Los grupos de autoayuda, ¿pueden realmente motivar a una persona de modo positivo para que se libere de una adicción u obsesión? ¿Cómo saber que ha llegado el momento de ponerse en manos de otro individuo que pueda colaborar en la recuperación? ¿Cuáles son las claves principales que hay que considerar para que la ayuda sea exitosa?

Reconocer y aceptar que se tiene un problema no es nada sencillo. A veces pueden pasar meses o años hasta que las consecuencias de actos indebidos ponen de manifiesto que se necesita una ayuda extra para salir de un conflicto.

Uno de los procesos que se ponen en marcha cuando se asiste a un grupo tiene que ver con la motivación.

La diferencia entre grupos terapéuticos y de autoayuda es que éstos últimos no son profesionales y pueden ser guiados por personas que hayan tenido una experiencia como miembro de un grupo en el pasado y quiera transmitir su experiencia como también por profesionales. Los grupos de terapia son siempre guiados por especialistas ya sea psicólogos, sociólogos o psiquiatras.