Naciste para ser libre y disfrutar de tu vida al máximo, desarrollando todo tu potencial interior. No permitas que nadie lo impida, coartando tu derecho a la felicidad. Si es necesario, buscá ayuda profesional para manejar el tema correctamente, pero nunca jamás aceptes el maltrato como algo normal.

images

Todo maltratador posee tres elementos. A saber:

Un objetivo: demostrarse a sí mismo y a los demás que tiene poder sobre el otro.

Un cebo: la palabra hiriente que expresa o el golpe que da.

Una estrategia: conoce el momento exacto y la forma de agredir.

Y dos son los estilos que el maltratador puede tener:

Directo: Hace uso abiertamente del insulto, la descalificación y la violencia hacia otra persona.

Indirecto: Actúa de modo encubierto, disimulando su objetivo: lograr poder y control sobre los demás. Dedicará todo el tiempo que sea necesario para lograrlo, para lo cual establecerá un vínculo con su víctima y así ingresará en su mundo privado. Tal como hace el león con su presa, que la estudia sigilosamente antes de cazarla y mostrarle su poder.

Algunos maltratadores hablan y se mueven con tranquilidad pero, en algún momento, con sus palabras y acciones son capaces de destrozar las emociones y la estima de la gente. Se los conoce como pasivo-agresivos. Mientras que otros son agresivos de manera directa y gritan, insultan, menoscaban y pegan para que el otro pierda su personalidad y se llene de confusión con respecto a cuál es la mejor opción para su vida.

 

Estas son algunas de las técnicas que habitualmente utiliza el maltratador:

  1. La desvalorización, la cual incluye ridiculizar, descalificar, oponerse y despreciar.
  2. La hostilidad, que puede adoptar la forma de reproches, insultos y amenazas.
  3. La indiferencia: falta de empatía y apoyo.
  4. La intimidación: aquí podemos incluir acciones como juzgar, criticar, corregir.
  5. La culpabilización, a través de acusaciones, desmentidas y negaciones.
  6. Bondad aparente.

Tengamos en cuenta que el maltratador trabaja con ambas manos. La derecha representa lo que dice y la izquierda, lo que hace. ¿Qué significa esto? La mano derecha buscará desviar tu atención para que no veas lo que está haciendo en realidad con su mano izquierda. Dirá una cosa pero hará otra. Por esa razón, debemos estar siempre atentos a las conductas de una persona, y no solo a lo que oímos de ella. Toda relación interpersonal sana se basa más en hechos que en palabras.

No importa demasiado si se trata de alguien cercano, ya sea un familiar, un amigo, un compañero de trabajo o de estudio, ni la manera en que lo lleve a cabo (ocasionalmente o a menudo), toda persona que maltrata, insulta, descalifica, desmerece, ignora, golpea e intenta controlar tiene un único fin en mente: transmitir el mensaje de que él o ella tiene poder sobre el otro.