10730882_10204648613031181_8294721868172243599_n

SUFRIR … POR AMOR ????

1 – Creer que el amor es solo sentimiento y que la razón o el pensamiento no cumplen ninguna función. Esta idea errónea hace que “nos dejemos llevar” por la emoción y no gestionemos adecuadamente lo que sentimos. El amor hay que pensarlo además de sentirlo. Se necesita de una dosis considerable de voluntad para mantener y llevar adelante una buena y sostenible relación afectiva: con el amor duro y crudo no basta

2 – Ser víctima de un amor incompleto. Amar, sin algunos de sus tres componentes principales:
* Eros (deseo sexual, enamoramiento, amor pasional)
* Philia (amistad de pareja, solidaridad, comprension y compasion)
* Ágape (ternura, no por interes, ternura, delicadeza, la no violencia)

Cuando falta alguno de ellos, sentiremos un vacío, la sensación de que hay algo insatisfactorio, desagradable, molesto y doloroso, que conlleva, tarde que temprano, al sufrimiento.
Todos buscamos un amor completo que colabore en darle a nuestra existencia un sentido de bienestar y no de tortura.
No hablo de un amor perfecto, porque el amor siempre será una obra en construcción, siempre estarás “amando”, elaborándolo y reinventándolo, me refiero a un amor que no deje espacios para que se cuele la duda, la indiferencia o la inseguridad psicológica.
Un amor compacto y sólido.

Entonces no hay un amor de pareja, hay al menos tres amores reunidos alrededor de dos personas, y la alteración de cualquiera de ellos hará que el equilibrio vital del afecto se pierda y el sufrimiento aflore.

A lo que me refiero es a la posibilidad de construir un conjunto afectivo estable, donde los tres complementos básicos del amor
estén presentes cumpliendo, al menos, dos condiciones básicas:
a.) Que ninguna de las tres dimensiones se encuentre por debajo del nivel mínimo de funcionamiento que requiera la pareja.
b.) Que cada componente pueda activarse cuando la situación y/ o la
necesidad así lo amerite.

3 – La dependencia afectiva, que te lleva a temer el abandono del otro. Si piensas que no eres capaz de enfrentar la vida sin tu “media naranja” y que solo con ella te sientes realizada, amar será un infierno y una condena. El apego convierte el amor en esclavitud, además corrompe y enferma

4 – Violar los derechos de la otra persona o incluso los propios en nombre del amor. Cuando negocias con tus principios o tus valores más sentidos, pierdes dignidad y no puede haber un amor saludable cuando ya no hay respeto o autorrespeto. Nada justifica la entrega de la soberanía personal en nombre de un amor

(Autor: Walter Riso)