay personas que laburan como condenados porque quieren ganar plata y juntar plata para comprarse cosas, aunque después sientan angustia cuando gastan. Todo es número para ellos, te miran y ya saben que tu campera vale doscientos dólares. ¿Por qué le meten plata? Porque tienen una carencia de estima o de intimidad, entonces se matan trabajando para ahorrar compulsivamente.
A un hombre despreciado Jesús no le dijo: “Después llamame así voy a tu casa”, sino que frente a todos le anunció: “Hoy voy a ir a comer a tu casa”. Y el hombre fue sanado. Cuando alguien iba a comer en la antigüedad significaba “quiero ser tu amigo”, era un acto de amistad.

Con trabajo
Cuando una persona trabaja, trabaja y trabaja, y llega a su casa y sigue trabajando es porque está frustrado en el placer de otras áreas. No puede tener intimidad en otras áreas y monopoliza, pone todo el placer en un área y labura todo el día porque eso le da el placer que le falta en otras áreas. Le falta el placer de las relaciones afectivas, de las relaciones familiares, etc. Trabaja todo el día para sanar A y le mete trabajo, pero por más trabajo que le meta, A nunca se termina de sanar. Hasta que sufre un infarto y cae en depresión. ¿Por qué? Porque ahora no tiene ni A ni B, no tiene nada.

Con sexo
Cuando a uno le falta A, por ejemplo usa la seducción. El hombre que vive histeriqueando: “Hola, ¿cómo estás bonita? Qué linda que estás”. O la mujer que se saca fotos e histeriquea. ¿Por qué? Porque necesitan ser mirados. El varón necesita sentir que está en carrera; la mujer que todavía la miran. Y algunas chicas dicen: “No sé por qué todos se quieren acostar conmigo…”; es lógico porque están mostrando una carencia de afecto, que necesitan la mirada del otro. ¿Está mal la mirada? No, el problema es que B nunca te va a sanar A porque lo que vos necesitás es una mirada honesta de estima, de validación, de valoración. El hombre que se va con la prostituta es inseguro; paga y todo está pautado, la mujer le dice: “¡Qué macho, sos King Kong!”. Él se siente inseguro de construir una relación afectiva, entonces busca en la prostituta calmar su inseguridad. ¿Por qué una persona consume pornografía? Porque queda insatisfecho del placer emocional de la intimidad en una relación afectiva. Hay hombres que tienen sexo, tienen relaciones, y después consumen pornografía porque en el plano afectivo (no en el plano físico) están vacíos, hay algo que no está sano, que no se ha construido.
¿Por qué la gente busca sexo y no amor? Porque el amor se construye e implica un compromiso de todos los días, implica la verdad. Algunos salen con una persona y desde el principio mienten, engañan, porque necesitan tener intimidad; pero están metiéndole B para sanar A y eso nunca se termina de sanar. A se sana con A no con B. Buscan en la habitación equivocada. Como la persona que dice: “Yo me quedo en este cargo, me voy a morir en este lugar, a mí de acá me sacan como cadáver”, tiene una carencia: necesita que lo miren, que lo valoren, y trata de obtenerlo mediante el control.

Con dolor y auto-castigo
Es otra manera de tratar de sanar A. Conocí a un muchacho de mediana edad hace un tiempo que se drogaba, consumía todas las drogas que te imagines. Empezamos a charlar y me contó que él tiene un hermano que se murió. Le pregunté: “¿Vos alguna vez lo hablaste?”. Hacía veinte años que se había muerto el hermano y nunca había hablado con los padres sobre eso. Entonces le di una tarea: “Quiero que vayas con tu papá y hables, hablen todo lo que tengan que hablar”. Hablaron una vez, dos veces, tres veces y lloraron, gritaron, se contaron todo. Lo volví a ver algunos meses después al muchacho y me dijo: “No me drogo más, me saqué toda la droga de encima”. Y yo le contesté: “¿Sabés por qué? La droga era B y vos estabas tratando de buscar allí la manera de hablar, de sacar ese dolor, ese castigo, afuera. Vos necesitabas sanar tu estima y cuando pudiste hablar y romper el secreto, A se sanó y B ya no fue más necesario”.
A quienes son infieles y/o adulte@s, les pasa lo mismo, buscan ser descubiertos, necesitan sanar A y no llenar A con B (no sirve)
Hay gente manipuladora, mentirosa, que te engañan, te envuelven, te ilusionan, te sacan dinero, se meten en tu casa, etc ¿Por qué lo hacen? A ellos no les duele nada, no les importa nada, lo hacen porque tienen una estima tan baja que necesitan manipular para sentirse inteligentes; pero en el fondo, en lo profundo de su ser, tienen una carencia. Entonces manipulan pero por más engaño que le metan, por más B que le metan, A nunca se termina de sanar.
Demas quiere decir “popular”. Se trata de cuando la popularidad te abandona, cuando la gente antes te miraba, te quería, te reconocía, te acompañaba y de repente ya no lo hace más.
Crescenti quiere decir “crecimiento”. Hay un momento en el que no pasa nada en tu vida y dejás de crecer.
A veces, se te va la salud y encima todos te dejan
Dios tiene gente preparada sana que te va a acompañar; gente que tal vez estuvo herida pero ahora están sanos. Él no lo hace ni con aumento, ni con enfermería, ni con popularidad; sino con alguien que estuvo enfermo y ahora está sano
SANA TU AUTOESTIMA PRIMERO (A) con ayuda profesional de ser necesario

63713_10204579429621639_6126043856341841741_n

 

ESENCIA: es tu identidad, tu productividad, tu propio ser
PODRAN ATACAR …
* poniendote otras identidades
* destruyendo lo mas fragil que tenias
* arruinar aquello donde sos sencible
* tu autoestima y belleza
* tus caracteristicas hermosas
NO PUEDEN ATACAR …
LO QUE PRODUCE DENTRO TUYO,
QUE ES LO MA FUERTE QUE TENES
TU ESENCIA: que es tu identidad, tu productividad, tu propio ser
(siempre se regenerara, se re-producira naturalmente)

10290109_10204544015216301_958529447767898752_n

UN PASO MAS …HOY ! (por Diego Lucero )

Muchas personas se vuelven comodas dejan de crecer,dejan de querer en cualquier cosa,se vuelven sastisfechos,personas que van a sus trabajos que no les gusta,empleos que los enferman,personas que no tienen una meta en la vida,y de apoco se van apagando al vivir,las metas te quitan de tu comodidad,y te hacen descubrir talentos y habilidades ocultas en ti,haz algo mas de lo que hasta este dia venias haciendo,eso que alguna vez miraste o deseaste y dijiste no podre,si estas esperando que alguien haga algo por o para ti te equivocas,ni siquiera aveces nustros familiares lo hacen,hay algo en ti que no tiene nadie,si no estas donde quieres estar,si no estas viviendo la vida que quieres vivir,no tiene que ver con el sistema,o tu entorno,sino con el hecho de que no hiciste o no estas haciendo el sacrificio,sino vas a estar trabajando para cumplir el sueño de otro y no es tuyo propio,posiblemente sientas aveces que todos estan en contra de ti o no creen en ti,y sientes soledad,la mayoria de las personas llevan sus ideas y grandesas al cementerio junto a ellos.
Si fuera facil todos lo harian,no es facil,hoy hay personas que iran a trabajar odiando lo que hacen,y tu que vas a hacer con tu talento ? tus dones ? que te motiva ?,la grandeza son cosas pequeñas hechas bien,jamas vas a triunfar si no transforma ese dolor en grandeza,el dolor muchas veces nos empuja hacia ese camino de triunfar,no hullas de tu dolor deja que sea tu aliado para ir al exito,para ser una persona chata no se requiere ningun esfuerzo,pero para ser la persona que quieres ser si,se requiere de todo tu exfuerzo,el dia importante es hoy,el enemigo mas grande que tiene que luchar eres tu mismo,si no existe un enemigo interior,no existira ningun enemigo exterior que pueda hacernos daño,si quieres algo en esta vida ve por el,intentalo,una vez mas,trabaja,sacrifica tiempo,sueño,descanso,estudia,haz lo que otros dejaron de hacer y se rindieron,y ellos mismo dicen que eso no se puede hacer,nadie nace con suerte,el dinero no te dara lo que tu interior no tengas,y nunca te rindas,toma aire y comienza otra vez,que solo queda un paso mas.tropezar,fracasar no es malo,rendirse es pesimo ! ahi mueren tus sueños.

10487192_10204366444017132_4443362234846956888_n

PORQUE HAY PERSONAS QUE ESCAPAN A UNA PAREJA FORMAL !!???
( VALIDO PARA HOMBRES Y MUJERES )
Hay tres clases de persona: (aunque con palabras digan lo contrario)

* No quiere pareja:(aventurer@, cazanov@)
solo le gusta conquistar, es absorvid@ por su necesidad sexual, y luego olvida

* No pueden quedarse con la pareja:(atrapad@ entre dos personas)
parece perfect@ en halagos
no pueden decidirse con quien quedarse,
encuentran cosas diferentes en personas diferentes

* No se atreven a quedarse en pareja:(expert@s en escapismo)
gran capacidad para conquistar a travez de un chat por ej, a travez de la palabra

Esta tres clases de personas tienen en comun:
* hullen no porque le tengan miedo al compromiso afectivo,
sino porque le tienen miedo a esa pareja, por falta de autoestima,
* consideran que la otra persona es superior a ell@s, no la puede vencer,
es competitiv@, entonces (o la vence, o hulle o la destruye)
* hullen con excusas, generando motivos de pelea
* hullen cuando la pareja esta fantastica en su relacion,
porque saben que luego ya no hay vuelta atras
* hullen cuando ven en el otro gran necesidad de una pareja estable y formal,
desesperacion y/o ansiedad
* hullen de personas exitosas, por un problema interno
que deben resolver ell@s mism@s

– Tomate tu tiempo para descubrir quien es el otr@, para no ser manipulad@
– Busca una persona con MADUREZ EMOCIONAL, que te motive en seguir avanzando, sin miedos a tus exitos, a tus logros, a tu vida como persona
– Jamas retrocedas por ponerte a la altura que el otr@ exige, para quedarse
– Sabras que estas preparad@ para elegir sin necesidad que te apure, cuando tengas vida propia, tomes tus propias decisiones y tengas iniciativas propias, sin estar pendiente y/o dependiente de los demas.

EN ESTE VIDEO DE EXCELENCIA
APRENDE A IDENTIFICARLAS A TIEMPO PARA NO SALIR LASTIMAD@ Y/O DESEPCIONAD@ !!!!

https://www.youtube.com/watch?v=j9QnVcKw-_k

10426077_10204345299328528_1402202572958877180_n

NADIE PUEDE SER AYUDADO …
SI NO BUSCA Y/O ACEPTA AYUDA !!!
Nadie puede ser sacado de donde esta …
si no quiere salir !!!
NEGARSE AYUDA,ES LASTIMARSE A SI MISM@
Entonces (conciente y/o inconsientemente)
pone excusas
se autoboicotea
crea situaciones de discordia
nada le viene bien
nunca esta de acuerdo
no quiere ver que le pasa
cuestiona todo argumento de ayuda
se cree superad@ en toda area de la vida
(tal vez, falta de humildad de corazon ?)
QUIEN QUIERA OIR QUE OIGA
LIBRE ALBERDRIO

10679759_10204295274077928_6087382801722726130_o

 

 

1536496_10204219217136552_4684904034759108556_n

LA RUEDA DE LA VIDA:
(por Alejandra Stamateas)

La niñez (de 0 a 12 años)
¿Qué es lo que quiere un chico de 0 a 12 años? Necesita ser cuidado. A él no le importa tanto papá y mamá como pareja, sino que ellos lo cuiden. La tarea principal de los padres es cuidar a los hijos. ¿Cómo cuidamos a nuestros hijos? Poniendo límites. El límite consiste en decirles “sí” y “no”, no decirles a todo “sí” y a todo “no”. Sí a lo bueno y no a lo malo. Los chicos guardan esas dos palabritas y las usan de grandes. Si les falta alguna de las dos se pueden convertir en psicópatas porque no tienen límites, hacen lo que quieren, desafían a todo el mundo. El límite no lastima sino que libera y da seguridad porque el chico sabe qué puede y qué no puede hacer. Cuando nos volvemos papá y mamá, somos padres las 24 hs todos los días del año hasta que nos morimos.
Tus hijos te filman, te observan las 24 hs y el límite que vos les imponés a ellos es el límite que te pusiste primero vos. Es decir que sos prisionero de las conductas que les querés enseñar a tus hijos. Si vos le decís a tu hijo: “No grites”, primero te lo tenés que decir a vos. Si vos le decís que no grite y le tirás el coche al primero que se te cruza en la calle, entonces no te pusiste el límite a vos. Hay que sostener los límites que ponemos y decir la verdad. Cuando mi hija Dámaris tenía 7 u 8 años y estábamos en una iglesia en Morón, yo recién había escrito el libro Educación sexual para la familia con 150 preguntas que hacen los niños y cómo responderles. Estábamos en un break y delante de varios pastores vino mi hija chiquitita con el libro y me preguntó: “Papá, ¿qué es el preservativo?”. Le contesté: “Una bolsita que se coloca el varón en el pene para no generar embarazo”. Miró el libro y dijo: “Está bien, me dijiste lo que pusiste acá” y se fue. Ella vino a chequear si yo le hablaba de la cigüeña o le decía lo mismo que había escrito. Tenemos que ponerles límites a nuestros hijos pero gritar no es un límite, pegar no es un límite, sobreproteger no es un límite. Son maneras de demostrar tu miedo porque el límite se marca con claridad.
Lo segundo que necesitan los chicos de 0 a 12 años es desarrollar su capacidad. Tenemos que estimular a nuestros hijos. Nunca les hables mal del colegio. Si ves que en el colegio les enseñaron algo mal, andá a hablar con el director pero no les hables mal del colegio a tus hijos, no les digas: “Esta porquería no te sirve para nada, yo a tu edad ya salía a trabajar”. Tenemos que hablar bien del colegio porque allí les enseñan, entre otras cosas, a sociabilizar, a estar con otras personas. Estimulá a tus hijos para que estudien y no se conviertan en burros glorificados, motivalos para que se preparen para el futuro.

La adolescencia (de 13 a 25 años)
¿Qué les pasa de pronto, de golpe, de repente, a los adolescentes? Les estallan las hormonas y dicen: “Bueno, ¡bastaaaaaa!”. Explotan de la nada y viene una gran turbulencia adolescente. Fundamentalmente viven en el “eterno presente”, no tienen mañana; por eso no se juntan con los ancianos, no se bañan, porque no puede reconocer ni su edad ni su cuerpo. Tienen su habitación desordenada porque así está su cabeza, como es adentro es afuera. No saben bien quiénes son… no son niños, no son adultos… ¿qué rayos son? Nosotros tenemos que ayudarlos a historiar, a que traigan el futuro al presente. Para ellos no existe el futuro, viven la vida loca, el ahora y están 7 hs con el celular, 48 hs en internet, 72 hs hablando. ¡No existe el mañana! Nosotros les tenemos que meter el mañana de a poquito. Si tu hijo te anuncia: “Voy a ser astronauta”, en lugar de decirle: “Qué astronauta ni astronauta, ¡tenés que ir a trabajar!”; decile: “¿Y cómo te ves como astronauta cuando tengas dos hijos… irán tus hijos a verte a la luna?”. “¡Qué sé yo cuando tenga dos hijos!”. De esa forma ya le metiste el futuro de a poco en su cabeza.
Entonces el adolescente empieza a conectar el presente con el mañana. Es mentira esa estupidez que se enseña de “vivir la vida ahora”, de “respirar ahora”, de “estar aquí sin que exista el mañana”. El mañana existe y llega, aunque no quieras, y uno tiene que pensar en el futuro también. ¿Alguna vez te diste un atracón con una triple hamburguesa? Seguro no pensante en el mañana, pero vino el mañana y te sentiste muy mal. No pensar en el mañana es una conducta adolescente. “No me importa, ¿quién me quita lo bailado?”. Tenemos que ayudar a los chicos que van buscando su diferenciación. Cuando eran chicos, los padres éramos Batman y Robin; ahora somos el Guasón o el Pingüino, todos los diablos juntos. Ellos buscan diferenciarse, por eso vos decís: “A mí me gusta tal cosa” y contestan: “A mí no”. “Vamos a la iglesia”. “No quiero ir”. Te llevan la contra porque buscan ser diferentes. Tenés que ser vivo y decir: “No vengas a la iglesia”… entonces vienen. Si te hacés de River, ellos se hacen de Boca. Meteles a tus hijos adolescentes las cosas buenas de la vida.

Los podemos ayudar regulando los límites en un “tira y afloje”. Le decís a tu hijo que sí, pero a tal hora, no. ¿Y cuánto dura esto? Las 24 hs, no podés dormirte, tenés que estar alerta durante toda la adolescencia. Si vos te dormís, ellos tiran de la soga y amanecés atado con la soga. Es muy desgastante tener hijos adolescentes y uno no se puede descuidar porque son como las pirañas, buscan comerte, chuparte la sangre, cortarte el cerebro. Sin intención de generar temor, te digo: “¡No te duermas!”. Tenés que estar alerta porque les decís algo y no lo cumplen y te muestran el celular donde dicen que lo tienen todo grabado y es mentira. Si vos les decís todo que sí o les decís todo que no, serán adolescentes eternos. Tendrán 30, 40, 50 años y se dejarán el pelo largo, usarán siete cadenitas y manejarán una moto último modelo. No crecerán ni se comprometerán. ¿Por qué los adolescentes no se comprometen? Porque, como dijimos, no ven el mañana, no saben que sus conductas tienen consecuencias. Y tampoco lo verán de grandes si les manejamos mal los límites. Tenés que ayudarlos pero no hay manual para eso. Dios está con vos y Él te guía.

La juventud (de 25 a 30 y de 30 a 50 años)
Ahora sí los podés dejar que vayan a experimentar. Al adolescente no lo dejás que experimente sino que le regulás los límites, pero al joven que te dice: “Voy a hacer la bomba atómica”, dejalo que haga lo que quiera. Pero eso sí, dejale en claro que si le va mal, en casa lo van a estar esperando. Tu casa tiene que ser un nido para que pueda llevar a cabo ese ensayo. ¿Qué pasa entre los 25 y los 30 años? La persona aprende dos cosas. Primero, cuál es su la vocación. Nuestra cultura le pide a los chicos de 18 años que decidan qué harán con su vida, pero ¡no tienen la más pálida idea! Y es en esta etapa de la juventud que ellos definen su vocación y el tema de la pareja. Empiezan a pensar seriamente lo que significa armar un proyecto.
Luego tenemos a los adultos jóvenes entre los 30 y los 50 años. ¿Cuál es la característica principal de esta etapa? Desarrollar el llamado, hacer crecer aquello que a uno le apasiona. A esa edad uno ya está definido. Tu vocación no tiene que ser hacer dinero solamente, sino hacer lo que te gusta. El dinero viene cuando vos desarrollás lo que amás hacer. Los que estamos en esta edad tenemos pensamiento práctico. Dicen los expertos que pensamos y nos emocionamos, porque nos vamos acercando al arpa y nos alejamos del saxo.

La adultez (de 50 a 65 años)
Algunos adultos son tramposos a esta edad. ¿Qué ocurre aquí? Uno sigue desarrollando su vocación, le mete ganas y mejora lo que le apasiona. Y también empieza a pensar en el legado, por eso a esta edad la gente es más solidaria, ayuda más y piensa en el prójimo. Nos vamos acercando a las mansiones celestiales y uno piensa: “Tengo que compartirle esto a alguien”. Por eso, los mejores líderes son a esta edad. Ellos ven que se va acercando el tren que los está llevando a destino y sienten que tienen que dejar un legado a alguien. A esta edad, la mayoría de las personas se convierten en abuelos y se acuerdan de sus propios abuelos: “Tenía 70 y estaba hecho percha…” porque años atrás a los 70 la gente se moría. Cuando Jesús murió a los 33 años, ya era viejo. En la antigüedad, la gente se moría joven; ahora se ha extendido la vida y tenemos abuelos jóvenes. ¿Qué tienen que hacer los abuelos? Ser un modelo de vejez porque los miran sus nietos. Dejales un buen legado a tus nietos y transmitiles la historia familiar, contales de sus padres…

La vejez (de 75 años en adelante)
¿Qué pasa después de los 75 años? Esta etapa se llama la “cuarta vejez” y es cuando se empieza a caer todo y cada vez se tiene menos de todo. Uno se achica y le duele todo, tiene miedo de caminar y caerse. Antes uno tenía miedo de que le robaran, ahora de caerse que es peor que un secuestro express. Lo que hay que hacer ahí es llenarse de sueños. Me contaron de un banco italiano que vino acá, abría a las diez de la mañana y hacían sentar a todos los viejitos, pero ese sistema no funcionó. Investigaron el porqué y se dieron cuenta de que a los viejos les gusta charlar en la fila; de esa manera les robaron lo social. Por eso vemos a la gente grande haciendo cola y hablando desde las seis de la mañana, ellos buscan lo social en los bancos y en los consultorios médicos. El anciano no tiene que buscar lo social en la fila de un banco ni en la medicina, tiene que buscarlo viajando, creciendo, buscando, estudiando. Para Dios no hay jubilación. Si estás con vida, la vejez no es la última etapa, la última etapa es la muerte. Hoy la gente se muere joven y llegar a viejo es una victoria que hay que celebrar. Llenate de sueños. El filósofo Bertrand Rusell a los 88 años dirigió una campaña contra el desarme. No debemos infantilizar a los viejos, por creer que los padres se vuelven nenes, y decirles cosas como: “Mamá, ¡tené cuidado!”; “papá, ¡tené cuidado!”. Son más frágiles pero no son nenes.
Si sos un adulto mayor, también tenés que soñar.

Padre, bendecimos la rueda de la vida. Declaramos que nuestros hijos están atados al Reino, nuestros matrimonios a tus principios y los ancianos a tus sueños. Declaramos gozo, victoria, restauración, lirios del campo que van a embellecer nuestra etapa y milagros grandes y extraordinarios. Declaramos que el gozo se restaura nuevamente y que te buscaremos con pasión. En el nombre de Jesús. Amén.

10626634_10204143798611136_6847091587071943094_n

 

10 SEÑALES DE QUE ESTAS EN UNA BUENA RELACIÓN DE PAREJA

1. TE RÍES CON TU PAREJA
La risa es saludable, especialmente dentro de una relación. Si de vez en cuando eres capaz de reír con tu pareja, es una muy buena señal de que las cosas van bien, que ambos se sienten cómodos el uno con el otro. Intenta buscar momentos y situaciones que os incentiven a reír en pareja

2. AMBOS SOIS CAPACES DE RECONOCER VUESTROS ERRORES
Puede que resulte duro reconocer que te has equivocado en algo, pero nadie es perfecto, todos cometemos errores. Tú los cometerás y nuestra pareja los cometerá. Pero puedes utilizarlo para aprender, para corregirte y mejorar como persona y como relación. Cuando salte un conflicto tuyo reconócelo si es que te has equivocado, era lo mejor que sabias hacer en ese momento.

3. HAY PLANES DE FUTURO
Poder hablar del futuro con sueños de estar juntos haciendo y creando algún proyecto en común, es una buenísima indicación de que las cosas van por buen camino.

4. HAY PERDÓN
Si ambos son capaces de perdonarse cuando el otro hace algo mal, la relación se hará más fuerte. Si no perdonamos y guardamos rencor o constantemente le recordamos a nuestra pareja los errores que cometió, entonces los conflictos seguramente irán en aumento haciendo mucho daño a la relación.

5. HAY RESPETO POR EL ESPACIO PERSONAL
Es muy importante disfrutar de las mismas cosas juntos, pero no siempre puede ser así, a veces las personas necesitamos un poco de espacio para hacer lo que nos gusta, compartir con nuestros amigos o simplemente estar contigo mismo. Si hay cosas de las que disfrutas haciendo solo, hazlo, y si a tu pareja le gusta hacer algo sólo, apoyale en que lo haga.

6. HAY IGUALDAD Y JUSTICIA
Igualdad en todo, en la libertad, en el trabajo, en la toma de decisiones, en dar y recibir, que haya una medida justa teniendo en cuenta las necesidades tuyas y del otro. Que ninguno de los dos sienta que carga con el otro.

7. HAY APOYO Y AYUDA EN LOS DIFERENTES MOMENTOS
Aparte de ayudarse y apoyarse mutuamente en las cosas cotidianas, una cosa que no debe faltar es el apoyo en los momentos duros. Una buena relación de pareja es capaz sobre todo de darse apoyo cuando se pasa por tristezas y momentos difíciles.

8. SE PUEDE HABLAR DE TODO
Poder hablar de las cosas sin tapujos, es algo que puede jugar mucho a favor de la pareja, evitando que los problemas se hagan tan grandes que acaben por explotar y hacer más daño que si se hubiesen tratado abiertamente en un principio. Hay cosas de las que cuesta hablar, algunas veces por timidez, por miedo, por falta de tiempo o por lo que sea… intenta encontrar un espacio sin tiempo donde podáis expresaros con total honestidad.

9. HAY RESPETO Y ACEPTACIÓN MUTUA
Cuando se falta el respeto a la persona que amamos, algo está fallando claramente. Saber respetarse aun en las diferencias es algo que demuestra lo fuerte que es la relación que los une. A veces puede suceder que nuestra pareja tenga una diferencia de opinión, de sentir o de ser con nosotros. Aceptar esa forma de ser o esa diferencia es imprescindible para que se de el respeto, saber reconocer los límites y no sobrepasarlos es saber respetar. Cuando no intentamos empujar a nuestra pareja a ir contra sus principios e ideales estamos respetando a nuestra pareja. El respeto y por ende la aceptación son indispensables para toda buena relación y por lo tanto un excelente indicativo de si la relación es saludable o no.

10. HAY CONFIANZA
El principal indicativo de que se está en una buena relación de pareja es que se puede confiar el uno en el otro. Cuando hay desconfianza hay que trabajarla interiormente o en el caso de haberla perdido por circunstancias se vuelve a recuperar o se acaba destruyendo la relación. Una relación en la que uno de los dos desconfía del otro es difícil de sostener, pues la vida se hace dura si uno de los dos constantemente está desconfiando. La desconfianza lo que muestra es una profunda falta de Amor hacia uno mismo que es proyectado en el otro. Siempre hay que estar muy presentes con la desconfianza porque es muy destructora.

Si parece que estás en una relación que no cumple estos requisitos debes considerar hacer algo dentro de ti para rescatarla. En aquellas señales positivas arriba indicadas que estés fallando, ve hacia adentro, mira en tu Corazón, pide ayuda si es necesario y cambia.

*Shoshan

 

995611_10204101787120875_4551625287570903844_n

Sobrevivamos a los atorones
EMOCIONALES Y MENTALES !!!!

Un atorón puede durar varios días. Nos sentimos perezosos, faltos de concentración y a veces abrumados por sentimientos que no logramos clasificar. Podemos no entender qué nos está pasando. Hasta nuestros intentos por practicar conductas de recuperación parecen no funcionar. Todavía no nos sentimos emocional, mental y
espiritualmente tan bien como quisiéramos.
En un atorón podemos descubrirnos revirtiéndonos instintivamente a
viejos patrones de pensamiento, de sentimiento y de comportamiento, aunque ahora sepamos mejor cómo hacer las cosas. Podemos descubrir que nos estamos obsesionando, aunque sepamos que eso es precisamente lo que estamos haciendo y que no funciona.
Podemos descubrirnos buscando frenéticamente a otra persona que nos haga sentir mejor, sabiendo todo el tiempo que nuestra felicidad y bienestar no están en los demás.
Podemos empezar a tomarnos personalmente cosas que no son asunto nuestro y a reaccionar en formas que bien hemos aprendido que no funcionan.
Estamos en un atorón. No durará para siempre. Estos periodos son
normales, necesarios incluso. Estos son los días que debemos
superar. Son días para concentrarse en conductas de recuperación,
aunque las recompensas ocurran o no en forma inmediata. Estos, a
veces, son días para dejarnos ser como somos y amarnos a nosotros mismos tanto como podamos.
No tenemos por qué sentirnos avergonzados, no importa cuánto tiempo hayamos estado en recuperación. No tenemos por qué esperar de una manera poco razonable “más ” de nosotros mismos. Ni siquiera tenemos que esperar de nosotros mismos que vivamos la vida a la perfección.
Atraviesa el atorón. Este terminará. A veces, un atorón puede durar
varios días y luego, en el curso de una hora, ver que salimos de él
y nos sentimos mejor. A veces puede durar un poco más.
Practica una conducta de recuperación en un área pequeña y empieza a subir cuesta arriba. Pronto, el atorón desaparecerá. Nunca podemos juzgar dónde estaremos mañana por el sitio donde nos encontramos hoy.

Hoy me concentraré en practicar una conducta de recuperación en uno de mis asuntos, confiando en que esta práctica me hará seguir
adelante. Recordaré que la aceptación, la gratitud y el desapego son un buen lugar para empezar.

10574333_10204026831847040_1990506973827157148_n

No permitas que la falta de amor propio te condicione a depender !!! En cualquier aspecto (tanto economico, como afectivo, etc)

1908044_10204006558740225_6163824567740038038_n

Excelentes consejos … ya que en general la familia y amigos (el entorno) se aleja por no entender que siente una persona con Depresion y mucho menos saben como ayudar

VALIDO PARA MUJERES Y VARONES en situacion de DEPRESION …
ACOMPAÑAR Y CONVIVIR CON QUIEN SUFRE DE DEPRESIÓN
Comprensión y unidad familiar

Si convivís con quién sufre de depresión, sabés que a veces es muy difícil saber qué hacer, cómo actuar, qué sentir respecto a ese ser querido y su padecimiento. Convivir con quien sufre de depresión puede generar mucha angustia, impotencia y desesperación; sin que ninguno de estos sentimientos ayuden a los involucrados.

Por eso seguimos acercándote algunas herramientas para poder tener en cuenta al momento de poner en perspectiva la situación. De esta manera vas a poder acompañar a quién atraviesa esta situación, proveyéndole de sostén sin vos quedar atrapado en la depresión:

2. COMPRENSIÓN FAMILIAR: Pero, también la depresión, como las ondas de un estanque, al arrojar una piedra, invade todo el sistema familiar y te provoca al menos desorientación e incomprensión de lo que está sucediendo. Muchas veces cuesta comprender de dónde nace esa sensación, en especial si se tiene “todo” ( salud, buena posición económica, unos hijos encantadores) y sin embargo aparece el fantasma de la depresión. La enfermedad depresiva es una alteración del mundo emocional, y es por esto que la única aproximación válida es la comprensión y el afecto. Como familiar, amigo, ser amado, tenés que evitar pensar que vos o alguien es el motivo de la depresión, o que tenés la responsabilidad de sacarlo de esa situación, que tenés que salvarlo. Ya que muchas veces, cuanto más intentes hacerlo feliz, motivarlo, más solo se va a sentir e incomprendido. La depresión no tiene una lógica aristotélica (causa y efecto), y por tanto no podemos angustiarnos buscando una sola razón, que justifique esa situación clínica.

• Hay que fortalecer una actitud de comprensión y de solidaridad con el sufrimiento de tu ser querido, que a veces se puede concretizar en la toma de decisiones de algunos cambios en la dinámica familiar (horarios, jornada de trabajo, etc.).
• No tenés que presionar a quién sufre de depresión con cuestiones como: ¿me podés explicar, de una vez, qué es lo que pasa que estás así?
• No le des sermones ni lo ridiculices.
• Contá con él y con sus opiniones.
• La depresión, aunque dificulta el normal desarrollo de la persona, no la convierte en alguien inútil y sin criterio.

3. LA UNIDAD FAMILIAR: La familia es una unidad, y por ende puede favorecer la salud o la enfermedad. Es decir que puede generar condiciones para el desarrollo de una patología, y por otro lado puede ayudar a superarlo. En este último caso, será necesaria a una estructura adecuada que alimente un desarrollo armónico, como la mejor forma de acelerar la curación. Si no se tiene cuidado, la enfermedad depresiva puede afectar a todo el sistema familiar. Es necesario, entonces, evitarlo, pero al mismo tiempo debemos ayudar a quién se encuentra padeciendo.

• Es comprensible, que en algún momento del tratamiento antidepresivo, vos como familiar (padre, madre, pareja o hijo/a) sientas bronca, cansancio, incomprensión o incluso gran malestar ante el familiar deprimido, pero no por esto dejes de ayudarlo y acompañarlo en el duro camino de la superación de la depresión.
• Es necesario aplazar las decisiones fundamentales. Cambiar de trabajo, mudarse de casa, separarse, etc., son hechos importantes en la biografía de todo sujeto; y por esto, es preciso un clima de serenidad y tranquilidad para tomar esas alternativas. La depresión es una mala consejera.

10547419_10203979601626314_4282471279631834460_n

Nunca te quedes donde la Entrega no sea mutua, donde no haya libertad de ser quien sos, y se mejor, donde para entrar tengas que mutilar una parte de vos.
Nunca te quedes donde se mezquna la entrega, se recortan los espacios y los tiempos, donde el afecto llegue en cuotas a plazo fijo.
Nunca te quedes donde no haya Construcción. Donde “la libertad” sea exclusión.
Nunca renuncies a entregarte y recibir más.
Sal de ahí. Otro mundo es posible.
(Maria Adela Mondelli)

10527470_10203943307918994_4965148337929065050_n

La capacidad de disfrutar

Una de las cosas que nos enferma, según el doctor Doug Weiss, es la falta de placer. Y tenemos un gran problema porque la religión le ha pegado muy duro al placer. Todo lo que era lindo o bueno era pecado; si una persona estaba feliz, eso era pecado. Así nos han metido la idea de que el placer, la capacidad de disfrutar, nos aleja de Dios. Y justamente lo que el Señor hace es acercarnos el verdadero placer para que podamos amarlo más a Él.

Dios nos creó para su placer. Dios se alegra cuando nos bendice, se queda expectante viéndonos disfrutar. Placer no es el placer de los sentidos. Nos han enseñado que un buen vinito, un rico asadito, una linda musiquita nos puede hacer felices. Esos son placeres de los sentidos, lo más fugaz, lo más básico que hay. No digo que esté mal pero muchos creen que eso es todo el placer que existe y no entran en un nivel más profundo que La Biblia llama el don de disfrutar. Todo lo que hacemos a escondidas no es placer. Todo lo que te domina no es placer.
Veamos seis cosas que tenemos que aprender a disfrutar:
1. El placer de invertir en mí
Tenés que disfrutar de vos. La gente cree que la soledad es mala. El aislamiento es malo pero la soledad es maravillosa. Tenés que aprender a disfrutar de vos mismo. Dentro de tus posibilidades, comprate siempre lo mejor, comé siempre lo mejor, usá siempre la mejor ropa, hacé el mejor curso, buscá el mejor profesional. Siempre buscá lo mejor para tu vida Si nosotros no nos cuidamos y no invertimos en nosotros, siempre estaremos esperando que alguien más lo haga. Tenemos que cancelar eso y empezar a felicitarnos, a regalarnos, a tratarnos bien y a bendecirnos a nosotros mismos.

2. El placer de ser práctico
Hay un placer grande en usar el sentido común, en ser gente práctica. Sentido común. Hay un poder en la capacidad del disfrute de ser prácticos. Por lo general tengo muchos mails para responder, pero respondí uno que me impactó. Ej. Si alguien te lastimó, perdonalo y seguí adelante.(consejo practico)

Había un ciervo que era el rey del bosque y se enganchaba los cuernos en todas las ramas y todos los arbustos. Un día se enojó y dijo: “Quiero que poden todo”. Y cortaron las ramas, los arbustos, todo. Vino el zorro y le preguntó al ciervo: “Discúlpeme rey, en lugar de podar todo, ¿por qué no se corta los cuernos?”. Hay gente que pretende que cambie el hijo, la esposa, el marido. ¡Cambiá vos y cambiará tu mundo! Serás feliz. El que dobla en contramano cree que los demás son estúpidos y manejan mal. Necesitamos sentido práctico. Por ej cuando nos ponemos de novio, qué hacer? algun@ dirá: “Ay, conocí a alguien y no sabés qué lind@ es y qué bien que habla”. Mirá sus acciones, no mires sus palabras. Observá cómo trata a los demás, cómo reacciona. “A mí me trata bien”, decís pero el otro día insultó al mozo porque le trajo la comida fría. Hoy insulta al mozo y mañana la moza ¡vas a ser vos!

Una chica me contó que con su pareja tenían relaciones y él le dijo que no se cuidaran, que si venía el bebé, quedarían embarazados. Le contesté: “¿Quedar embarazados? Sos vos la que va a llevar el bebé en la panza nueve meses, la que lo va a cargar y le va a dar la teta, ¡el cuerpo lo ponés vos, no él!”. Eso es practicidad, no es sabiduría.
3. El placer de sembrar alegría en los demás
Cuando vos llegás a tu casa y estás con tu familia, ¿te conocen como alguien divertido? O estas con mucha tensión. Pensa… las cosas se olvidan, pero los buenos momentos quedan para siempre”. Hay mujeres que taladran la cabeza de su familia cuando se encuentran a la noche: “¿Dónde estuviste?”; “sacame a pasear”; “¿qué hiciste?”; “¿sabés? el nene prendió fuego el colegio”; “yo siento que no me amás”… en solo tres minutos cuentan y preguntan todo. Tenés que ser una mujer divertida. ¿Y los hombres qué hacen? Llegan a la noche y dicen: “Hoooolaaa, no me hables, quiero ver tele, salí”. Hombre y mujeres necesitamos sembrar alegría.¡Sembrá alegría!

Sembrá alegría en la gente querida de tu familia, sembrá diversión en tus hijos, tu papá, tu mamá, tu abuelo, tu esposa, tu novia, tu novio. Ellos tienen que conocerte por ser un sembrador de alegría allí donde vayas.
4. El placer de servir a los demás

Cuando vos servís, no importa donde; te quedará el mejor recuerdo porque no hay nada más lindo que servir.
5. El placer de validar
Validar consiste en buscar las cosas buenas de la gente y decirlas.
Me sorprendí pero me di cuenta de que a mí también me gusta que me validen.
Validá a la gente pero sin mentir.

Cuando una puerta buena se cierra, otra puerta buena se abre. A muchos nos, la idea de que si te pasa algo bueno, tiene que venir algo malo después, no es asi, cuando algo bueno se va, algo bueno viene y que siempre habrá cosas buenas en tu vida. Lo verás, lo celebrarás y lo disfrutarás.

Esperá cosas buenas a toda hora, en todo lugar y de larga duración, rompé los limites
El engaño es que si yo tengo algo ahora, lo tengo que cuidar.
Pero la gente ve tu cara y ve la mía y cree porque ven nuestro corazón y se dan cuenta de que esto es genuino, comprenden que se trata de un estilo o camino de vida. Entonces dirán: “¡Yo quiero !!!!

10487268_10203936973120628_1525568093430775082_n

 

CONFUSAS SEÑALES DE AMOR ( ALERTA ) ¡!!!!
A veces establecemos relaciones sin percatarnos de lo que nuestra pareja realmente desea. Nos ilusionamos pensando que nos ama, nos quiere, desea y que le gustaría pasar toda su vida a nuestro lado… y en otras ocasiones, como buscando deshacerse de nuestra compañía hasta que luego una vez más nos vuelven a hacer creer que nos aman y quieren estar con nosotr@s.
Son falsas señales de humo, señales que no estamos sabiendo interpretar bien.
Resulta sensato reconocer que muchas veces cuando nuestro corazón vive en constante dramatismo y tendemos a ver torrentosas fuentes de agua en los más áridos desiertos. Pero no siempre nos ponemos la venda a causa de nuestras falencias afectivas, hay personas que se encargan de ayudarnos en la tarea para después, como si fuesen una especie de Poncio Pilatos, “lavarse las manos” de toda responsabilidad en lo acontecido.
Estas personas han encontrado a alguien que se ha tornado “débil” ante ellas y se han aprovechado de ello. Por eso un día dicen “necesitarte” y al otro no, un día eres “importante” y al otro no quieren saber de ti, un día te llaman y al otro te ignoran, un día te dan la mano y al otro lo único que ves es su espalda, un día quieren ser tu pareja y al otro simplemente amigos. Te sumerges en un sube y baja de emociones que termina por dejarte con un hueco en el alma, te has convertido en un juego para la otra persona y te sientes usad@.
Se tiene la ilusoria y falsa creencia de que “cuanto más bravo el toro, mejor es la corrida”, ello lo que evidencia es que a veces nuestra pareja resulta ser un “trofeo” que cuanto más inalcanzable se torne, mejor; no por el amor que sentimos, sino por el “reto” que impone. Pero el verdadero amor no es así, el verdadero amor no escala montañas por la dificultad del ascenso, sino que se fija en aquel paisaje que contemplaría con beneplácito a cada instante. El amor de madre es un ejemplo de entrega de amor sin condiciones y no por ello lastimamos al ser que nos dio la vida.
Pero en cuestiones de pareja, el hecho de que nos regalen amor sin que hayamos hecho mucho esfuerzo por ganarlo, nos lleva a pensar que “tenemos el control” sobre la otra persona y por ello la lastimamos y nos convertimos en jugadores expertos que se cubren la espalda con el dolor de quien nos ama, pues pensamos que no hemos obligado a nadie a hacer nada… “¡Allá él o ella si le dio por enamorarse de mí!”
Las personas que se entregan sin condiciones caen en un “grave error”: amar sin pedir nada a cambio, recibiendo apenas unas migajas de atención y esperando pacientemente que un día logren ser amadas. Sin embargo, ello no pasa de unas “falsas señales de humo”, de muestras de afecto sin sentido, de indicadores y acciones que hacen pensar algo que al final resulta no ser, no existir.
Hay personas que viven jugando al vaivén de las circunstancias, al “no me quedaré sin pareja” y por eso buscan a alguien que les acompañe provisionalmente, ello, sin comprometerse mucho, pues lo que buscan es una relación sin futuro. Sucede que en muchos casos, después de entregar todo nuestro ser, somos recibid@s con un rechazo que no esperábamos pues nos habían dado mensajes que nos hacían entender cosas diferentes a una despedida.
De aquí en adelante, lo más sensato que podemos hacer es alejarnos de estas personas que, aunque sean excelentes seres humanos, han fallado en algo: te han envuelto en una atmosfera de confusiones a base de sus omisiones y deseos pasajeros, y han perforado tu alma con interrogantes que se han convertido en enormes rocas de tu camino.
Mereces más. Lo mereces todo. Echa mano del trozo de dignidad que te queda y retírate de la batalla antes de salir más herid@. No te conviertas en un inalcanzable trofeo, no lo has sido y tampoco quieres serlo para que alguien te ame y te valore de verdad. Tú eres lo más importante y debes aceptar que el mejor regalo que te puede dar una persona que no te ama ni te respeta es irse de tu vida. Si el destino quiere que regreses con una persona de estas, pues que él mismo se encargue de unirlos. Tú ya has hecho demasiado por una relación que no sabes si existe. Dedícate a vivir, un día todo llegará a ti, sal del juego, a veces es mejor perder unas cuantas partidas que perder toda la ronda.

10544398_10203935991656092_6204723564401310192_n

” LA GRAN ESTAFA ” es la Afectiva/Emocional
Es el acto mas cruel, malvado y perverso que una persona puede ejercer hacia su projimo, utilizando mentiras y manipulaciones para conformar tus necesidades …
No lo permitas en ningun Area de tu vida
PARA TENER INTELIGENCIA EMOCIONAL, debes estar informado, recomiendo la lectura de este libro ACOSO MORAL


Desde este link podes leerlo on line o descargarlo gratuitamente
https://onedrive.live.com/view.aspx?cid=C8051A12F5BA78EB&resid=C8051A12F5BA78EB%216456&app=Word

1896835_10203931408421514_2581994437551639831_n

ESCUCHA A TUS EMOCIONES
Las emociones hablan por sí solas. Si tus emociones son negativas, es que la relación no es sana. Hay situaciones donde la razón no puede llegar porque no podemos meternos en la mente de otros para saber lo que piensan y por qué actúan de ciertas maneras.
Pero donde la razón no llega, siempre están tus emociones que serán las que nunca te engañen. Siempre que hay manipulaciones o relaciones insanas de cualquier tipo, la persona experimenta malestar y emociones negativas.
Muchos manipuladores intentan hacer sentir culpables a las víctimas, pero no hay que culparse nunca por nada, lo más importante es tu bienestar, y si sientes emociones negativas es por algo, conviene alejarse de la persona, ya sea una relación de amistad, pareja, etc

10345761_10203918209211542_5658074388892749213_n

Entregar a algo o alguien el poder para que te domine y domine tu mente, es una forma de suicidio psicologico !!!! No lo permitas jamas !!

10563193_10203863946495008_1818890433875655261_n

 

¿QUÉ ES LA FELICIDAD REAL?
¿Porqué hay personas que le envían mensajes amorosos en las redes sociales con fotos siempre con la sonrisa pintada a aquel con quien conviven?¿Será que no se hablan y por eso tienen que publicarlo aquí?¿Será que el mensaje no es para esa persona a quien simula ir dirigido sino para que todos nos enteremos de una felicidad publicada?Quién tiene que estar publicando que vive una relacion maravillosa… ¿vive una relación real?.
“Juzgamos demasiado sobre la felicidad por sus apariencias; la suponemos donde menos la hay, la buscamos donde no puede estar, pues la alegría es una señal muy equívoca de la dicha. Muchas veces un hombre alegre es un desgraciado que procura confundir a los demás y engañarse a sí mismo. Estas personas tan risueñas, tan despejadas, tan serenas entre una concurrencia, casi todas son tristes y regañonas en su casa, y sus criados pagan la diversión con que han distraído a sus amistades … Un hombre verdaderamente feliz habla poco, ríe menos y concentra, por decirlo así, la felicidad en torno de su corazón. Los juegos estrepitosos, la turbulenta alegría encubren el tedio y los desabrimientos, pero la melancolía es amante de las suaves delicias; a los gustos más dulces los acompañan la ternura y las lágrimas, y hasta el gozo excesivo antes saca llantos que risa…” Rousseau

Maria Adela Mondelli
Escuela Vida

 

10502467_10203863538084798_2807143928019255450_n

PORQUE A NADIE LE AGRADA UNA PERSONA FELIZZZZ
“La tristeza nutre tu ego, y la felicidad es básicamente un estado de ausencia de ego. Ese es el problema, el quid del problema. Por eso la gente encuentra tan difícil ser feliz. Es por ello que millones de personas en el mundo tienen que vivir en la miseria… han decidido vivir en la miseria. Ello te da un ego muy, muy cristalizado. Estando triste, tú eres. Siendo feliz, no eres. En la tristeza te cristalizas; en la felicidad te vuelves difuso.

Si esto se entiende, entonces las cosas se vuelven muy claras. La tristeza te hace especial. La felicidad es un fenómeno universal, no hay nada especial acerca de ella. Los árboles son felices y los animales son felices y los pájaros son felices. Toda la existencia es feliz, a excepción del hombre. Al ser desdichado, el hombre se vuelve muy especial, extraordinario………
La tristeza te hace capaz de en general atraer la atención de la gente………. Siempre que estás triste, en general la gente te atiende, simpatiza contigo, te muestra amor…………

En general Todo el mundo comienza a cuidarte. ¿Quién puede herir a una persona desdichada? ¿Quién puede estar celoso de una persona desdichada? ¿Quién puede contradecir a una persona desdichada? Hacerlo sería demasiado cruel…… Aunque a veces todos se alejan, y alli es cuando debes ser feliz sin ayuda, solo con vos mismo.
.
Cuando estás enfermo, deprimido, triste, en general los amigos vienen a verte, a consolarte. Cuando eres feliz, los mismos amigos se ponen celosos de ti. Cuando eres realmente feliz, te darás cuenta de que todo el mundo se ha vuelto en tu contra.

A nadie le agrada una persona feliz, porque la persona feliz ofende el ego de los demás. Los otros comienzan a sentir que “Tú has alcanzado la felicidad, mientras que ellos aun se arrastran todavía en la oscuridad, en la miseria y en el infierno. ¡Cómo te atreves a ser feliz cuando todos nosotros nos encontramos en semejante miseria!”

Naturalmente el mundo está hecho de gente desdichada, y nadie es lo suficientemente valiente para permitir que todo el mundo esté en tu contra; es demasiado peligroso, demasiado arriesgado. Es mejor aferrarse a la miseria, pues sigues siendo parte de la multitud. Feliz, eres un individuo; desdichado, eres parte de la multitud -hindú, musulmana, cristiana, india, árabe, japonesa.
¿Feliz? ¿Sabes qué es la felicidad? ¿Es acaso hindú, cristiana, musulmana?

La felicidad es simplemente felicidad. Uno es transportado a otro mundo. Uno deja de ser parte del mundo que la mente humana ha creado, uno deja de ser parte del pasado, de la fea historia. Uno deja por completo de ser parte del tiempo. Cuando eres realmente feliz, dichoso, el tiempo desaparece, el espacio desaparece”……….

Osho, El libro de la sabiduría

10552526_10203856997081277_1933166970893214233_n

PORNERTE Y PONER LIMITES A OTR@S ES VALORARTE
(por Alejandra Stamateas)

Lamentablemente, en la actualidad se vive en un clima de violencia permanente que cada día involucra a más ámbitos. En gran medida esto se debe a que muchas personas confunden “establecer límites” con “violencia”. Por ejemplo, hay gente que piensa: “Si le doy una trompada, va a aprender a respetarme y no me va a molestar más”. Sin embargo, lo cierto es que en ese caso dichas personas no pudieron ponerle límites a sus emociones y estas se terminaron deformando. Es importante que sepas que antes de ponerles límites a los demás tenés que aprender a establecerte límites vos mism@. De esta manera le estarás mostrando a la gente de qué manera te tienen que tratar. Si, por ejemplo, dejás de consumir determinada comida porque no es buena para tu salud, el mensaje que estás dando es: “Me estoy cuidando porque mi cuerpo es valioso”. Al considerarte una persona valiosa le estás diciendo al otro que te trate bien.

Algunas personas creen que porque alguna vez han permitido algo en su vida lo tienen que seguir permitiendo siempre. Dicen: “Si yo no puse el límite antes, ahora ya no puedo hacerlo”.
Cada vez que no establecés límites para vos o para los demás se te activa internamente un código de sumisión que consta de algunos síntomas que voy a mencionar a continuación:
• Sentirse insignificante.
Este síntoma es propio de aquellas personas que nunca pueden regalarse algo a ellas mismas. Cuando logran algo, el éxito siempre se lo atribuyen a otros porque son incapaces de felicitarse a sí mismas. Además limitan negativamente su vida. Por ejemplo, cuando reciben un regalo valioso dicen: “Mejor se lo doy a otra persona. Si yo no suelo salir a ningún lado, ¿cuándo lo voy a usar?”.
Por lo general, como estas personas no pueden poner límites, se terminan quedando siempre con la peor parte. Por ejemplo, en una reunión de amigos no soportarían servirse café en la taza más grande, ya que sienten que son insignificantes y que lo mejor siempre debe ser para los demás.
• Ceder siempre ante los demás.
La gente que no sabe poner límites se la pasa todo el tiempo cediendo terreno a los demás. Eso se debe en gran parte a que no saben negociar y a que no tienen en claro hacia dónde va su vida. Estas personas suelen dar siempre más información de la que se les pide. Por ejemplo, si a la hora de hacer un trámite les piden el numero de documento, no solo le brindan ese dato, sino que además informan su estado civil, la composición de su familia y hasta el sueldo que ganan. Ciertamente, tienen una gran dificultad para diferenciar entre la vida púbica y la vida privada. Dicho de otro modo, no saben distinguir aquellas cosas que uno le puede contar a todo el mundo y aquellas en las que hay que ser reservado porque forman parte de la intimidad.

En cierta ocasión una mujer conoció a un hombre a quien en la primera cita le contó con lujo de detalles el estilo de vida que llevaba y las experiencias que había tenido en el pasado. Al sentirse comprometida porque dicho hombre le había comentado todos sus defectos, ella depositó su confianza en él y terminó entregándole las llaves de su departamento. Claramente, dicha mujer no supo poner límites ni estableció una diferencia entre el ámbito privado y el público. Eso le ocurre a mucha gente que responde sin dudar a cada una de las preguntas que le hace cualquier extraño respecto a temas sensibles
Construir límites falsos.
Muchas personas creen que ponen límites, pero en realidad se trata de límites falsos. Tal es el caso de la madre que les grita a sus hijos para demostrar su autoridad, pero a los dos días deja de hacerlo y la casa se transforma nuevamente en un desorden. Al no establecer un límite verdadero, aunque griten o se enojen, los demás no van a respetar a estas personas.
Tras haber cedido siempre ante los demás y permitir que los demás hicieran lo que quisieran con sus vidas, muchas personas se vuelven frías, distantes y prefieren estar solas. Si bien eso implica poner un límite, lo cierto es que se están perdiendo la bendición de relacionarse con el otro estableciendo límites claros.
Seguramente sabrás que el comportamiento de los gatos es muy diferente al de los perros. Por ejemplo, si le pedís que se acerque, un gato te obedecerá si tiene ganas, en cambio, el perro estará a tu lado ni bien lo llames. Cito este ejemplo para decirte que en la vida a veces es necesario comportarse más como el gato que como el perro. Dicho de otro modo, no te acerques a los demás cuando ellos te lo ordenen ni permitas que determinen cada paso de tu vida. Por el contrario, relacionate con el otro cuando vos lo desees y no cuando te lo impongan. Recordá que establecer límites tanto para vos como para los demás, no es una opción, sino un derecho que tenés como ser humano para poder vivir saludablemente y en paz.
¿Qué necesitás para poner límites? En las próximas líneas te compartiré algunas ideas al respecto.
1. Determinación.
Una persona es determinada cuando está convencida de lo que quiere lograr en la vida, sabe lo que es bueno para ella y le pone límites a lo malo.
Cuando no tenés propósito cualquier palabra, amigo, trabajo o pareja te viene bien. En relación a este tema, La Biblia narra la historia de Rut, un fiel ejemplo de una mujer determinada. Pese a su nacionalidad, a su religión, a que era viuda y pobre, y a que su suegra le pidió en reiteradas oportunidades que regresara a su tierra, Rut no aceptó el límite que le imponía Noemí y decidió ir con ella a Belén. Rut llegó en la época de la cosecha, de modo que logró cosechar lo que no había sembrado. Cuando sos una persona determinada siempre vas a llegar en el momento justo y vas a cosechar aun sin haber sembrado previamente.

2. Estar al mando.
¿Quién es la persona que más sabe de tu vida? Vos, porque sos quien más tiempo conviviste con vos misma y por ende, conocés a fondo tanto tus capacidades como tus defectos. Muchas personas que antes eran independientes se casan y les entregan su vida entera a sus esposos. Por ejemplo, dejan que sus parejas administren sus finanzas porque consideran que son especialistas o que lo van a hacer mejor que ellas. Cuando Cristo viene a tu vida no viene a suprimirte tus capacidades, sino a potenciarlas. Él no te dice: “Ahora voy a hacer todas las cosas por vos”, sino que te muestra que tenés capacidad para crecer muchísimo más. Cada vez que delegues en otro lo que sabés hacer porque creés que es mejor que vos, te van a manipular. ¡Recordá que sos vos la que debe estar al mando! Claro que podés recibir ayuda, pero eso no significa que tengas que delegar ni entregar tu vida a nadie.

3. No ceder terreno.
El enemigo siempre va a susurrarte al oído ideas como: “¿Para qué trabajás todo un mes para ganar apenas unos pesos? ¡Mejor salí con alguien que te mantenga y te regale mucho más dinero del que ganás trabajando!”. Una chica me contó que estaba por participar en un casting para una publicidad cuando el productor le propuso evitar el concurso a cambio de que ella le hiciera un favor. Sin embargo, esta joven segura de sí misma y con un propósito claro en su vida le dijo: “No, de ninguna manera”. Como supo ponerse un límite a ella misma, luego supo cómo ponerles límites a los demás.

En una negociación siempre hay dos que ganan, pero el enemigo es un perdedor, así que recordá que nunca tenés que negociar con el. No te olvides que la única que vence en tu vida sos vos, porque Cristo, el vencedor, está de tu lado.
Quizás te de vergüenza ponerle límites a los demás y digas: “¿Cómo le voy a decir eso ?”, “Hace años que vengo soportando el mal carácter de mi jefe. Ahora no puedo reaccionar así…” Sin embargo, es esencial que tengas en cuenta que cuando no establecés límites los demás avanzan sobre tu territorio, tu cuerpo, tus emociones y tus proyectos. Para evitar que eso suceda y que el otro consuma toda tu vida tenés que recordar lo que dijo David: “Yo sé que Dios está por mí”. Nunca olvides que la máxima opinión de tu vida la tiene el Señor, por lo que si Él está con vos, ¿quién podrá alzarse en tu contra? Es hora de que pongas límites sin violencia y digas: “No voy a permitir más este tipo de situaciones. ¡Yo tengo una estima de victoria!”.
Cada vez que no puedas ponerle límites a alguien es porque no pudiste hacerlo primero con vos misma. En ese caso, revisá tus fallas y decí: “Padre, en el nombre de Jesús, hoy me comprometo a ponerme límites en aquellas áreas en las que me he desbordado”. Ciertamente, cuando aprendas a establecer dichos límites vas a saber cómo ponerle un freno a aquellos que te estén maltratando.
Declaro que sos una persona llena de sabiduría del cielo y que el enemigo no te podrá vencer. ¡Sos más que vencedor@ en Cristo Jesús! Amén

10014884_10203790204891514_3880666632098499011_n

TENES PROBLEMAS PARA RELACIONARTE CON OTR@S ¿???
Las relaciones interpersonales suelen estar llenas de conflictos que en ocasiones pueden llegar a transformarse en verdaderas batallas. Generalmente, esto es producto de la tensión entre dos personas que tienen opiniones o puntos de vista muy diferentes acerca de algo. Tal vez en algún momento te hayan dicho: “¡Qué mal que invertiste tu dinero!” o “¡qué mal que estás criando a tus hijos!”, y eso te haya enfurecido, pues a nadie le agrada que le reprochen la manera en que se conduce en ciertos aspectos de su vida.
Cuando surgen problemas dentro de una relación interpersonal la gente suele resolverlos de tres maneras básicas. En primer lugar, hay personas que evitan aquello que les desagrada y se encierran en sí mismas. No expresan lo que sienten y aunque por dentro desean expresarle al otro un montón de cosas, callan por temor a que suceda algo peor. En el otro extremo, hay personas que ante el más mínimo conflicto reaccionan agresivamente y expresan sin tapujos lo que sienten. Otro tipo de personas, en cambio, reaccionan en forma impredecible. Por momentos explotan y por momentos se refugian en sí mismas. Mientras que un día pueden pasar por alto algún conflicto, al otro día pueden estallar con toda su furia por ese mismo inconveniente. Al ser tan impredecibles, el otro nunca sabe cómo estas personas van a reaccionar.

Cuando entablamos una relación de pareja, de amistad o una sociedad comercial, siempre queremos que esta unión funcione sí o sí. Este es el motivo por el cual, cuando surge un conflicto, tendemos a negarlo o a minimizarlo. Por ejemplo, conocés a una persona que tiene problemas de alcoholismo y decís: “Es un bebedor social. Toma cada tanto”. Así, muchas mujeres inician una relación de pareja y a los pocos meses descubren que sus hombres eran violentos o que les habían mentido. Como dije antes, por querer que la relación funcione a toda costa muchas veces tendemos a soportar cosas que luego traen aparejadas graves consecuencias.

Ese anhelo de que funcione ese vínculo que uno entabla lleva a que muchas personas utilicen el engaño. En otras palabras, crean una realidad alternativa en la que no se muestran como son, sino que venden una imagen falsa. Por ejemplo, dicen: “Tuve tanto éxito en este negocio que ahora voy a abrir una cadena”, pero en realidad les ha ido mal económicamente y están asfixiados por las deudas. De esa misma manera, muchos hombres se valen de las redes sociales para seducir a una mujer poniéndose una fachada con la que aparentan ser algo que no son. Otras personas, por su parte, aparentan querer tener una relación de amistad cuando en el fondo lo que buscan es amor. Esto es algo que se ve claramente cuando, por ejemplo, una amiga cela constantemente a su amigo y este no termina de entender bien por qué.

El hecho de poner expectativas muy altas en una relación interpersonal suele desatar grandes conflictos. Por ejemplo, pensás: “Esta pareja me tiene que dar todo”, “esta amistad tiene que ser indestructible” o “esta sociedad debe llevarnos a hacer el negocio perfecto”. Cuando esas expectativas altas no se cumplen es muy probable que te sientas frustrada o estafada: “Yo pensé que esa pareja me iba a hacer la mujer más feliz del mundo” o “creí que con esta sociedad me iba a hacer millonaria”.
Tal vez hayas creído que dándole todo tu amor a un hombre él iba a cambiar, pero luego terminó yéndose con otra mujer. Aunque te sientas estafada, lo cierto es que ese hombre nunca te prometió que se quedaría con vos. Por eso, es importante que no comiences una relación con expectativas demasiado altas. Recordá que un vínculo interpersonal no es una negociación en la que das algo al otro a cambio de que este te brinde lo querés.
Cuando estés pasando por un momento crítico en una relación interpersonal hay tres preguntas que tenés que hacerte:

1. ¿Estoy negando algo de esta relación?
Preguntate: “¿Estoy negando que mis hijos no quieren salir a trabajar?”, “¿estoy negando la adicción de mi pareja?” o “¿estoy negando que mi empleada llega tarde siempre porque en realidad no quiere trabajar?”. Tené en cuenta que aquello que estás negando y que te estás guardando podría estallar en un momento inoportuno si no lo tratás a su debido tiempo.

2. ¿Son coherentes mis expectativas con respecto a esta relación?
Si al establecer una relación de pareja pretendés que el otro esté las veinticuatro horas del día a tu lado, tu expectativa no sería coherente pues estarías anulando prácticamente la vida del otro. Distinto sería el caso de que él trabajase, hiciera las actividades que le agraden y luego estuviera cierta cantidad de horas con vos. Es importante que corrobores que tus expectativas sean coherentes, ya que de lo contrario eso te traerá grandes problemas.

3. ¿Estoy quitándome poder para otorgárselo al otro?
Una mujer me escribió: “Me casé muy jovencita con un hombre que después de años me dejó y no quiere saber nada más conmigo. Yo vivía gracias a lo que él me daba, pues no solo me mantenía a mí, sino también a mi familia. Ahora que él se fue tengo miedo, porque no sé qué hacer con mi vida ni tengo un lugar donde ir. Nunca estudie nada ni aprendí cómo manejar una casa o administrar mis finanzas”. Al haberle otorgado todo el poder a su ex pareja, esta mujer no sabía cómo enfrentar la vida sola. Le respondí que para salir de esa situación tenía que volver a empoderarse, ya que si no lo hacía, volvería a cometer el mismo error con el próximo hombre que conociera.
¿Qué tiene que tener una relación interpersonal para que sea sana? A continuación voy a compartirte algunos puntos importantes para que tengas en cuenta.

1. Integridad.
La integridad es un ingrediente sumamente necesario para que una relación interpersonal funcione. Por ejemplo, no podés pretender tener éxito en una sociedad con alguien que obtuvo el capital robando. Tampoco podés esperar que una relación de pareja llegue a buen puerto si esta se ha basado en la mentira.
La Palabra dice: “Oirá el sabio y aumentará el saber”, lo que significa que cuando entablás un vínculo con alguien es para que aumentes el saber que ya poseés y no para que el otro te resuelva todo o te diga lo que tenés que hacer.

Es importante que sepas que todas tus relaciones interpersonales te tienen que servir para aumentar y no para disminuir lo que sos. Lamentablemente, mucha gente necesita tanto un amigo, una pareja o alguien en quien confiar que terminan entregando todo su poder en esa relación. Así le expresan a la otra persona: “Sin vos no soy nada” o “cuando hablo con vos siento que vuelvo a vivir”. Cada vez que entres en una relación pensando: “Me caso para que el otro me resuelva el problema que tengo con el alquiler” o “me pongo en pareja porque nadie se fija en mí y necesito sexo”, vas a estar en desventaja, porque ponés expectativas altas en alguien que no va a poder resolverte todo lo que querés. Por eso, es importante que no dejes las decisiones en manos de otra persona y que sepas que ya tenés sabiduría y que si te unís a alguien es solo para hacerla crecer.

Una mujer me contó que su pareja le dijo: “Yo te hice mujer”, algo totalmente ilógico, porque con esa frase le insinuó que él la tuvo que moldear para ser lo que ella es. Recordá que no necesitás que nadie te moldee, ¡Dios te hizo completa!

2. No debe haber ataduras con el otro.
La mejor manera de no tener ataduras con la gente es cancelar todos los tipos de deudas que existan. Tal como dice La Biblia, cuando contraés una deuda con alguien sos esclavo del acreedor. Por esa razón, tenés que cancelar las deudas emocionales, afectivas o materiales que tengas con el otro, pues Dios te ha hecho para que seas libre. Si tenés una deuda económica, empezá a pagarla; si alguna vez heriste a alguien con una palabra, pedile perdón y soltala de tu vida. No tengas ataduras con nadie porque eso solo te traerá conflictos.

(por Alejandra Stamateas)

10442566_10203765198906380_3754489603919816979_n

La carrera humana, corriendo siempre para no llegar tarde … adonde ?
Hay que bajar la velocidad para que las piezas se acomoden y el destino despliegue su magia … de vez en cuando en medio de la confusion pasan sucesos inesperados, entonces la carrera humana ha dejado de ser !!!!

996103_10203755720389423_3158095315473901107_n

 

10368904_10204295274117929_1735814118710412793_o

Queres aprender a ser feliz ?
Solo depende de vos mism@
¿Te gustaría ser un poco más feliz? La felicidad, entonces, no es producto de algo externo ni del azar, sino que depende esencialmente de tu actitud hacia la vida. Esto último significa que podés ser más feliz de lo que sos actualmente.
En la antigua Grecia la gente pensaba que la felicidad dependía de la suerte. Al depender de algo externo, la gente no podía decidir si iba o no iba a ser feliz. En la actualidad se suele decir que cuando a alguien le va bien es porque tuvo suerte o porque tuvo un “Dios aparte”. En realidad eso es una gran mentira, ya que recientes estudios han demostrado que la felicidad depende de cómo uno maneja la mente y cómo responde a las circunstancias adversas que se presentan en la vida.
A continuación voy a compartirte algunas cosas que se descubrieron con respecto a la felicidad.

En primer lugar se considera que a lo largo de la vida la felicidad recorre una curva en forma de U. Cuando comenzamos a trazar esta letra empezamos por arriba, momento que representa la infancia. Allí parece que todo es felicidad, pero a medida que va pasando el tiempo (el trazo es descendente), el nivel de felicidad va decreciendo. Aproximadamente a los cuarenta y cinco años el ser humano experimenta el menor grado de felicidad. Luego, la curva vuelve a subir. En ese último tramo cuanto mayor sea la edad más feliz será la persona, algo que es sin dudas una muy buena noticia. Se estima que a los cincuenta años alcanzamos el punto máximo de felicidad, porque a esa edad nos adaptamos completamente a nuestras fortalezas y debilidades. A esa altura ya sabés lo que sos capaz de lograr y dejás de discutir o pelear por aquello que no te traerá recompensa alguna. Al no tener esa sensación de años anteriores en los que creías que te faltaba lograr algo, aprendés a disfrutar más de la vida y todo se hace más sencillo.
Por otro lado, se descubrió que las personas con mayor educación son más felices, porque al contar con mejores herramientas tienen acceso a mejores trabajos y por ende, a mejores sueldos. Al gozar de un mejor estilo de vida, la felicidad de dichas personas aumenta. Otro punto a tomar en cuenta es que la felicidad no depende solo de lo que hacés, sino con quién lo hacés. Esto significa que tus compañías son muy importantes a la hora de ser feliz. Quizás hoy no experimentes una felicidad total justamente porque no disfrutás de una buena compañía. Por ejemplo, no es lo mismo ver una puesta del sol con tu suegra que hacerlo con tu pareja. Aunque la escena es la misma, la compañía es diferente por lo que es muy probable que en el segundo caso todo te parezca más lindo y tu felicidad sea mayor.

Otro factor que aumenta el nivel de felicidad son los retos. Una persona que dice: “Quiero lograr ese ascenso”, “quiero viajar por el mundo”, “quiero estudiar y graduarme” o “quiero comprarme una casa”, suele ser más feliz que aquellos que viven una vida monótona sin mayores sobresaltos. Dichos retos no deben ser ni demasiados fáciles ni muy complejos, ya que en el primer caso no vas a valorar los resultados, y en el segundo, siempre te vas a frustrar. Por esa razón el desafío te tiene que costar un poco al principio, pero luego todo tiene que ser mucho más fluido. Es importante, además, que hagas algo que te gusta, ya que de esta manera sentirás que el tiempo pasa más rápido y no pensarás en cosas negativas. Cuando tus emociones negativas no afloran, tu nivel de felicidad termina aumentando. En cambio, cuando no tenés proyectos definidos y tu mente comienza a divagar, la falta de un rumbo concreto te genera infelicidad. En ese momento comenzás a plantearte: “¿Para qué estoy en la tierra?”, “¿por qué la gente no me saluda?” o “¿cómo voy a hacer para pagar mi deuda?”.

En definitiva, la felicidad aparece cuando las emociones negativas se reducen y aumentan las positivas, como el gozo, la esperanza o la sensación de paz. Todos los días experimentamos circunstancias difíciles que nos deprimen, nos agobian o nos quitan las ganas de seguir adelante. Para revertir esta situación y lograr que desciendan las emociones negativas, tenemos que mirar la vida de otra manera. A pesar de los problemas, tenés que reírte un poco más y alimentar no solo tu esperanza, sino también tu alegría.

Como dije anteriormente, la felicidad no es algo que viene de afuera o que depende del otro, sino que es algo que podés generar desde tu interior. Para eso tenés que aprender a buscarla, y una de las maneras de hacerlo es hablándote a vos misma. Al hacerlo sabrás cómo darte ánimo en esos momentos en los que podés caer en una depresión. Por ejemplo, en mi caso personal, cuando no me siento del todo bien me pregunto: “¿Por qué esto te tiene que poner así? ¿Por qué lo ves tan mal? ¿Es tan grave esto que estás pasando?”. Así aprendí a hablarme y a alentarme con frases como: “Si ya lo superé una vez, ¡lo voy a volver a superar!”, “si el otro lo pudo lograr, ¡yo también podré!” o “esto malo pasará y lo bueno vendrá”. Al dejar de repetir lo que me decían los demás y empezar a hablarme a mí misma, comencé a sentirme más feliz y en paz.
En las próximas líneas voy a compartirte dos cosas que descubrieron los científicos acerca de lo que hay que hacer para tener felicidad.

1. Recordá momentos felices.
Tenés que tener presente en tu mente dos o tres momentos felices que hayas vivido en tu vida. No importa si estos tuvieron lugar hace varios años. Puede ser el recuerdo del nacimiento de un hijo, de tu graduación, de tu casamiento o tal vez de tu niñez. Cada vez que estés pasando por una situación difícil, traé a tu memoria dichos recuerdos, aunque no tengan relación alguna con lo que estés pasando. Tené esos recuerdos listos para usarlos especialmente en esos momentos en que estás cansada y necesitás fuerzas para seguir adelante. Aunque es probable que lo primero que venga a tu mente sean recuerdos malos, no pierdas de vista el poder que poseen los buenos recuerdos que traen felicidad y alegría. Recordá aquello que Dios ya hizo en tu vida, porque si Él te bendijo, lo volverá a hacer.

2. No te compares.
Hay gente que solo es feliz si tiene más de lo que posee el otro. Una encuesta en la que se preguntaba a los encuestados qué sentirían si ellos ganasen cien mil pesos y su compañero de trabajo doscientos mil, arrojó como resultado que la mayoría prefiere no ganar esa suma de dinero con tal de que el otro no gane el doble. Es lamentable el grado de rivalidad y comparación entre personas que comparten el mismo ámbito de trabajo. Ciertamente, las comparaciones y la envidia solo harán que termines perdiendo el foco. Por el contrario, tenés que enfocarte en cómo has crecido y cómo has logrado los objetivos que te propusiste. Recordá que la comparación siempre tiene que ser con vos misma para que de este modo analices cómo estabas antes y cómo estás actualmente. Así verás qué aspectos tenés que mejorar para seguir creciendo y lograr sacar tu mayor potencial.

Es importante que cambies la envidia que sentís por los demás para empezar a sentir admiración por aquellos que han logrado los objetivos que se propusieron en sus vidas. Es saludable que desarrolles el hábito de decir: “¡Qué bueno que lo logró!” o “me alegro que a él le vaya bien”, porque de esta manera dejarás de ser una persona envidiosa. ¡Es hora de que dejes de compararte con los demás y los empieces a admirar!

Cuando a las niñas les regalan algo estas suelen mirar lo que le dan a sus amigas o a su hermana. En mi caso, recuerdo que cuando era pequeña no me fijaba en las muñecas que le obsequiaban a mi hermana, pues lo único que quería era que me regalaran tizas, un borrador o un pizarrón. Desde chica me gustaba jugar a ser maestra y enseñarle a los demás, por lo que contar con cualquiera de esos elementos era lo mejor que me podía pasar. Eso que tenía y valoraba fue lo que luego desarrollé en mi vida y me hizo muy feliz. Quiero decirte que cuando empieces a valorar lo que tenés comenzarás a ser feliz. ¡Eso que poseés se va a multiplicar y te traerá la bendición que tanto estás esperando!
¡Declaro que vas a ser más feliz! Generalmente las mujeres suelen recordar las cosas buenas con llanto, lo cual resulta contradictorio. Por eso, es importante que te quites esa música de lamento y empieces a hablar con alegría. Cuando Dios viene a tu vida es para traerte felicidad, así que dale gloria al Señor, porque con Él sos más feliz. Amén.
(por Alejandra Stamateas)

10501965_10203683208616674_8367290160249036154_n

Estar con la soledad, no indica que la vida no tenga sentido, aprovéchala, utilízala y sácale el mejor provecho, en ella lograrás encontrarte a ti, lograrás definir y mejorar aspectos que no te gustan de tu ser y sin duda te harás mejor persona. Fortalece tu autoestima, libérate de la dependencia emocional y aprende a ser asertivo

10477928_10203630803626582_5307744097381730166_n

EL AMOR VERDADERO (por Diego Lucero)
El “amor verdadero” siempre llega y no tiene edad ni temporalidad pre-establecida. El amor verdadero es tierno y para nada egoísta ni indiferente, hace que las personas se amplién y se potencien en sus capacidades al sentirse más enérgicos, reconocidos, motivados, espléndidos, relajados, mejorando su belleza física, el brillo en los ojos, la vestimenta, la tersura de la sonrisa, el sentido de libertad en compañia. Uno sabe siempre internamente si va por buen camino: cuando la persona que está junto a nosotros te hace sentir así y viceversa…cuando la tomas de la mano, te reís de sus chistes, te sentis vibrar en la intimidad, cuando los problemas del mundo exterior se afrontan sin sentir uno solo la carga, cuando la ayudas y te ayuda a superarte en tus capacidades y no sólo en los momentos de dificiles, cuando no surge la necesidad de controlar ni moldear. Cuando sentis su presencia. Cuando eso se encuentra y se vive en plenitud, hace que las personas deseen conquistarlo en el día a día espontáneamente…El problema es pensar que estar en pareja es lo que da ese bienestar, lo cual es un grave error, pues este bienestar empieza desde uno…tampoco puede sostenerse vinculo pleno por ambas partes si un miembro no tiene más deseos de estar vinculado y el otro le genera culpas… pues en esos casos se pasa a ver al otro como salvataje (y a si mismo a auto-engañarse y a ser egoista). No. El amor cuando es, siemplemente “es” (se siente). También es un gran acto de amor separarse porque una parte siente que ya no va más, pues implica el respeto de su libertad (y la de ambas partes) para no dar lugar a una repetición de recuerdos de lo que no es ni a pasarse facturas. El amor pleno no es ad infinitum para toda la vida (puede que sí, puede que no, pues como todo vínculo y la naturaleza, las personas cambian).

10402837_10203625395371379_5968355938181204830_n

¿Te gustaría volver a enamorarte? Por diferentes razones, algunas veces volver a enamorarse puede resultar difícil. Por un parte, cuando terminás una relación de pareja es posible que te sientas libre y no quieras volver atrás. Por otra parte, es probable que ese desamor haya alimentado creencias como: “Tod@s son iguales”. Este tipo de conclusiones te van generando cada vez más miedo a volver a enamorarte y a su vez te vuelven más exigente.
Al haber pasado por una mala experiencia con tu pareja anterior comenzás a dudar: “¿Y si me vuelve a ir mal?”, “¿Y si pierdo mi independencia?” o “La verdad que no quiero perder todo lo que logré.¿Para qué me voy a arriesgar?” o “¿Qué pensarán mis hijos?”.
Sea cual sea la situación en la que te encuentres, es muy probable que a la hora de volver a enamorarte te encuentres en una situación de ambivalencia. Por un lado, quizás quieras enamorarte nuevamente, pero por otro lado, las dudas, los miedos o inseguridades te detienen, lo que te genera sentimientos encontrados. Cabe destacar que si hacés un análisis demasiado minucioso de los beneficios y desventajas, es probable que termines perdiendo el foco en el objetivo que es volver a enamorarte y formar una pareja.
En las próximas líneas voy a compartirte cuatro puntos para que tengas en cuenta a la hora de volver a enamorarte.

1. Desenamorate.
Para volver a enamorarte primero tenés que desenamorarte no solo de la pareja anterior, sino también de la manera de funcionar que tenías en dicho vínculo. Por ejemplo, quizás con tu pareja solías salir todos los viernes al cine y luego daban un largo paseo por el parque. A la hora de entablar una nueva relación tenés que dejar atrás esas vivencias y animarte a experimentar situaciones nuevas. Una nueva pareja siempre implica una nueva manera de funcionar. ¡Dejá atrás el pasado y construí algo nuevo!

2. Tené en claro lo que esperás de esa pareja.
Es importante que te preguntes qué es lo qué esperás de esa relación que vas a entablar, ya que muchas veces uno suele pedirle al otro algo que este no puede brindar. Si, por ejemplo, te enamorás de una persona que tiene hijos, es probable que su tarea como padre le demande mucho tiempo y no puedas estar con él todo el tiempo que desearías. Lo mismo sucedería, aunque obviamente con mucho más intensidad, que por su profesión viaja constantemente. Por dicha razón, tené presente a qué te vas a atener a la hora de comprometerte con esa persona de la cual te enamores. De nada sirve que le hagas escenas de celos absurdos a tu pareja si sabías previamente que por su profesión no iban a pasar mucho tiempo juntos. (por ej)

Es fundamental que antes de entablar esa relación pienses bien en aquello que esperás de tu pareja y qué tipo de proyecto querés construir. Si te enamorás de alguien y luego te enterás que está casado, difícilmente puedan construir algo en común. Tal vez digas: “Estoy esperando que él deje a esposo/a”, pero lo más probable es que no lo haga. En ese caso, preguntate: “¿Quiero ser una persona que solo le da un momento de pasión?”. Si te enamorás de un hombre que tiene una profunda debilidad por las mujeres y/o viceversa, ya sabés con anterioridad que esa persona nunca te va a ser fiel y aunque lo quieras cambiar, difícilmente lo haga, pues eso es una decisión que tiene que tomar él. Si te casás con un policía o con un médico, sabés con anticipación que en muchas ocasiones esa persona va a dedicarte menos tiempo del que te gustaría e incluso puede llegar a poner en riesgo su propia vida por cumplir con sus obligaciones.

Recordá que lo más importante es que sepas a lo que te vas a enfrentar y lo que estás dispuesta a arriesgar. Cuando uno elige a alguien, no elige solo una parte, sino a la totalidad de su ser. En el menú que te dan cuando viajás en avión, el arroz siempre viene con pollo y la carne siempre con la verdura. Del mismo modo, cuando elegís a una persona, elegís también el combo que viene con ella.

3. Tenés que saber qué es lo que querés.
En el amor es necesario que seas inteligente para que no vivas una experiencia negativa. Eso implica que tengas en claro lo que querés y que generes espacios para el encuentro, es decir, que encuentres los espacios adecuados para conocer gente. Si sos una persona tímida que va del trabajo a la casa y de la casa al trabajo, va a ser más difícil que consigas pareja, es fundamental que tengas en claro qué clase de persona estás buscando. Si, por ejemplo, querés conocer a una persona joven, no tenés que ir al torneo de ajedrez del centro de jubilados. Si sos una mujer profesional que madruga todos los días y vas a un boliche el miércoles por la madrugada, difícilmente encuentres a un hombre que comparta tus mismos intereses o que lleve el mismo estilo de vida que vos. Pensá: “¿De qué me sirve enamorarme de alguien que solo le gusta frecuentar bares por la noche, bebe compulsivamente y no lleva una vida ordenada. Recordá que tenés derecho a elegir la clase de persona te guste, así que establecé las pautas que creas necesarias y andá al lugar adecuado a buscarlo.

Ampliá tu círculo social, aumentá el número de personas que te rodean y buscá en la abundancia, porque cuanto más gente conozcas mayores serán tus posibilidades de elección. Cuando las opciones son limitadas tendés a hacer un esfuerzo enorme por agradarle al otro y terminás cediéndole poder. En ese caso, es probable que el otro te haga planteos como: No esperes mucho de mí porque vivo viajando y apenas nos vamos a ver una sola vez en la semana. Ajustate a esto o nada”. Quizás accedas a ese planteo si no tenés alternativa, pero si conocés a varias personas, podés descartar esa propuesta y seguir buscando a alguien que realmente te agrade. Al ampliar tu círculo social, ya no dependés de esa unica persona a la que le tenés que soportar todo ni necesitás fingir ser otra persona. Por el contrario, podés ir descartando las distintas opciones que tenés hasta que conozcas a esa persona con la que decidas compartir un proyecto de vida.

4. No confundas altas expectativas con altas excusas.
Es positivo que tengas expectativas altas y digas: “Quiero una persona que sea respetuosa, que ya tenga encaminada su vida y no dependa de alguien que la mantenga”. El problema aparece cuando confundís expectativas con excusas: “No me gusta su cabello”, “No me gustan las medias que utiliza” o “No me convence ese lunar que tiene en la cara”. Cada vez que comenzás a enfocarte en ese tipo de detalles es porque tenés miedo a estar en pareja. Si bien no está mal que observes esos detalles, es importante que sepas que estos son aspectos secundarios que se pueden ir modificando. Por el contrario, nunca bajes las expectativas que tenés respecto al otro. No pienses: “Y bueno, me golpea, pero en el fondo es amoroso”. Aprendé a valorarte y mantené bien en alto aquello que esperás de tu pareja, como que comparta los mismos valores que vos, que te respete, que te ame, que tenga iniciativa y sepa a dónde quiere llegar en la vida. Tal como dije anteriormente, esas altas expectativas son positivas y está bien que las tengas. Por el contrario, si te fijás demasiado en los detalles, tal vez sea el momento de salir de esa ambivalencia que te hace rechazar a un pretendiente solo porque no se lustra los zapatos.
Muchas personas se preguntan: “¿Qué tengo que hacer cuando conozco a alguien y al poco tiempo me pide tener sexo. En primer lugar, es muy probable que cuando conozcas a alguien y ambos se agraden el deseo de tener sexo sea mutuo. En segundo lugar, lo más importante en este punto es que vos aprendas a vivir por principios y no por deseos. Los principios son reglas que cumplís porque tienen una finalidad, es decir, porque querés lograr algo. Por tal motivo, es importante que te preguntes cuáles son los principios que tenés actualmente Lo anterior no significa que no tengas deseos, porque todos los seres humanos lo tenemos, sino que sepas controlar ese deseo porque sabés que ir de cama en cama solo deja un vacio en el alma. Por eso, a la hora de construir pareja no te muevas por ese deseo repentino que te venga, sino por los principios que te permitirán disfrutar al máximo en el tiempo correcto. Recordá que mientras esperás el momento adecuado tenés muchísimos aspectos fundamentales para ir trabajando en esa pareja que estás construyendo.
Tenés que saber establecer límites y decidir hasta dónde vas a aceptar ciertas cosas. Aprendé a decir: “Solamente voy a aceptar algo que tenga que ver con el proyecto que tengo de pareja., no permitas que nadie te apure, porque hay un momento para cada cosa. No hagas nada por puro deseo sino por principios, ya que así te movés ordenadamente y permitís que la bendición venga sobre tu vida. Es esencial que sepas que este principio no cae en tu alma sino en tu espíritu. Cuando eso sucede, no importa lo que el otro te diga, pues le dirás: “Hasta acá llegué, porque estoy esperando algo más grande para mi vida”.

Quizás te preguntes: “¿Qué hago mientras no tengo pareja?”. Frente a esta pregunta quiero decirte que no tenés que vivir ese momento como una carga. Por el contrario, viví esa espera como un tiempo de bendición en el que Dios te está ayudando a florecer en otras áreas de tu vida. Mantené tus expectativas altas, pues lo que viene de Dios es lo mejor, y mientras tanto, generá espacios para el encuentro, conocé gente y no te enfoques solo en los detalles. Ampliá tu círculo social y elegí, porque solo es libre el que decide. De lo contrario serás esclavo de una persona que es tu única opción.
Cuando hay una herida en tu vida te basta con la gracia del Señor, que es la fuerza y el poder de Él en vos. Su gracia implica que sepas que Él camina todos los días con vos y que en los momentos de dudas, temor y espera de eso que aún no viene, Él está ahí para acompañarte. Dicho de otro modo, la gracia de Dios es ese río de agua de vida que te dice: “Aunque esa situación no cambie, yo estaré siempre con vos para fortalecerte y sostenerte en medio del dolor”.

Si encontrás a alguien que comparta tus mismos principios, avanzá con tranquilidad. Sin embargo, si el otro no comparte tu visión, ponele límites a su maltrato o a una propuesta que no quieras, y decí: “Hasta acá”.
Aunque la situación no cambie, y sientas que se pasa el tiempo, Dios te da la gracia que te ayuda a vivir. Parece que no puedo y que el sueño que espero no viene, pero a pesar de que las dificultades aumentan cada vez más, creo en el poder de tu gracia que es el río de agua de vida que vive dentro mío”.
Movete inteligentemente a la hora de buscar ese amor y recordá que no hay nada más lindo que enamorarse. ¡Amar y ser amado es una experiencia maravillosa!
(por Alejandra Stamateas)

10462958_10203593354170369_7665602435383864838_n

TOMAR DECISIONES
Existen personas que son obsesivas con los asuntos domésticos y necesitan hacer un inventario de todo lo que tienen en su alacena para así saber qué tienen que comprar y qué no. Del mismo modo, muchas personas hacemos un inventario de nuestra vida y sentimos que nos falta algo cuando en realidad no es así. Tal vez lo ocultamos, quizás el dolor hizo que lo guardáramos, o bien no nos acordamos que alguna vez lo usamos y nos fue útil. De este modo, alimentamos la creencia de que nos falta algo que en realidad tenemos. Por eso es importante que periódicamente hagamos un inventario de nuestra vida y empecemos a buscar dentro de nosotros aquello que creemos que no tenemos.
Tenés que saber que tenes todas las herramientas que necesitás para vivir la vida. Si necesitás algo para salir adelante, no lo busques afuera sino adentro de vos.
Hoy quiero analizar con vos una capacidad que tenemos todos los seres humanos: la capacidad de tomar decisiones.

Las personas solemos tomar muchas decisiones. Quizás hoy hayas decidido varias cosas, por ejemplo, levantarte temprano, ir a pagar las cuentas al banco, etc y es que tu problema no es tomar decisiones. Aunque a veces digas: “No sé”, “no puedo”, “me cuesta”, sos una persona decidida y sabés buscar aquello que creés que te falta y que quizás hayas dejado olvidado en algún lugar de tu vida. El problema no está en el hecho de tomar decisiones sino en que las decisiones que tomes sean buenas y lo hagas de una manera rápida.

Tenemos que aprender a tomar decisiones por resolución y no por saturación. Eso significa que si tomamos una decisión tiene que ser para prevenir o para resolver un problema y no porque estemos saturados. Por ejemplo, cuando decido ir al médico tiene que ser para hacerme un chequeo que prevenga un conflicto y no porque ya estoy enferma hace un mes y siento que “no doy más”. Cada vez que tomes una buena decisión vas a obtener un buen resultado y eso te va a motivar para que sigas tomando buenas decisiones cada vez con mayor rapidez.
Cómo hacer para tomar decisiones buenas y rápidas.
Para tomar buenas decisiones de manera rápida tenés que trabajar en diferentes áreas:
1. Quebrá los prejuicios.
Los prejuicios son ideas, preconceptos que tenemos sobre las personas, sobre el entorno y sobre nosotros mismos. A modo de ejemplo voy a citar algunos prejuicios de esta última categoría:
No soy una persona interesante”.
Necesito mucho amor porque si no, no funciono”.
Cuando una persona se vuelve dependiente de la aprobación del otro, le cuesta mucho hablar en público, rendir un examen o expresar su opinión. Tiene miedo de no saber responder, de que la miren con mala cara, de que el otro no esté de acuerdo y la critique.
Si el amor del otro es tu motor, es muy probable que te abstengas de decir “No” por miedo a que seas mal vista o por temor a que las personas te rechacen. Las consecuencias de tener el prejuicio de que si no te aman no podés funcionar pueden ser lamentables
• Mi mecanismo es: “Debo desconfiar de todo el mundo”. Hay personas que tienen el mecanismo de la desconfianza, nunca pueden confiar en nadie y eso enlentece cualquier decisión que quieran tomar en la vida. Todos tenemos prejuicios con respecto a nosotros y es importante que puedas averiguar cuáles son los tuyos y trabajar para quebrarlos. Por ejemplo: “No soy inteligente”, Estos prejuicios se van construyendo desde la infancia y están ligados a cómo fuimos criados por nuestros padres. Tal vez hayas tenido una madre o un padre que dudaban mucho cuando tenían que tomar decisiones. Quizás tus padres tomaron alguna vez una decisión equivocada y tuviste que pagar las consecuencias de dicho error. Si pasaste por alguna de esas situaciones es probable que a la hora de tomar una decisión te sientas condicionado por temor a equivocarte. Seguramente te prejuzgás por ese error del pasado y cada vez que tenés que decidir decís: “Me equivoqué antes y no quiero volver a hacerlo esta vez”. O tal vez te enlentecés porque decís: “No quiero equivocarme”, “no quiero hacerle mal a nadie”, “soy responsable de todo el mundo”, y así terminás con el síndrome de Atlas, sintiendo que cargás a todo el mundo sobre tus hombros.
2. Chequeá las consecuencias.
No es lo mismo tomar la decisión de casarte que pensar en lo que vas a cocinar mañana al mediodía. Si te equivocás, las consecuencias van a ser bien diferentes: podés tirar unas milanesas a la basura, pero no podés hacer lo mismo con tu matrimonio. Tenés que evaluar si esa decisión que vas a tomar te trae consecuencias negativas permanentes o si tenés un margen para el error.Tenemos que aprender que toda decisión acarrea consecuencias diferentes: no es lo mismo comprar una prenda de ropa que comprar una casa. Hay decisiones cuyos efectos son irreversibles.
Cuando tengas que tomar una decisión, es importante que te preguntes: “¿Es tan conflictiva la decisión que debo tomar?”, “¿es el fin del mundo?”, “¿voy a lastimar a alguien con la decisión que estoy tomando?”. Quizás no sea el fin del mundo comprar una prenda que te quede grande, pero sí puede ser perjudicial comprar una casa que tiene las cañerías de gas en mal estado.
También es fundamental que te cuestiones si estás preparado para vivir con el error que podés cometer con tu decisión.A veces tomamos decisiones que nos terminan lastimando por no haberlas chequeado previamente. No te apresures en decidir. Tomate todo el tiempo que necesites cuando tengas que decidir, especialmente si las consecuencias de una decisión mal tomada son irreversibles.

3. Buscá información de aquellos que saben.
Una mujer que tuvo un accidente laboral se encontraba con que nadie quería hacerse cargo de los costos que demandaba el tratamiento para su recuperación. Consultó con muchísimas personas pero cuando le pregunté si lo había hablado con algún abogado me dijo que no. Para tomar una buena decisión tenés que asesorarte con gente que sabe del tema.

4. Identificá si tus creencias son un prejuicio o una realidad.
Si pensás: “A mí no me van a tomar en ese trabajo por la edad que tengo”, yo te pregunto: ¿no será un prejuicio tuyo? ¿Fuiste a buscar ese trabajo a ver qué te decían o te basaste en la experiencia de un tercero? Si creés que ese hombre no te va a amar porque sus parejas anteriores tuvieron tu misma manera de pensar, ¿no te parece que eso es un prejuicio? ¿Fuiste a averiguar vos o te estás moviendo por información ajena?
Hay decisiones que tenés que tomar, pero antes de hacerlo analizá si tenés un prejuicio que está impidiendo que avances. Quizás digas: “Me voy a quedar solo, nadie me va a querer”, “mis hijos van a estar en problemas”, “no me va a alcanzar el dinero”, “me voy a terminar volviendo loco”, ¡esos son prejuicios!

5. Volvete una marca.
Si te nombrase determinadas marcas que son conocidas a nivel mundial, seguramente podrías decirme rápidamente a qué producto pertenece cada una y describir con detalles las características de ese producto. Por ejemplo, si te preguntara: “¿Qué me podés decir de esa famosísima marca de yogurt?”, podrías responder: “Es sano, tiene un sabor excelente, es de calidad, es refrescante, aporta muchas vitaminas, etc.”. Ahora te pregunto: “¿Qué sentís cuando pronunciás tu nombre?, ¿qué pensás de vos misma?, ¿qué pasa cuando la gente, tus hijos o tu pareja mencionan tu nombre? Sos tremendamente valioso porque tu nombre es una marca registrada que perdura en el tiempo. Aquellos que se acercan a vos reciben lo que vos decís que sos. ¡Buscá bien porque lo que creías que te faltaba está dentro tuyo!
Todos los días tomamos muchas decisiones, pero hay algunas que tienen que ser buenas porque ellas determinarán nuestro futuro
A la vida hay que ponerle resistencia porque si no te pasa por arriba y te lastima. Ponele resistencia a ese problema económico, de pareja o con tus hijos tomando buenas decisiones.
Empezá a levantar tus prejuicios: “No me van a querer”, “no me van a dar importancia”, “soy pobre”, “soy feo”, “soy tonto”. “Hay que tomar buenas decisiones,

10343670_10203585792821340_6252320209826557349_n

EL MIEDO : es una emoción y muchas veces nos puede resultar útil: cuando estamos frente a un peligro y el miedo nos ayuda a escaparnos de ese peligro. Pero el problema del miedo es cuando nos frena, nos paraliza, no nos permite avanzar y esto es lo que hace muchas veces en la vida nos inmoviliza. El miedo se aprende, y como se aprende se puede DESAPRENDER.
Lo aprendiste a través de una mala experiencia, cuando te pasó algo triste, algo malo, algo grave que te produjo mucho temor y a partir de ese momento adquiriste miedo a una situación, a una persona, o a un objeto determinado.
También puede ser que no te haya pasado a vos, que le haya pasado a un conocido tuyo y te haya contado esa experiencia como terrorífica entonces aprendiste el miedo por una experiencia desagradable que le pasó a otra persona.
Hay distintos tipos de miedos, y algunos son los siguientes: miedo a los relámpagos, a la oscuridad, a la suciedad, a los ruidos repentinos, a las sirenas, a las aguas profundas, al fuego, a los gusanos, a los cementerios, a los perros, a las drogas, a herir a los demás, a estar con gente del sexo opuesto, a ser ignorado, a la sangre, a cometer errores, a quedar prisionero, a los ascensores, a las inyecciones, a los lugares con mucha gente, a las enfermedades, a enloquecer, a ver cadáveres, a las cosas nuevas, a los aviones, a la muerte, a túneles, a la intimidad, al embarazo, a las arañas, a las víboras, a los insectos, a las ratas, al cáncer, a la gente enferma, a gastar dinero, a dar luz un hijo deforme, a hablar en público, a ser criticado, a los examines, a despedir olores ofensivos, y hay muchos más. Tal vez haz vivido con tanto temor en este tiempo: con el temor a perder, con el temor a no tener, con el temor a que me falte, con el temor a no encontrar, o con el temor de encontrarme con cosas que no quiero encontrar. Haz vivido con tantos temores durante estos años, he vivido con el temor a no ser feliz, con el temor a no volver a enamorarme, con el temor a enfermarme o con el temor a no sanarme. Hay tantos temores por tu cabeza que te están atando, que te mantienen prisionero, y te haz quedado estática, inmóvil y no haz logrado más porque el temor te estuvo atrapando.
EL MIEDO ES UNA MENTIRA Y debemos ser libres del miedo
Cuando un león ruge, lo quiere hacer es que salgas corriendo para el otro lado, no para donde está él. Quiere que corras para el otro lado porque allí están las leonas y son ellas las que comen y atrapan a la víctima, no el león. El león lo único que hace es rugir para guiar a la presa donde están las leonas y que las leonas los rodeen y lo maten.
Cuando te viene miedo, el miedo es el rugido del león, para que corras hacia el otro lado y del otro lado te destruyan. Por eso cuando tenés miedo, ¿hacia donde tenés que ir? HACIA EL RUGIDO DEL LEON.
Cada vez que venga un miedo vas a enfrentarte al rugido del león, vas a ir donde escuchás el rugido que te dice: “no vales”, “no podés”, “te vas a enfermar”, “nunca vas a lograr nada en la vida”, “te va a ir todo mal”, “vas a morirte”.
EL MIEDO NO TIENE AUTORIDAD SOBRE TU VIDA.
SOLO VOS PODES QUITARLE AUTORIDAD
Podés estar cinco, quince, veinte años viviendo con un solo miedo en tu cabeza y ese miedo te paralizó, no te permitió seguir adelante. Miedo a que los demás se ofendan, miedo a que los demás se enojen, miedo a que mi esposo no lo acepte, miedo a pasar ridículo, miedo a no lograrlo, miedo a no poder hacerlo, y entonces años de tu vida que gastaste en miedos que son irracionales, que nunca se van a cumplir en tu vida, pero te detuviste en la vida, te detuviste en el tiempo porque corriste hacia el lado de las leonas en lugar de correr hacia el rugido del león.
Le tuviste miedo al miedo. No hay nada peor que tenerle miedo al miedo. Tengo miedo de tenerle miedo a esto.
Tengo miedo hasta del éxito. Cuántas personas han logrado éxito en algún momento de su vida, pero algo hicieron para que ese éxito se esfumara, porque le tienen miedo al éxito, creen que NO lo merecen
¿Cómo enfrentarse a los miedos?
LA UNICA MANERA DE DESHACER LA MENTIRA DEL MIEDO ES CON LA VERDAD. Quiere decir que en el amor no hay temor.
Cuando el PERFECTO AMOR viene a tu vida, el temor no puede vivir en la misma casa que es tu vida, no pueden convivir el perfecto amor con el temor. Es decir que cuando conocés el perfecto amor, ahí recién podés empezar a espantar al temor que viene a tu vida.
¿Cómo tener el PERFECTO AMOR?
– EL AMOR TE DA CONFIANZA.
Las persona que tienen temor no confían, no confían en sí mismas, no confían en los otros. Pero si abrazas la naturaleza de Dios vas a tener su amor y vas a tener confianza. cuando te viene un miedo; tené confianza porque estás con un gigante. Cada vez que te viene un pensamiento de temor, lo primero que vas a hacer es enfrentarte al rugido del león, y decirle “Conmigo no podés, porque no tenés dientes para hacerme nada, y no vas a hacerme correr para el otro lado porque tengo una meta y la voy a alcanzar; vos podés seguir rugiendo pero yo declararé palabra de Dios para mi vida y voy a salir en más y mas victoria, y el temor se tiene que ir, tiene que desaparecer.
– EL AMOR TE DA SEGURIDAD.
Dice el salmo 18: “No temeré lo que me pueda hacer el hombre” Porque lo tengo a El, porque tengo el perfecto amor, no temeré lo que me pueda hacer el hombre. Mirá que no está diciendo el hombre no me va a ser nada, sino no temeré lo que me pueda hacer. No temeré porque Dios me da seguridad.
– EL AMOR ME DA AUTORIDAD.
“No hay diez millares que puedan contra tu vida porque si El es por ti, quien contra ti”. Eso es lo que te tenés que repetir cada vez que te venga un temor a tu vida, que Dios es un gigante que está con vos y si El está por vos, si se encarga de tu vida qué es lo que tenés que temer. NADA, NADA.
Dios va a luchar tus peleas, Dios va pelear tus angustias, Dios te va a sacar tu dolor, porque El está a tu favor, El no está en tu contra y el Perfecto Amor echa fuera cualquier temor que haya en tu vida.
– EL AMOR TE TRAE ALEGRÍA
Cuando tenés alegria tenés nuevas fuerzas. Quiero hablarle a las personas que están muy triste en este tiempo, que no saben más que hacer y les ha venido una tristeza en el espíritu y sienten como un hueco en el estómago, que sienten que nada les satisface: ni su vida familiar, no le satisface los hijos, ni siquiera la iglesia.
– El PERFECTO TRAE SATISFACCIÓN.
– Dios quiere que seas libre de tus ataduras emocionales, de tus prisiones mentales y Dios quiere que sea libre porque Dios te hizo para la libertad. Ese pensamiento de temor, de angustia, de soledad, te está atando, te está matando y Dios quiere darte vida. DIOS LE VA A PONER A TRAVES DEL ESPÍRITU SANTO VIDA A TU VIDA, Y EL PERFECTO AMOR DE DIOS TE TRAE SATISFACCIÓN.
(Por Alejandra Stamateas)

10441354_10203585326449681_2713355815899537893_n

CONSTRUITE UNA VIDA
Lo más importante es que no te maltrates a vos misma. No podés compartir tu vida con alguien, si primero no tenés vida. Create una placentera y feliz. ¿Cómo? A partir de las decisiones que tomás cada día. En eso consiste la libertad. Los hombres tienen que ser una parte placentera de nuestra vida, no “nuestra vida”.
¡Tu vida tiene valor, con o sin un hombre!

10336673_10203538851607839_7199711234741536899_n

SOLTAR EL PASADO PARA ACEPTAR EL PRESENTE

¿Te gustan las cosas nuevas? Lo cierto es que lo nuevo siempre renueva el alma. Dentro de ese universo de cosas nuevas se encuentran las costumbres que a veces uno acepta con facilidad, pero que otras veces uno resiste. Estos cambios que se van produciendo obligan a que nos vayamos adaptando a lo nuevo.

¿Cómo te das cuenta de que aún seguís atado a una etapa anterior de tu vida? Si ese tema o persona del pasado ronda tu mente todo el tiempo, si al levantarte por las mañanas lo primero que pensás es en esa situación, si al referirte a esa persona llorás o experimentás emociones fuertes como ira, temor o culpa, entonces seguís ligada al pasado. Cuando no podemos desprendernos de cierta situación es porque deseamos que todo vuelva a ser como antes.

Hay un momento en el que tenés que ponerle límites al pasado y a continuación te voy a explicar cómo hacerlo.
1. Interpretá la pérdida como una liberación.
Si eso que te ocurría ya no te sucede o si ya no estás más con esa persona que seguís recordando, tenés que interpretar estos hechos como una liberación que te permitirá extenderte a experiencias nuevas y distintas.
2. Superá el pasado internamente.
A veces creemos que vamos a superar el pasado cuando externamente alguien haga algo. Quizás pienses: “Hasta que esa persona no venga y me pida perdón, yo no me voy a olvidar de lo que me hizo” o “Cuando él reconozca su error las cosas van a ser distintas y voy a poder seguir adelante con mi vida”. Sin embargo, el pasado no se supera por algo que alguien haga desde afuera, sino por lo que vos hagas internamente. No se trata de esperar un rescate externo, sino de realizar una acción interna en la que te digas: “Está muy bien lo que pasé y en su momento lo disfruté mucho. Sin embargo, es hora de que siga adelante con mi vida y no quede más atada a esa situación. Si me tengo que perdonar, me perdono; si tengo que perdonar a otra persona, entonces lo haré. Esas experiencias que tuve fueron parte de mi historia y me ayudaron a crecer, pero ahora me rescato internamente porque quiero ir a lo nuevo”.

Hay padres que no pueden desprenderse de sus hijos y siguen tratándolos como si fueran adolescentes aunque ya sean personas adultas. Es fundamental que te desprendas de esa imagen paterna que tenés, pues en esta etapa ya no te sirve para nada.

El día que digas: “¡Basta!”, y le pongas límites a tu pasado te estarás abriendo al mundo nuevo
Del mismo modo, es probable que muchas veces vengan cosas nuevas a tu vida y te parezcan tan extrañas que te den miedo.
Debes arriesgarte y seguir avanzando, el pasado jamas volvera a tu presente ni futuro

10426167_10203523406901731_8273027770710195516_n

Decálogopara formar pareja
10 cosas para tener en cuenta antes de entablar una relación con un hombre.
EXISTEN HOMBRES SANOS Y BUENOS !!!
Un hombre bueno es un hombre que hace lo que promete, que si está herido busca ayuda y hace todo lo que puede por sanarse,pero no a costa de vos.
Es un hombre que tiene vida propia y respeta la tuya, que tiene un humor sano y no sarcástico, que busca la paz y no la pelea, que sabe respetarte y que le gusta que lo respeten. Sueña y hace cosas concretas para alcanzar sus sueños, no fantasea: vive con los pies en la tierra y el corazón en el cielo. Tiene una vida estable porque no promete lo que no puede cumplir, y es a la vez arriesgado e inteligente.
CREERLE A SUS HECHOS SOSTENIDOS EN EL TIEMPO Y NO A SUS PALABRAS.
Las mujeres tenemos que creer en acciones, en hechos, ¡no en palabras! Por ejemplo, él te promete: “Mañana te llamo”, y desde ese día te quedás pegada al teléfono esperando un llamado que nunca llega. Primero te ilusionás, después te frustás y finalmente terminás echándote la culpa: “No le gusté. ¡No sirvo como mujer!”. Cuando te prometa algo con su boca, esperá a que accione. ¡No te enganches con discursos!

10303378_10203458836367508_4619668990676152075_n

TOD@S VAMOS MADURANDO Y APRENDIENDO !!!!
GRAVE ERROR …
NO DARSE CUENTA A TIEMPO QUE SER TAN BUENO, NO ES SANO
AUTOSUFICIENCIA E INDEPENDENCIA SI (OMNIPOTENCIA NO)
APRENDAMOS A DELEGAR !!!!

La vida y la terapia me han enseñado que la “omnipotencia” te hace creer que podes ayudar a todo el mundo, ser el “sostén emocional” de toda tu familia, hacer todo lo que está a tu alcance para que “todos” estén contentos y felices, te hace creer que si vos no lo haces o no te haces cargo nadie lo hará, que si vos no ayudas todo se termina, que si vos te corres de ese lugar que ocupabas todo se cae, que si vos decís “no puedo” o “no quiero” o eso “no me hace bien” o no estás siempre “disponible” para ayudar entonces sos mala persona, y así de pronto un día entenderás con dolor que ella, “la omnipotencia” se esconde detrás de muchas de tus “buenas acciones” y te ha llevado irremediablemente a un desgaste emocional y a un quiebre que quizá nunca hubieras imaginado ni esperado… por querer haber querido, sin darte cuenta “ser mas buen@ que Dios”. (por Amelia Escudero )

1560586_10203166165730925_7643659335281377393_n

LOS MIEDOS !!!!
COMO AFRONTARLOS

El miedo es la sensación de angustia cuando existe una desproporción entre aquello que parece que nos amenaza o que ha de venir y los recursos que tenemos para afrontarlo. En realidad, el miedo es una fantasía de nuestra mente, una proyección mental, una fantasía ilusoria, un estado mental irreal, que a pesar de que es irreal, tiene efectos muy reales, que atenazan la vida y la pueden convertir en una esclavitud constante.

El miedo está en nuestro cuerpo a causa y como consecuencia de nuestra herencia genética, es un fuerte impulso de supervivencia que está grabado en cada una de nuestras células, de cuando el hombre primitivo habitaba en un paraje hostil. El miedo activa un múltiple baile hormonal en nuestro cuerpo, generando adrenalina, noradrenalina y corticoides, por los cuales podemos contraer enfermedades.

Hay patrones familiares que lo potencian. Aparece en los primeros años de nuestra vida con el aprendizaje, y nos acompaña toda la vida como un aviso autónomo de nuestra mente que nos avisa de algo que ni sabemos si realmente sucederá o si existe, de algo que está en el futuro y que atenaza nuestro presente ilógicamente. No podemos afrontar algo que te imaginas que está en el futuro, porque solamente se encuentra en nuestra imaginación.

¿Cómo afrontar el miedo?

Hay miedos amigos y miedos enemigos. Los miedos amigos son los que nos hacen ser prudentes con un peligro, pero no atemorizados por él. Los miedos enemigos son los que nos atemorizan por un recuerdo anterior negativo que se proyecta hacia el futuro. Lógicamente, ese miedo enemigo no tiene ni debe tener autoridad para condicionar cualquier acto posterior.

Lo mejor que podemos hacer por el miedo es no fabricarlo. Rooselbelt decía: “Haz aquello que temes y la muerte del miedo está asegurada”. Enfrentarnos sabia, conscientemente y decididamente al miedo es el primer paso para superarlo. Es tomar la actitud de realizar la acción que precisamente nos da miedo. Es enfrentarlo con sus propias armas.

Consejos prácticos

* Preguntarse qué es lo mejor y peor que puede pasar. Es decir, plantearse que el miedo que tenemos no puede tener tanta autoridad como para determinar ni lo mejor ni lo peor.
* Escribir todos los miedos que se tienen en un papel, y revisar si dentro de un año se han cumplido. Habitualmente, no se cumple ninguno.
* Identificar qué miedos son amigos y qué miedos son enemigos, y afrontar los enemigos.
* Comprar una nariz roja de payaso, situarse delante de un espejo y reírse de cada uno de los miedos que nos atenazan, verbalizándolos en voz alta y atrevida. Reírse del miedo y de nuestra actitud hacia él.
* Siempre que aparezca la sombra de un miedo, decirnos en voz alta que el miedo es una auténtica pérdida de tiempo.
* Tomar actitudes preventivas especialmente hacia los niños. Evitar expresiones similares a “¡niño, cuidado, que te vas a hacer daño!”, o “si te portas mal vendrá el hombre del coco…” y sustituirlo por una actitud responsable, ilustrando el peligro o especificando y razonando el tipo de peligro। No crear miedos innecesarios y generalizados que solamente condicionan y provocan temores irreales.

10250158_10203103014672188_2761323940186844615_n

La “voluntad” es lo que genera la energía y el valor para crear.
El “querer”, por sí mismo, no es suficiente.
Estar “dispuesto” nos mueve más allá de nuestras limitaciones y hacia la grandeza.
Cuando damos por sentado nuestro éxito, no nos brindamos la oportunidad de aprender del proceso y aplicarlo en otras áreas de nuestra vida.
El fracaso es simplemente un resultado que difiere del que esperábamos.
Podemos tener éxito ahora o más tarde; depende sólo de nosotros.
El éxito está esperando, aquí y ahora.
No le importa de dónde venimos, lo que hacemos o lo que hicimos anteriormente.
Está disponible a todo aquel que lo quiere y está preparado para salir a tomarlo.
No siempre podemos obtener lo que queremos podrá ser una buena letra de una canción, pero es un lema terrible para la vida.
Entre más practiquemos el crear éxito en un área, más fácil será el crearlo en otras.
Si estás intentando crear algo perfecto, tengo dos palabras de advertencia para ti: ¡Supera eso!
Para ser exitosos, lo que hacemos, debe importanos.
Crear éxito es asunto de cumplir o manifestar el propósito para el cual nacimos.
Cuando nuestra mente está despierta, atenta y lista para ser usada, hallaremos que podemos crear cualquier cosa que estemos dispuestos a tener.
Nuestra mente nos da el poder tanto para crear como para destruir.

1546156_10203051630027604_868173117_n

La palabra clave es, RELAJATE, si sientes cierta tensión o estrés relájate, intenta salir a dar un paseo, escucha música, haz ejercicio, eso te ayudará a liberar tensiones. Aprovecha las oportunidades que se te presenten, pero muévete para conseguir lo que desees.
Cierras círculos dentro de tu vida, en lo que digas y de la manera como te comportes estarás sanando tu parte emocional, de acuerdo a tus acciones serán los resultados que obtengas, sigue tu intuición, te guiará hacia oportunidades que no debes desaprovechar, visualiza tu anhelo para que se te realice y todo fluirá a tu favor..

10169393_10203045539155336_1819174569_n

No debes permitir que personas que actúan de manera inmadura generen saboteos alrededor de tu vida, ni tu seas tu saboteador, coloca límites, eleva tu autoestima, tienes que estar alerta frente a las oportunidades, comienza una excelente transformación, todo lo que en el ayer no se te había dado ahora vendrá con fuerza, te mereces lo mejor, lograrás realizar tus sueños y deseos, no cedas en tu empeño. No hay peor enemigo que el que te vigila de cerca !!!!

1006080_10203028731495155_1669251585_n

SER FELIZ, CUESTION DE METODO (por Pilar Sordo)
1 Hacer el bien.
Hacer un favor, prestar un servicio es la mejor manera de comenzar. No es teoría, ser solidario hace que sucedan cosas buenas, hace que veamos otras realidades, siempre recibimos algo de vuelta.

2 Vivir el momento y disfrutar las pequeñas cosas.
No hay que estar buscando cosas extraordinarias para ser felices. El día está lleno de pequeños momentos que la vida regala: una sonrisa, un postre, una persona agradable. No hay que hacer una lista de lo que me hace feliz y las cosas que debo hacer para ello. Hay que vivir el momento y disfrutarlo.

3 Dar las gracias.
Ser agradecido es quizás lo más importante. Ser amables con los demás, reconocer lo bueno que hacen y apoyarnos en ellos reduce el estrés y el maltrato cotidiano que vivimos en la calle, al volante, en una fila de banco.

4 Encuentra una pasión.
¿Hay algo que te gusta hacer? No importa lo que sea, tejer, correr, pintar… la idea es alimentar una pasión, en vez de estar pensando en solucionar todos los problemas, enfócate en esto que te genera tranquilidad, las respuestas que estás buscando, llegarán poco a poco..

397540_10203016513589715_75809_n

CONFESIONES DE UN CABALLERO A UNA MUJER
” CUIDA TU CORAZON PORQUE DE EL MANA LA VIDA”
MUJER Vos sabés que los hombres en general, y supongo las mujeres también, tenemos una sabiduría intrínseca al género masculino o femenino.
Lo interesante es que las mujeres no hablan de secretos de su género y los hombres no lo hacemos de secretos de hombres.
En general esa es la regla de la que estoy bastante lejos de cumplir.
Por eso te voy a decir aguas cosas que los hombres no solemos decir a las mujeres.
A cambio te pido que no tomes nada como personal, por el contrario si encontrás algún mal entendido, tomalo como tal,
porque yo no ofendo gratuitamente a los seres humanos.
Es muy bueno que hayas aprendido, que hayas superado a los lobos con piel de cordero y te felicito por ello porque ya es decir algo.
Yo he vivido unos años más que vos y la vida me agasajó con la compañía de un puñado de hermosas mujeres.
No te voy a mentir, a muchas les hice el verso y a otras pocas las amé.
En resumen: he lastimado y he sido lastimado…
Por ello puedo decirte que hay muuucchhhaas personitas hermosas en este mundo.
Hay gente que en realidad merece la oportunidad de amarte.
Por ejemplo vos; vos sos el ejemplo perfecto porque tratás de cuidar la integridad de tu corazón poniendo trabas,
o pretensiones o sòlo tratás de defender a tu corazón, quien, creeme, no va a hacer caso de las palabras que tu mente le dicten.
Cuando vuelvas a encontrar ese estado tan bello y escaso como es el enamoramiento tu corazón va a hacer tan sólo lo que debe hacer
y no lo que un órgano tan inferior como lo es el cerebro pretenda dictarle.
Cuando te sientas encerrada por tu mente, recordá que la verdadera intensión del mal no está en un hecho en sí mismo, sino en la multiplicación del mismo.
Es decir que el mal no quiere los veinte pesos que te roba un ladrón sino que vos pierdas tu confianza en las personas que caminan en la calle…
Un consejo sin segundas intensiones: dejá que aquel ladrón que tanto lastimó tu corazón, escape como rata, con el trozo de amor que te robó.
Dejá que pierda su piel de cordero para convertirse en lobo y dale una oportunidad a los tantísimos hombres-cordero que querrán acercarse a vos.
Confiá en ellos más que nunca porque tal vez, y sólo tal vez, en alguno de ellos se esconda el amor que tanto deseás.
Ese es el mejor regalo que podés hacerle a la vida misma… la vida se trata de buscar la felicidad a corazón abierto
pues es preferible buscar el verdadero amor con la inocencia a flor de piel, que no notar que pasa frente a vos por haber clausurado las puertas de ese corazón.

1979560_10202972461808448_4590699077602776340_n

” COMO HACER QUE LAS COSAS PASEN ”
Les comparto este excelente libro, ingresa al link adjunto y descargalo en tu pc o imprimilo en papel (GRATUITAMENTE)


https://onedrive.live.com/view.aspx?cid=C8051A12F5BA78EB&resid=C8051A12F5BA78EB%216584&app=WordPdf&wdo=1

1229810_10202934218612392_1380365970_n

DEPENDENCIA AMOROSA
Si sientes que tu pareja es todo para ti, que no puedes vivir sin ella y que tu felicidad depende de ella, seguramente sufres de dependencia emocional, pero ¡ojo!, porque la dependencia emocional en su centro duro conlleva miedo a perder al otro, posesion, falta de libertad y a la larga pierdes tu identidad. Y la otra persona se abusa USANDOTE
(Walter Risso)

1970644_10202920406587100_1982645176_n

1966763_10202803338860480_613447543_n

¿Por qué es tan importante que sepas cuánto vales?

Porque solamente así atraerás personas que también puedan saberlo. y te valoren.

(Diego Lucero )

1484706_10202510572661508_776009303_n

Cita conmigo mism@
(para ambos sexos)

Muchas veces nos sorprendemos a nosotros mismos esperando encontrar a alguien con quien ir a sitios, a pasear, a tomar algo… Nos centramos tanto en esperar a encontrar amigos nuevos, amigos que no me pongan excusas para quedar o que no desaparezcan del mapa en cuanto se echan novio, amigos que tengan las mismas aficiones y que se sientan atraídas por los mismos sitios… que no nos damos cuenta de que ya disponemos de la mejor compañía para poder hacer todas las cosas que quiero: yo mism@.

Cuando te decides a hacer lo que te gusta y a tratarte a ti mism@ como si fueras tu mejor amig@ (porque lo eres) el resto viene solo. Y si no viene no pasa nada porque ya te tienes a ti. Con esto no quiero decir que nos convirtamos en un@s hurañ@s y huyamos de la gente, todo lo contrario. Cuando aprendes a estar a gusto contigo mism@ y no dependes de la compañía constante de la gente para sentirte bien, atraes a más personas interesantes ya que transmites amor propio y no desesperación por un poco de compañía.

He conocido personas que no saben estar sol@s y que buscan la compañía constante de la gente y el hacer muchos planes. Esto es una forma de no querer afrontar el tiempo con ellos mismos, ya sea para no pensar o para huir de sus problemas. Épocas en las que sentimos más tristeza o ansiedad y buscamos estar haciendo cosas constantemente y estar en compañía, para no quedarme a sol@ con mis pensamientos. Cuando nos pasa esto es importante que reflexionemos y que nos enfrentemos a nuestros sentimientos y emociones. No quiere decir que nos hundamos en la miseria pensando en eso. Pero para poder superar algo hay que enfrentarse a ello, vivirlo, y darle la atención que merece; Si no, siempre se quedará embotellado en alguna parte de nuestro subconsciente.

Por eso cuando falle una amig@ con la que había hecho planes, tras el impulso inicial de quedarte en casa todo el día y no hacer nada, decide salir de tu zona de confort (porque eso supone para mí el salir sol@ e ir a comer o ir al cine sol@) y sigue adelante con los planes, con la mejor compañía !!yo mism@!!. Porque al fin y al cabo la gente va y viene pero con nosotr@s tenemos que convivir toda la vida por eso es importante saber estar con nosotr@s mism@s. Porque hay que diferenciar entre estar solo y sentirse solo. Al final tendrás una tarde maravillosa.

1524812_10202510764826312_375728153_n

“ LAS EMOCIONES no pueden ser permanentes, por eso reciben el nombre de «emociones» —término que viene de «moción», movimiento—. Van cambiando, de ahí que sean «emociones». Van pasando constantemente de una a otra. En un momento estás triste y al siguiente estás contento; en un momento estás enfadado y al siguiente eres compasivo. En un momento eres cariñoso y al siguiente estás lleno de odio; la mañana ha sido preciosa, la noche es horrible. Y así sucesivamente. Tu naturaleza no puede ser todo esto, detrás de todos esos cambios debe haber algo parecido a un hilo que los mantenga unidos. Es como una guirnalda de flores, aunque no se vea el hilo es lo que mantiene unidas todas las flores; las emociones son como esas flores.
A veces florece la ira, a veces la tristeza, a veces la felicidad, a veces el dolor y a veces la angustia. Pero todas ellas son flores, y tu vida es la guirnalda. Debe existir un hilo, si no, te habrías desarmado hace ya mucho tiempo. Sigues siendo una entidad, entonces ¿dónde está ese hilo, dónde está esa estrella que te guía? ¿Qué es lo permanente en ti?.
Lo primero es lo primero: el mecanismo de la mente.
OSHO

1525395_10202475652948537_1068061714_n

RENACER (por Merlina Miler)
He visto a muchas personas hundidas sin saber qué hacer.

Habían caído en la desesperación y, peor aún, en la desesperanza.

Lo notable es que, contra todos los pronósticos, renacieron.

¿Qué los ha llevado a volver a pararse erguidos ante la vida, a desenvolverse con más fuerza y más seguridad y, en innumerables ocasiones, a sobresalir o tener un protagonismo mucho mayor que antes? Entre ellos he notado ciertos denominadores comunes:

– Un motor en su vida, aunque en ese momento estuviera con baja energía o se le dificultara arrancar: puede ser su profesión, el amor a sus hijos y su sentido de responsabilidad como padre/madre, un deseo de cumplir un objetivo, de destacarse, de rebelarse ante lo que les había tocado en suerte (o en lo que parecería mala suerte).

– Visión de la realidad: negar lo que sucede hunde más en el pozo y dificulta encontrar la puerta o la ventana de salida hacia la superficie. Quizás en circunstancias tan agotadoras en el plano emocional solo puedas lidiar con una parte de la verdad; esto resulta estupendo y una buena manera de comenzar a resolver asuntos y a recobrar tu energía – más adelante seguirás con lo que puedas, en el momento oportuno.

– Pedido de ayuda: aunque no sea explícito, buscar compañía, algún ser que pueda contenernos, guiarnos o, simplemente, apoyarnos es básico para llenar los vacíos que se han producido y para marchar hacia adelante con firmeza – el sentir que no estamos solos aliviana la carga y abre nuestras perspectivas a ideas y a soluciones que ni nos hubiésemos imaginado.

Seguramente, has visto a quienes han renacido y a quienes ni siquiera lucharon y bajaron los brazos. De ti depende tu destino sobre ti mismo

Lo único que necesitas es una pequeña chispita de luz, aunque sea mínima, que te permita pensar que existe la probabilidad de que mañana estés un poquito mejor que hoy. Si tan solo consideras esta opción, estarás dando un gran paso, ya que esa chispita irá creciendo paulatinamente, día tras día, y guiará tus pasos hacia a un futuro brillante.

1463568_10202281248168539_1456035245_n

EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA A UNA EXISTENCIA RESIGNIFICADA
(El antes y el despues de encontrarse con uno mismo)

Aparece la angustia (que nos enfrenta a la experiencia de la nada).
Y aquí se abren dos caminos o disposiciones para el hombre:

¨ El primero es el de la impropiedad o inautenticidad y remite a una existencia banal, superficial, que es para Heidegger una especie de fuga ante la muerte. Es lo propio del que vive volcado hacia afuera, en la indeterminación del conjunto y en la repetición irreflexiva de la mayoría: se dice, se habla, se usa, se cree…etc. “Uno” reproduce y hace lo que todos hacen. Por eso a esta disposición él la llama “el uno” y remite a un modo de ser impersonal que no es ninguno en particular, pero que en definitiva son todos y que se constituye en el sujeto de la cotidianeidad.

¨ El otro es el de la propiedad o autenticidad y nos lleva a la existencia del hombre que se encuentra a sí mismo, que no se sustrae a la angustia, porque a partir de ella se encuentra con la “imposibilidad de su existencia” y con esta revelación de su condición “más propia y absoluta” se le abre la posibilidad de ser “sí mismo” (y no ya el “uno mismo”; la masa). Y atención que este “sí mismo” no es un encerrarse en su interioridad sino un “ser en el mundo” en el sentido del desarrollo de sus posibilidades más propias. Se trata de una “llamada” de la conciencia, que nos abre a la situación de estar siempre “en deuda” consigo mismo. Es una “llamada que viene de mí y sin embargo, está por encima de mí”, porque el que llama es el hombre auténtico desde el fondo de su “ser en el mundo”. Pero esta llamada no la escucha el hombre ordinario, que está ocupado y perdido en su cotidianeidad.

Es a la luz de estos planteos que el hombre llega a la conciencia de la temporalidad, de que su existencia se despliega en el tiempo (y qué es la muerte sino una cuestión de tiempo…).

Uno embota la conciencia y facilita el tránsito del tiempo, para ser en lo posible lo menos conscientes que podamos de lo que vivimos como nuestro fatal destino. La segunda actitud, la de la angustia, pone en alerta, pero no para vivir en la cornisa del existir (ese frágil equilibrio entre la vida y la muerte) sino para intentar gozar la vida a la luz de la seriedad de esa “única y personal” existencia que no pedimos, que nos fue regalada y que nos invita, de tanto en tanto, a ver qué hacer con ella.

No negamos, ni minimizamos, ni escondemos a la muerte pero creemos que ella debe ser un fondo sobre el cual hablemos de la vida. En definitiva, el verdadero problema no es tanto la realidad de la muerte, sino más bien la vivencia intima de si la vida tiene o no sentido, como para poder algún día exclamar “confieso que he vivido”.
Hablamos de afirmar la vida como una plenitud a estallar en nuestra cotidianeidad con toda su luz y energía, en una experiencia, en todo caso, de gratitud pero nunca de justificación

Antes de que la sombra de la costumbre ensombreciera el asombro de vivir, antes de que el hombre olvide al niño, existió la acción de gracias más básica: el asombro de estar vivos. El asombro ante la vida y sus dones: la apertura, la profundidad más honda del corazón humano, lo que le hace ser más que lo que él es, lo que le hace ser lo que viene a él. La apertura a través de la cual la vida me habita, me mana y rebasa: me expande y extiende.

El abordaje desde la realidad ética (no necesariamente religiosa) o también moral (aquí sí, expresamente religiosa), donde la carga tiene el peso de la culpa, de lo que hicimos “mal”, de lo que omitimos, de aquellos a quienes lastimamos, de lo que roe nuestra conciencia y nos remite a nuestra fragilidad de varones y mujeres.

El esquema habla por sí mismo. La vida maquinal, con esa lasitud o cansancio, esa rutina de todos los días: lunes, martes , miércoles…, se ve sacudida por algún acontecimiento o situación que nos arranca de nuestro adormecimiento.
Esto es lo que puede pasar en nuestra vida. Muchas veces el “despertador” toca su alarma: podemos levantarnos -no sin dificultad-, como también estirar la mano y apagarlo por unos minutos o incluso arrojar el “reloj” para que nunca más nos “moleste”. Es una cuestión de decisión personal.

A la conciencia que despierta le siguen dos movimientos muy distintos:

1- uno es la vuelta a la vida maquinal (la rutina, sin pensar)
2- La otra alternativa es la del despertar definitivo (resignificando la propia existencia)

Asumir mi situación, enfrentarla sin negar mi propia historia ni mi particular condición. Ésta es mi realidad, no puedo escapar al dolor, al sufrimiento, a la culpa, a mi propia responsabilidad.
Aceptar esta propia condición humana encontrando un nuevo sentido a lo hasta ahora vivido y negado o justificado, a cargar con ella de un modo distinto. Ya no es una piedra que aplasta sino que es la roca que aprendimos a cargar…, hay ahora una historia que se forja y no un destino que se asume sin más…
¿Resignación?, ¡NO!,
¡RESIGNIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA!!!

CLICKEA ESTE ENLACE Y ESCUCHA ESTA CANCION AL RESPECTO

1467333_10202273238648306_1239309077_n

ALEGORIA:
“EN EL FONDO DE LA CAVERNA DE PLATON”

Que textoooo …. cuanta verdad para el Alma !!!!


Es en definitiva un símbolo de la libertad y de la búsqueda de la verdad que sólo se gana con un denodado esfuerzo y compromiso personal y colectivo…

Sócrates: – Después de esto imagínate nuestra naturaleza en lo que respecta a su educación y falta de educación, mediante la siguiente escena. Represéntate unos hombres en una morada subterránea en forma de caverna, que tiene la entrada abierta, en toda su extensión a la luz. Se encuentran en ella desde su niñez, sujetos por cadenas que les inmovilizan las piernas y el cuello de tal manera que no pueden ni cambiar de sitio ni volver la cabeza y no ven más que lo que está delante de ellos. Más arriba y más lejos de ellos, está la luz de un fuego encendido detrás de ellos sobre una eminencia del terreno y, entre el fuego y los prisioneros, hay un camino elevado a lo largo del cual debes imaginar un muro construido de lado a lado semejante al biombo que los titiriteros levantan entre ellos y el público por encima del cual muestran sus prodigios.
Glaucón: – Me lo represento.
Sócrates: – Ahora imagínate que del otro lado del muro, a lo largo del camino, pasan unos hombres que llevan objetos de todas clases, figuras de hombres y de animales hechos en piedra y madera y de mil formas distintas, de manera que aparecen por encima del muro. Y entre los hombres que pasan, unos hablan y otros callan.
Glaucón: – Es ésta una extraña escena y unos extraños prisioneros.

Sócrates: – Pero se parecen a nosotros. Y ante todo, ¿crees que en esta situación verán otra cosa de sí mismos y de los que están a su lado que unas sombras proyectadas por la luz del fuego sobre el fondo de la caverna que está frente a ellos?

Glaucón: – Claro que no. Si toda su vida están forzados a no mover las cabezas.

Sócrates: – ¿Y no ocurre lo mismo con los objetos que pasan por detrás de ellos?

Glaucón: – Sin duda.

Sócrates: – Pues bien. Y si estos hombres pudiesen conversar entre sí ¿no crees que creerían nombrar a las cosas en sí, nombrando las sombras que ven pasar?

Glaucón: – Necesariamente.

Sócrates: – Y si hubiese un eco que devolviese los sonidos desde el fondo de la caverna que tienen delante, cada vez que hablase uno de los que pasan del otro lado del muro, ¿no creerías que oyen hablar a la sombra misma que pasa ante sus ojos?

Glaucón: – ¡Sí, por Zeus!

Sócrates: – En resumen, ¿estos prisioneros no atribuirán realidad más que a estas sombras?

Glaucón: – Es inevitable.

Sócrates: – Supongamos ahora que se les libre de sus cadenas y se les cure de su ignorancia, mira lo que resultaría naturalmente de la nueva situación en que vamos a situarlos. Si se liberase a uno de ellos, y le obligamos a levantarse y a volver la cabeza y marchar mirando hacia la luz, al hacer todo esto sufrirá y el encandilamiento le impedirá distinguir los objetos cuyas sombras antes veía. ¿Qué crees que respondería si se le dijese que lo que ha visto hasta ahora eran tonterías, sombras vanas y que en cambio, ahora, está más próximo a la verdad y vuelto hacia objetos más reales, que ve con más perfección? Y si, por último, se le mostrara cada objeto a medida que pasa y se le obligase, a fuerza de preguntas, a decir qué es ¿no crees que se encontrará en un apuro y que le parecerá más verdadero lo que veía antes que lo que ahora le muestran?

Glaucón: – Sin duda.

Sócrates: – Pues bien, y si se lo obliga a mirar la misma luz, ¿no se le dañarían los ojos, no apartaría su mirada de ella para dirigirla a esas sombras que mira sin esfuerzo? ¿No creerá que estas sombras son realmente más claras que los objetos que le muestran?

Glaucón: – Seguramente.

Sócrates: – Y si ahora lo arrancamos de su caverna a viva fuerzay lo llevamos, sin soltarlo, por el sendero áspero y escarpado hasta la claridad del sol, ¿esta violencia no provocará sus quejas y su cólera? Y cuando esté ya a pleno sol, deslumbrado por su resplandor, ¿podrá ver algunos de los objetos que llamamos verdaderos?

Glaucón: – No podrá, al menos los primeros instantes.

Sócrates: – Sus ojos deberán acostumbrarse poco a poco a esta región superior. Lo que más fácilmente verá al principio son las sombras, después las imágenes de los hombres y de los demás objetos reflejadas en las aguas, y por último, los hombres y las cosas mismas. En seguida, dirigirá su mirada al cielo, y soportará más fácilmente su visión durante la noche, cuando contemple la luna y las estrellas que durante el día, con el sol y su resplandor.

Glaucón: – así lo creo.

Sócrates: – Y al fin, podrá no sólo ver el sol reflejado en las aguas o en cualquier otra parte, sino contemplarlo a él mismo en su propia región.

Glaucón: – Claro está.

Sócrates: – Después de esto, poniéndose a pensar, llegará a la conclusión de que el sol produce las estaciones y los años, que lo gobierna todo en el mundo visible y que es, en cierto modo, la causa de lo que ellos veían en la caverna.

Glaucón: – Es evidente que llegará a estas conclusiones después de todo esto.

Sócrates: – Y al acordarse entonces de su primera morada y de la sabiduría que allí se creía tener, así como de sus compañeros de cautiverio, ¿no crees que se sentirá feliz por el cambio y se compadecerá de aquéllos?

Glaucón: – Ciertamente.

Sócrates: – Y si en su vida anterior, en el fondo de la caverna, hubiese habido honores, alabanzas y recompensas públicas establecidas entre ellos para que aquél que observase mejor las sombras que pasaban, que recordase mejor en qué orden acostumbraban a precederse, a seguirse o a aparecer juntas, y que por ello fuese el más hábil en pronosticar su aparición, ¿crees que el hombre del que hablamos, sentiría nostalgia de estas distinciones y envidiaría a los más señalados por sus honores o autoridad entre sus compañeros de cautiverio? ¿No crees más bien que le pasaría como a Aquiles, el héroe homérico, y “preferiría milveces no ser más que un labrador al servicio de un pobre campesino” y sufrir todos los males posibles antes que volver a su primer modo de conjeturar y vivir como vivía?

Glaucón: – No dudo de que estaría dispuesto a sufrirlo todo antes que vivir como otrora.

Sócrates:- Imagina ahora que este hombre descienda nuevamente a la caverna y se siente en su antiguo lugar, ¿no se le quedarían los ojos como cegados por pasar repentinamente de la luz a la oscuridad?

Glaucón: – Claro que sí.

Sócrates: – Y si mientras su vista aún está confusa, antes de que sus ojos se hayan acomodado de nuevo a la oscuridad, tuviese que dar su opinión sobre esta sombra y discutir sobre ella con sus compañeros que no han abandonado el cautiverio, ¿no se expondría al ridículo, no dirían que por haber subido al exterior ha perdido la vista y no vale la pena intentar el ascenso? Y si intentara desatarlos y conducirlos allá arriba, ¿no lo matarían si pudiesen hacerlo?

Glaucón: – Es muy probable (Rep., 514a-517a) [1]

Hasta aquí podríamos decir que llega propiamente el relato de la Alegoría, aunque luego el mismo Platón se ocupa de explicarla:

Sócrates: – Ésta es precisamente, mi querido Glaucón, la imagen de nuestra condición. La caverna subterránea es la región de lo visible. El fuego que la ilumina es la luz del sol. Este prisionero que sube a esa región superior y contempla sus maravillas es el alma que se eleva a lo inteligible. Esto es lo que pienso, ya que quieres conocerlo; sólo Dios sabe si es verdad. En todo caso, yo creo que en los últimos límites del ámbito inteligible, de lo cognoscible, está la Idea del Bien que percibimos con dificultad, pero que no podemos contemplar sin concluir que ella es la causa de todas las cosas rectas y bellas. Que en el lugar visible es ella la que produce la luz y el astro de la que procede y que en el ámbito pensable es ella la que produce la verdad y la inteligencia. Y por último, que es necesario mantener los ojos fijos en esta idea de bien para conducirse con sabiduría tanto en la vida pública como en la privada.

Glaucón: – Yo también lo veo de esta manera en la medida en que puedo seguirte. (…)

Sócrates: – Por tanto, si todo esto es verdadero, hemos de llegar a la conclusión de que la educación no se aprende del modo que algunos pretenden [los sofistas]. Afirman que pueden hacerla entrar en el alma, en donde no está del mismo modo que si diesen la vista a unos ojos ciegos.

Glaucón: – Así dicen, en efecto.

Sócrates: – Ahora bien, lo que hemos dicho supone, al contrario, que toda alma posee la facultad de aprender y el órgano para ello, y que, así como los ojos no pueden volverse hacia la luz sino gira también el cuerpo entero, así también el órgano de la inteligencia debe volverse con el alma entera desde la visión de lo mutable hasta la contemplación de lo que es y de lo que hay más luminoso en el ser, esto que llamamos el Bien, ¿no es así?

Glaucón: – Así es.

Sócrates: – En consecuencia, la educación es la técnica que busca la manera más fácil y eficaz para que el alma pueda realizar la conversión que debe hacer. No se trata de darle la facultad de ver, porque ya la tiene, pero su órgano no está dirigido en la buena dirección, no mira hacia donde debiera, esto es lo que se debe corregir.

Glaucón: – Así parece. (…)

Sócrates: – Claro que es una tarea de nosotros, los fundadores de esta polis, obligar a los hombres de naturaleza mejor dotada, a emprender el estudio que hemos dicho antes que era el supremo: contemplar el Bien y llevar a cabo aquel ascenso, y tras haber ascendido y contemplado suficientemente no permitirles lo que ahora se les permite.

Glaucón: – ¿Qué cosa?

Sócrates: – Permanecer allí y no estar dispuestos a descender junto a aquellos prisioneros ni participar de sus trabajos y recompensas, sean pobres o excelentes.

Glaucón: – Pero entonces, ¿seremos injustos con ellos y les haremos vivir mal cuando podrían hacerlo mejor?

Sócrates: – Te olvidas nuevamente, amigo mío, de que a la verdadera ley no le interesa que haya en la ciudad una sola clase en situación privilegiada, sino que trate de procurar el bienestar de la ciudad entera estableciendo la armonía entre los ciudadanos, sea por la persuasión o por la fuerza, haciendo que se presten los unos a los otros los servicios que cada clase es capaz de aportar a la comunidad. Y si se forja en la polis a tales hombres capaces de contemplar el Bien, no es para permitir que cada uno se dedique a lo que le plazca sino para utilizarlos en la consolidación de la ciudad.

Glaucón: – Es verdad. Se me había olvidado.

CONCLUSION
Al hombre noble, la verdad siempre lo seduce, pero para ello hay que vencer la propia estrechez de miras, cuando no del propio corazón. Ahora, en estos tiempos, donde han quedado atrás las certezas modernas y sus falsas seguridades, aprendimos que el llamado de la verdad puede venir ya no sólo del “más allá”, o de la “rigurosidad de la ciencia”, o del “nosotros ideológico”, sino también de otras voces. Reconocer que son posibles otras verdades, diversas de las propias o de la propia familia, o entorno cultural, o clase de pertenencia, o medios audiovisuales, es en definitiva hacer lugar al reconocimiento del otro, del diferente de mí.

598498_10202265075164224_1420511079_n

Los caminos psicológicos del perdón
Perdonar, no significa volver con esa persona, ni tampoco volver a permitir la ofensa y el daño !!!

Acercarse al perdón es una experiencia que trasciende. Es como un proceso por el cual la persona se transforma y aliviana la carga negativa del rencor y los paradigmas más rígidos se trasmutan en algo parecido al desapego.

Simplemente te sueltas y tiras todo el odio por la borda hasta que el ultimo vestigio de venganza desaparezca. El resultado de esta “revolución interior” es similar a una renovación esencial, una reestructuración donde el “yo” descansa y se reinventa. Para comprender el perdón hay que comenzar por su negativa: qué no es perdonar. Retirar “lo que no es” para que nos quede el núcleo duro de “lo que es”, su verdadera naturaleza.

perdon

Perdonar no es borrar la falta cometida. No se trata de dar “absolución total y radical”. No se puede deshacer la falta de un plumazo como si tuviéramos un poder sobrenatural. Nadie es capaz de borrar la memoria histórica y olvidarlo todo, por tal razón, perdonar no es una especie de amnesia que nos hace comportar como si nada hubiera pasado. El recuerdo de lo acaecido cumple una función adaptativa (por ejemplo: “¿Debe un niño olvidar el rostro del abusador que persiste en su afán destructivo?”) y certifica el respeto a las víctimas: “Deberíamos olvidar el holocausto o Bosnia-Hersegovina?”. Adaptación y responsabilidad ética: imposible renunciar a ellas.

Perdonar no es otorgar clemencia. No soy quien para decidir el tipo de castigo que debería tener mi ofensor, ni su intensidad: eso lo define una justicia estatal y organizada, a no ser que reclame venganza o la ley del Talión (“ojo por ojo”). Perdonar no es aliviar la pena o la condena, supone un paso más que un mero acto de jurisprudencia.

Perdonar no es solo compasión. Es decir: el perdón no solamente requiere de cierta misericordia con el agresor. No es suficiente que el arrepentimiento del agresor genere en nosotros cierta solidaridad con su sufrimiento: el perdón también es una decisión, una virtud pensada y actuada, pero siempre razonada. Es un acto de la voluntad que va más allá del “contagio afectivo”. De hecho, puedo perdonar a una persona sin conocerla, puedo perdonar a los muertos y a quien ni siquiera se ha arrepentido. El perdón es un acto individual y personalizado. Insisto: una decisión de la mente, acompañada por el corazón.

Perdonar no es renunciar a nuestros derechos. Perdonar no significa negociar los principios y los valores que nos definen o doblegar la propia dignidad. Uno puede dejar de odiar a alguien y aún así seguir defendiendo los derechos personales frente a ese individuo en cuestión. No implica abdicar de lo que creemos justo, sino protegerlo sin violencia física o psicológica

Si perdonar no es nada de lo anterior, ¿qué es entonces? Es recordar sin odio, es extinguir el rencor y eliminar los deseos de venganza. Es hacerle el duelo al resentimiento. Implica enfrentarnos a nuestros enemigos sin odiarlos y movidos básicamente por la convicción. De esto se tarta el perdón, de adquirir la tranquilidad del alma, que tanto predicaban los antiguos griegos: la paz interior, para que luego se refleje fuera.

¿Cómo llega uno a perdonar y a sentirse libre internamente? Aunque existen muchos caminos que conducen al perdón señalaré cuatro de los más importantes:

El camino del amor. Cuando se ama de verdad, cuando lo que se siente es un ágape profundo y honesto, el perdón sobra. ¿Qué no le perdonaríamos a nuestros hijos? La respuesta es: le perdonaría todo. ¿Cómo odiar a un hijo?

El camino de la comprensión. Requiere ponerse en los zapatos del otro y tratar de buscar explicaciones que nos ayuden a echar luz sobre el asunto. Entender empáticamente al prójimo facilita el perdón. No hablo de “justificación” sino de discernimiento. A veces es un regalo que le haces al otro.

El camino del desgaste. La frase liberadora es como sigue: “Me cansé de odiar”. Dejar el rencor por mera supervivencia: “Odiarte me quita energía vital: me cansé de sufrir”. Es un regalo que uno se hace a sí mismo para mejorar su calidad de vida.

El camino de la comparación. Es una forma de identificación por lo bajo. Al compararme con los “defectos” de la persona que me hizo daño, la mente hace este análisis: “¿Cómo no perdonarte, si yo en tu lugar hubiera hecho lo mismo”. Cuando descubrimos que en la situación del otro hubiéramos actuado igual o de manera semejante, el rencor empieza a tambalear.

Finalmente y a manera de conclusión, digamos que el proceso psicológico y emocional que conlleva el perdón no es exclusivo, no se necesitan dones especiales, ni pertenecer a una secta de iluminados. Cualquiera puede hacerlo, si trabaja en ello y decide construir en vez destruir, si decide crecer en vez de involucionar. Una cosa es segura: los que logran perdonar, están más cerca del amor.

Fuente: Revista Colsanitas/ “Bienestar” Agosto-septiembre/2013.

Autor: Dr. Walter Riso.

1459144_10202264979561834_1329780940_n

Uno de los principios de salud emocional es no monopolizar, es decir, no poner toda la felicidad solamente en el trabajo o la vocación, porque el día que pierda el trabajo o la vocación, lo pierdo todo. Tampoco poner toda la felicidad en la pareja o en un amigo porque al igual que lo anterior si lo pierdo pierdo todo. Hay que distribuir el amor, la felicidad, etc y ampliar en varios focos lo nuestro. Eso da balance y madurez. Es sano no construir monopolios en la vida, ni con el dinero, afecto, felicidad, diversiones, etc.
BERNARDO STAMATEAS.

1486731_10202224236703288_934954585_n

“El amor completo, el que incluye

pasión (eros),

amistad ( philia) y

ternura (ágape),

no llega de improviso como un demonio o un ángel que se apodera de nosotros, también existe la voluntad de amar o de no amar. No sólo el amor nos “posee”, también lo poseemos a él: (al amor, no a la persona amada)
(Walter Risso)

537334_10202028590972267_2032228794_n

SABIDURIA EMOCIONAL
RELACIONANDONOS SANAMENTE !!!!!!!!!!!